El Thackray Medical Museum

En Leeds se encuentra el Museo Médico Thackray, el único de este tipo en el norte de Inglaterra, según se lee en su sitio web. En el mismo se proporciona abundante información sobre su contenido, organización, actividades, visitas organizadas, etc. Está dirigido a los que deseen verlo personalmente o a los que quieran alquilar o disponer de sus instalaciones para organizar alguna actividad.

Al lugar se accede cómodamente mediante el transporte público, pero cuenta también con una zona de aparcamiento. Está alojado en lo que era el Leeds Union Workhouse y destaca por su arquitectura y su gran vestíbulo. El edificio se inauguró en 1861 con el propósito de acoger a gente pobre, sin recursos ni un lugar donde ir. Con el tiempo se añadieron nuevos edificios incluida una enfermería que en 1925 se convirtió en el St James’s Hospital. En 1948 pasó a formar parte del National Health Service. En 1990 se consideró que no reunía las condiciones para desarrollar la medicina actual. Al estar protegido el edificio no se pudo demoler y se dieron los permisos para que albergara el Museo Thacray, que abrió sus puertas en 1997.

Museo_medico
Captura de pantalla del sitio web del Museo

El origen del museo está en una pequeña oficina de farmacia de gestión familiar que abrió Charles Thackray en 1902 en la calle Great George, de Leeds. El negocio fue creciendo y se convirtió en una importante firma de suministros médicos a todo el mundo. Uno de los descendientes creó en 1980 un pequeño museo con materiales que había recogido, catálogos comerciales, equipos etc. La compañía se vendió a una multinacional en 1990 y éste se dedicó a la colección. Con alguna que otra ayuda de diferente procedencia, fue creciendo hasta convertirse en lo que hoy es. De su contenido destacan los instrumentos quirúrgicos europeos desde 1600 a la actualidad, los equipos de dentista, materiales de primeros auxilios y de medicina familiar, remedios de charlatanes y medicamentos de patente, monedas y medallas, una extensa colección de audífonos y otra de botes de farmacia de cerámica. Tienen catalogados unos 47.000 objetos.

La colección se organiza en diez grandes secciones que combinan historia de la medicina con temas médicos actuales.  La primera muestra las opciones médicas disponibles que tenía un ciudadano en 1842. Había muchos medicamentos pero la mayoría eran ineficaces. Otros eran muy caros y sólo los ricos podían acceder a ellos. Mucha gente no veía la diferencia entre los charlatanes y los médicos de formación. Empezaron a circular drogas de patente de las que se hacía mucha publicidad aunque, por lo general, apenas tenían efecto o, peor aun, eran perjudiciales para quien las tomaba. El visitante podrá ver el “botiquín” personal del príncipe Alberto entre otros objetos.

La segunda reconstruye una calle victoriana de Leeds con sus casas, sus olores y sonidos característicos y los personajes que las habitaban. La reina Victoria accedió al trono en 1837 y con la revolución industrial en pleno apogeo miles de personas acudieron a las ciudades para trabajar en las nuevas fábricas. Las malas condiciones de vida y el hacinamiento condujeron a un saneamiento deficiente y a la aparición de enfermedades infecciosas como la tuberculosis, el cólera y el sarampión. Uno de cada cinco niños moría antes de los cinco años y el parto mataba a una de cada treinta mujeres. Un trabajador de 21 años sólo podía aspirar a vivir hasta los 50 años. El visitante puede elegir una de las casas de esta calle, entrar para conocer quien vive allí, qué enfermedades padecía y qué se hacía para ayudarles.

La tercera muestra la “enfermedad en retirada”, es un “antídoto” para la sección anterior. En ella se explica cómo los descubrimientos científicos llevaron de forma progresiva a comprender las enfermedades, a cambiar la práctica médica y a crear nuevos medicamentos útiles. Se hace especial hincapié en el extraordinario desarrollo de la microbiología, las vacunas y la elaboración de antibióticos que condujo a una mejora de la salud y del bienestar de la población.

En la cuarta se formula la pregunta ¿Preferiría ser atendido en un hospital de la época victoriana o en uno actual? Se cuenta la historia de Hannah Dyson, una niña de 11 años cuya pierna fue aplastada por una máquina de la fábrica donde trabajaba y lo que hicieron los médicos para salvarla. La situación en la actualidad sería muy distinta, sobre todo porque el trabajo de los niños está prohibido y los accidentes de este tipo son raros.

La quinta se ha rotulado como “Dolor, pus y sangre” y plantea la pregunta de si se pondría en manos de un cirujano que no tuviera formación regular en una universidad. Los ciudadanos de la época victoriana sólo tenían esta opción. La mitad de los pacientes sometidos a intervenciones de cirugía mayor morían, fuera a causa de las hemorragias, por shock o por infecciones. No sabían nada de gérmenes, no disponían de anestésicos todavía ni de sustancias antisépticas. Los cirujanos se formaban de forma artesanal como aprendices en hospitales o con otro cirujano. Adquirían experiencia en las fuerzas armadas o en los hospitales, y las intervenciones que realizaban eran sencillas. En esta sección el visitante podrá comprobar lo que ha cambiado la cirugía hasta hoy.

A la sexta se le ha dado el nombre de “Zona de vida” y son los niños los que más la disfrutan porque de forma activa aprenden sobre el funcionamiento de su cuerpo. Pueden seguir el progreso de un guisante a través de los intestinos, conocer el cerebro, descubrir lo alto que se puede saltar, averiguar cosas sobre los dientes, la diferencia entre los huesos humanos y de animales, el funcionamiento del corazón, etc. “Zona de vida”, según se lee en la página web, es una de las exposiciones más populares entre las familias

La séptima muestra la transformación de la cirugía desde mediados del siglo XIX a la actualidad, haciendo especial hincapié en lo que supuso la revolución quirúrgica o la superación del dolor, la hemorragia y la infección. La primera operación pública en un paciente anestesiado tuvo lugar en el Hospital General de Massachusetts en 1842. Sin embargo, las tasas de supervivencia no mejoraron hasta la década de 1870, cuando Joseph Lister inventó un espray que lanzaba una niebla de ácido carbólico sobre la superficie que se estaba interviniendo y sobre los cirujanos. Es lo que se conoce como “etapa antiséptica” a la que siguió la asepsia. Las tasas de mortalidad por infección disminuyeron mucho y los cirujanos pudieron intentar intervenciones más ambiciosas. De esta forma se allanó el camino para los trasplantes de órganos, que han transformado la vida de muchas personas: córnea, hígado, corazón, válvulas cardíacas, páncreas, riñones, piel y médula ósea. También se muestra la cirugía láser y la microcirugía.

La sección octava se titula “Tener un bebé”. Toma como base historias de la vida real para explorar el proceso del embarazo y del parto desde la década de 1890 hasta el presente. Tener un bebé en esta época era muy peligroso y era frecuente que las mujeres murieran durante el parto. Por otro lado, uno de cada siete recién nacidos morían antes de cumplir un año. Las mujeres solían tener en torno a seis hijos, parían en sus casas ayudadas por un pariente o vecino sin apenas cualificación. También se muestran los cambios y mejoras que se han producido hasta la actualidad: las mujeres tienen como mucho dos hijos, los partos tienen lugar en los hospitales y la mortalidad materna e infantil prácticamente ha desaparecido.

La Wilkinson Apothecary Gallery constituye la sección novena. Se muestra una colección de 600 albarelos, quizás la más grande del mundo. Incluye ejemplares de 1500 hasta 1800 de diferente procedencia. Fue donada por el Dr. John Frederick Wilkinson, un médico de Manchester que murió en 1998 a la edad de 101 años.

La décima y última, “¿Recuperación? De Flandes a Afganistán”, es una exposición en la que se conmemora el centenario de la primera guerra mundial. En la misma se reflexiona sobre la relación medicina y guerras y de cómo éstas la han hecho avanzar. Desarrollada con la ayuda de militares, la exposición se centra en la pérdida de miembros, de la audición y el shock desde la primera guerra mundial a los conflictos actuales. ¿Puede la medicina lograr una recuperación plena de estas personas?

Hasta junio se suma a lo anterior otra exposición que muestra cómo varios artistas han reinterpretado objetos de la colección permanente.

En la página de inicio del sitio web se accede fácilmente a “Planifique su visita” con enlaces a los horarios de apertura, precios, amigos del museo, actos especiales, etc. Debajo está el acceso a “Eventos que no deberían perderse” que contiene información sobre acontecimientos futuros, aspectos recomendables, etc.

El menú horizontal principal proporciona acceso a las siguientes secciones: “Visitar”, “¿Quién hay en…?”, “Educación”, “Reuniones”, “Biblioteca y colecciones”, y “Tienda en línea”.

La primera conduce a lo que ya se ha visto más i o menos en “Visítanos”: planificar una visita, contenidos, visitas en grupo, fiestas de cumpleaños y cafetería. La segunda sección muestra las posibilidades que ofrece el museo a los visitantes: talleres familiares, conferencias sobre medicina e historia, mañanas tranquilas y eventos especiales. En “Mañanas tranquilas” se proporcionan propuestas como resolver un crimen, los supersentidos, un “laboratorio corporal”, el uso de animales que mejoran a los pacientes, los detectives de enfermedades, etc. También se informa de su calendario, precio, etc.

En la sección “Educación” se informa de que el museo dispone de actividades para todo tipo de estudiantes, desde los de primaria a los universitarios. Se refieren a diversos tipos de talleres y visitas dirigidas, de eventos para educadores, de equipos o packs de recursos docentes, de juegos disponibles en línea, de una visita virtual, etc.

En “Reuniones” se ofrecen los espacios para eventos que organicen particulares, empresas, sociedades u otras instituciones así como de los servicios correspondientes.

En “Biblioteca y colecciones” se proporciona información sobre la Biblioteca, que cuenta con más de 23.000 libros incluidos los catálogos relacionados con la historia de la medicina y de la asistencia sanitaria. Muchos de estos están accesibles en línea y también disponen de los de otras bibliotecas en formato de microficha.

El museo tiene una colección de 15.000 volúmenes sobre farmacopeas, historia de las instituciones médicas, biografías, directorios locales y comerciales, etc. Cuentan también con una gran cantidad de libros de texto que ilustran los equipos y las técnicas desde 1500 hasta la actualidad. Conservan asimismo literatura comercial, es decir, de empresas de suministros médicos (medicamentos, instrumentos, material de laboratorio, etc.). Cuentan además con un archivo donde se conservan materiales de este tipo de empresas, y una colección de fotografías de 1800 que ilustran los problemas de salud pública en Leeds.

En esta sección también se mencionan las oportunidades que ofrece el centro para los investigadores. Aparte de los materiales expuestos conservan miles de piezas que están disponibles para su estudio. Se refieren asimismo a una red de personas y organizaciones interesadas en la medicina y las colecciones sobre la salud que se creó en 2005, que comparten e intercambian información y llevan a cabo proyectos conjuntos. Finalmente también se aborda el tema de las donaciones para el museo.

La última sección es la dedicada a la “Tienda”, que ofrece una amplia gama de regalos seleccionados para personas de cualquier edad. Los tienen de tipo educativo, extravagante, divertido y poco vistos, etc. Existe la posibilidad de compras online.

Sin lugar a dudas un museo que merece ser visitado. Sin embargo, no estaría de más que dispusiera de una muestra o de alguna exposición en red para aquellos que no puedan desplazarse.

Aceite de hígado de bacalao Hogg

A finales del año 1853 la Academia Imperial de Medicina de París, viendo la popularidad que estaba alcanzando el aceite de hígado de bacalao, convocó un concurso con premio de 1.000 francos sobre la siguiente cuestión, “¿Cuál es el valor del aceite de hígado de bacalao como agente terapéutico”?

Se quejaba el farmacéutico y químico de la Escuela de Farmacia de París, Hogg, de que el concurso estaba dirigido a los médicos. Después se vio que los trabajos que se presentaron no hacián mención de los aspectos farmacéuticos del aceite. Hogg señaló que los métodos de extracción del mismo eran diferentes y las sustancias que se obtenían también eran distintas. Perdida la ocasión de participar en el concurso decidió enviar a la Academia por vía ordinaria la memoria que tituló Étude sur l’Huile de foie de morue naturelle ou du meilleur procéde d’extraction de cette substance destinée aux usages de la médecine el 14 de febrero de 1855.

Según su autor, en la memoria se demuestra: 1º.– que el aceite de hígado de bacalao  es verdaderamente natural siempre que se extraiga de hígados frescos. 2º– Para extraerlo es conveniente no sobrepasar la temperatura de 40º, suficiente para que el aceite no tenga color. Compara este procedimiento con el que utiliza hígados en estado de fermentación y temperaturas más altas que dan lugar a aceites de color marrón-castaño.

hogg_1
Tarjeta publicitaria de Aceite de hígado de bacalao Hogg (Colección Fresquet). La publicidad en torno a este aceite en general, produjo en su época una gran riqueza iconográfica y artística.

Para Hogg el aceite medicinal es el primero, que es límpio, presenta un reflejo verde dorado, con sabor practicamente nulo y olor a pescado fresco. Según él es el que presenta mayor cantidad de principios activos. A este aceite se le ha denominado “Aceite de hígado de bacalao Hogg”.

La Academia prestó interés a este estudio y su autor, en el momento que hizo público su trabajo, deseaba que el público en general le dedicara como mínimo la misma atención. El libro contiene los siguientes capítulos:

hogg_2
Tarjeta publicitaria de Aceite de hígado de bacalao Hogg (Colección Fresquet)

Sección primera: Generalidades históricas sobre el aceite de hígado de bacalao y su extracción
I. Las necesidades de la medicina han presidido las mejoras en la extracción del aceite de hígado de bacalao
II. Una ojeada histórica sobre el uso del aceite de hígado de bacalao en medicina.
III. Progresos sucesivos en la mejora de la fabricación de los aceites de hígado de bacalao.

Sección segunda: Diversos procedimientos de extracción del aceite de hígado de bacalao para usos médicos.
I. Condiciones y conocimientos previos
II. Sobre el aceite de hígado de “raie” y la prueba diferencial de los aceites mediante la gota de ácido sulfúrico.
III. Cuestiones sobre la mejor especie de pescado, el mejor matiz y el mejor modo de extraerlo.
IV. Revisión de los procedimientos industriales.
V. Resumen y cocnclusiones del párrafo precedente: todas las mejoras de fabricación son para el aceite claro y blanco.

coloracion

Lámina que acompaña al libro. Coloración de los distintos aceites de hígado de bacalao.

Sección tercera: procedimiento de extracción del aceite tipo de hígado de bacalao llamado de Hogg, en San Juan de Terranova.
I. Nuestro procedimiento
II. Los progresos de la terapéutica y de la farmacia son recíprocos.
IV. El color claro y el precio elevado indican al médico cuál es el aceite de hígado más natural y medicinal.
III. Presentación y homenaje a nuestro trabajo en la Academia de
medicina

V. Consideraciones fisiológicas y terapéuticas sobre los diversos aceites de hígado de bacalao.
VI. Crítica de los medios de administración fácil de los aceite de hígado de bacalao y de sus sucedáneos.

Sección cuarta: De la purificación en comparación con los elementos naturales del aceitye de hígado de bacalao.
I. Del blanqueamiento de los aceites de hígado de bacalao en general.
II. Del blanqueamiento por la vía de saponificación del aceite
III. Lo que se entiende por aceite de hígado de bacalao natural.
IV. Razones en favor de los aceites de color oscuro; apreciación y consecuencias de estas razones.
V. Conclusiones

hogg_3
Tarjeta publicitaria de Aceite de hígado de bacalao Hogg (Colección Fresquet)

Sección quinta: Los aceites de hígado de bacalao desde el punto de vista químico.
I. Los aceites de hígado de bacalao apreciados por sus elementos orgánicos e inorgánicos.
II. Testimonio científico en favor de nuestro aceite de hígado de bacalao: Carta de M. Lesueur y Mención de Honor en la Exposición Universal.
III. ¿Cuáles son los principios medicamentosos del aceite de hígado de bacalao?
IV. Las enfermedades que son objeto de tratamiento con el aceite de hígado de bacalao.
V. Las enfermedades tratadas con el aceite de hígado de bacalao: glucosuria, parálisis generales, gastralgias, afecciones hereditarias, etc.
VI. El aceite de hígado de bacalao, en cuanto que es natural, posee otras propiedades medicinales.

Sección sexta: Piezas justificativas
I. Traducción de una carta de M. Charles Fox, de Saint-Jean-de-Terre-Neuve, director de la Fábrica de aceite de hígado de Hogg.
II. Carta de M. Lesseur.
III. Carta dirigida a los señores médicos franceses.

hogg_reverso

Bibliografía

Hogg, M.P.-T. (1856). Étude sur L’Huile de foie de morue naturelle ou Du meilleur procédé d’extraction de cette substance destinée aux usages de la médecine. Paris: Librairie de Victor Masson.

Aceite de hígado de bacalao. Emulsión Scott

Los tratados de materia médica de finales del siglo XIX dedicaban buen espacio al aceite de hígado de bacalao. Señalan que los hipocráticos lo aconsejaban contra la histeria y los romanos contra la hidropesía y, por vía externa, contra varias dermatosis. En algunos países como Inglaterra, Alemania, Holanda, etc. desde tiempo inmemorial lo han empleado para curar los dolores reumáticos.

En el cambio de siglo se recomendaba en todos los periodos y formas de tisis pulmonar exceptuando las febriles; en los catarros crónicos; en la escrofulosis, acompañada o no de lesiones diversas; en el raquitismo; hemeralopia epidémica; clorosis; reumatismo crónico; estados de caquexia; y convalecencias. Por vía externa en la lepra y diversas dermatosis.

Estos mismos textos describen los tres o cuatro tipos de aceite: el blanco o ambarino claro, trasparente, casi sin olor ni sabor que recuerdan al pescado fresco, se derrama de los hígados frescos por presión en frío, al aire o en la atmósfera de hidrógeno; el amarillo dorado que resulta de mayor calefacción o como viraje que ocurre con el tiempo al anterior, de sabor dulzón y más ácido; el rojo o moreno con fuerte olor a pescado, más ácido, de sabor acre y nauseabundo; finalmente el negro, verdoso oscuro, más consistente, que se obtiene por efecto del calor más intenso sobre los hígados en plena fermentación. El aceite de hígado de bacalao se encuentraba en el comercio muchas veces adulterado con otro tipo de aceites.

emulsion_scott_1
Tarjeta publicitaria de Emulsión Scott (Colección Fresquet)

En 1841 John Hughes Bennet (1812-1875) publicó un tratado sobre el uso terapéutico del aceite de hígado de bacalao: Treatise on the Oleum Jecoris Aselli, or Cod Liver Oil. Fue un anatomopatólogo inglés que describió la leucemia en 1845 a la vez que lo hizo Virchow, considerándola un trastorno de la sangre. Se dice también que fue el primero en describir la aspergilosis como consecuencia del hongo Aspergilus que puede crecer en el tejido pulmonar de los humanos. Estudió en Edimburgo, estuvo después en París y más tarde en Alemania. Bennet recomendó el aceite para el raquitismo, el reumatismo, la gota y la escrófula. Este texto estimuló los estudios y el consumo sobre este tipo de aceite.

Hacia mediados del siglo XIX se realizaron análisis químicos de los distintos tipos de aceite, determinando que el de color marrón claro era más terapéutico. De forma especial nos referimos a Ludovicus J. De Jongh que dio a conocer sus hallazgos en el libro Disquisitio comparativa chemico-medica de tribus olei jecoris aselli speciebus, quam, annuente summo numine, ex auctoritate rectoris magnifici…. Halló yodo, fosfato de cal, ácidos volátiles y elementos de la bilis.

Jongh viajó a Noruega con el fin de poder obtener el aceite más puro posible. De esta forma comenzó a comercializarse en toda Europa y a exportarse a los Estados Unidos el “Dr. Johngh’s light-brown Cod Liver Oil”. The most efficacious remedy for diseases of the chest, throat, debility, gout, rheimatism, rickets…”.

emulsion_scott_3 emulsion_scott_3r
Publicidad troquelada de Emulsión Scott (Colección Fresquet)

Sin embargo no pudo evitar el sabor y olor nauseabundo del preparado. En 1873 Alfred B. Scott vio la oportunidad de un nuevo negocio con la creciente demanda del aceite. En Nueva York comenzó a buscar con su socio Samuel Bowne una versión que tuviera mejor sabor. Mediante emulsión lograron un nuevo producto que cumplía con estos requisitos y que bautizaron como “Emulsión Scott”. La imagen de la marca era un hombre que llevaba un pez colgando en la parte posterior. En los ochenta ya se distribuía en toda América, Europa y Asia. En los primeros años del siglo XX era habitual que los niños tomaran una cucharada diaria de este aceite para tener un crecimiento saludable.

En 1879 la marca Scott y Bowne incluía las inciales PPP: perfecto, permanente y agradable al paladar. Las pequeñas gotas de aceite se cubrían con la glicerina que les confería el sabor dulce de ésta. Se vendía como un producto con el mismo paladar que la leche.

El hombre con el pez en la espalda apareció por vez primera en 1884 y se convirtió en marca registrada “Scott & Bowne” en 1890. En 1885 ya aparece publicidad de la Emulsión Scott en la prensa española:

“Emulsión de Scott de Aceite puro de hígado de bacalao con hipofosfitos de cal y de sosa. Es tan agradable al paladar como la leche. Posee todas las virtudes del aceite crudo de hígado de bacalao, más las de los hipofosfitos. Nutre y fortifica mucho. Además cura la tisis, cura la escrófula, cura la demacración, cura la debilidad general, cura el reumatismo, cura la tos y resfriados, cura el raquitismo en los niños. Es recetada por los médicos, es de olor y sabor agradable, de fácil digestión, y la soportan los estómagos más delicados. De venta en todas las boticas y droguerías. Scott & Bowne, Químicos.–Nueva York. Depósito general en España para la venta al por mayor, sres. Vicente Ferrer y Cía.– Barcelona” (La Ilusración Española y Americana, 8 de enero de 1885, p. 20).

Por estas fechas, en 1890, los franceses Armand Gautier y Louis Mourgues publicaron su trabajo Les alkaloides de l’huile de foie de morue. Lograron aislar la butilamina, amilamina, hexilamina, la dihidrolutidina, asellina y la morrhuina.

En la década de los noventa del siglo XIX Scott y Bowne poseían fábricas en Canadá, Inglaterra, España, Portugal, Italia y Francia. Su aceite procedía de las islas Lofoten, situadas por encima del círculo polar ártico.

emulsion_scottc
Tarjeta publicitaria de Emulsión Scott (Colección Fresquet)

Algún texto de materia médica de los mencionados al principio, como el de Peset Cervera, señalaban que Heyerdahl había encontrado ácidos grasos terápico y jecoleico. En 1912 el bioquímico Casimer Funk (1884-19678) acuñó el término vitamina para referirse a algún nutriente que faltaba en ciertas enfermedades como el beriberi, la pelagra, el escorbuto y el raquitismo. Se investigó entre otras sustancias el aceite de hígado de bacalao. Elmer McCollum y Marguerite Davis, en la Universidad de Wisconsin, demostraron la existencia de un nutriente esencial en este aceite: la vitamina liposoluble A. Más tarde la vitamina liposoluble D. El descubrimiento de las vitaminas supuso un nuevo empuje para la venta de este producto. En 1927 Casimir Funk y Harry Dubin cuando trabajaban para los laboratorios HA Metz patentaron un procedimiento de extracción de las vitaminas A y D del aceite. Se fabricaron así las tabletas “Oscodal”.

Más tarde se aisló el ergosterol, sustancia extraída del hongo ergot, como precursor de la vitamina D. Su exposición a los rayos solares la convierte en vitamina D. Sin embargo la emulsión Scott resistió y en los años cuarenta del siglo XX se anunciaba como fuente de vitaminas A y D naturales. La síntesis química de sustancia volvió a poner en peligro el mantenimiento en el mercado de la emulsión, pero ésta sobrevivió. No obstante, se constató que uno de los riesgos del excesivo consumo de este aceite podía conducir a la hipervitaminosis. La vitamina A no se procesa adecuadamente y se acumula en el hígado. pudiendo ser peligroso su uso en mujeres embarazadas y durante la lactancia.

En 1970 el médico danés Jorn Dyerburg estudió las dietas de los Inuit de Groenlandia y observó la baja incidencia en ellos de enfermedades coronarias. Se relacionó con el consumo de pescado. Esto abrió el camino a futuros estudios sobre los beneficios de los ácidos grasos omega 3. Los laboratorios Glaxo-Smith-Kleine, propietarios actuales de la patente de la Emulsión de Scott, volvieron a la ofensiva destacando las bondades de su producto en especial en lo que se refería a los efectos de los ácidos grasos Omega 3.

La emulsión Scott, pues, ha sobrevivido a sus creadores Scott y Beane que fallecieron en 1908 y 1910 respectivamente.

Bibliografía

–Bennett, J.H. (1841). Treatise on the Oleum jecoris aselli or Cod Ilver Oil. London: S. Highley

–De Jongh, L.J. (1843) Disquisitio comparativa chemico-medica de tribus olei jecoris aselli speciebus, quam, annuente summo numine, ex auctoritate rectoris magnifici…. Trajecti ad Rhenum, Eduard Fuhrl.

–Gautier, A.; Mourgues, L. (1890). Les alkaloides de l’huile de foie de morue. Paris, G. Masson.

–Peset Cervera, V. (1906), Terapéutica, materia médica y arte de recetar con hidrología médica. 2ª ed., 2 vols. Valencia, Imprenta de Francisco Vives Mora.

–Semba R.D. (2012). On the ‘Discovery’ of Vitamin A. Annals of Nutrition & Metabolism, vol. 61 (3): 192–198.  

Scott’s. About Scotts. Our story. Disponible en: https://www.scottskids.com/ph/our-story.html. Consultado el 15/2/2017.          

–Wendt, D. (2010). The Man with a Fish on his Back. Distillations. Chemical Heritage Foundation. Disponible en:https://www.chemheritage.org/distillations/magazine/the-man-with-a-fish-on-his-back. Consultado el 15/2/2017.

Aklilu Lemma (1934-1997)

Se ha incluido en la sección de Biografías y epónimos de historiadelamedicina.org la de Aklilu Lemma (1934-1997).

Se trata de un científico etíope que estudió ciencias en su país, un máster en Wisconsin y realizó el doctorado en la John Hopkins University de los Estados Unidos. Por entonces ya estaba preocupado por una enfermedad muy frecuente en su país, la esquistosomiasis. A su regreso observó a unas mujeres que lavaban la ropa en cursos de agua dulce con bayas de endod como sustituto de jabón. Se trata de una planta popular en África que crece en las zonas montañosas cuyo nombre científico es la Phytolacca dodecandra. También advirtió que en el lugar flotaban caracoles muertos. Relacionó ambos hechos: el uso de endod y los caracoles muertos. Dedicó gran parte de su vida a investigar el tema y en 1989 compartió con Wolde-Yohannes el llamado premio nobel alternativo (Right Livelihood Award. También trabajó en las Naciones UNidas y en UNICEF. Creó en su país un centro de Patobiología que lleva su nombre, ligado a la Universidad de Addis Abeba.

lemma

Cómo es y cómo funciona mi cuerpo: Libros para los niños

Traemos hoy dos libros para los más pequeños para que aprendan sobre la anatomía y fisiología del cuerpo humano. El primero se titula Pequeño doctor. De Azbukvarik Group y Susaeta ediciones para España (ISBN: 978-84-677-2546-9). Contiene los siguientes capítulos: “El esqueleto”, “La respiración”, “Los músculos”, “El corazón y la sangre”, “El cerebro y los nervios”, y “Las células”. Se trata de un libro interactivo con 73 preguntas para el niño, relacionadas con el texto y con varias opciones de respuesta. Para responder se utiliza el termómetro que acompaña al libro. Si se acierta, la nariz de Álex, el muñeco, se pone de color verde y el termómetro emite un sonido de victoria.

pequeno_doctor

pequeno_doctor_musculosEl segundo libro lleva como título El cuerpo humano. Ilustrado por Allan Sanders e ilustrado por Andy Mansfield, editado por Susaeta ediciones en España (ISBN: 978-84-677-3924-4). “Echa un vistazo de cerca al increible cuerpo humano y averigua qué ocurre bajo tu piel. Levanta las solapas para ver cómo funciona el cerebro, lo que lo mantiene en marcha, cómo crecen los bebés…” se señala en la contraportada.

Los capítulos que contiene son los siguientes: “¿Por qué somos tan diferentes?”, “¿De dónde venimos?”, “¿Cómo funciona mi cuerpo?”, “¿A dónde va la comida?”, “¿Qué hace mi cerebro?”, “¿Cómo veo y oigo?”, “¿Por qué no me siento bien?”, y “¿Cómo puedo cuidar mi cuerpo?”.

cuerpo_humano

cuerpo_humano_cerebro

Desigualdades en la vacunación infantil. Informe de la OMS

Según la OMS la inmunización previene cada año entre 2 y 3 millones de defunciones por difteria, tétanos, tosferina y sarampión. No obstante, si se mejorara la cobertura vacunal mundial, se podrían evitar otros 1,5 millones. Se estima que 19,4 millones de lactantes de todo el mundo aún no reciben las vacunas básicas.

“La inmunización previene enfermedades, discapacidades y defunciones por enfermedades prevenibles mediante vacunación, tales como el cáncer cervical, la difteria, la hepatitis B, el sarampión, la paroditis, la tos ferina, la neumonía, la poliomielitis, las enfermedades diarreicas por rotavirus, la rubéola y el tétanos”.

Este año la OMS ha publicado State of inequal Childhood immunization. Contiene (1) una introducción; (2) el contexto; (3) los métodos; (4) los resultados (estado de la desigualdad entre países, estado de desigualdad en los países –estatus económico del hogar, educación de la madre, lugar de residencia, por sexo– estado de desigualdad entre países prioritarios); (4) Discusión y comentarios, aparte de diferentes apéndices y algunas tablas complementarias.

desigualdad_inmunizacion

El informe se plantea dos preguntas: ¿Cuáles son las desigualdades en la cobertura de vacunación infantil en los países de ingresos bajos y medianos? y ¿cómo han cambiado las desigualdades en la inmunización infantil en los últimos 10 años? Para responder estas preguntas el estudio se basa en datos de cinco indicadores de inmunización infantil, desglosados por cuatro dimensiones de desigualdad que abarcan 69 países: por la situación económica del hogar, por la educación de la madre, por el lugar de residencia y por sexo. 

Las conclusiones de este informe indican que hay menos desigualdad ahora que hace 10 años. Se han realizado mejoras mundiales con patrones variables de cambio entre países y por indicador y dimensión de la desigualdad. La situación actual en muchos países demuestra que es necesario mejorar aún más para reducir las desigualdades. En particular, las desigualdades relacionadas con la situación económica de los hogares y la educación de la madre. Este informe se acompaña de imágenes interactivas electrónicas, lo que facilita una exploración exhaustiva y personalizable de los datos.

Noticias de interés

El avance de la medicina personalizada
“Trece años después de que se secuenciara el primer genoma humano, empiezan a emerger tratamientos increíbles para mutaciones concretas que podrían salvar a quienes se quedan sin opciones médicas”.

Fuente: Nanette Byrnes. Play Ground. MIT Technology Review

medicamentos

Hospital de la Santísima Trinidad (Salamanca)
José Almeida, médico y licenciado en Bellas Artes, ingresa en el Centro de Estudios Salmantinos con un discurso sobre el Hospital de la Santísima Trinidad.

Fuente: La Gaceta de salamanca.es

La Facultad de Ciencias de la Salud de Santo Domingo.
En 1945 se inauguró la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Santo Domingo.

Fuente: Entorno inteligente

Médicos tibetanos atenderán en Arica (Chile)
“Un grupo de médicos provenientes del Tíbet llegará a Arica en abril del próximo año para realizar atenciones de salud masivas y gratuitas.
La iniciativa, gestada en 2015 por parlamentarios chilenos y acordada con autoridades del Tíbet, busca paliar la falta de especialistas en una zona donde hay un profesional por cada 1.770 habitantes”.

Fuente: cooperativa.cl

Elizabeth Blackwell
Las primeras profesionales de la medicina en el mundo. Elizabeth Blackwell es considerada la primera mujer que logró ejercer la medicina en el mundo.

Fuente: El Litoral.com

China publica el primer libro blanco sobre medicina tradicional china
El pasado martes día 6 de diciembre el gobierno chino publicó su primer libro blanco sobre la medicina tradicional china.  En el mismo se detallan las políticas y medidas sobre su desarrollo y subraya su valor singular en la nueva era.

Fuente: Spanich.China.org.cn

El Museo Heojun. Historia de la medicina tradicional coreana.
Se trata de un museo de Seul, Corea del Sur, que guarda el legado de Heo Jun (1546-1615), un médico de la corte del reinado de Seonjo (r 1567 -. 1608) de a mediados de la dinastía Joseon de Corea.

Fuente: KBS World Radio