Godfrey Newbold Hounsfield (1919-2004)

Hemos insertado en la sección de “biografía y epónimos médicos” de historiadelamedicina.org la de Godfrey Newbold Hounsfield (1919-2004).

Hounsfield no procedía de la universidad ni del mundo académico. Se crió en la Inglaterra rural rodeado de artefactos agrícolas eléctricos que destripaba y volvía a montar. Alistado en la RAF obtuvo el título de mecánico especialista en radares. Completó su formación en el Royal College of Science y se le concedió una beca para el Faraday House Electrical Engineering College, de Londres, una de las escuelas de Ingeniería más prestigiosas del Reino Unido.

Entró a trabajar después para la EMI (Electro Musical Industries). Allí desarrolló varias ideas y, de forma especial, lo que llegaría a ser la tomografía axial computerizada. La EMI estaba ganando mucho dinero con la músuca, especialmente con la venta de discos de los Beatles. Decidió crear un fondo de investigación médica al que se le añadió financiación del Departamento de Salud y Seguridad Social.

Hounsfield fue capaz de realizar varias radiografías desde distintos ángulos, extrayendo una información que se podía materializar en una imagen tridimensional mediante el uso de una computadora. El primer prototipo data de 1967 y la presentación pública se hizo en 1972. A finales de la década de los años setenta los principales hospitales del mundo ya  tenían este aparato que, desde entonces, ha ayudado a millones de médicos y enfermos.

En 1979 se le concedió el premio Nobel de Medicina y Fisiología compartido con Allan Mcleod Cormack (1924-1998). Éste había demostrado en un trabajo de 1963 que podían determinarse los coeficientes de absorción de una estructura plana y medir desde un determinado número de direcciones las variaciones de intensidad de los haces transmitidos. Cormack se quedó en un terreno más teórico que práctico (ecuaciones involucradas en la reconstrucción de una imagen a través de una computadora), quizás porque los ordenadores disponibles entonces no reunían los requisitos necesarios.

prototipo_tac
The very first ct scanner prototype. Invented by Hounsfield at EMI. This picture was
taken at the UKRC 2005 exhibition in Manchester G-MEX centre. English Wikipedia

Anuncios

Voces que contribuyen a la historia del cáncer

El MD Anderson Cancer Center, de la Universidad de Texas, tiene como misión, tal como se lee en su sitio web, “la erradicación del cáncer en el país y en el mundo a través de programas que integran el cuidado del paciente, la investigación, la prevención, ofreciendo además programas educativos a estudiantes universitarios, graduados, profesionales, empleados y al público en general”.

La sección que hoy nos interesa comentar lleva como título:  “Hacer la historia del cáncer. Proyecto de historia oral“. Han reunido una serie de entrevistas con una amplia variedad de profesores y personal que ha trabajado o que actualmente desarrolla su actividad en el centro. Esta colección de testimonios puede ser de especial interés para los que se dedican o se interesan por la historia de la medicina en general y de la oncología en particular.  ​

En la página figuran treinta y nueve nombres en el momento en el que se elabora este post. Para acceder a las entrevistas los visitantes deben hacer clic en el símbolo + que figura al lado de cada uno de ellos. Desde aquí serán dirigidos a una página con una descripción de cada entrevista o segmento de la misma y a sus correspondientes enlaces. De cada una se ofrecen los datos técnicos: título, entrevistado, entrevistador, tipo de archivo, fecha, formato, formato original, identificación, colección, idioma, restricciones de uso, etc. Los temas son variados como la oncología, la enfermería, la historia de los tratamientos del cáncer, las publicaciones científicas, la inversión económica, la relación ciencias básicas y clínicas, etc.

Por ejemplo en una de ellas se habla de la necesidad de financiación para la investigación orientada al paciente, la FDA como obstáculo para la innovación, la leucemia como clave para comprender el cáncer, la asociación de la investigación básica y la clínica, los avances en los cánceres de la sangre, una vida de trabajo con el apoyo de una esposa y una familia fuertes, etc.

En la actualidad la historia oral está tomando un gran empuje. Son muchas las instituciones que registran entrevistas y recogen testimonios que tanto hoy como en el futuro podrán ser explotadas y analizadas por especialistas. Junto con la información recogida por otros procedimientos y el uso de otro tipo de fuentes ayudarán a elaborar historias más cabales.

Aunque ya se ha hablado al principio de la misión del centro, es de destacar que reserva un hueco a la historia. Esto debe ser un ejemplo a seguir.

historia_oral_cancer
Captura parcial de la página web

Interesante carta de Orfila a su padre sobre la enseñanza de la Medicina en Valencia

La lectura de esta carta de Orfila de 17 de agosto de 1805 a su padre, me ha llamado la atención porque refleja muy bien la situación de la enseñanza universitaria en la España de principios del siglo XIX y en concreto en Valencia. La he encontrado publicada en castellano en La Vanguardia en 1906 por J. Fabré y Oliver. Aunque reproducida en otros lugares total o parcialmente, como fue escrita o traducida, quiero incluirla en este blog. Fabré dice que la misiva fue hallada en 1877 en la casa pairal de los Orfila en Mahón. Vea el lector si Orfila exagera algo o no, valore su edad, el mes en que fue escrita… Tras su lectura uno parece escuchar ¡Sáquenme de aquí!

«Estimado padre. Tengo extendido el certificado del premio y está ya legalizado por tres notarios; es muy honorífico y comprende el mérito de Química y Botánica, aunque de esta última no haya tenido premio, pero dijo el rector que viendo que los otros dos opositores de Química no querían contender conmigo, no se verificarían ejercicios, pues caballo que corre, siendo único, gana seguramente; y que ya veía se retraían ellos por acobardados y que, por consiguiente, se me concedían los honores como si hubiera luchado…

orfil

En la carta de usted de 18 de julio próximo pasado me decía: Mateo, en vista de que este diario ha hecho anuncio en ésta de tus talentos (si lo que dicen es verdad), opinan muchas personas que yerras en cursar Medicina, y dicen que tú serías un gran abogado, si estudiaras, etc., etc.; á ello me dice conteste, y digo: no tengo inconveniente en serlo, antes bien tendré en ello gran gusto, pues la causa de no hallarme inclinado á esto, desde el principio, fueron mis pocos años. Pero dejemos esto ahora.

Usted sabe que D. Hernández me aseguró que la Universidad de Valencia era la mejor de España, y quizás de Europa. Yo, como un cándido, lo creí. ¡Ah padre!, sólo tengo valor para decirle que prefiero antes morir que permanecer diez días más en esta Universidad; antes sería zapatero, sastre, tejedor, ¡que! mejor morir de hambre que quedarme perdiendo mi juventud entre bárbaros, como los que aquí habitan. En esta Universidad, en la cual hemos sacado el cómputo otros y yo, en la que se dan de 55 á 56 clases anuales, y si no cuente: desde 10 de mayo hasta el 4 de noviembre que tiene las puertas cerradas; quite un mes por Navidad, quite un mes de Pascuas, quite quince días por Carnaval, descuente los jueves, fiestas de misa y de precepto, todos los días fríos y lluviosos, y verá lo que queda del año; los días de escuela dura ésta tres cuartos de hora á lo más; unos fuman, otros hablan, otros cantan y los maestros aspiran á que los estudiantes queden tan asnos como son ellos; la lección es una pequeña hoja, y á veces se repite tres ó cuatro días, porque la mayoría no la aprende: el autor aceptado es de lo más indigno que se ha escrito y la causa es porque es fácil, pues si fuese difícil no sabrían explicarlo, y esto no les tiene cuenta: los catedráticos, todos, desde el primero al último, son unos pedantones, como sabe España entera, que no saben más que liar cigarros y fu-mar, visitar, si se ofrece, pues de otro modo morirían de hambre, porque la Universidad no les renta lo preciso para merendar; con todas estas circunstancias nos quedamos nosotros, infelices, sin aprender palabra. Usted me dirá: aprende en las casas particulares, pero ¿de qué modo si ninguno de los que pretenden enseñar sabe?

Si es Viñes, es como los demás; y si se les pregunta sobre un punto difícil lo que dicen es: esto ya es cosa superior á lo que permite la proporción que tenemos en esta Universidad para enseñar y aprender. En el ramo de Química he tenido la suerte de estudiar con Cisneros, permaneciendo con él casi todo el día, aprendiendo con la gran fatiga que me cuesta. Pues sepa usted (aunque está mal que yo lo diga, pero es preciso) que los mismos catedráticos y mi propio catedrático están todavía instándome y rogándome para que les enseñe. ¡No me ha de causar esto un dolor considerar que un muchacho tenga que ir á aprender donde están tan atrasados! Cisneros es sujeto razonable é instruido y puede informar respecto á esta Universidad. ¿Por qué ha huido Hernández de esta Universidad? para no tratar con borricos; lo sé, pues públicamente lo decía á todos. ¡Ah, Hernández, seductor, como me engañaste para tus fines particulares! pero lee esta carta y mudarás de color; lee indigno. Duran los cursos 6 años, y dicen que son indispensables para aprender lo que so enseña: dije un día á los 3 catedráticos más antiguos (tan burros como los jóvenes): «Si yo en 10 meses no aprendiese lo que ustedes enseñan en 6 años, me dejaría cortar los miembros más interesantes del cuerpo; lo que sois aquí muy tardos y no hay quien haya estudiado jamás una hora seguida, y por ello todo os parece imposible. En el ramo de Anatomía (que es lo que debería estudiar el año próximo) he estudiado por mí mismo, sin profesor (pues aquí si algo quiere aprenderse debe ser por propio esfuerzo), lo tratado con algunos catedráticos hablándoles de dicha ¡ Anatomía, ¿y qué han sabido contestar? Higa; pues lléveos el demonio, ignorantes, confesad vuestra estulticia y no permitáis que los jóvenes estudiosos pierdan aquí tan miserablemente el tiempo. Son tan ciertas estas verdades, como es cierto que existe un Dios omnipotente. Pues, ¿quién, en vista de esto, podrá soportar quedarse entre estos bárbaros, gastando dinero en balde? No seré quien lo toque con las manos. Cuando pienso que Pistó, Pons y Climent podrían ser maestros de los de aquí, ¿no me destrozaré las manos á mordiscos? Cuando pienso que en mi acto dijeron todos los catedráticos… Todos nosotros debemos aprender de este joven, y al D. Jhs Boigues le dijeron: De las 60 partes que ha expuesto no conocíamos las 59; padre, ¿todo esto un muchacho de 18 años? ¿No he de estallar? Sí, á todos he dicho: Antes que quedarme aquí 10 días más me tiraré al mar, pues ya no puede llegar á más mi pena. Y por tanto, padre, al contestarme usted á ésta déme orden para partir á cualquier punto menos quedarme en España, pues si desde antiguo somos tenidos por bárbaros, efectivamente lo son todos: no considere obstáculo la guerra, pues con facilidad puedo librarme del enemigo (que con la ayuda de Dios no temo) y si quiere permanezca en España digo á usted dos cosas: la primera que en esta ciudad no ha de ser y la segunda que en donde estuviere no quiero me envié más dinero, pues no puedo consentir deber robarle el dinero sin aprovechamiento. Yo, en este caso, procuraré ganar algo enseñando (con lo cual estoy persuadido ganaré para vivir) y me mantendré de lo que gane; no quiero, repito, robarlo á mis hermanos y por tanto consulte estas verdades y vea lo que resuelva, que yo antes que quedarme aquí seré esclavo en Argel y si el Cielo permite que pueda arrancar las orejas á Hernández, le dejare sin ellas: si no contesta á vuelta de correo (sepa tengo vendido el ajuar) voy á Barcelona á pie, entro en la botica práctica de química, gano dos ó tres pesetas practicando y al menos paso la vida con hombres más instruidos que los de aquí; hombres que dan pruebas de serlo de los cuales habla la Gaceta todos los días por nuevos descubrimientos, cuando los de aquí no saben escribir ni leer; padre, terminemos. No trato de apesararle sino por obligación de revelarle la verdad y procurar mi bien. No hablo de ir á Mahón á estudiar con Juan Pons (cuando deba cursar Medicina), pues usted tendría en ello reparo por cierto asunto; esto es lo único que digo, pues abandóneme si precisa en tal cosa, pues desde quo pienso mejor que antes no he escrito ni pienso escribir aunque varios me han escrito para que escribiese; pero yo me hago el sordo; todo lo cual supondrá usted viendo en el correo que no había cartas y que, por consiguiente mi poca ciencia ha dominado las preocupaciones. Si debo estudiar para abogado (que más me conviene, me gusta y á usted también), de ningún modo puedo quedarme en España, pues en primer lugar se estudian 10 años; en segundo se sigue igual método que en la Medicina; en tercero, las leyes á que están sujetos los abogados de Mahón son distintas de las de España á causa de los varios Reyes que tuvo la isla, y, finalmente, por lo tontos que aquí son, como puede informar el doctor Gabriel Seguí. Por lo que, padre, resuelva, estudiaré con mucho gusto la abogacía, tanto por serme grato como para salir presto de gastos. Ahora, lejos de salir de gastos vamos entrando en ellos, pues, ó tengo que estudiar en París, ó debo ser sastre, ó zapatero, etc. No crea á los que afirman que no se puede actuar en la facultad de Derecho sin estar graduado en España. Vea usted á Uhler. Estudió en Llambías (hombre que no tiene rival en España), se hizo en Italia y se graduó al igual que los demás. Por tanto digo: En esta ciudad no he de permanecer un solo instante, pues está tan fatal que más no cabe. A madre recuerdos y á toda la familia.

Y usted, padre, tiene á su hijo.—Mateo Orfila. P. D…»

Fabré y Oliver sitúa la carta en el siguiente contexto. Dice que en un siglo la enseñanza universitaria en España había cambiado mucho. Recuerda muy brevemente los éxitos que alcanzó Orfila aunque, en nuestro país, –dice– no es una figura popular. Es más, no lo es ningún hombre de ciencia. Aquí –señala– se escribe y se ensalza a toreros, políticos, cómicos y dramaturgos. La prensa, si quiere tener una función más educativa, debe dedicar espacio a las personas de ciencia como Cajal.

Piense ahora el lector lo que sucede en la actualidad en los medios de comunicación.

Arthur Kornberg (1918-2007)

Se ha añadido en la sección de Epónimos y biografías médicas de historiadelamedicina.org, la de Arthur Kornberg (1918-2007).

En 1953 Watson y Crick descubrían el ADN, lo que fue decisivo en la futura trayectoria de Kornberg. De inmediato surgió la idea de la replicación y muchos científicos se lanzaron a su estudio combinando técnicas bioquímicas y genéticas.

Kornberg nació en 1918 en Brooklyn, Nueva York. Se formó en la Abraham Lincoln High School y más tarde en el City College de Nueva York. No fue admitidos en algunas universidades por ser judío. Pudo ingresar finalmente en 1937 en la de Rocherter para estudiar medicina. Se graduó en 1941 y completó el periodo clínico en el Strong Memorial Hospital entre 1941 y 1942. Durante la guerra estuvo en el Laboratorio de Nutrición de los NHI investigando las vitaminas.

Después de renunciar al ejercicio de la Medicina, se formó con Severo Ochoa y con Carl Ferdinand Cori y Gerty Cori. Dirigió después el Departamento de Microbiología de la Universidad de Washington. A partir de 1959 formó y dirigió el Departamento de Bioquímica de la Universidad de Stanford donde permanecio hasta su muerte. Sus principales aportaciones fueron el descubrimiento de la ADN polimerasa y la replicación del ADN. Recibió el Nobel compartido con Severo Ochoa en 1959.

Sus hallazgos fueron decisivos en el desarrollo de la ingeniería genética en los años setenta, además de proporcionar la base para elaborar muchos medicamentos actualmente utilizados para tratar el cáncer y las infecciones virales.

Estimuló al gobierno para que subvencionara a los científicos que estuvieran movidos por sus ilusiones y no por intereses económicos, académicos o planes estratégicos impuestos. Decía que los descubrimientos a veces eran fruto de la casualidad. Según él, el retorno de la inversión se produciría de forma natural como una fase más del proceso científico.

kornberg

 

El estado de las plantas en el mundo

En el sitio web del Kew Royal Botanic Gardens el visitante puede ver el interactivo el ‘Estado de las Plantas en el Mundo“. Recientemente ha ganado una nominación Webby al mejor sitio sobre Ciencia. El informe está repleto de hermosas fotografías, gráficos fascinantes y mapas detallados. Ofrece una evaluación inicial de los conocimientos actuales sobre la diversidad de las plantas en la tierra y las amenazas globales a las que se enfrentan actualmente. Puede elegirse el informe correspondiente a 2016 y el de 2017.

“El conocimiento detallado de las plantas es fundamental para la vida humana en la Tierra. Las plantas sustentan todos los aspectos de nuestra vida cotidiana, desde los alimentos que comemos, hasta la ropa que usamos, los materiales que utilizamos, el aire que respiramos, los medicamentos que tomamos y mucho más. Estos servicios esenciales que proporcionan las plantas se dan por sentados con demasiada frecuencia”.

Para elaborar el informe de 2017 se han examinado diversas bases de datos, la literatura publicada, los documentos de políticas sobre plantas, diferentes informes, así como las imágenes por satélite con el objetivo de proporcionar una síntesis de los conocimientos actuales sobre las plantas del mundo.

El menú proporciona enlaces a los siguientes temas:

–Descripción de las plantas del mundo (El 80% de los alimentos que provienen de ls plantas lo hacen de 17 familias de éstas).

–Nuevas plantas descubiertas (en 2016 se han descrito en 1.730 nuevas especies de plantas vasculares)

–Genómica (se ha secuenciado de forma completa el genoma de 225 plantas)

–Plantas útiles (Al menos 28.187 especies de plantas están registradas como útiles para la medicina. En muchas regiones del mundo todavía se confía en los medicamentos basados ​​en plantas para su atención primaria. Esto es especialmente cierto para muchas comunidades rurales en África, partes de Asia y América Central y del Sur, donde las plantas y el conocimiento de su uso tradicional es accesible y asequible. En otros países, muchas de estas plantas tradicionales se están integrando de forma regulada en los sistemas de salud. Por ejemplo, en diciembre 2016, el gobierno chino anunció su objetivo de integrar la Medicina Tradicional China en sus sistema de salud para 2020 al reconocer y comprender mejor los conocimientos sobre las plantas y su valor en el tratamiento de enfermedades crónicas. En Europa también hay una tendencia hacia el uso de medicamentos tradicionales a base de plantas junto a los medicamentos de patente. En Alemania, por ejemplo, se estima que el 90% de la población usa hierbas medicinales.

Aunque los medicamentos a base de hierbas son cada vez más populares en Occidente, no todos son seguros, por lo que se busca regular su venta y asegurar un control de calidad adecuado. Muchos países publican ‘farmacopeas’ oficiales que proporcionan descripciones y pruebas detalladas y precisas que identifican y evalúan la calidad de las plantas utilizadas como medicamentos. Estas farmacopeas no sólo contienen productos locales sino que se observa el fenómeno de la globalización. Junto a plantas locales o de la región figuran otras que proceden de otras partes del planeta. Hay que tener en cuenta, ademas, las plantas o productos herbarios que se utilizan de forma tradicional por la población.

–Áreas importantes para las plantas (cuáles son las zonas en las que se protegen las plantas; qué eficacia tienen los planes de protección de la biodiversidad en una región).

–El enfoque regional (cada año el informe estudia una zona o región. El informe de 2017 centra su atención en las plantas de Madagascar).

–Cambio climático (las plantas con hojas más gruesas, que usan eficientemente el agua, con raíces más profundas y mayor densidad de su madera, están mejor adaptadas para hacer frente al cambio climático).

–Cambio en la cubierta de la Tierra (cada año se queman alrededor de 340 millones de hectáreas de terrenos con abundancia de plantas).

–Plantas invasoras (se han documentado 6.075 especies de plantas que ahora son invasoras).

–Salud vegetal (el gasto anual por falta de control de plagas de las plantas se estima en 540 millardos de dólares).

–Riesgo de extinción (las características de las plantas nos indican su vulnerabilidad a la extinción).

–Comercio de plantas (el comercio de plantas se produce en las siguientes proporciones: 55,5% en suplementos para la salud, 17,3 % en partes y derivados, 16,4 % en plantas vivas, el 8,2 % para madera, y el 2,7 % para cosmética).

Los interesados pueden descargarse el informe en pdf con todos los detalles e imágenes a todo color (Willis, K.J. (ed.) (2017). State of the World’s Plants 2017. Report. Royal Botanic Gardens, Kew).

Captura_plantas_estado

[Captura de pantalla del sitio web]

 

Ferdinand Ritter Hebra (1816-1880)

Se ha incorporado a la sección de Epónimo y biografías médicas de historiadelamedicina.org, la de Ferdinand Ritter Hebra (1816-1880).

La escuela vienesa a cuya cabeza se situó Ferdinand Hebra fue una de las fundadoras de la moderna dermatología y de que se constituyera como especialidad. Estuvo fuertemente influido por Carl von Rokitansky, concediendo gran importancia a la anatomía patológica en el estudio de las afecciones de la piel.

Comenzó trabajando en el Servicio de Skoda quien, viendo su afición por las enfermedades de la piel, le cedió el departamento que entonces se llamaba “de los sarnosos”. Poco a poco fue ganando prestigio convirtiéndose en la máxima autoridad europea en la materia. En 1848 pasó a ser el responsable del Servicio de Dermatología y en 1849 fue promovido a un puesto de profesor titular de la materia, siendo el primero de los países de habla alemana.

Investigó el eczema, describió numerosas enfermedades dermatológicas y estableció la etiología de la sarna. Dio a conocer su clasificación de las enfermedades de la piel en el trabajo “Versuch einer auf pathologische Anatomie gegründete Eintheilung der Krankheiten der Neugebornen und Säuglinge”. Aparte, en 1875, publicó un Atlas der Hautkranheiten, y en 1876 salió el primer volumen de su Lehrbuch der Hautkranheiten que, tras su muerte, continuó su yerno Kaposi.

Hebra

Ferdinand Ritter Hebra (1816-1880).

 

Fuentes iconográficas y materiales. Actualización

Hoy se han incorporado varios objetos e imágenes a la Colección de fuentes materiales e iconográficas de historiadelamedicina.org.

En primer lugar dos pulverizadores utilizados en otorrinolaringología, dermatología y cirugía que recuerdan al spray o pulverizador de Lister del periodo antiséptico de la cirugía. Estos son más pequeños, pero su funcionamiento es el mismo que el de Lister o el de Lucas Championnière. El primero procede de Francia, fabricado por los hermanos Rainal. El segundo no lleva ningún tipo de identificación.

Pulverizador de uso médico Rainal

Pulverizador de uso médico

En segundo lugar, el Pletismo-esfigmo-oscilómetro de E. Spengler, que se utilizaba para medir cambios en volumen de diferentes partes del cuerpo. Este examen se hacía para verificar si había coágulos sanguíneos en los brazos y las piernas. También para medir cuánto aire podían contener los pulmones.

Pletismo-esfigmo-oscilómetro de E. Spengler

En tercer lugar un Urómetro (instrumento graduado para medir la densidad de la orina) adquirido en el Reino Unido.

 

Urómetro

También se han incluido varias fotografías. La primera muestra un Grupo de enfermos, enfermeras y religiosa en Hospital durante la guerra civil. No se tienen más datos. La segunda, una enfermera de algún hospital valenciano en los años cincuenta. La tercera, al personal de enfermería del Servicio de Cirugía de Miguel Moraza Ortega, del Hospital Provincial de Salamanca (1925).

Las tres últimas muestran la visita que hizo una delegación de profesores y estudiantes de la Facultad de Medicina de Barcelona a los Laboratorios Merk en Dornstadt (Alemania) en 1932, y la que organizó Schering-Kahlbaum A.G. para otra delegación de la misma Facultad a Postdam, en febrero del mismo año.

Estudiantes y profesores de la Facultad de Medicina de Barcelona de visita a Postdam organizado por Schering-Kahlbaum, 1932