Nuevos trabajos demuestran que el fraude científico va en aumento

En un post anterior hacíamos referencia a las Malas pautas de conducta entre los científicos. Dos artículo de The Guardian. Otra vez Alok Jha, corresponsal de ciencia del diario británico, el pasado 1 de octubre publicó otro trabajo: “El fraude en los artículos científicos ha aumentado 10 veces desde 1975” (Tenfold increase in scientific research papers retracted for fraud).

En el mismo se refiere a un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Washington y de la Facultad de Medicina Albert Einstein de Nueva York, que se ha publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (Misconduct accounts for the majority of retracted scientific publications) Siguieron 2.047 artículos de medicina y ciencias de la vida registrados en PubMed que fueron retirados en el último año. Sólamente el 21,3 por cien lo había sido por errores. El resto, es decir, un 67,4 por cien se debió a fraude y malas conductas. De este 67,4 por cien, el 43,3 por cien eran fraude o sospecha de fraude; el 14,2 por cien, publicaciones duplicadas; y el 9,8 por cien, plagios. Parece que esto refuerza la idea de que estas malas prácticas van en aumento y que están afectando a áreas de interés público como la salud y la medicina. En 1976 hubo sólo 3 trabajos retirados de 309.800, y en 2007, 83 de un total de 867.700 documentos.

Uno de los autores del estudio, Arturo Casadevall, profesor de microbiología e inmunología del Albert Einstein College of Medicine, Nueva York, señala que incluso hay fraudes muy sofisticados muy difíciles de detectar, lo que significa que muchos artículos que circulan podían pertenecer a este grupo.

Se trata, pues, de una conducta que obedece a múltiples causas como ya comentamos en el post mencionado más arriba. Una de las más claras es la que podemos llamar “delirio evaluatorio”. En los últimos años, por ejemplo, en  nuestro país estamos asistiendo a controles y evaluaciones constantes; todos evalúan a todos para todo. Cuanto más publicaciones tenga uno, mejor. Nadie se detiene a valorar la calidad de los trabajos, que la mayoría de las veces ni siquiera entiende. Esto conduce a la “publicación desaforada”. Aunque fraude ha habido siempre, alguien debería estudiar este tipo de hábitos y conductas en periodos o épocas en los que no existía este “delirio evaluatorio”.

Otra causa son los intereses económicos de las pocas editoras en las que se concentra la publicación científica. Hoy existen mejores herramientas de evaluación que la revisión por pares.

Al fin y al cabo en estos momentos sabemos que el fraude y la estafa son moneda común en la sociedad occidental. La practican los políticos, las instituciones, las grandes empresas… y, lamentablemente, nos estamos acostumbrando. La ciencia es una actividad social y, por tanto, difícil de que no se contamine.

Recursos educativos del Centro STEM (Reino Unido)

El Centro Nacional STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), del Reino Unido,  tiene como uno de sus objetivos prioritarios seleccionar recursos didácticos de calidad de diferentes sitios como universidades, organizaciones e instituciones de todo el mundo. Son conscientes de que nuestra sociedad necesita cada vez más personas preparadas y competentes en éstas áreas de conocimiento. Está financiado por la Fundación Gatsby. En ‘Nuestro objetivos’, de su sitio web, puede verse un videoclip explicativo sobre el Centro, de algo más de dos minutos.

En el sitio web se encuentra un menú horizontal superior que da acceso a ‘Lo que ofrecemos’, ‘STEM’ (una descripción de lo que son, de sus objetivos), ‘Comunidad’ (grupos que participan), ‘eLibrary’ (con casi tres mil recursos), ‘Noticias’, ‘Acontecimientos’ (o actividades ordenadas por fechas y por lugar), ‘Blog’ y a ‘ESERO’, que no es más que el sitio web del European Space Education Resoruce Office. Cada página tiene a su vez un menú vertical en la parte izquierda que permite mayor concreción.

Debajo del menú anterior comentado, en la página de ‘eLibrary’, se encuentra otro menú que lleva a las áreas descritas: todas a la vez, o bien por separado: Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas. El menú vertical izquierdo permite al visitante concretar más: disciplinas (por ejemplo, en ‘Ciencias’ puede escogerse entre Biología, Química, Física, Ciencias de la Tierra, o Cómo trabaja la ciencia. También puede concretarse la selección de los materiales por el rango de edad, por años o periodos de publicación, y por editor o entidad que publica el recurso.

¿Qué tipo de recursos se recogen? De varios tipos: especialmente libros de texto, presentaciones, textos de conferencias, posters, etc. Todos los materiales están bien catalogados y se indica qué contienen, el grupo de edad al que van dirigidos, fecha de publicación, etc. Pueden añadirse comentarios, valorarlos y añadirlos a una lista de intereses, si uno se registra. Para los estudiantes y profesores de Ciencias médicas, por ejemplo, puede ser de utilidad la parte consagrada a la Física médica, donde se encontrará información práctica sobre radioactividad, electromagnetismo, ultrasonidos, etc. Uno de los recursos, por ejemplo, es un conjunto de posters en pdf con información muy sintética, estructurada y esquematizada. También resulta interesante para los futuros profesionales de la salud, el área de recursos de Biología.

Vale la pena detenerse en alguna presentación, poster u otro material para comprobar su gran calidad.

Juegos interactivos sobre ciencia para niños

Los museos de ciencias se toman cada vez más en serio poner materiales formativos o educativos en sus sitios web. Gran parte de los mismos están dirigidos a los niños y, por tanto, están concebidos como juegos interactivos.

En esta ocasión traemos el ejemplo del Montréal Science Museum. En lo que se refiere a los materiales que nos interesan, tiene dos secciones: ‘Niños’ y ‘Educación’.

La sección ‘Educación’ está muy bien estructurada y contiene proyectos para profesores, programas escolares y actividades supervisadas para escuelas elementales del primer, segundo y tercer ciclos. En el apartado ‘Niños’ se encuentran varios juegos educativos interactivos para niños de todas las eddades y de varios temas.

Sayansi, por ejemplo, es una isla que ha sido destruida por un desastre natural. El jugador debe convertirse en el jefe de una misión de ayuda. Su tarea es colaborar para la mejora de la salud, la educación y la economía. Debe hacer pozos, construir casas, tiendas, una escuela y una clínica, a la vez que ayuda a la gente a adoptar tecnologías adecuadas para un desarrollo sostenible.

En otra (Interactive files on criminalistics), como si se tratara de la conocida serie CSI, el jugador va descubriendo los secretos de la ciencia forense.

Sleep… from A to ZZZ, muestra qué sucede en el cuerpo y la mente de una persona cuando está dormida.

Se trata, pues, de esfuerzos que bien merecen una visita.

Enlace: Actividades para niños

Reflexión sobre los museos de ciencias

Hace unos días, el pasado 13 de marzo, The New York Times, en su Arts Special, traía un artículo largo de Edward Rothstein sobre los Museos de ciencias, de lo más interesante: The Thrill of Science, Tamed by Agendas. Estas cosas dichas aquí, en un país con un alto grado de papanatismo, son tiltadas de rancias y antiguas. Esperemos que ahora que lo dice un norteamericano llame algo la atención y merezca algo de respeto.

El artículo habla de los actuales Museos de Ciencias que se han convertido en no se sabe muy bien qué. Las diferencias de enfoques son muy grandes igual que lo son sus planteamientos y la filosofía en la que se sustentan. Está claro que los museos actuales poco tienen que ver con aquéllos de hace más de un siglo, que eran colecciones de objetos.

Según el autor, durante las dos últimas generaciones, la historia, la política y la sociología se han adueñado de los museos y han desplazado a las disciplinas científicas. No le falta razón. Muchos museos exhiben colecciones utilizando criterios que poco tienen que ver con los objetos que muestran. La anécdota toma protagonismo frente a lo esencial. El autor explica varios ejemplos y pone de relieve, por ejemplo, que lo políticamente correcto se impone hoy a la realidad. Muchos museos creen que su misión es sorprender, influir en la acción política o crear nuevas vocaciones.

No se suele enseñar cómo se hace la ciencia, en qué circunstancias y en qué contextos. No se muestra cómo funcionan los objetos ni en qué principios se fundamentan. El autor espera, como en la Biblia, que alguien entre en el templo y arremeta con tanta extravagancia y tanta parafernalia, para restaurar la importancia de la ciencia, sus objetos y los principios.

Bien, quizás no tengamos que ser tan radicales, y entre el mero coleccionismo de objetos y la costosa parafernalia actual, se encuentren modelos más atenidos a la realidad, más asequibles para el visitante, mejor enmarcados en su contexto social y cultural, que se centren en la ciencia, en sus saberes y sus prácticas y “emocionen” sin adulteraciones.

El artículo merece la lectura y la reflexión.

Disponible en Internet el archivo digital de ‘Popular Science’

La conocida revista Popular Science se ha asociado con Google y ahora nos ofrece digitalizados todos los ejemplares publicados a lo largo de ciento treinta y siete años. La navegación es libre y los números se muestran tal como fueron editados en papel.

Esta es una buena noticia tanto para el curioso como para el investigador, para el que añora tiempos pasados o el que quiera tener una visión diacrónica de diversos temas científicos. Con tantos años disponibles, podemos ver si se han cumplido las previsiones realizadas en muchos campos de la ciencia y la tecnología.

Desde el sitio web se puede buscar cualquier tema y enseguida nos aparece una relación de artículos sobre el mismo publicados en todo el periodo señalado. El enlace contiene el mes y año de publicación, así como la página y unas líneas del contexto. Parece que la búsqueda se produce no sólo en los títulos de los artículos sino también en los contenidos. La interfaz del sitio es algo incómoda, pero si vamos al enlace “Google books” o “Google libros” (está en la parte inferior izquierda) se pueden leer y visualizar mejor los conteinidos. Quizás faltaría la consulta en forma de directorio, por años y meses. Sin embargo, esto es posible hacerlo desde Google books.

Leer noticia de la apertura del archivo digitalizado de Popular Science

Buscar en el Archivo de Pópular Science

Nace ‘Indagando.tv’, una televisión sobre ciencia en Internet

Ayer se puso en marcha un canal de televisión vía Internet de contenidos científicos (ciencia, salud y medicina, medio ambiente y tecnología): Indagando.tv. Su programación se basa en informativos, entrevistas en directo, reportajes y documentales. Transmite las veinticuatro horas del día en streaming, en castellano e inglés.

Inicialmente, con su lanzamiento puede verse: ‘News & Views’, un informativo de actualidad; ‘Aquí SINC’, el día a día de la investigación en España; ‘A 2:Debate’, en el que especialistas opinan sobre temas de actualidad; ‘Ella innova’, un día en la vida de una innovadora, un programa destinado a fomentar la visibilidad de las mujeres que hacen ciencia.

Indagando.tv está dirigida por Grazziella Almendral, fundadora de la productora Indaganda, y  presentada por América Valenzuela.
Su objetivo es pasar a otras plataformas y servir contenidos a diversos medios. Cuenta con emisión continua y archiva los programas para poderlos ver “a la carta”. Por lo que veo también se pueden “embeber”. En estos momentos hay un impresionante documental sobre el mosquito Aedes Aegypti, que puede ser portador del dengue y la fiebre amarilla, y otro sobre la mutilación genital femenina.

Tiene ya su canal en Twitter para su seguimiento en el momento. También dispone de Blog así como de página de Facebook.

¡Bienvenidos y larga vida!

Captura de pantalla

Technorati Tags: , , ,