Léon Louis Rostan (1790-1866)

Leon_Rostan

Se ha insertado en la sección de epónimos y biografías médicas de historiadelamedicina.org la de Léon Louis Rostan (1790-1866). Nació en Saint-Maximin, departamento del Var, región de la Provenza-Alpes-Costa azul, el 16 de marzo de 1790. Hijo de burgueses adinerados comenzó sus estudios en Marsella que continuó en París donde se licenció en Medicina. Nombrado inspector en el Servicio de Santé en La Salpêtriére, realizó un gran servicio durante la epidemia de tifus exantemático en 1814.

En 1818 fue nombrado médico adjunto en La Salpêtrière. Allí, sus clases de medicina clínica alcanzaron gran fama. Investigó sobre el resblandecimiento cerebral, hipertrofia miocárdica y el asma entre otros temas, que publicó en el Nouveau journal de médecine, chirurgie, pharmacie. En 1823 aparecieron sus Recherches sur le ramollissement du cerveau, cuyas descripciones clínicas son, según Béhier, de una exactitud escrupulosa. En 1822 publicó un Cours élémentaire d’hygiène, uno de los más completos de su época.

En 1826 publicó su Traité élémentaire de diagnostic, de pronostic, d’indications thérapeutiques, ou cours de médecine clinique, donde quiere fundamentar la medicina sobre la anatomía patológica y la fisiopatología, planteamiento que desecha las llamadas propiedades vitales por quiméricas. En 1833 fue nombrado profesor de clínica médica en el Hôtel-Dieu. Allí estuvo durante veinte años a excepción de un tiempo en el hospital clínico que comprendía entonces tres servicios, quirúrgico, médico y de partos.

Rostan fue un representante típico de la llamada escuela anatomicoclínica de París. En su obra científica Rostan persiguió el mismo objetivo, explicar los síntomas clínicos mediante lesiones orgánicas específicas.

Rostan murió en su domicilio de París de la calle Saints-Pères, tras una larga enfermedad, el 4 de octubre de 1866.

Anuncios

Pierre Adolphe Piorry (1794-1879)

Se ha insertado en la sección de epónimos y biografías del sitio web historiadelamedicina.org la del médico francés Pierre Adolphe Piorry.

Piorry

Nacido en Poitiers en 1794, se le considera un ecléctico. Para él sus predecesores científicos fueron Morgagni, Sauvages y Pinel así como Broussais, Rostan Andral, Auenbrugger y Laennec. Obtuvo el doctorado en 1816 con la tesis Sur le danger de la lectura des livres de médecine par les gens du monde .Se presentó en varias ocasiones a la agregación sin conseguirlo. Finalmente, en 1840 obtuvo una de las cátedras de patología interna y la de clínica médica 1850. Trabajó sucesivamente en la Salpêtrière (1832), en la Pitié (1836) y en la Charité (1856). En 1864 ocupó la cuarta cátedra en el Hôtel-Dieu en sustitución de Léon Rostan (1790-1866).

A Piorry se le conoce por la invención del plexímetro, aparato sencillo con el que pretendía mejorar los datos recogidos por percusión.Esta técnica semiológica fue inventada por el médico austriaco Leopold von Auenbrugger (1722-1809) y descrita en su obra Inventum novum en 1761. Fue olvidada hasta que Jean Nicolas Corvisart (1755-1821) decidió traducirla del latín al francés en 1808. Cuando Piorry obtenía el doctorado, René Laennec (1781-1826) inventaba el estetoscopio. Durante años estuvo perfeccionando su procedimiento y recogiendo datos hasta que en 1819 publicó De l’auscultation mediate.

Piorry quiso imitar a Laennec y dedicó mucho tiempo a perfeccionar un instrumento sencillo con el que mejorar la percusión. Con el tiempo fue abandonado y sustituido simplemente por el uso de los dedos. A falta de aparatos adecuados, los médicos de la época trataban de recoger la mayor cantidad de datos posible para realizar el diagnóstico. Su texto principal sobre la pleximetría fue De la pércussion médiate et des signes obtenus à l’aide de ce nouveau moyen d’exploration dans les maladies des organes thoraciques et abdominaux (1828).

También destaca su Traité des altérations du sang, que publicó en 1840 con D. Lhéritier Su obra fue extensa y pretendió renovar la terminología médica, lo que le supuso no pocas críticas por parte de sus colegas dada su excesiva complejidad. Como terapeuta fue partidario de tratamintos simples, higiénicos, racionales, inofensivos y humanos, lo que quedó reflejado en Médecine du bon sens (1864). Murió en París en 1879.

Félix Vicq-d’Azyr (1748-1794)

dazyr

Se ha insertado una nueva biografía en la sección de “Biografías y epónimos” de historiadelamedicina.org. Se trata de Félix Vicq-d’Azyr.

La figura de Vicq d’Azyr se presenta habitualmente como cultivador de la anatomía comparada y se le destaca por sus contribuciones al estudio de la morfología del cerebro.

Nació en Valognes, Normandía (Francia), el 23 de abril de 1748. Su padre fue también médico. D’Azyr realizó estudios primarios en el seminario de Valognes que luego siguió en Caen donde conoció a Pierre-Simon Laplace (1749-1792). En 1765 comenzó su carrera de medicina en la Facultad de Paris, graduándose en 1772. Entre los maestros que más le influyeron están Antoine Petit (1722-1794) y el naturalista Daubenton (1716-1800). El primero fue profesor de anatomía en el Jardin du Roi. El segundo, demostrador anatómico en el mismo centro. En 1774 obtuvo el doctorado.

Una enfermedad del pecho le obligó a regresar a su lugar de nacimiento donde aprovechó para estudiar la anatomía y fisiología de los peces. Sus primeros trabajos le valieron su ingreso en la Académie des sciences. A medidos de los años setenta fue comisionado por esta institución para estudiar y poner remedio a una epidemia que sufría el ganado de la zona de Bayona y que se había extendido a los departamentos del suroeste. Lo hizo con éxito y también aprovechó para hacer disecciones. En 1776 publicó Exposé des moyens curatifs et préservatifs qui peuvent être employés contre les maladies pestilentielles des bêtes à cornes.

En 1780 la Facultad le ofreció un curso de anatomía y fisiología. Aprovechó para preparar “Plan d’un cours d’anatomie et de physiologie” que se publicó en el Dictionnaire de médecine de l’Encyclopédie méthodique. Su programa refleja muy bien la mentalidad integradora de Vicq d’Azyr, la síntesis de sus ideas acerca de las dos disciplinas y de la relación entre ambas. A la sala de disección para el estudio de la morfología, había que añadir ahora el laboratorio de experimentos para la fisiología. La anatomía por sí sola sería “el esqueleto de la ciencia” y la fisiología la dotaría de “movimiento”.

Con Joseph-Marie-François de Lassone, entonces médico de Luis XVI y María Antonieta, fundó la Société royale de médecine, de la que fue nombrado secretario perpetuo y se convirtió en el alma de la misma. En sus Memorias publicó diversos trabajos y también los “Elogios” necrológicos de medio centenar de científicos. Esto le valió el ingreso en la Académie française.

En 1786 publicó el Traité d’anatomie et de physiologie que contiene uno de sus trabajos más importantes, el que dedica al estudio del cerebro y del sistema nervioso. Sus descripciones neuroanatómicas son consideradas las mejores que se hicieron en el siglo XVIII. No sólo describió nuevas estructuras sino que ayudó a conocer mejor las ya descritas.

En 1790, iniciada ya la Revolución, presentó un plan de renovación de la medicina en el Nouveau plan de constitution pour la médecine en France. Buscaba un cambio completo en la educación médica. Ese mismo año en la Encyclopédie méthodique, d’Azyr publicó una extensa monografía sobre “anatomía patológica”. En 1792 publicó el volumen segundo de la Encyclopédie méthodique. “Systême anatomique”, dedicado al “Systême anatomique quadrupèdes”, extenso libro de 632 páginas.

Afectado por una posible tuberculosis o una lesión cardíaca y una depresión por los graves acontecimientos que la Revolución trajo a su alrededor, murió en junio de 1794.

Madeleine Brès (1842-1921)

bres_madeleine

Hemos insertado en la sección de Biografías y epónimos médicos de historiadelamedicina.org la de Madeleine Brès (1842-1921), que se considera la primera francesa que estudió medicina y se doctoró.

Procedente de una familia humilde se propuso desde pequeña ser médica, influencia que le vino de las monjas del hospital de Nimes con las que pasó mucho tiempo durante su infancia. Fue a hablar con el decano de la Facultad de París, el químico Charles Adolphe Würtz (1817-1884), quien le dijo que necesitaba el grado de bachiller para ingresar.

Cuatro años más tarde lo consiguió y comenzó sus estudios. Estuvo con Broca en La Pitié. Obtuvo el doctorado en 1875, convirtiéndose en la primera doctora francesa. Después estableció una consulta para enfermedades de las mujeres y de los niños que mantuvo durante 40 años. No se le permitió que ejerciera en un hospital público, situación que cambió para las mujreres en 1885.

Brès dirigió la revista L’Hygiène de la Femme et de l’Enfant. Fue comisionada para estudiar en Suiza establecimientos para niños como las guarderías. En 1893 fundó la primera en Batignolles que sirvió de modelo para las que se crearon después en Francia. Fue también una gran educadora para la salud.

Murió pobre y en el olvido en 1921 con un subsidio de 200 francos mensuales. Hoy muchas calles e instituciones de Francia llevan su nombre.

Las “imágenes perdidas” de algunas científicas

caras_cientificas

Existe mucha información biográfica sobre científicos muy conocidos en todos los ámbitos, tanto en publicaciones impresas como electrónicas o en la red. Todo lo contrario sucede con otros tantos de los que se sabe poco o se carece de imágenes, especialmente de mujeres. El blog “Missing scientists’ faces” trata de solucionar este problema.

Se trata de un proyecto de Hilda Bastian cuyo objetivo es recolectar imágenes y biografías de científicas –de forma especial– que han sido ignoradas para que circulen por web sites de dominio público de la World wide web. Comenzó en febrero de 2017. Los resultados que se han obtenido hasta ahora pueden consultarse en WikiProject Women Scientists, en WikiProject Biography y en WikiProject Women’s History.

La autora invita a participar a través de la inclusión de comentarios en el mismo blog, mediante el correo electrónico (MissingSciFaces@gmail.com) o de forma rápida a través de Twitter (@MissingSciFaces). El blog contiene una página en donde se explica esto de forma pormenorizada (“How to help”).

En la página “Caras perdidas” se encuentra una lista de personajes de los que falta información e imágenes en sitios públicos de la WWW. En “Galería de imágenes” se pueden contemplar las que se han podido recuperar.

Uno de los retos que se impuso fue publicar a lo largo de un mes en Twitter una imagen diaria de alguna científica afroamericana. Los resultados se pueden observar en el propio blog.

Este tipo de iniciativas son de gran interés para docentes e investigadores. Trabajar sobre personas de las que conoces su cara, al menos, es mucho más reconfortante que hacerlo con sujetos que tienes que imaginar. Las fuentes iconográficas son de gran importancia para el historiador de la ciencia. Por otro lado, conseguir imágenes que estén libres de derecho añade a la tarea un interesante plus. Iniciativa, pues, recomendable y digna de ser imitada.

 

 

Ann Preston (1813-1872)

Se ha añadido a la sección de epónimos y biografías médicas de historiadelamedicina.org la de Ann Preston.

Procedente de una familia de cuáqueros fue una de las primeras mujeres estadounidenses en estudiar medicina. Se la conoce, sobre todo, por haber llegado a ser decana del Female Medical College de Pensilvania, una facultad creada por un grupo de empresarios cuáqueros progresistas. Con anterioridad las mujeres podían formase de forma artesanal con otro médico, pero no podían ejercer por carecer de titulación.

El Female Medical College fue la primera escuela de medicina en dar títulos oficiales de medicina a las mujeres. Sin embargo, se presentó otro obstáculo. Los hospitales no estaban dispuestos a permitir la residencia y la formación a mujeres. Preston se lanzó entonces a crear el primer Hospital femenino administrado por mujeres. Fue un gran éxito. Poco a poco fue creciendo en el número de camas y enfermos atendidos ambulatoriamente y en sus casas. También se encargaba de divulgar conocimientos sobre higiene y medicina preventiva a las mujeres de los hogares de varios distritos.

Preston también luchó para que los hospitales de Filadelfia admitieran a mujeres para que pudieran formarse en otras especialidades y realizar la residencia. A pesar de los muchos obtáculos que encontró en el camino, al final lo logró.

Preston

Ann Preston (1813-1872). Imagen procedente de Wikipedia EN.

 

Virginia Apgar (1909-1974)

Se ha insertado en la sección de epónimos y biografías médicas de historiadelamedicina.org la de Virginia Apgar (1909-1974).

Fue ésta una médica inquieta, luchadora e innovadora que colaboró en que la especialidad de anestesiología gozara del mismo respeto que las otras especialidades y una de las responsables de la aparición de la anestesiología obstétrica.

Ideó el test que lleva su nombre. Se trata de una prueba que se realiza en el primer y quinto minuto después del nacimiento del bebé. La puntuación obtenida en el minuto 1 indica cómo toleró éste el proceso del nacimiento. La obtenida en el minuto 5 le indica al médico cómo evoluciona fuera del vientre materno. Por otra parte, como integrante de la Fundación March of Dimes, se encargó de concienciar a los profesionales y al público en general de todo el país mediante conferencias, programas de radio y de televidión, de que las malformaciones congénitas podían prevenirse y de que hacía falta más investigación sobre el tema.

apgar

Apgar se formó en la Universidad de Columbia e hizo la residencia en el Hospital Presbiteriano, donde creó la división de Anestesiología. A pesar de las reticencias de los cirujanos, que creían que la anestesia debía estar en manos de personas menos cualificadas, Apgar logró atraer cada vez a más residentes que supieran dominar la administración de medicamentos, el uso de instrumentos cada vez más complejos y  mantener a los pacientes estables fisiológicamente. Después los introdujo también en el manejo del dolor y en reanimación.

Con el tiempo fue especializándose en anestesiología obstétrica. Su test y sus estudios posteriores ayudaron a disminuir la mortalidad de los bebés en las primeras veinticuatro horas. Reunió información de decenas de miles de partos y con sus colaboradores estableció nuevas medidas preventivas. Algo parecido hizo con los niños con malformaciones congénitas. Ayudó a prevenirlas concienciando a la población y reuniendo fondos para la investigación.

Fue profesora en Columbia, Cornell y también en la Escuela de Salud Pública de la John Hopkins University. De pequeña aprendió a tocar el violín, actividad que no abandonó nunca. En la Universidad participó en varios equipos deportivos y en obras de teatro a la vez que colaboraba con el periódico de la institución. A sus cincuenta años aprendió a pilotar avionetas. Solía decir que “la mujer está liberada desde el momento que salían del útero”.