John Jacob Abel (1857-1938)

Abel

Hemos añadido la biografía de John Jacob Abel en la sección de “Biografías y epónimos médicos” de historiadelamedicina.org.

Nacido cerca de Cleveland, Ohio, el 19 de mayo de 1857, procedente de una familia alemana, se formó en la Universidad de Michigan y en la de John Hopkins. Después él y su esposa programaron una larga estancia en Europa para formarse con los mejores científicos de cada campo de la medicina. Entre estos podemos mencionar a Carl Ludwig (1816-1895), Maximilian von Frey (1852-1932), Wilhelm His (1831-1904), Rudolf Boehm (1844-1926), Ernst Adolf G. Strümpell (1853-1925), Johannes Wislicenus (1835-1902), Adolf Kussmaul (1822-1902), Friedrich Daniel von Recklinghausen (1833-1910), Wilhelm Heinrich Erb (1840-1921), Vincenz Czerney (1842-1916), Bernhard Naunyn (1839-1925), Felix Hoppe-Seyler (1825-1895) y Oswald Schmiedeberg (1838-1921). Fue este último quien primero despertó en Abel el interés en la investigación farmacológica

A su regreso creó un departamento en la Universidad de Michigan y, dos años más tarde, fue contratado en la John Hopkins, donde permaneció hasta su jubilación. Fue uno de los responsables en los Estados Unidos de transformar la clásica materia médica en farmacología experimental. Entre sus contribuciones destacan el aislamiento de la epinefrina, principio activo de la médula suprarrenal, la cristalización de la insulina y sus hallazgos en el conocimiento de la acción biológica de la histamina.

John J. Abel se casó con Mary Hinman, hija de médico, en 1883, con la que compartió su vida a lo largo de cincuenta y cinco años. Cuando Abel estaba en Boston, ella fue nombrada miembro de la Junta de Supervisores de Caridad de la Ciudad de Baltimore, trabajando para mejorar los estándares de la alimentación en las instituciones de la ciudad. Durante la Primera Guerra Mundial fue directora de economía doméstica de la Administración de Alimentos de Maryland y asesoró a la División de Mujeres del Consejo de Defensa Nacional sobre la viabilidad de ofrecer al público tipos de cocinas y cooperativas comunitarias que había estudiado en Europa. Murió el 20 de enero de 1938 y fue enterrada en su ciudad natal de Montour Falls, Nueva York. Tuvieron tres hijos; una hija que murió en Estrasburgo el 30 de octubre de 1888, y dos niños que sobrevivieron, George H. Abel y Robert Abel.

Pocos meses después de que falleciera su esposa, el profesor Abel sucumbió a una trombosis coronaria cuando estaba ingresado en el Hospital Johns Hopkins el 26 de mayo de 1938.

Calle del médico Esteve, Valencia

Hace unos días insertamos un vídeo en el nuevo canal “Medicina, historia y sociedad” que se refiere a la Calle del Médico Esteve, de Valencia. En el mismo contamos quién fue este médico. Hay una versión del vídeo en castellano y otra en valenciano.

 

Europa occidental atravesaba un periodo de depresión durante el siglo XV. Valencia, sin embargo, alcanzó un extraordinario esplendor demográfico, económico y cultural, por eso algunos hablan de su “siglo de oro”. Valencia “tiraba entonces del carro” de la Corona de Aragón.

La unión con Castilla cambió la situación y Valencia pasó a ocupar un lugar secundario –digámoslo así– igual que le sucedió a toda la Corona de Aragón. A lo largo de los siglos XVI y XVII fue arraigando el absolutismo monárquico que se consolidó con la llegada de los Borbones. Poco a poco se fue perdiendo la autonomía y para tomar cualquier decisión había que contar con el beneplácito de la Corona.

Sin embargo, la Universitat de València, la típica universidad municipal, mantenida por la oligarquía preburguesa local, vivió en el siglo XVI uno de sus periodos más florecientes.

Valencia es una de las ciudades que más calles ha dedicado a sus médicos de todas las épocas. Hoy nos ocuparemos de la calle del médico Esteve.

Pedro Jaime Esteve nació en Morella o San Mateo (Castellón) en 1500 y falleció en Valencia en 1556. Pertenecía a una familia que se dedicaba a la enseñanza.  Como médico se formó en la Universidad de París, con Jacobo Sylvio (el que da nombre a una estructura anatómica: el acueducto de Silvio), seguidor fanático de Galeno que más tarde se enfrentaría con el renovador Andrés Vesalio que también había sido discípulo suyo. Otro de los profesores que tuvo Esteve fue Pierre Gorris, cultivador del humanismo médico especialmente como lexicógrafo.

Esteve estuvo además en la Universidad de Montpellier. Su principal maestro allí fue Guillaume Rondelet, excelente naturalista que destacó por el estudio de la fauna marina. Sus viajes por Italia le mostraron el interés de realizar disecciones de cadáveres para el estudio de la anatomía aunque Montpellier carecía entonces de la cátedra de esta materia.

Esteve, con una excelente formación en lenguas clásicas, anatomía y como naturalista, vino a Valencia para ejercer la profesión. Gaspar Escolano dijo de él lo siguiente:

“Sin duda, este aventajado varón Pedro Jaime, nuevo Colón de las Indias descubiertas en la medicina, mereció el nombre de Trimegistro, que quiere decir tres veces grande, porque fue grande trilingüe, grande astrólogo y grande médico, mayormente en anotomía y cátedra de yerbas”

En 1544 y 1553 fue nombrado examinador de médicos. Ocupó la cátedra de anatomía y medicamentos simples los cursos 1545-46 y 1546-47; la de griego y cirugía el de 1547-48 y de matemáticas el de 1555-56.

En la Universidad se le asocia con Miguel Jerónimo Ledesma, es decir, con el grupo o movimiento humanista que se enfrentó durante los años 40 a los seguidores de la tradición bajomedieval. Fue expulsado durante un año de la Universidad por intercambiar palabras gruesas con el entonces rector Juan de Celaya, cabeza de los bárbaros.

Esteve nos dejó varias obras escritas. El 1551 publicó una edición del texto griego con traducción latina y amplios comentarios del segundo libro de las Epidemias hipocráticas. El editor fue Juan Mey y la obra fue impresa a la altura de las mejores ediciones italianas de la época.

Lo que hoy llamaríamos el logo de Mey lo formaba un anciano que lleva un libro en su mano izquierda y sostiene con la derecha un gran compás, debajo del cual hay un cetro y una corona. Simboliza el gran poder que los libros dan al ser humano. Esta obra fue utilizada en toda Europa a lo largo de cuatro siglos. Llegó a tener tanta importancia que algunos envidiosos dijeron que lo había copiado de un libro desaparecido u oculto del propio Galeno.

Un año después dedicó una obra a la teriaca (preparado compuesto por varios ingredientes distintos), poema de tema toxicológico de Nicandro de Colofón que también editó Mey. Theriaka tiene 958 hexámetros y se ocupa de los síntomas y tratamiento de las intoxicaciones por mordeduras y picaduras de serpientes, arañas, escorpiones y otros animales venenosos.

La primera traducción grecolatina de la Theriaka es la de Pedro Jaime Esteve. Historiadores posteriores dijeron de esta obra que demostraba los vastos conocimientos  de Esteve en la lengua griega, la latina, en botánica y en medicina. Supo reducir el poema al latín con el mismo número de versos y pies de que consta el original. El libro añade comentarios sobre varias plantas que observó él mismo en Valencia.

También escribió un Diccionario de yerbas y plantas medicinales del reino de Valencia que no se publicó y del que quedó un resumen o extracto en la Historia de Valencia, de Escolano.

Al principio del vídeo me he preguntado qué tenía que ver nuestro personaje con un producto comercial. Se trata de esto que sin duda ya conocerán: un endulzante a base de un producto obtenido de una planta llamada Estevia. En realidad esta planta recibe el nombre de Stevia rebaudiana Bertoni. Pertenece a la familia de las Asteráceas, género Stevia.

El nombre de Stevia lo puso un célebre botánico valenciano que conocerán: Antonio José Cavanilles (1745-1804). Lo podemos ver en una copia digital de la Biblioteca del CSIC de sus Icones et descriptiones plantarum. El detalle lo hallamos en la descripción que se encuentra en las páginas 32 y 33. Lo puso, pues, en homenaje a Pere Jaume Esteve.

Cavanilles distingue tres especies de las que adjunta lámina: La 354: Estevia saliciforme, la 355: Stevia serrata, la 356: Stevia Pedata. Estas no son, sin embargo, la Estevia “rebaudina”, la edulcorante, que tardaría todavía en llegar. La palabra “rebaudiana” procede de Ovidio Rebaudi que fue el que realizó su primer análisis químico. Por último “Bertoni” viene Moisés Santiago Bertoni, un estudioso de la flora guaraní de finales del siglo XIX que fue quien la identificó. La planta es oriunda de Paraguay y los nativos la utilizaban para endulzar las infusiones de mate y de otras plantas. Su poder edulcorante es muy alto.

Muchos vieron su utilidad después de popularizarse los edulcorantes y ahora la industria alimentaria le está sacando mucho partido. Los resultados de su aclimatación al ambiente mediterráneo son positivos, pero en estos momentos China es su principal productor. Lo que a nosotros nos llega, sin embargo, es un producto procesado que contiene glucósidos del esteviol (Aditivo E-960). Por tanto, aunque se venda como producto natural, no lo es. Su uso fue aprobado por la FDA americana y también por la Comisión Alimentaria y de Sanidad Animal de la Comisión Europea en 2011.

En España no está permitida la venta de las hojas. Como siempre algunos han tratado de convertir a esta planta en “panacea” para los diabéticos. Cuidado con estos temas, todos ellos derivados del abuso de la palabra NATURAL que se la equipara a SIN PELIGRO.

Bueno, ya conocemos quién está detrás del nombre de esta calle.

Bibliografía

Pedro Jaime EsteveNicandri Theriaca: traducción latina en verso (1552). Introducción, edición crítica, traducción y notas de M.T. Santamaría Hernández. Cuenca: Universidad de Castilla-La Mancha, 2018.

López Piñero, J.M. (2010). La Escuela botánica valenciana del Renacimiento. València, Consell Valencià de Cultura, pp. 39-61.

Moisés Santiago Bertoni. En: Wikipedia español. Disponible en: https://es.wikipedia.org/wiki/Mois%C3%A9s_Santiago_Bertoni , Consultado el 15 de octubre de 2019.

Ovidio Rebaudi. En Wikipedia español. Disponible en: https://es.wikipedia.org/wiki/Ovidio_Rebaudi , Consultado el 15 de octubre de 2019.

Santamaría Hernández, María Teresa (2012), “Esteve, Pedro Jaime”, en Diccionario biográfico y bibliográfico del humanismo español (siglos XV-XVII). Madrid, Ediciones Clásicas, pp. 287-290.

Joseph Bienaimé Caventou (1795-1877)

Si hace unos días incorporábamos la biografía de Pierre Joseph Pelletier (1788-1842) en la sección de epónimos y biografías de historiadelamedicina.org, hoy lo hemos hecho con la de Joseph Bienaimé Caventou (1795-1877). Una de las razones es que una buena parte de sus vidas compartieron trabajo y lograron estudiar muchas sustancias naturales y aislar varios principios activos.

Pelletier_Caventou

Monumento dedicado a Pelletier y Caventou que se inauguró en París en 1900. Se destruyó para fundirlo entre 1942-44 durante el gobierno de Vichy. En 1948 se aprobó un decreto para reponerlo. Finalmente se inauguró el 2 de marzo de 1951. En esta ocasión, sin embargo, se sustituyó a las dos figuras por una alegoría de la curación de la fiebre. [De la colección del autor]

Ya dijimos que tanto los químicos, como los farmacéuticos y los médicos colaboraron en la tarea de aislar principios activos de los productos naturales, especialmente vegetales, y de estudiar sus efectos sobre el organismo. Esto sucedió así en Francia.

Caventou fue un farmacéutico que nació en 1795 en Saint Omer (Francia). Asistió a las clases de la Facultad de Ciencias y de la Escuela de Farmacia. Estuvo después con las tropas de Napoleón. Dirigió el servicio farmacéutico de Zuyderzée, nombre de un departamento del Primer Imperio Francés en los actuales Países Bajos. El 18 de junio de 1815 tuvo lugar la batalla de Waterloo, actual ciudad de Bélgica, situada a pocos kilómetros de Bruselas, entre las tropas del emperador Napoleón Bonaparte y las tropas británicas, holandesas y alemanas. El imperio sucumbe y Caventou acaba enfermo en Waarden, Holanda. Allí ayudó a potabilizar el agua y a fabricar jabón. Después regresó a París para reanudar sus estudios

Se presentó al internado y fue destinado al Hospital Saint-Antoine, a la farmacia del servicio de Jean-Baptiste Kapeler (1780-1852). Aparte de trabajar con Pelletier, llegó a impartir el primer curso de química orgánica en la Escuela de Farmacia de París. Después se le creó una cátedra de toxicología que ocupó hasta su jubilación en 1860. Falleció en 1877. Tras sufrir una hemorragia cerebral severa en 1874, todavía vivió tres años más hasta que finalmente falleció el 5 de mayo de 1877 en París.

 

Pierre-Joseph Pelletier (1788-1842)

Se ha incluido una nueva biografía en la sección de “Epónimos y biografías” de historiadelamedicina.org. Se trata del farmacéutico francés Pierre-Joseph Pelletier.

Pelletier

La historia del aislamiento de los principios activos de los productos naturales fue una de las primeras fases de la conversión de la materia médica en farmacología experimental. Entre los muchos científicos que participaron destaca el nombre de Pierre Joseph Pelletier que, por lo general, va unido al de Joseph Bienaimé Caventou (1795-1877), que dejaremos de lado de momento. Pelletier pertenecía a una familia de larga tradición farmacéutica. En el siglo XVII Charles Pelletier, uno de sus antepasados, se estableció como boticario en Bayona.

Pierre nació en París en 1788 y estudió en la Escuela Superior de Farmacia. Se diplomó en 1810 cuando tenía 23 años. Trabajó en la farmacia de su padre, se doctoró y llegó a ser profesor de la École de Pharmacie. Tenía una gran formación en química. Su nombre se relaciona con el aislamiento de la emetina, la estricnina, la brucina, la cafeína, la veratrina y, sobre todo, de la quinina. Colaboró también con Fraçois Magendie y con químicos como Dumas. En 1925 fue nombrado profesor numerario de la Escuela de Farmacia de la que fue director adjunto en alguna ocasión.

Publicó gran cantidad de trabajos y regentó la famosa farmacia de la rue Jacob, que contaba con un extraordinario laboratorio.

Friedrich Wilhelm Sertürner (1783-1841)

Se ha incluido una nueva biografía en la sección de biografías y epónimos de historiadelamedicina.org. Se trata de Friedrich Wilhelm Sertürner (1783-1841).

Serturner

Se trata de un farmacéutico que nació en 1783 en Neuhaus, Renania del Norte-Westfalia. A los 15 años se puso a trabajar como aprendiz de boticario. Cuatro años más tarde se examinó y obtuvo el título de asistente. Al poco tiempo logró aislar dos principios activos del opio. Pudo tener su propia farmacia en 1809 en Einbeck. Cuando desapareció el reino de Westphalia en 1913, las patentes perdieron su validez. Luchó varios años para que se le reconociera , pero no lo logró. Se trasladó a Hameln donde en 1820 regentó la farmacia municipal hasta su muerte. Sus trabajos sobre el opio pasaron desapercibidos hasta uno que publicó en 1817 en los Annalen der Physik de Ludwig Wilhelm Gilbert, que mereció la atención de Gay-Lussac en Francia y de Goethe en Jena. Gay-Lussac hizo que se tradujera y se publicara en los Annales de Chimie et de physique. En el mismo ya se habla de “morfina”, potente analgésico que todavía hoy sigue utilizándose. Una nota en la revista francesa dice: “La découverte d’une base alcaline formée par le carbone, l’hydrogène, l’oxigène et l’azote, dans laquelle les propriétés neutralisantes son très-prononcées, nous nous somme empressés d’en donner connaissance à nos lecteurs…”

Efectivamente, con Sertürner se abrió una fructífera época en la farmacología, la de los alcaloides de ciertas plantas, que proporcionaron potentes medicamentos a los médicos. Además, con estas sustancias podían controlar las dosis y los efectos, algo que era muy difícil de lograr con el uso de los preparados de los vegetales.

Sertürner, sin embargo, no se dedicó a esta línea de investigación, sino que trabajó en otros temas de física y de química. Algunos colegas alemanes creían que sus trabajos contenían demasiadas especulaciones. Se sintió infravalorado y con el tiempo desarrolló una depresión. Posteriormente se ha visto que esta percepción no fue del todo real, sino que en vida recibió el reconocimiento de varias sociedades y universidades.

Murió joven a los 58 años en 1841. Se dice que padecía de gota severa y de que se administraba morfina para evitar los dolores. Este aspecto no está claro. Queda para la historia el haber reconocido el carácter básico de algunos principios activos procedentes de las plantas y el haber aislado la morfina, un potente analgésico que todavía hoy se utiliza.

Aunque la administración oral de la morfina ejercía sus efectos, el éxito llegó con el perfeccionamiento de la jeringuilla hipodérmica. Rápidamente se utilizó en las guerras para evitar el dolor producido por la heridas.

Siete médicas de Bizkaia

El Bizkaiko Medikuen Elkargoa-Colegio de Médicos de Bizkaia, ha publicado Bizkaiko lehenak: médicas que abrieron caminosque contiene las biografías de siete médicas que realizaron importantes aportaciones en diferentes campos y aspectos de la medicina y la salud.

medicas_vascas

Estos nombres, de una lista que no es definitiva, han sido rescatados por el médico y escritor Juan Gondra Rezola.

Son las siguientes:

  1. Ticiana Iturri Landajo, primera mujer colegiada en el CMB (en 1932), especialista en obstetricia y ginecología;
  2. María Luisa Yglesias Losada, segunda mujer colegiada en el CMB (en 1935), especialista en tocoginecología.;
  3. María Teresa Albisua Chinchurreta, primera médica del Hospital de Basurto, especialista en pediatría;
  4. María Pilar Aisa de la Rica, médica en los consultorios psiquiátricos de la Diputación, especialista en psiquatría y neurología;
  5. Socorro Pérez Ovejero, segunda médica del Hospital de Cruces, primera del Cuerpo Médico Municipal de Bilbao y la primera especialista en cirugía plástica de Bizkaia;
  6. Lucila Martín Vargas, médica del Hospital de Cruces, pediatra pionera de la neonatología en el estado español; y
  7. María Dolores de Damborenea, primera directora de un gran hospital en el estado español (el Hospital de Curces), especialista en medicina interna, creó de la “hospitalización a domicilio” en 1983.

No existe publicación en papel, sólo en edición electrónica.

Biografías de 30 científicos gallegos

album_ciencia_galicia

El Consello da Cultura Galega ha publicado el Álbum da ciencia. 30 nomes e as súas achegas que incluye noticias biográficas de científicos relevantes de distintas épocas que guardan relación con estas tierras. Entre estos se encuentran, por ejemplo, los médicos Ángel Baltar Cortés, Miguel Gil Casares, José González Olivares, Roberto Nóvoa Santos, Ramón Varela de la Iglesia, y José Varela de Montes.

También hay matemáticos como María Josefa Wonenburger Planells, José Alonso López y Nobal; químicos, como Fernando Calvet Prtas o José Gil Casares; farmacéuticos, como José Rodríguez Carracido; u oceanógrafas como Ángeles Alvariño González, entre otras áreas y destacados de las mismas.

El documento en pdf permite apreciar la calidad de la edición que incluye esquema, imágenes y un cuidado grafismo.

Por otro lado, en estos momentos se puede encontrar en la web un sitio del mismo Conselo da Cultura Gallega, Album da Ciencia, que reúne cerca de 300 entradas correspondientes a otros tantos científicos destacados.