Homenaje de los estudiantes de medicina de Valencia a Jaime Ferrán (1918)

Hemos abierto un nuevo videoblog en Youtube, “Medicina, historia y sociedad“, que pretende ser un complemento de éste blog. Esto implica bastante trabajo: guión, grabación, postproducción, etc., máxime cuando solo una persona se encarga de ello, como sucede con los canales de mayor éxito de Youtube. Se pretende realizar un nuevo vídeo cada dos o tres semanas si recibe un mínimo apoyo “moral” de los visitantes.

El vídeo inaugural pretende contar el homenaje que los estudiantes de medicina de Valencia dedicaron a Jaime Ferrán en el marco de la Primera Asamblea Médica Regional Valenciana. El motivo: agradecer a Ferrán haber aplicado por primera vez en el mundo su vacuna contra el el cólera morbo asiático en la epidemia que sufrió Valencia en 1885.

El acto se celebró el día 16 sobre las 12,30 h. En la prensa de entonces se puede leer:

«Abrían la marcha la guardia municipal de caballería en traje de gala, las banderas de todos los centros docentes acompañadas de los respectivos alumnos; seguían los municipios de Alcira y Valencia en corporación, llevando el síndico de la primera de las citadas poblaciones la bandera de la ciudad.

La presidencia la formaban…..

El homenaje consistía, como es sabido, en descubrir una lápida dedicada al ilustre bacteriólogo, en el año 1885 y su estudio sobre el remedio de la terrible enfermedad del cólera, que tantos estragos causaba.

La comitiva se detuvo frente a la casa número 25 de la calle de Pascual y Genís, donde por primera vez se hicieron inoculaciones del suero anticolérico. Allí se había  construido un tablado, al que subieron las autoridades y comisiones oficiales.

Don Ramón Such, alumno de quinto curso de la facultad de medicina, leyó unas cuartillas haciendo una acertadísimo bosquejo de la personalidad científica de Ferrán, y el secretario del Ayuntamiento señor Jiménez Valdivieso, dio lectura al siguiente siguiente telefonema: 

“Imposible estar en Valencia en estos momentos; estoy de Valencia enamorado y agradecido; ruégole, como representante pueblo valenciano, ensalce nombres inolvidables a Amalio Gimeno, Ángel Pulido, Manuel Candela como representantes clase médica época 85. Sin la generosidad y la conjunción de ese pueblo admirable no hubieran sido posibles demostración vacuna anti colérica. Ruégole en mi nombre un vibrante ¡viva valencia! – Jaime Ferrán….»

Casa_Candela
Casa de la calle de Pascual y Genís donde se colocó la lápida

Leyó después el profesor Manuel Candela una carta que le había remitido Ferrán. Intervino a continuación el alcalde de Alzira recordando la actitud de sus habitantes que depositaron toda su fe y confianza en Ferrán para experimentar su vacuna. Fue el alcalde de Valencia quien cerró el acto excitando a la juventud de Valencia a seguir los pasos marcados por Jaime Ferrán. A los acordes de himno de la Exposición (hoy el himno regional) se descubrió la lápida conmemorativa que todavía se puede ver en la actualidad.

En Las Provincias del día 19 se recoge el agradecimiento de los estudiantes a las autoridades e instituciones que participaron en el acto: el alcalde de Valencia, el gobernador civil, el capitán general, el presidente de la Asamblea médica Peset Aleixandre (“amable y pródigo maestro a quien tanto debemos”), al rector Rafael Pastor, a los directores de los diferentes centros docentes, al alcalde de Alzira y a todos los estudiantes que se sumaron al homenaje. Firmaban la carta en representación de los estudiantes, M. Such y M. Gómez.

No olvidemos que se celebró en 1918. Quizás se habían presentado los primeros casos de la terrible epidemia de gripe que afectó a todo el mundo. Unos meses más tarde, en octubre, Ferrán vino a Valencia para trabajar en el Laboratorio Bacteriológico Provincial con Peset, Rincón de Arellano (del Laboratorio militar) y Pablo Colvée (del Laboratorio Municipal).

Placa_Ferran
Placa conmemorativa dedicada a Jaime Ferrán que se colocó en la calle de Pascual y Genís. Fue una iniciativa de los estudiantes de medicina de Valencia.

Bibliografía
–En honor del Dr. Ferrán. Las Provincias, 17 de marzo de 1918, p. 1.
–En honor del ilustre Dr. Ferrán. El Pueblo, 17 de marzo de 1918, p. 1
–El homenaje a Ferrán. Las Provincias, 19 de marzo de 1918, p. 4
–El Dr. Ferrán en Valencia. Las Provincias, 29 de octubre de 1918, p. 1
–Guijarro, F.G. Descubrimiento de la lápida dedicada al Dr. Jaime Ferrán. Oro de ley, nº 82, 24 de marzo de 1918, p. 160

Anuncios

Friedrich Wilhelm Sertürner (1783-1841)

Se ha incluido una nueva biografía en la sección de biografías y epónimos de historiadelamedicina.org. Se trata de Friedrich Wilhelm Sertürner (1783-1841).

Serturner

Se trata de un farmacéutico que nació en 1783 en Neuhaus, Renania del Norte-Westfalia. A los 15 años se puso a trabajar como aprendiz de boticario. Cuatro años más tarde se examinó y obtuvo el título de asistente. Al poco tiempo logró aislar dos principios activos del opio. Pudo tener su propia farmacia en 1809 en Einbeck. Cuando desapareció el reino de Westphalia en 1913, las patentes perdieron su validez. Luchó varios años para que se le reconociera , pero no lo logró. Se trasladó a Hameln donde en 1820 regentó la farmacia municipal hasta su muerte. Sus trabajos sobre el opio pasaron desapercibidos hasta uno que publicó en 1817 en los Annalen der Physik de Ludwig Wilhelm Gilbert, que mereció la atención de Gay-Lussac en Francia y de Goethe en Jena. Gay-Lussac hizo que se tradujera y se publicara en los Annales de Chimie et de physique. En el mismo ya se habla de “morfina”, potente analgésico que todavía hoy sigue utilizándose. Una nota en la revista francesa dice: “La découverte d’une base alcaline formée par le carbone, l’hydrogène, l’oxigène et l’azote, dans laquelle les propriétés neutralisantes son très-prononcées, nous nous somme empressés d’en donner connaissance à nos lecteurs…”

Efectivamente, con Sertürner se abrió una fructífera época en la farmacología, la de los alcaloides de ciertas plantas, que proporcionaron potentes medicamentos a los médicos. Además, con estas sustancias podían controlar las dosis y los efectos, algo que era muy difícil de lograr con el uso de los preparados de los vegetales.

Sertürner, sin embargo, no se dedicó a esta línea de investigación, sino que trabajó en otros temas de física y de química. Algunos colegas alemanes creían que sus trabajos contenían demasiadas especulaciones. Se sintió infravalorado y con el tiempo desarrolló una depresión. Posteriormente se ha visto que esta percepción no fue del todo real, sino que en vida recibió el reconocimiento de varias sociedades y universidades.

Murió joven a los 58 años en 1841. Se dice que padecía de gota severa y de que se administraba morfina para evitar los dolores. Este aspecto no está claro. Queda para la historia el haber reconocido el carácter básico de algunos principios activos procedentes de las plantas y el haber aislado la morfina, un potente analgésico que todavía hoy se utiliza.

Aunque la administración oral de la morfina ejercía sus efectos, el éxito llegó con el perfeccionamiento de la jeringuilla hipodérmica. Rápidamente se utilizó en las guerras para evitar el dolor producido por la heridas.

Fuentes iconográficas y materiales de la historia de la medicina. Nuevas incorporaciones (agosto, 2019)

Han pasado a engrosar la colección cuatro caricaturas de conocidos médicos de la primera mitad del siglo XX: Enrique Álvarez Sainz de Aja (1884-1965), dermatólogo del Hospital San Juan de Dios; del cirujano José Goyanes Capdevila (1876-1964); del dermatólogo Jaime Peyri Rocamora (1877-1959); y del clínico José Codina Castellví (1867-1934).

Caricatura_Goyanes_Capdevila

En cuanto objetos se han incluido un equipo quirúrgico de campaña procedente de la Segunda guerra mundial; una caja de instrumental para la intervención de cataratas y un equipo para la detección de glucosa, acetona y albúmina en la orina (Metrorin, de Laboratorios Barry). A esto hay que sumar un curioso aparato que tuvo mucho éxito especialmente en Gran Bretaña: el Rejuvenecedor de Overbeck. Por supuesto se trata de un aparato que los ingleses incluirían en el grupo de “quackmedicine” o de “charlatanes” o pseudociencia.

Cirugia_milutar2
Equipo quirúrgico de campaña

Rejuvenator2
Rejuvenecedor de Overbeck

Por último, en el terreno de la farmacología se han incluido la famosa vacuna anti-alfa que preparaba Jaime Ferrán en su Laboratorio y uno de los primeros quimioterápicos (sustancias obtenidas por procedimientos químicos), el salicilato de antipirina. La vacuna anti-alfa se basaba en la idea de que la tuberculosis se originaba en la bacteria alfa que, más tarde, se convertía en gamma. Si se vacunaba a los individuos con estas bacterias no virulentas, quedarían inmunizados. Cultivando el bacilo de Koch observó diferentes mutaciones del germen. La probó por vez primera en Alzira en 1919 a petición del tisiólogo valenciano Josep Chabàs. Más tarde sería desplazada por la conocida BCG. El sulfato de antipirina pertenece al grupo de los antipiréticos, analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos y a los subgrupos de los derivados de los salicilatos (como la aspirina o la salicilamida) y pirazolonas (como el piramidón o aminofenazona, o la butazolidina).

Vacuna_antialfa

Se presenta el libro ‘El desarrollo de la microbiología en España”

El pasado día 23 se presentó en el salón de actos de la Fundación Ramón Areces el libro El desarrollo de la Microbiología en España” vol 1, en memoria del profesor Julio Rodríguez Villanueva.

presentacion_libro
Captura de pantalla de Actividades de la Fundación Ramón Areces

Intervinieron Federico Mayor Zaragoza, Presidente del Consejo Científico de la Fundación Ramón Areces; César Nombela Cano, Catedrático Emérito de Microbiología de la Universidad Complutense de Madrid; Antonio Ventosa Ucero, Presidente de la Sociedad Española de Microbiología; Mª José Báguena Cervellera, Profesora de Historia de la Ciencia de la Universidad de Valencia; y Alfonso V. Carrascosa Santiago, Científico del Museo Nacional de Ciencias Naturales-CSIC.

Portada_libro_micro

Consta de los siguientes capítulos:

Introducción de los trabajos de Pasteur en España, por Mercedes Cristina Martínez Montalvo

Terapéutica etiológicamente orientada. Introducción de la salvarsanoterapia en España a través de la prensa diaria y del periodismo médico, por José L. Fresquet Febrer

El Instituto Nacional de Higiene de Alfonso XIII: origen, creación y labor desempeñada, por María Isabel Porras Gallo

Jaime Ferrán y la vacunación anticolérica, por María José Báguena Cervellera

La primera cátedra de microbiología en la Universidad Española, por María de los Ángeles Mosso Romeo y María del Carmen de la Rosa Jorge.

La Junta de Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas y la institucionalización de la microbiología, por Alfonso V. Carrascosa y Carolina Martín Albadalejo

–La sociedad española de microbiología. Su impulso en el desarrollo de la microbiología pluridisciplinar en España, por Concepción Méndez García

Se acompaña de un In memoriam a Julio Rodríguez Villanueva, por Federico Mayor Zaragoza; El profesor Villanueva, una figura imprescindible, por César Nombela; de un prefacio, por Antonio Ventosa Ucero; y de una introducción, redactada por Alfonso V. Carrascosa y María José Báguena.

Una edición en pdf puede encontrarse en el sitio web de la Fundación Ramón Areces, en este enlace.

Siete médicas de Bizkaia

El Bizkaiko Medikuen Elkargoa-Colegio de Médicos de Bizkaia, ha publicado Bizkaiko lehenak: médicas que abrieron caminosque contiene las biografías de siete médicas que realizaron importantes aportaciones en diferentes campos y aspectos de la medicina y la salud.

medicas_vascas

Estos nombres, de una lista que no es definitiva, han sido rescatados por el médico y escritor Juan Gondra Rezola.

Son las siguientes:

  1. Ticiana Iturri Landajo, primera mujer colegiada en el CMB (en 1932), especialista en obstetricia y ginecología;
  2. María Luisa Yglesias Losada, segunda mujer colegiada en el CMB (en 1935), especialista en tocoginecología.;
  3. María Teresa Albisua Chinchurreta, primera médica del Hospital de Basurto, especialista en pediatría;
  4. María Pilar Aisa de la Rica, médica en los consultorios psiquiátricos de la Diputación, especialista en psiquatría y neurología;
  5. Socorro Pérez Ovejero, segunda médica del Hospital de Cruces, primera del Cuerpo Médico Municipal de Bilbao y la primera especialista en cirugía plástica de Bizkaia;
  6. Lucila Martín Vargas, médica del Hospital de Cruces, pediatra pionera de la neonatología en el estado español; y
  7. María Dolores de Damborenea, primera directora de un gran hospital en el estado español (el Hospital de Curces), especialista en medicina interna, creó de la “hospitalización a domicilio” en 1983.

No existe publicación en papel, sólo en edición electrónica.

Biografías de 30 científicos gallegos

album_ciencia_galicia

El Consello da Cultura Galega ha publicado el Álbum da ciencia. 30 nomes e as súas achegas que incluye noticias biográficas de científicos relevantes de distintas épocas que guardan relación con estas tierras. Entre estos se encuentran, por ejemplo, los médicos Ángel Baltar Cortés, Miguel Gil Casares, José González Olivares, Roberto Nóvoa Santos, Ramón Varela de la Iglesia, y José Varela de Montes.

También hay matemáticos como María Josefa Wonenburger Planells, José Alonso López y Nobal; químicos, como Fernando Calvet Prtas o José Gil Casares; farmacéuticos, como José Rodríguez Carracido; u oceanógrafas como Ángeles Alvariño González, entre otras áreas y destacados de las mismas.

El documento en pdf permite apreciar la calidad de la edición que incluye esquema, imágenes y un cuidado grafismo.

Por otro lado, en estos momentos se puede encontrar en la web un sitio del mismo Conselo da Cultura Gallega, Album da Ciencia, que reúne cerca de 300 entradas correspondientes a otros tantos científicos destacados.

 

Juan B. Aguilar y Lara (1848-1885)

Se ha incluido una nueva biografía en la sección de biografías y epónimos de historiadelamedicina.org. Se trata de Juan Bautista Aguilar y Lara (1848-1885).

Fue uno de los renovadores de la medicina en Valencia durante la restauración. Introdujo la llamada “medicina de laboratorio” junto con otros médicos destacados como Peregrín Casanova, Amalio Gimeno Cabañas, Santiago Ramón y Cajal, José Crous Casellas, Julio Magraner Mariñas, Francisco Moliner Nicolás, Francisco de Paula Campá Porta, Manuel Candela Pla, Enrique Ferrer Viñerta y Constantino Gómez Reig.

También fue uno de los fundadores y directores de la revista La Crónica Médica. Escribió unos Cuadros sinóptico-descriptivos de fisiología humana (1882) que demuestran su asimilación de la obra de Claude Bernard, y Lister y Guerin. La Cirugía antiséptica (1882), en el que resume cómo se introdujo la antisepsia en Valencia y los procedimientos utilizados.

Tradujo varias obras: el Compendio de fisiología humana (1877) del alemán Ludwig Julius Budge (1811-1888), el Manual de Obstetricia (1877), de Maurice Nielly (1834-1888) o su participación en la versión castellana del conocido Diccionario de medicina de Émile Littré (1801-1881), iniciativa de Amalio Gimeno y que continuó Carreras Sanchis. También tradujo obras no médicas como El materialismo contemporáneo (1877) y El cerebro y el pensamiento (1878) del filósofo francés Paul Janet (1823-1899).

Publicó numerosos artículos de temas variados en diferentes revistas. Quiso ser catedrático de fisiología, de patología medica y de patología quirúrgica sin conseguirlo debido a las numerosas irregularidades y conductas viciadas que entonces eran frecuentes en las oposiciones.

Fue profesor clínico y auxiliar de cátedra. Estuvo en el servicio de patología quirúrgica de Enrique Ferrer Viñerta y mantuvo una consulta privada de prestigio. Fue también miembro del Instituto Médico Valenciano. Murió muy joven, a la edad de 38 años.

Su hermano Pascual Aguilar se estableció como librero en la calle Caballeros. Publicó mucho gracias a que supo mantener buenas relaciones con los sectores ideológicos del liberalismo de la ciudad. La edición de obras médicas supuso también un gran soporte para el negocio. De gran éxito fue la “Biblioteca selecta” que incluyó volúmenes de unas doscientas páginas a una precio asequible y que gozó de una excelente distribución por el país y ultramar.

amputacion_vinerta1
Amputación de una pierna practicada por Enrique Ferrer Viñerta (segundo de izquierda a derecha), con el método de Lister. Grabado de Heliodoro Payá (1882) del libro de Aguilar y Lara Lister y Guerin, La Cirugía antiséptica (1882)