Los Premios Roel del Instituto Médico Valenciano entre 1908 y 1926

1908

Antonio Oliete Balader: “La tenondesis escápulo-humeral” [1.500 pts]

1910

José Izquierdo y Sánchez: “Topografía médica de Rótova (Valencia) y pueblos anexos” [1.500 pts]

1911

Tomás Alcober Alafont: “Topografía médica de Manuel, Valencia” [accésit] [1.000 pts]

1913

José Durán Martínez: “Topografía médica de Meliana, Valencia” [1.500 pts]

1914

Salvador Cerveró Ballester: “Topografía médica de Ribarroja, Valencia” [accésit] [1.000 pts]

Emilio Bové Piqué: “Concepto de las secreciones internas” [accésit] [1.000 pts]

1915

Marino Herráez: “Topografía médica de Biar, Castellón” [1.500 pts]

1916

José Abad Monzó: “Topografía médica de Villavieja de Nules, Castellón” [2.000 pts]

Joaquín Mestre Medina: “Topografía médica de Utiel, Valencia” [accésit] [500 pts]

1918

Joaquín Mestre Medina: “Topografía médica de Castellón de la Plana” [accésit] [500 pts]

José Cortés Moreno: “Topografía médica de Sax, Alicante” [accésit] [250 pts]

José Sanchis Banús: “Contribución al estudio de los antipiréticos en general y especialmente de un nuevo derivado del para-mido-fenol” [3.000 pts]

Francisco Más y Magro: “Investigaciones microscópicas y experimentales acerca de la histología y la histogénesis de los eritrocitos de la sangre del hombre y de los mamíferos” [1.000 pts]

1919

Pascual Escolano Sabater: “El Sodoku en España. Contribución al estudio de la enfermedad” [3.000 pts]

Antonio García Romero: “Topografía médica de Requena, Valencia” [2.000 pts]

1921

Isidoro Peris Gómez: “Topografía médica de Onda, Castellón” [500 pts]

1922

Arturo Cervellera Castro: “Topografía médica de Burjassot, Valencia” [2.000 pts]

Francisco Girona Chavarría: “Topografía médica de Alberique, Valencia” [accésit] [500 pts]

José Luis Yagüe Espinosa: “La medicación purgante por vía extra-gástrica” [3.000 pts]

1924

Jorge Comín Vilar: “Contribución al estudio de la proteinoterapia y de la tos ferina” [2.000 pts]

Mariano Olivera Devesa: “Estudio experimental microdinámico y clínico de la fibra de Bohemeria Utilis” [accésit] [1.000 pts]

Roberto Novoa Santos: “Estudios sobre la asimetría funcional del sistema nervioso” [accésit] [500 pts]

Justo Caballero Fernández y Antonio Vila Coro: “La arteria silviana” [500 pts]

1925

Francisco Más y Magro: “Estudios experimentales sobre fisiología de los tejidos mieloides” [2.000 pts]

Francisco Haro García: “La reacción de sedimentación de los hematíes. Reacción de Fareus” [2.000 pts]

1926

Vicente Grau Bono: “Topografía médica de Tabernes de Valldigna, Valencia” [2.000 pts]

Un total de 26 trabajos premiados con 38.750 pts entre 27 autores. Algunos recibieron un complemento para su publicación.

Anuncios

Pedro Tamarit Olmos (1879-1936)

Hemos añadido en historiadelamedicina.org, sección de Epónimos y biografías, la de Pedro Tamarit Olmos (1879-1936).

Pedro Tamarit Olmos fue un conocido cirujano de la ciudad de Valencia que se dedicó sobre todo al ejercicio profesional. Valenciano de origen, estudió en la Facultad de Medicina de Valencia. Se doctoró en Madrid y ejerció durante unos años como médico de la Beneficencia de esta ciudad tras aprobar las oposiciones correspondientes. Fue catedrático en la Universidad de Sevilla y en 1919 regresó a Valencia como catedrático de Patología quirúrgica. Destacó como presidente del Instituto Médico Valenciano entre 1923 y 1928, al que proporcionó un fuerte impulso científico. También fue académico de la Real Academia de Medicina de Valencia y Vicepresidente del Colegio de Médicos de la misma ciudad. Murió a los 57 años cuando daba comienzo la guerra civil.

Pedro Tamarit Olmos (1879-1936)

Biografía en formato html

Biografía en formato pdf

Exposiciones históricas del Google Cultural Institute

El Google Cultural Institute ha lanzado una serie de exposiciones de tipo histórico en la Red. Recogen hechos o acontecimientos destacados del siglo XX. De momento hay cuarenta y dos. Incluyen manuscritos, cartas, imágenes, vídeos, etc., así como una serie de referencias para los que deseen ampliar.

Entre las exposiciones podemos mencionar Amor trágico en Auschwitz, que recoge la historia de Mala y Edek, pareja de enamorados que intentaron escapar del campo de concentración; Los años de la Dolce Vita, o visita retrospectiva a esa etapa tan conocida de Italia; Steve Biko, el despertar político de un chico de quince años en medio del Apartheid: La Coronación de Isabel II; Jan Karski, heroe de la humanidad, que trató de informar al mundo sobre la existencia del Holocausto; Anne Frank. Su vida, su diario, su legado; etc.

Muchos de los materiales que se muestran son inéditos. El trabajo ha sido fruto de la colaboración de Google con una serie de museos y fundaciones culturales.

El visitante puede hacer zoom sobre las imágenes para verlas a mayor tamaño, puede revisar detalles, buscar más información sobre personajes, fechas, etc., compartir información… Desplazarse por cada exposición es muy fácil a través de la barra de navegación a pie de página o mediante el uso de botones para avanzar poco a poco. De todas formas, aquí dejamos el vídeo que muestra cómo desenvolverse por las exposiciones.

 

Véase también: El Google Cultural Institute ayuda a preservar y a promover la cultura online

Consejos de Higiene dental para niños: Álbum de los años 50-60

En un post anterior nos referimos a las Aleluyas de Higiene. Hoy traemos un sencillo y bonito álbum para iluminar titulado Consejos de Higiene dental… dedicado a los niños de las escuelas. Se trata de un cuaderno de la Dirección general de Sanidad, editado por Seix Barral Hnos., posiblemente en los años cincuenta o sesenta del pasado siglo. Contiene dieciséis páginas sin numerar con portada y contraportada. Reúne siete estampas o escenas coloreadas con el correspondiente consejo al pie. Junto a cada una, la misma en blanco para que el escolar le diera color.

Los consejos son:

-Cuidarás de tu dentadura
-Te cepillarás después de cada comida
-No usarás los dientes sino para masticar (No hay que utilizarlos para partir nueces, avellanas, etc.).
-Comerás con frecuencia manzanas, peras, melocotones…
-En época de epidemias exagerarás los cuidados de tu boca
-Irás una vez al año a casa del dentista
-Los cepillos han de ser de uso rigurosamente personal

Mostramos a continuación algunas imágenes.

Electrocardiógrafo de Siemens (años treinta del siglo XX)

A continuación incluyo imágenes e información de la época sobre el electrocardiógrafo de Siemens, de los años treinta del siglo XX:

«La exploración electrocardiográfica, se funda en lo siguiente:

Al excitar nosotros el extremo de un músculo, se produce en éste una variación eléctrica, en virtud de la cual el punto excitado se hace electro negativo con relación al resto del músculo (ley de Herrman). Así pues, si nosotros conectamos formando un circuito en el que colocamos un galvanómetro los extremos de este músculo y en uno de ellos provocamos una excitación, ésta al recorrer longitudinalmente aquél, originará sucesivamente las siguientes fases eléctricas. Primeramente la aguja galvanométrica se mantendría en 0 indicando el reposo eléctrico. Comienza la excitación y al adquirir el extremo A un potencial electronegativo con respecto al B y estando estos en comunicación por el circuito previamente formado, se establece una corriente eléctrica que tiende a equilibrar el potencial y se dirigen de B a A y la aguja galvanométrica oscilaría pudiéndose registrar gráficamente así:

Cuando en la 2ª fase la excitación llega al centro del músculo, sus dos extremes A y B equidistantes se hallan también con cargas electropositivas iguales y la aguja del galvanómetro vuelve al 0 paso de corriente.

Continuando su curso la excitación, desde este momento, hasta que llega al extremo B éste se hace electro negativo con respecto a A y se establece un nuevo paso de corriente ahora en sentido contrario que nos marcará la aguja galvanométrica.

Al pasar la excitación el extremo este que deja de ser electro negativo vuelve al equilibrio con el A y la aguja galvanométrica marca 0.

Pero el músculo, conglomerado de fibras dirigidas en el mismo sentido, nos da un miograma resultante del de todas sus fibras, sencillo y regular. El corazón en cambio tiene un sistema de producción y de conducción de excitaciones en disposición tal, que la interpretación de electro cardiogramas requiere las consideraciones que luego haremos.

Y vamos a describir la técnica y fundamento de los aparatos. Las corrientes de acción de estas excitaciones cardíacas, se recogen mediante dos bornes que se pueden colocar en tres derivaciones, según el esquema siguiente, I brazo derecho, brazo izquierdo, II brazo derecho, pie izquierdo y III brazo izquierdo, pie izquierdo.

Estas corrientes de acción, las dirigimos formando un circuito, en el que se amplifican (sin deformarlas) merced a un sistema de lámparas, a un galvanómetro cuya aguja nos marcaría la desviación según el método e intensidad de estas corrientes, variaciones que guardaran relación con la intensidad de los estímulos y con su velocidad de propagación. Pero estas variaciones serían falseadas por la inercia de la aguja galvanométrica y para evitarlo se usan los galvanómetros de cuerda de Einthoven o los sistemas ópticos de Siemens.

En el primero impresionamos en la placa o cinta que se mueve, las oscilaciones de la cuerda, que vibra por las variaciones eléctricas de los polos del electroimán, sincrónicos con las variaciones de sentido de la corriente de acción. Estas oscilaciones son amplificadas por un sistema microscópico antes de impresionarse en la cinta móvil. Para que el aparato tenga su máximo de sensibilidad se requiere que la cuerda del galvanómetro posea un grado determinado de tensión que, permitiéndole vibrar con su máxima rapidez, amortigüe al mismo tiempo la inercia de esta cuerda que ya de por sí es pequeñísima. En el sistema óptico mas moderno, en el que se basan los electrocardiógrafos de Siemens, no se requiere el dispositivo microscópico, lo que es un adelanto en el sentido económico y técnico, ya que los rayos luminosos no tienen inercia y en lugar de recoger la sombra de la cuerda que vibra, recogemos el rayo reflejado por la cuerda-espejo, rayo cuyas oscilaciones son naturalmente mayores cuanto mayor es la distancia a que lo recogemos.

Así, pues, la disposición del circuito será la representada en el esquema siguiente:

Si nosotros queremos conocer la tensión de las corrientes de acción, comparamos la altura de las oscilaciones producidas por estos con la producida artificialmente por la descarga de un milivoltio.

En las gráficas podemos, mediante un sistema de ordenadas, conocer el tiempo y la intensidad de las excitaciones, lo que utilizaremos para la interpretación de los electrocardiogramas.

Con estos aparatos obtenemos los electrocardiogramas, distintos según la derivación usada; consideramos primeramente el E.C.G. normal, interpretándolo para pasar luego a E.C.G. patológicos.

Por lo que se refiere a la onda P, es representativa de la variación eléctrica  auricular, como demostró experimentalmente Samojloff en un corazón de rana. Tomando las derivaciones de las aurículas a la punta del corazón, aparecía el complejo del B.C. G. normal, mientras que tomando la primera derivación de la base de los ventrículos, desaparecía del complejo la onda P, prueba experimental de su significación. Viene ahora un momento en que las aurículas, después de la fase de recepción, se hallan en posesión de la excitación, toda ella es ahora electro negativa y el galvanómetro se dirige de nuevo hacia el 0. Durante este momento señalado por el espacio P Q la excitación atraviesa el fascículo de His sin producir modificaciones eléctricas que la exterioricen. Continuando la excitación por el septum interventricular la aguja continua en el mismo sentido y marca la onda Q y prueba de ello es, según Lewis, que en los anfibios que carecen de septum interventricular su E. C. G. carece de la onda Q. Conocida la interpretación de las ondas P y Q, veamos la interpretación de las ondas R y S. Éstas según la teoría de Lewis son en realidad la superposición de un dextrograma y de un levograma, que obtenidos aisladamente por bloqueo de las ramificaciones izquierda y derecha respectivamente y sumados algebraicamente nos darían el electro-cardiograma normal.

Por lo que se refiere a la onda T su significación es muy discutida. Lewis cree que es debida a la retirada de la onda de excitación, fenómeno que se presenta en cuantos tejidos son capaces de sufrir modificaciones eléctricas. Desde luego su origen es distinto de aquel del complejo ventricular Q R S y de la onda P, pues estas son siempre fijas, mientras la onda T se modifica por una serie de fármacos, excitaciones del vago y del simpático y acción del calor o del frío sobre la base: esta onda así lo ha demostrado Doxíades no aparece en el feto que no ha respirado, se presenta en el nacimiento para presentando su máximo en la edad adulta disminuir de nuevo en la vejez.

Como antes dijimos, las distintas ondas del E. C. G. normal varían según la derivación, y Einthoven llegó a demostrar que la “D II es igual a la suma de las D I y D III”. Para comprender esto debemos saber que es lo que se llama Eje eléctrico. Un músculo de dirección longitudinal cuya excitación lo recorre también longitudinalmente, provoca la aparición de un campo eléctrico, en el que existirán dos puntos con el mismo potencial eléctrico pero de sentido contrario; la unión de estos dos puntos representara el eje eléctrico del músculo, en este caso, paralelo al eje del mismo constantemente.

Pero en el músculo cardiaco suceden las cosas de muy distinta manera: la excitación sigue un curso no rectilíneo y por ende el eje eléctrico del campo producido por la corriente de acción, varía en cada momento de dirección, pero en un momento dado, por ejemplo en el de impresión de una onda determinada, el eje eléctrico tiene dimensión y dirección fija, y siendo el campo eléctrico limitado por las 3 derivaciones un triángulo y uniendo para la representación gráfica los 2 puntos 1 y 2 de igual potencial pero de nombre contrario, obtendremos el eje eléctrico en aquel momento dado (A). Pues bien la proyección sobre cada uno de los lados (correspondientes a las 3 derivaciones) del eje eléctrico del campo, nos dará el potencial causante de la misma onda en cada derivación. Hay demostraciones trigonométricas comprobantes de la ley de Einthoven b = a + c pero a nosotros nos puede bastar la simple medición.

b = a + c
c = b — a
a = b — c

El ángulo ∝, formado por el eje eléctrico y la horizontal, varía naturalmente según la posición del corazón, pues aunque aquel no coincide con el eje anatómico, guardan entre sí una relación fija en cada momento electrocardiográfico. Tiene esto importancia porque, por ejemplo, en un corazón en gota, el angulo ∝ se acercará al 90°, con lo que las variaciones de potencial (a) en D I serán mínimas y sus correspondientes curvas del E. C. G. poco acentuadas
para la interpretación, pero en cambio en este caso la D III nos será muy útil, ya que en ésta sucederá todo lo contrario, pues al disminuir (a) debe aumentar (c) para que se mantenga la ley de Einthoven b = a + c. Lo contrario sucedería cuando el corazón tendiera a la posición horizontal (por derrames pleurales, ascitis, neumotórax).

Tiene también importancia el eje eléctrico, ya que según demostró Lewis experimentalmente, en los bloqueos de las ramas izquierda o derecha del fascículo de His, se desvía aquel en su sentido o en el opuesto. Seccionando la rama izquierda del fascículo de His en un perro, el eje eléctrico gira en el sentido de las agujas del reloj. Si por el contrario seccionamos la rama derecha, el eje eléctrico virará en sentido contrario a las agujas del reloj. Como consecuencia de estas desviaciones, los potenciales (a) y (c) variarán y el E. C. G. en esas derivaciones I y III nos daría la gráfica típica de los bloqueos izquierdo y derecho respectivamente. También fundándonos en lo que acabamos de decir, comprenderemos las variaciones que aún en un corazón normal sufre el E. C. G.: En la respiración, por ejemplo, se encuentra modificado de forma que en la inspiración, en que el ángulo ∝ aumenta y se acerca a 90° las variaciones de (a) disminuyen, así como su manifestación que son las ondas de la D I, al contrario de lo que ocurre en la D III: en la espiración, el proceso es inverso. Grobert y Gebert atribuyen esas modificaciones a la variación de conductibilidad de los pulmones, según el aire contenido; Einthoven y Samojloff las atribuyen a excitaciones del vago sincrónicas a la respiración. Lo cierto es que en muchos casos apenas son perceptibles las modificaciones respiratorias. Desde luego con las variaciones del ángulo ∝, explica tambien Klink las modificaciones que la prueba de Valsalva imprime al E. C. G.

El hecho de que al variar de la posición decúbito dorsal a la lateral no cambia el E.C.G., ha sido tomado por Dieawide como signo de mediastino pericarditis, y si en otros procesos como neumotórax espontáneo o terapéutico, derrames pleurales y pericarditis exudativas no varía el E.C.G. es porque en estos la desviación se hace en conjunto sin variar el ángulo alfa del eje eléctrico con la horizontal».

Antonio Vila López
Electrocardiografía Clínica
En: Vila Barberá, Medicina Exploratoria (Clínica y Laboratorio)
Vol. 3, Valencia, Imprenta de José Olmos, 1936, pp. 462-493.

Descargar folleto completo en pdf

Hemeroteca digital del diario ABC

Hace unos días ABC presentó la Hemeroteca digital del diario ABC. Como es lógico, los contenidos están destinados a los periodistas, historiadores, investigadores y para el público en general. El proyecto ha sido liderado por el Departamento Técnico de Sistemas de Vocento y ABC. Ha contado también con la colaboración de Google, que ha facilitado la tecnología avanzada.

Unos 5 millones de páginas o 20 millones de artículos del diario ABC y de las revistas (Blanco y Negro, por ejemplo) y suplementos de cabecera, desde 1891, aunque el primer año del diario fue 1903. Se puede buscar por fecha, década, tema o palabras entre algunos criterios. Los hallazgos pueden compartirse, descargarse, enviar su URL por correo o llevarlo a tu red social favorita. Incluso es posible elaborar un dossier personalizado. La interface es muy agradable.

Según el subdirector del diario, Manuel Erice, esta hemeroteca es “la gran apuesta digital del periódico, porque tenemos un proyecto clave detrás para dirigirnos hacia lo digital como herramienta estratégica imprescindible”.

He hecho algunas búsquedas y tengo que decir que los resultados son bastante ajustados y en algunos casos, sorprendentes. Una característica a destacar es la gran riqueza gráfica.

¡Bienvenida, pues, la Hemeroteca digital de ABC!

Los contenidos son:

Enlace: Hemeroteca digital del diario ABC

ABC: desde 1903-actualidad
Blanco y Negro: 1891-1999
Cultural (Madrid): 1991-2009
D7 (Madrid): 206-2009
ABC (Sevilla): 1929-actualidad

Captura parcial de lapágina del sitio web

,

Los medicamentos estrella del último siglo

NGP (Next Generation Pharmaceutical) publica un gráfico donde se recogen, en opinión de algunos, una lista de los medicamentos fabricados más importantes. Han intervenido varios “expertos” en su selección. Figura la aspirina, el salvarsán, la morfina, la vacuna antivariólica, la penicilina, la píldora anticonceptiva, la insulina, el éter (anestesia) y la clorpromacina. Hay que tener en cuenta que se trata de sustancias fabricadas por laboratorios, una buena parte de síntesis, principios activos naturales, etc. del último tercio del siglo XIX y del XX. Habría que añadir, además, que una buena parte ha tenido importancia en el mundo occidental.

El cuadro se acompaña de las drogas más vendidas y el tipo de alteración al que van destinada (Forbes, 2006). De mucho gana el “Lipitor” (atorvastina), para el aumento del colesterol o las dislipemias; el “Plavix” (clopidogrel), un antiagregante plaquetario; “Nexium” (esomeprazol), un inhibidor de la bomba de protones, entre otras cosas para el reflujo gastroesofágico, esofagitis por reflujo, prevención de las úlceras, etc.; “zocor” (Simvastatina), para tipos de hipercolesterolemia; “Norvasc” (besilato de amlodipina), para el control de la presión arterial; “Zyprexa” (olanzapina), un antipsicótico atípico para el tratamiento de la esquizofrenia, entre otros transtornos; “Risperdal” (risperidona), también para las esquizofrenias; “Prevacid” (lanzoprazole), para reducir la cantidad de ácido producido en el estómago; “Effexor” (venlafaxina), una fenetilamina que se utiliza contra la depresión.

También se mencionan drogas con más futuro (según Standard and Poor) contra la osteoporosis, la trombosis arterial, diabetes, transplante de órganos, arteriosclerosis, uso oncológico, etc.

¿Qué pasa con el resto del mundo?, ¿y del siglo XX hacia atrás?, ¿están todos?, ¿falta alguno?

Captura de pantalla

Fuente: NGP (Next Generation Pharmaceutical)