Wunderlich y la termometría clínica

Subido un nuevo vídeo al canal Medicina, historia y sociedad, insertamos en este post la transcripción del anterior: Wunderlich y la termometría clínica.

“En el vídeo anterior hablábamos de la importancia de la lesión y de las alteraciones estructurales en patología. Sin embargo, esto solo nos proporciona información de la enfermedad en un determinado momento y en localizaciones concretas.

A lo largo de las primeras décadas del siglo XIX Alemania salía de un periodo en el que habían florecido los sistemas especulativos por la influencia de la llamada Naturphilosophie. La química y la física seguían proporcionando apoyo para la construcción de una patología científica. Ahora era necesario estudiar la enfermedad desde el punto dinámico.

Dos eran las posibilidades: investigar las alteraciones como procesos energéticos, estudiables por la física, y como procesos materiales, estudiables por la química.

Carl Reinhold August Wunderlich, hijo de alemán y francesa, fue uno de los primeros en adentrarse en el primer campo. Veamos cómo.

[INTRO]

Wunderlich nació en 1815 en Sulz, junto al Neckar (suroeste de Alemania). Su padre era médico y trabajó en salud pública. Falleció en 1824. Con su madre y su abuela se trasladó a Stuttgart donde finalizó sus estudios secundarios en 1833. Estudió después medicina en Tubingen –donde se ofrecía una enseñanza libresca– hasta 1837. Allí fue influenciado por Albert Frederich Schill (1812-1839), un profesor que había estado en Francia e Inglaterra, que le recomendó que aprendiera percusión y auscultación, lo que hizo durante tres viajes a Viena. Con otros dos renovadores (Wilhelm Roser (1817-1888) y Wilhelm Greisinger (1817-1868) fundó el el Archiv für Physiologische Heilkunde en 1842, donde clamó por una nueva medicina basada en la observación científica y en particular por la obra fisiológica de Johannes Müller (1801-1858). Uno de los artículos de la introducción llevaba el título “Sobre las deficiencias de la medicina alemana actual y sobre la necesidad de una firme orientación científica de la misma”, donde decía: ‘La medicina, como ciencia empírica e inductiva, tiene que vestir el mismo atavío y progresar con los mismos métodos que las ciencias físicas exactas… La medicina fisiológica, apoyándose en hechos comprobados, tiene que formular las leyes según las cuales el organismo vive y enferma, sana y perece’.

Estuvo un año en París donde aprendió especialmente de Pierre Charles A. Louis (1787-1872) y también de Louis D. Jules Gavarret (1809-1890), empirismo y estadística aplicada.

Regresó a Stuttgart donde presentó su tesis en 1838 sobre la nosología del tifus. De nuevo estancia en París y después, en 1840, se trasladó a Viena. Publicó un libro (Wien und Paris) en el que realiza un agudo análisis crítico en el que comparaba la medicina que se hacía en ese momento en Francia y la que se desarrollaba en el área germánica. París era para él el lugar más adecuado para formarse. También se refería al renacimiento de la escuela vienesa en torno a las figuras de Rokitansky y Skoda.

Habiéndose habilitado en 1839 como profesor en la Universidad de Tubinga, pasó por asistente y sustituto. En 1846 fue nombrado profesor ordinario de clínica médica. Hubo reacciones en contra por parte del profesorado conservador y tuvo que interceder por él el ministro de educación del reino de Württemberg.

En 1845 publicó Versuch einer pathologischen Physiologie des Blutes (1845) y al año siguiente comenzaron a ver la luz los tres volúmenes de su Handbuch der Pathologie und Therapie (1850-1852). El libro sobre la fisiopatología patológica de la sangre es una muestra de que Wunderlich hizo investigación experimental de laboratorio. El segundo indica que la fuente principal de su obra de investigación fue la observación y la exploración clínica.   

En 1850 Wunderlich aceptó una de las cátedras de más prestigio de Alemania, la de la Universidad de Leipzig. Allí estuvo a lo largo de veinticinco años durante los cuales publicó una Geschichte der Medizin (1858) y su obra central Das Verhalten der Eigenwärme in Krankheite (El comportamiento de de la temperatura corporal en las enfermedades) (1868). Convirtió su servicio del Jakobshospital en uno de los más importantes de Alemania. Dio clases de patología y terapéutica, de psiquiatría y también de historia de la medicina

Wunderlich culminó el grueso de su trabajo sobre termometría mientras estuvo en Leipzig. A lo largo de dieciocho años antes de publicar Das Verhalten der Eigenwärme in Krankheiten, recogió datos del examen clínico de más de veinticinco mil pacientes. Reunió miles y miles de registros de las lecturas de la temperatura. El análisis de estos datos produjo una veintena de trabajos sobre termometría además del libro.

El termómetro
Galileo ya utilizó el termoscopio que Sanctorius empleó con fines médicos. Varios médicos franceses y alemanes del siglo XIX se interesaron también por el termómetro. Sin embargo, el mérito de haber sentado de modo sistemático los fundamentos científicos de la termometría clínica es de Wunderlich, así como haber convertido el termómetro en un instrumento imprescindible de la práctica médica.

Aquí vemos distintos tipos de termómetros algunos muy antiguos. Muy recientemente se sustituyó el mercurio de los mismos. [Se muestran varios termómetros de diferentes épocas].

En el contexto de la mentalidad fisiopatológica Wunderlich se interesó por la fiebre, el signo más adecuado a una consideración energética y procesal. Buscó descubrir por vía experimental que las modificaciones de la temperatura en las enfermedades se hallan fundamentadas en una ley. 

Los principios de los que partió Wunderlich fueron: (a) la constancia de la temperatura en las personas sanas, y (b) la variación de la temperatura en la enfermedad. Recogió millones de registros, como hemos dicho. Trató de buscar regularidades en los trazados termométricos de las enfermedades. Los halló a pesar de que con frecuencia había variaciones que dependían de influencias accidentales. Por tanto, muchas especies morbosas se corresponden con tipos bien delimitados de temperaturas alteradas.

Wunderlich extrajo las curvas térmicas típicas del tifus abdominal, el tifus exantemático, la fiebre recurrente, el sarampión, la viruela, la neumonía, la escarlatina y el paludismo reciente. Otras eran relativamente típicas, como la de la septicemia, rubeola y varicela, erisipela, amigdalitis, meningitis, reumatismo agudo, pleuritis, etc.

El espectacular desarrollo de la microbiología en la segunda mitad del siglo XIX y la aparición de medicamentos eficaces contra las infecciones a principios del siglo XX oscurecieron de alguna manera la excelente labor de Wunderlich.

Mientras Wunderlich trabajó en el tema, el también alemán Justus von Liebig (1803-1873) acababa de descubrir que el calor animal se originaba en los procesos químicos orgánicos, especialmente en las oxidaciones. Por otro lado, los trabajos de Meyer, Joule y Helmholtz habían llevado a la formulación del primer principio de la termodinámica.

Wunderlich falleció cuatro años después que su hijo, en septiembre de 1877″.

Bibliografía
—Carl Reinhold August Wunderlich.En Whonamedit? Disponible en http://www.whonamedit.com/doctor. cfm/3266.html Consultado el 10 de diciembre de 2013.

—Carl Reinhold August Wunderlich und die Universitätsklinik St. Jakob. Historia de la Universidad de Leipzig. Disponible en: http://www.uni-leipzig. de/~agintern/uni600/ug174.htm Consultado el 12 de diciembre de 2013.

—Karl Reinhold August Wunderlich. En: Professo- renkatalog der Universität Leipzig. Catalogus pro- fessorum lipsiensium. Dispoible en: http://www. uni-leipzig.de/unigeschichte/professorenkatalog/ leipzig/Wunderlich_1307/ Consultado el 5 de dicie- mre de 2013.

—Diepgen, P. Historia de la Medicina. 2a ed., Barce- lona, Labor, 1932.

—Hess, V. Objektivität und Rhetorik: Karl August Wunderlich (1815–1877) und die klinische Thermo- metrie. Medizinhistorisches Journal, 1997; 32(3-4): 299-319.

—Korn, G. Wunderlich, Karl Reinhold August. In: Allgemeine Deutsche Biographie (ADB). Band 44, Duncker & Humblot, Leipzig 1898, S. 313 f.

—López Piñero, J.M. Patología y medicina interna. In- troducción general, Alemania, Francia, Gran Bretaña y España. En: Laín Entralgo, P. (dir). Historia Universal de la Medicina. Barcelona, Salvat, vol. 6, pp. 123-156.

—Mackowiak, P.A.; Wasserman, S.S.; Levine,M.M. A Critical Appraisal of 98.6°F, the Upper Limit of the Normal Body Temperature, and Other Legacies of Carl Reinhold August Wunderlich. JAMA. 1992; 268(12): 1578-1580.

–Mackowiak, P.A.; Worden, G. (1994). Carl Reinhold Wunderlich and the evolution of clinical thermometry. Clin. Infect. Dis., vol. 18, n1 3, pp. 458-467.

—Oon SF, Murphy M, Connolly SS. Wunderlich syndrome as the first manifestation of renal cell carcinoma”. Urology Journal, 2010; 7 (2): 129–32.

—Singer, Ch.; Underwood, E.A. Breve Historia de la Medicina con un apéndice sobre la Historia de la Medicina española por José M. López Piñero. Ma- drid, Guadarrama, 1966.

—Temkin, O. Wunderlich, Schelling and the His- tory of medicine, Gesnerus,1966; 23: 188-195. En: (1977)The double face of Janus, Baltimore, The Jo- hns Hopkins University Press,1977, pp. 246-251.

Joaquín Casañ y Rigla (1805-1865)

Hemos añadido a la sección de biografías y epónimos médicos de historiadelamedicina.org, la de Joaquín Casañ y Rigla (1805-1865).

Natural de Valencia, Joaquín Casañ y Rigla fue catedrático de Patología y clínica general de su Universidad, por oposición, cargo que mantuvo hasta su fallecimiento en diciembre de 1968. Ecléctico y antisistemático, revitalizó la patología y clínica en Valencia desde su puesto de profesor y a través de su labor en el Instituto Médico Valenciano. Fallecido prematuramente su fundador, Casañ fue el que imprimió carácter a una asociación que todavía hoy perdura. Su producción científica la publicó en su mayor parte en el Boletín del Instituto Médico Valenciano. También es necesario destacar su participación en la lucha contra el cólera, en las distintas pandemias que sufrió Valencia mientras vivió. Fue miembro de la Junta municipal de Sanidad, varios años concejal del Ayuntamiento y recibió en vida el reconocimiento de sus colegas y de sus pacientes.

Folleto de Joaquín Casañ y Rigla

Joaquín Casañ y Rigla (1805-1868) (html)

Joaquín Casañ y Rigla (1805-1868) (pdf)

Louis Émile Javal (1839-1907)

Hemos insertado en historiadelamedicina.org una nueva nota biográfica. Se trata del oftalmólogo Louis Émile Javal. De origen judío, estudió primero ingeniería en la École de Mines de Paris. Sin embargo, siempre estuvo interesado en la oftalmología debido, quizás, a que en su familia solían ser frecuentes las enfermedades oculares como el estrabismo. Estudió medicina y después se formó como oftalmólogo con von Graefe en Berlín. Con su pericia de ingeniero diseñó y construyó varios instrumentos. Entre ellos el oftalmómetro que lleva su nombre y el de uno de sus discípulos Schiotz.

Fue el primer director del Instituto de Oftalmología, instalado en el Departamento de Fisiología de la Sorbona. De forma especial estudió el tema del estrabismo, el astigmatismo y la fisiología de la lectura. Se le conisera como una de las principales figuras de la ortóptica.

Él mismo padeció problemas de glaucoma en un ojo. La operación no tuvo resultados. Los últimos siete años de su vida estuvo ciego. Murió en París a consecuencia de un cáncer de estómago el 20 de enero de 1907.

Nota biográfica: Louis Émile Javal (html)

Nota biográfica: Louis Émile Javal (pdf)

Nota biográfica: Louis Émile Javal (pageflip)

Hemeroteca digital del diario ABC

Hace unos días ABC presentó la Hemeroteca digital del diario ABC. Como es lógico, los contenidos están destinados a los periodistas, historiadores, investigadores y para el público en general. El proyecto ha sido liderado por el Departamento Técnico de Sistemas de Vocento y ABC. Ha contado también con la colaboración de Google, que ha facilitado la tecnología avanzada.

Unos 5 millones de páginas o 20 millones de artículos del diario ABC y de las revistas (Blanco y Negro, por ejemplo) y suplementos de cabecera, desde 1891, aunque el primer año del diario fue 1903. Se puede buscar por fecha, década, tema o palabras entre algunos criterios. Los hallazgos pueden compartirse, descargarse, enviar su URL por correo o llevarlo a tu red social favorita. Incluso es posible elaborar un dossier personalizado. La interface es muy agradable.

Según el subdirector del diario, Manuel Erice, esta hemeroteca es “la gran apuesta digital del periódico, porque tenemos un proyecto clave detrás para dirigirnos hacia lo digital como herramienta estratégica imprescindible”.

He hecho algunas búsquedas y tengo que decir que los resultados son bastante ajustados y en algunos casos, sorprendentes. Una característica a destacar es la gran riqueza gráfica.

¡Bienvenida, pues, la Hemeroteca digital de ABC!

Los contenidos son:

Enlace: Hemeroteca digital del diario ABC

ABC: desde 1903-actualidad
Blanco y Negro: 1891-1999
Cultural (Madrid): 1991-2009
D7 (Madrid): 206-2009
ABC (Sevilla): 1929-actualidad

Captura parcial de lapágina del sitio web

,

Samuel Wilks (1824-1911)

Hemos insertado en historiadelamedicina.org, una noticia biográfica de Sir Samuel Wiks (1824-1911). Nacido en Londres, trabajó toda su vida en el Guy’s Hospital, uno de los escenarios en los que se desarrolló la anatomía patológica microscópica en Gran Bretaña. Entre sus maestros figuran Bright, Addison y Hodkin. Hizo que las autopsias fueran rutina y relacionó los hallazgos de éstas con los datos clínicos. Sus contribuciones se sitúan en los campos de la neurología, la sífilis y las inflamaciones intestinales. Dejó aquí los enlaces:

Samuel Wilks (1824-1911) en html
Samuel Wilks (1824-1911) en pdf
Samuel Wilks (1824-1911) en Page-flip

wilks

,

Pablo Colvée (1849-1903), en ‘Las Provincias’ de 1898

Inserto un artículo que apareció en la portada de Las Provincias, el martes 25 de enero de 1898, en el que se habla de Pablo Colvée, uno de los científicos destacados de Valencia.

Valencianos sobresalientes. Nuestros médicos: El Dr. D. Pablo Colvée [Roura].

El Dr. Colvée es uno de los médicos de mejor clientela en Valencia. Serán bastantes los subscriptores de “Las Provincias” que al recibir hoy el periódico y ver en él dibujados los rasgos de su respetable y simpática fisonomía, exclamen: “¡Nuestro médico, nuestro excelente D. Pablo!. Muy merecido lo tiene”. Para la humanidad doliente es un bien este crédito obtenido por el sabio doctor: para la ciencia es un mal, pues le ha impedido continuar los trabajos micrográficos que eran su especialidad y que pusieron muy alto su nombre en los centros científicos de nuestra patria, y aun más en los del extranjero.

Pero en España es muy difícil vivir de la ciencia pura, y Pablo Colvée tuvo que sostener con sus propias fuerzas la tremenda lucha por la existencia. Sus comienzos fueron dificilísimos. Su abuelo materno era un catalán de ideas exaltadas, que sacrificó a ellas su fortuna. De Reus, donde vivía, marchó a la emigración llevándose su familia. Estableciose en Marsella, y una hija suya casó allí con un francés. De este matrimonio nació nuestro doctor en 1849. Murió el entusiasta reusense sin volver a su patria. Murió también Mr. Colvée, y su viuda quedó desamparada en tierra extraña, sin más patrimonio que algunos pleitos de dudoso éxito, a los que tuvo que renunciar. Volvió a España con un hijo de nueve años, y por tener algunos parientes en Valencia, se estableció aquí. Aquel hijo era su único porvenir, y ese hijo ejemplar se dedicó al estudio con tal ahínco, que aún muchacho, ganaba ya la vida para su madre dando lecciones de casa en casa. Aún vive esta respetable señora, para colmar de bendiciones a su querido Pablo.

En las Escuelas Pías, en el Instituto, en la Universidad obtuvo éste siempre las primeras notas. Cursó la Facultad de Ciencias físicas y naturales, y después la de Medicina. En aquella es licenciado, en ésta es doctor. Desde 1871 está dedicado a la enseñanza oficial. En virtud de oposición fue catedrático auxiliar, y ahora lo es supernumerario del Instituto provincial. Ha sido nombrado catedrático numerario de otros institutos, pero no ha querido salir de Valencia, en donde con el ejercicio de la Medicina se ha creado distinguida posición.

Siendo aún estudiante comenzó sus trabajos micrográficos en el laboratorio del inolvidable Dr. Monserrat, de quien era discípulo predilecto. El caso de la trichinosis de Villar del Arzobispo reveló su conocimiento y su espíritu de observación. Cuando todos dudaban de la causa de aquel envenenamiento, encontró la trichina  en las entrañas de las víctimas, y éste fue el primer caso comprobado en España. Prosiguiendo aquellos estudios, dedicose al examen de los insectos más diminutos que perjudicaban la agricultura, recorriendo para ello las provincias de este litoral. Sus monografías sobre varias especies  de la familia de los coccidos fueron recibidas con gran estimación por los naturalistas más eminentes del extranjero. En estas materias, aunque Colvée ha tenido que dejar su estudio minucioso, aún es él quien dice la última palabra en Valencia cuando se le consulta. Así ha sucedido al presentarse en nuestros naranjales la plaga de la “serpeta”.

Aunque su clientela reclama toda su actividad, su afán de investigación científica no le permite ser un mero médico práctico. Es uno de los que siguen con más atención los progresos de la ciencia, y en los periódicos profesionales publica concienzudos trabajos, mereciendo especial mención sus “Experimentos sobre el alcoholismo agudo”, resumen de centenares de pruebas hechas en conejos sobre el poder tóxico de alcoholes, éteres, aldehídos, acetonas, etc., etc. De reciente ha traducido y anotado la “Patología interna”, del ilustre profesor belga C. Vanclair. En resumen, es un sabio, un médico muy experto y una buenísima persona.

Pablo Colvée Roura

Pablo Colvée Roura fue, efectivamente, discípulo de Monserrat y Riutort, y compañero de Vicente Peset Cervera. Aclaró la causa de la epidemia de triquinosis que padeció Villar del Arzobispo.  Fue uno de los que contribuyó al desarrollo de la microbiología médica en Valencia. Junto con Peset impartió en el laboratorio de Monserrat uno de los primeros cursos de bacterilogía que tuvo lugar en Valencia y en España. Colvée publicó sobre los trabajos de Pasteur, como el origen microbiano de las fermentaciones y la vacuna del cólera de las gallinas, sobre los de Helmholtz, los de Lister, así como sobre sus experiencias personales como el oxígeno en el tratamiento de las infecciones por anaerobios. Se ocupó después de varios temas de parasitología y de la microbiología de las enfermedades de las plantas cultivadas. Consiguió descubrir el Aspiodus oleae (1880). También investigó la respiración de Cheyne-Stokes (1887), la semiología de la estenosis pulmonar (1888), la fatiga cardíaca (1888) y el alcoholismo agudo (1888). Murió de forma prematura en 1903 poco después de que apareciera su trabajo El Tratamiento de las cardiopatías por agentes físicos y mecánicos (1902).

Technorati Tags: , , ,

Max Neuburger (1868-1955)

En la sección “Epónimos y biografías médicas” de historiadelamedicina.org, hemos insertado la biografía del historiador de la medicina Max Neuburger (1868-1955).

El nombre de Max Neuburger va unido a la nueva forma de hacer Historia de la medicina durante las primeras décadas del siglo XX. Seguidor de la obra de Puschmann, se encargó junto con J.L. Pagel de proseguir el Handbuch der Geschichte der Medizin que aquél había iniciado. También publicó su propia Geschichte der Medizin de la que sólo se publicaron tres volúmenes, pero que constituye un hito importante en la historiografía médica del siglo XX. Otro de los hechos destacables de su biografía fue la creación de un Instituto de Historia de la medicina con una gran biblioteca y museo en Viena.

Neuburger concibió la Historia de la medicina como el desarrollo de un ser vivo: “La historia de las ciencias recuerda vivamente el crecimiento de las formaciones orgánicas”. Laín Entralgo señala de su obra que, aunque de estilo algo envejecido, goza de excelentes cualidades como espíritu crítico y filosófico, claridad, capacidad para que el lector no perciba la rica documentación que se esconde detrás, y talento para mostrar las conexiones culturales y genéticas entre las distintas etapas y los movimientos del saber médico. Neuburger fue capaz de interesar tanto a los profesionales de la medicina como a los historiadores y filósofos, tarea no poco difícil.

Medalla con la imagen de Max Neuburger (1868-1955)

Enlace: Versión Web

Enlace: Versión en pdf

Enlace: Versión Page-flip

Technorati Tags: , , ,

Volúmenes digitalizados de ‘American Journal of Science’

The American Journal of Science es la revista científica más antigua de los Estados Unidos cuya publicación no se ha interrumpido. Comenzó a publicarse en 1818 y tenía el título The American Journal of Science and Arts.

La mayor parte de los trabajos hacen referencia a geología y ciencias de la tierra, pero durante muchos años ha dado cabida a abundantes artículos sobre ciencias naturales y también sobre arte.

Los responsables de la Biblioteca de la Universidad Carnegie Mellon han decidido poner a disposición del público en la red una selección de ciento cuarenta volúmenes de la revista: desde 1810 a 1899. En el sitio web se puede buscar o se puede navegar en un directorio que nos ofrece los volúmenes que están digitalizados y el acceso a los mismos página a página.

De interés para los historiadores de la ciencia. Se echa en falta una relación de trabajos publicados o de los índices de cada volumen de forma más accesible. En algunas imágenes aparecen parte de los dedos de la persona que ha digitalizado.

Captura de pantalla de una de las páginas de la revista

Enlace: The American Journal of Science (Volúmenes digitalizados, siglo XIX)

Technorati Tags: , , ,

Charles Victor Daremberg (1817-1872)

Hemos añadido a la sección “Epónimos y biografías médicas” de historiadelamedicina.org la biografía de Charles Victor Daremberg (1817-1872).

Nacido en Dijon de padres desconocidos, estudió medicina en París. Sin embargo, se dedicó al estudio y análisis de fuentes historicomédicas desde la Antigüedad clásica a la Edad Media con los métodos de la erudición, el bibliográfico y el filológico. Junto con Émile Littré y José Miguel Guardia, puede considerarse como el principal representante de la historia de la medicina en la Francia de la segunda mitad del siglo XIX. Habitualmente se le sitúa en el grupo de la revista Janus. Zeitschrift für Geschichte und Literatur del Medizin, que significó la institucionalización de la historia de la medicina en los países de habla alemana.

Charles Daremberg

Versión web
Versión pdf
Versión page-flip

Technorati Tags: , , , , ,