Rafael Mollá Rodrigo (1862-1930)

Se ha insertado en la sección de Epónimos y biografías de historiadelamedicina.org una nueva biografía, la de Rafael Mollá Rodrigo.

Nació en Vinalesa (Valencia) en 1862 y falleció en Madrid en 1930. Se formó en su ciudad natal durante el periodo que se conoce como “Edad de plata de la Medicina valenciana”. Obtuvo el doctorado en Madrid con la tesis Tallas y litotricias, y ocupó la cátedra de Patología quirúrgica de Valencia y, a partir de 1911, una de las tres que había en Madrid. Se le considera la figura en torno a la cual se constituyó la Urología como especialidad en Valencia. Contribuyó también a que así fuera en el resto de España. Entre sus publicaciones destacan Resumen práctico de diagnóstico y terapéutica médico-quirúrgica de las afecciones de las vías urinarias (Valencia, 1894), y las dos ediciones de Lecciones clínicas de Urología (Madrid 1913 y 1921). Publicó gran número de artículos en varias revistas y creó un centro operatorio en la zona de Chamartín, de Madrid.

Rafael Mollá Rodrigo, (1862-1930)

molla

Rafael Mollá Rodrigo, (1862-1930) en pdf

Anuncios

Asistentes al I Congreso Médico-farmacéutico regional, Valencia (1891)

Fotografía de los asistentes al I Congreso Médico-farmacéutico regional de Valencia (1891)

 

Fila superior: 1. Cabeza superior, Federico Ballester; inferior, 2 Esteban Sánchez de Santana. El que sigue, superior, 3, Antonio López Solano; el inferior, 4, Germán Rodríguez. 5. Lorenzo Colomer. 6, el inferior Rafael Pastor y el superior, 7, Enrique Slocker. 8. Peregrín Bayarri. 9. Daniel Ruiz. 10. Pedro Zaragozá. 11. Jaime Mur. 12. Carlos Masiá. 13, superior, Emilio Simó; inferior, 14, Ramón Alís. 15, superior, Alfredo Minué; inferior, 16, José Pérez. 17. Fernando Andreu. 18, superior, Abelardo Lloret; intermedio, 19, Juan López; inferior, 20, Juan Torres Babí. 21. Nicolás Sanchís. 22. Francisco Villanueva. 23. José Verdonces. 24, superior, Eduardo Vilar; inferior, 25, Antonio Bort Labastida. 26, superior, Pedro Yago; inferior, 27, Francisco Escolano Albert. 28, superior, José García Zahonero; inferior, 29, Adolfo Royo. 30. José Ávila. 31. Cándido Antolín. 32, superior, Alfonso Caparrós; inferior (cubierto con el sombrero). 33. Farmacéutico Corell. 34. Vidal Emo. 35. José Segarra. 36. Modesto Mas. 37. Adolfo Batlles. 38. Clemente Ramón. 39. Luis Viader. 40. Rafael Domingo. 41. Desconocido. 42. Pedro Chiarri Llobregat. 43. Miguel Domingo. 44. Simón Besalduch.

Fila 2ª: 1. Fernando Martínez. 2. Juan Martínez. 3. Pablo Colvée. 4 Mauro Comín. 5. Vicente Navarro. 6. Ramiro Ripollés. 7. Francisco Moliner. 8. Julio Magraner. 9. Bernardo Aliño. 10. José Aguilar. 11. Jaime Albiol. 12. Nicolás Ferrer y Julve. 13. Amalio Gimeno Cabañas. 14. Pedro Lechón. 15. Vicente Serrano. 16. José J. Dómine. 17. Rafael Salillas. 18. Desconocido. 19. Ramón Gómez Ferrer. 20. Julio Oltra. 21. Francisco de Borja Aguilar. 22. Tomás Marzal. 23. Antonio Cebolla Romero. 24. Francisco Bolinches. 25. Enrique Basora. 26. Casimiro Guillermoti. 27. Antonio López. 28. Ramón ClimentZimmerman.

Fila 3ª: 1. José Fernández. 2. Manuel Olmos. 3. Vicente Guillén. 4. J. Andrés y Fabiá. 5. Francisco Cantó. 6. Manuel Carreras. 7. Luis Artigues. 8. Eduardo Gómez. 9. Daniel Torres. 10. Isidro Osio. 11. Joaquín Vera. 12. Eugenio Casanova. 13. José Llorca. 14. Miguel Mas. 15. Manuel Porres.

Fila 4ª o inferior: 1. José Silvestre. 2. Francisco Navarro. 3. Tomás Blanco. 4. Francisco Cantó. 5. Antonio Torrero. 6. Felipe Farinós. 7. José García. 8. Desconocido. 9. Rafael Comenge. 10. Julio Ferri. 11. Faustino Barberá. 12. Luis Vidal. 13. Rafael Martínez Seguí. 14. José Quilis. 15. José Sanchis Bergón.

 

I Congreso Médico-farmacéutico, Valencia, 1891

 

Fila superior: 1. Ramón Alís. 2. Manuel Morellá. 3. Jaime Albiol. 4. Abelardo Lloret. 5. Vicente Barreda. 6. Desconocido… 7. Eugenio Casanova.

Fila 2ª: 1. Clemente Ramón. 2. Fernando Andreu. 3. Julio Oltra. 4. Pedro Zaragozá. 5. Jaime Mur. 6. Vicente Guillén. 7. Tomás Miguel. 8. Faustino Barberá. 9. Eduardo Vilar. 10. Juan Torres. 11. Francisco Villanueva. 12. Federico Ballester. 13. Pedro Yago. 14. Pedro Fuster. 15. José Antón.

Fila 3ª: Ramón Esplugues. 2. Fernando Martínez. 3. Francisco Sociats. 4. Bernardo Magraner. 5. Lorenzo Colomer. 6. José Machí. 7. Francisco Ballester. 8. José Fernández, médico militar. 9. Emilio Moreno. 10. Peregrín Bayarri. 11. José Sanchís. 12. Julio Ferri. 13. Arturo Ortigosa. 14. Antonio Muñoz. 15. Francisco Cantó. 16. Esteban Sánchez Santana. 17. Enrique Slocker. 18. Antonio López Solano. 19. Miguel López Romeu. 20. José Ávila, 21. José Segarra. 22. Pedro Chiarri Llobregat. 23. Antonio Cebolla. 24. Hay dos cabezas, y la superior es Luis Artigues; la inferior, 25, Rufino Ferrando.

Fila de los que están sentados: 1. Manuel Carreras. 2. Manuel Olmos. 3. Isidro Osío. 4. rafael Comenge. 5. Rafael Salillas. 6. Daniel Torres. 7. Amalio Gimeno. 8. Pedro Aliaga. 9. Bernardo Aliño. 10. Rafael Pastor. 11. Ramiro Ripollés.

 

 

El Instituto Médico Valenciano en 1915 (I)

El Instituto Médico Valenciano mantuvo durante el año 1915 el estilo y la actividad que había imprimido Manuel Martí Sanchis a la Corporación. Siguió creciendo el número de socios y se habían integrado no sólo los farmacéuticos sino que también lo hicieron los veterinarios. Esto supuso un alivio en el tema económico que siempre fue crónico. Continuó la mejora de la Biblioteca y las clases de francés y de alemán.

Respecto a las conferencias, hubo menos que el año anterior. Al Instituto se le escapó la posibilidad de patrocinar el curso que impartió el jesuita Eduardo Vitoria, del Laboratorio Químico del Ebro (posteriormente de Sarriá), por cuestión de días. Finalmente contribuyó a las conferencias, que se celebraron en el Paraninfo de la Universidad.

Llama la atención que la primera conferencia del año corriera a cargo del Dr. Molinér Nicolás, que fallecía pocos días después en Madrid. El Director del Instituto, Dr. Martí, fue el encargado de presidir la comisión que se formó para organizar los homenajes al Dr. Moliner y para erigir un monumento en su memoria por suscripción popular. Las reuniones se celebraron en la sede del Instituto.

A continuación se refleja la actividad del Instituto en 1915 a través de lo recogido en las Actas.

2 de enero de 1915, Junta general

El Sr. Albert solicitó que se hiciera constar la ciudad de residencia de los socios corresponsales. Se acodó que se tuviera en cuenta desde entonces.

Se propuso como socios corresponsales a los Sres.  Jaime Ausiró (Alcublas), Isidro Benlloch (Benaguacil), Carlos Berzal Martín (Requena), Rafael Candel Aparicio (Alendia), José Casanova Ramos (Sagunto), Jaime Codina (Játiva), Vicente Colomer Beneito (Bocairente), Juan Escribá Talens (Carcagente), Vicente Espí Casanova (Silla), Eduardo Ferrandis (Sollana), José Ferrer (Sagunto), Jerónimo Jaime Cerca (Ademuz), Fausto Lanuza (Chica), Alfredo López (Paterna), Evaristo Meliá Bisquert (Chiva), Bernardino Morviedro Romero (Venta del Moro), Bernardo Morales (Burjasot), Braulio Moscardó Moscardó (Villanueva de Castellón), Tomás Navarro (Masamagrell), Vicente Palop Aparicio (Enguera), Miguel Pallarés (Sagunto), José Pascual Blanco (Canales), Joaquín Pérez Llatas (Silla), Antonio Peidró Fillol (Turis), José Pi Soriano (Requena), Fernando Posada Ibáñez (Caudete), Mariano Puig (Gandía),  Vicente Querol Ferrer (Catadau), Alfredo Rabanal (Villalonga), Enrique Ripoll Monerris (Buñol), Ramón Rodríguez Marín (Benaguacil), Casimiro Rubio (Puzol), Luis Sainz (Cullera), Victoriano Sánchez Díaz (Jarafuel), Ricardo Sanegre Roig (Onteniente), Valentín Sarrió Valles (Ollería), Vicente Saval (Llombay), Salvador Serra Franco (Requena), Alfonso Teferizo (Montserrat), Camilo Tormo (Oliva), Julio Valiente (Tabernes de Valldigna).

El Presidente preguntó a qué sección del presupuesto se destinaba la subvención del Ayuntamiento. El Sr. Albert propuso que fuera para la Biblioteca, que tan necesitada se encontraba. El Presidente señaló que si se se aplicaba a la sección de ‘Imprevistos’, podía ir a la Biblioteca y también podría servir para hacer frente a cualquier contingencia que pudiera presentarse. Así se acordó.

El Sr. Albert expuso que a su juicio el acuerdo de aumentar el sueldo al oficial de Secretaría debía haber sido presentado como proposición firmada por tres socios, según el Reglamento. El Presidente le contestó que ante la propuesta sólo hubo unanimidad en la respuesta y que si alguien hubiera dicho algo en contra se hubiera seguido el procedimiento.

El Sr. Aranda dijo que él, junto con Martí Pastor y Enrique Gay, presentaban la propuesta en estos términos: “Los que suscriben proponen a la Junta el aumento de sueldo al oficial de Secretaría por su aumento de trabajo en la sección de Farmacia”.

El Sr. Sarrió preguntó si el aumento se pagaría de la subvención del Ayuntamiento o de los fondos de la Corporación. El Sr. Albert contestó que se habló de gratificación y que sólo era para un año. El Sr. Presidente aclaró lo dicho por Albert en los mismos términos.

El Presidente señaló que el Reglamento marcaba que había que nombrar una comisión para revisar las cuentas del año anterior. Se propuso para ello a Olmos, Castañer y Algarra. Como había un saldo superior a 400 pesetas, propuso que se ingresara en la Libreta de la Caja de Ahorros.

La Presidencia informó de que el Círculo Liberal de Algemesí había solicitado al Instituto que sus socios organizaran unas conferencias científicas en su local. Se aceptó y el último domingo del año tuvieron lugar. Hernández Martí habló sobre puericultura, Perales sobre el alcoholismo, Cuello sobre Higiene pecuaria, Torrens sobre las aplicaciones del Radium, Barberá sobre las infecciones propagadas por las moscas, y el Presidente sobre Laboratorios municipales. Los miembros del Instituto fueron muy bien recibidos y tratados en Algemesí y se les agradeció mucho el esfuerzo realizado.

Se informó de la recepción de una carta del Sr. Perales en la que presentaba su dimisión del cargo de Secretario general por motivos de trabajo y de salud. El Presidente dijo que se reunió con la Junta directiva y se comisionó al Dr. Torrens para que visitara a Perales para rogarle que desistiera de su propósito. Perales envió después otra carta en la que, vista la petición que le habían hecho sus compañeros, retiraba su carta de dimisión. Sarrió y Albert pidieron una explicación del asunto y les contestaron Torrens, Barberá, Ferrer y el Presidente.

La Junta se congratuló de la decisión del Dr. Perales de retirar sus dimisión.

21 de enero de 1915, Junta general

El Presidente dio cuenta del fallecimiento del Dr. Moliner y después de hacer un resumen de sus trabajos en pro de la ciencia y de la humanidad, propuso que se levantase la sesión en señal de duelo y que constara en acta el sentimiento de la Corporación por tan sensible pérdida.

23 de enero de 1915, Junta general extraordinaria

El Presidente informó de que en nombre del Instituto había asistido al traslado de los restos del Dr. Francisco Moliner y Nicolás desde la Estación a su Clínica. Propuso que se convocara para el día siguiente a todos los socios en el Instituto para asistir al entierro y que el martes próximo se celebraría una misa en la antigua Iglesia de San Juan del Hospital.

Se admitió a los socios propuestos en la sesión anterior. También se acordó pasar a residentes a los Sres. Porfirio Ruíz y Saturnino Villarroya.

Se acordó archivar los recibos a cargo del Ateneo Escolar correspondientes a diciembre de 1913; enero, febrero, marzo y abril de 1914, por disolución de la Asociación. Asimismo, los del alquiler al Colegio de Farmacéuticos por haberse convertido en Socios. De la misma forma los de otras personas que se habían dado de baja (José Izquierdo Tamarit, Ramiro Ruíz, José García Royo, y Gregorio Ceijas).

Se dio lectura al dictamen de la comisión que debía revisar la situación económica de 1914. Había un efectivo metálico de 2.861,96 pesetas, por lo que felicitaban a los responsables por la buena gestión realizada. Se aprobó el dictamen.

Se informó de que la Diputación había denegado la subvención solicitada.

Se habló de la solicitud que había realizado la Asociación de Maestros. Algunos estuvieron de acuerdo y otros que no se podían distraer fondos cuando la Biblioteca se encontraba necesitada. Finalmente se acordó no acceder a los solicitado por la Asociación.

6 de febrero de 1915, Junta general

Se aprobó la propuesta de socios de la sesión anterior.

Se admitió como socio residente a Francisco Rodríguez González Fornos.

Se propusieron para residentes a los Sres. Juan Rodríguez Sanz y José Giménez Pou, licenciados en medicina.

El Presidente informó de que se habían recibido dos memorias para los premios. Una trataba de la Fiebre melitense en las cabras y la otra sobre la topografía médica de Biar. Se nombraron las comisiones para analizar y evaluar los trabajos: Orensanz, Colvée y López Moreno para la primera y los Sres. Torrens, Sarrió y Fernández Martí, para la segunda. Se aprobó.

Se leyó un oficio de la Comisión organizadora del homenaje al Dr. Moliner para reunirse en los locales del Instituto. El Presidente informó de que había accedido. En la misma se nombró presidente al del Instituto y se acordó dirigirse a todos los centros y sociedades para que abriesen una suscripción entre sus socios con objeto de contribuir a la construcción de un monumento que estaba en proyecto.

Se acordó abrir una suscripción entre los socios del Instituto.

El Secretario leyó la lista de los libros y folletos que habían entrado en la Biblioteca desde noviembre de 1914. A propuesta del Dr. Alcober se acordó que dar las gracias a los donantes y el Presidente se congratuló de la recepción de los fondos referidos que contribuían a la prosperidad de la Biblioteca.

6 de marzo de 1915, Junta general extraordinaria

Se propuso como socios residentes a los Sres. Adolfo Rincón de Arellano, jefe del Laboratorio de Sanidad militar; Mariano Ximénez del Rey, médico; Mariano Lagarda Miralles, médico; Francisco González Beltrán, médico; Francisco Moliner Aliño, médico.

Se aprobaron las propuestas de socios presentados en la sesión anterior.

Se informó de que el Dr. Mollá había remitido un ejemplar del discurso que leyó en el acto de recepción como académico de la Real Academia de Medicina, de Madrid, y que el Sr. Pujiula había enviado un ejemplar de su tratado ‘Observaciones a la teoría de los estatolitos vegetales’.

Se acordó felicitar al Dr. Mollá.

Para redactar el programa de premios para 1916 se nombró a Antonio Casanova Ciurana, Eduardo Pérez López y José Orensanz Moliné.

Se acordó dejar sobre la mesa el proyecto de cooperativa redactado por el Dr. José Moltó y los cursos de ampliación de estudios médicos del Dr. Chabás.

13 de marzo de 1915, Junta general extraordinaria

Se aprobó el ingreso de los socios propuestos en la sesión anterior.

El Presidente informó del fallecimiento de José Fernández Mateu, profesor de idiomas de la Corporación. Propuso que constara en acta el sentimiento de la Corporación. Como consecuencia de este fallecimiento era necesario buscar a alguien que le reemplazara. Los que seguían el curso de alemán propusieron dejarlo por este curso. Respecto a los de francés se acordó que buscaran ellos a una persona que le sustituyera.

Se leyó una carta del Dr. Salvat protestando por el atentado que fue víctima el Dr. Villanueva en el ejercicio de su profesión.

Se leyó después el programa de premios propuesto por la comisión que a tal efecto se nombró. Se solicitó aumentar la cuantía del premio de la topografía a 2.000 pesetas a expensas del accésit, que se quedaría en 500 pesetas. A cambio se exigiría que en la topografía se añadiera información sobre minerales, vegetales y animales de la zona y que se acompañara de planos y fotos. El Sr. Pérez López señaló que debía puntualizarse que las referencias a plantas, animales y minerales era a especímenes característicos y no vulgares. La presentación de estos materiales añadiría mérito al trabajo, aunque no se dejarían de tener en cuenta los que no lo adjuntaran.

El Sr. Herráez propuso que se indicara que se trataba de hacer ‘geografías médicas’; con el tiempo se tendría información de toda la región. El Presidente señaló que hacía falta pensar estas propuestas con calma y que, de momento, quedaba tal como lo proponía la comisión.

Se leyó después el proyecto de cooperativa del Sr. Perales y se indicó que debían estudiarse muchos puntos detenidamente y armonizarlos con los códigos de comercio, ley del timbre, sociedades anónimas, etc. El Sr. Pérez López preguntó si los administradores tenían sueldo. Se le contestó que sólo los dependientes.

Se acordó crear una comisión para estudiar el mencionado proyecto: Moltó, Trigo, Orensanz y Perales, presididos por el el Dr. Martí.

20 de marzo de 1915, Junta general extraordinaria

El Sr. Sarrió comunicó que, reunidos los alumnos del grupo de francés, acordaron que el nuevo profesor fuera Francisco Villameyre, con un haber de 37,5 pesetas mensuales. Se acordó.

La Presidencia informó de que, reunida la comisión que debía juzgar la Topografía de Biar, acordó otorgarle el premio Röel. Respecto al trabajo sobre la ‘Fiebre melitocócica’, la comisión que la estudió, también decidió que se le diera premio. Se dejaron las memorias sobre la mesa por si algún socio deseaba consultarlas.

Se informó de que se había cobrado el primer trimestre de la subvención concedida por el Ayuntamiento.

La presidencia expuso la situación precaria en la que se encontraba el compañero no socio Pedro Ballester y las gestiones fracasadas de la Sección de beneficencia del Instituto de encontrarle un puesto de trabajo en la Diputación. Preguntó a la Junta si el apoyo que se le debía prestar debía hacerse de forma oficial o particular.

El Sr. Perales se mostró partidario de no hacerlo de forma oficial porque de este modo surgirían nuevos casos. Habló a continuación el Sr. Calatayud, que fue al que visitó el interesado en busca de ayuda. Señaló que él se adheriría a lo acordado por el Instituto y que no tenía ningún compromiso personal con el Sr. Ballester. Albert y Alcober manifestaron adherirse a lo propuesto por Perales.

El Presidente dijo que, como se trataba de un asunto particular, no procedía seguir discutiendo el tema, aunque lo que se hiciera en favor del Sr. Ballester se le comunicara.

27 de marzo de 1915, Junta general

Se volvió a hablar de las memorias presentadas a premio. Aprobados los dictámenes de las comisiones se abrieron las plicas, resultando ser los autores D. Jenaro Millán Gil (de ‘Fiebre melitocócica’) y D. Marino Herráez Garcia (de ‘Topografía médica de Biar’).

El Presidente los nombró socios honorarios y señaló que al Premio Röel le correspondían 1.500 pesetas, medalla de plata y la publicación del trabajo.

1 de mayo de 1915, Sesión apologética

El Secretario general dio lectura a los artículos del Reglamento relativos al caso, al Programa de Premios y a los dictámenes emitidos sobre las memorias premiadas. Se felicitó a Jenaro Millán por su trabajo ‘Fiebre melitocócica. Estudio, etiología y profilaxis, especialmente en Valencia y su provincia’, y al Dr. Harráez García por su ‘Topografía médica de Biar’. El Presidente dio la enhorabuena a los premiados, los recibió como socios de honor del Instituto  y les invitó a seguir trabajando.

A continuación el Dr. D. Faustino Barberá impartió su discurso. Recordó que hacía 37 años el Instituto le confirió también el mismo honor de ser el responsable del discurso apologético. Recordó a Serrano Cañete, Félix Pizcueta, Pedro Lechón y Vicente Guillén que aquel día habían sido espectadores y hoy ya habían fallecido. Recordó también la situación de guerra en la que se encontraba Europa. “Estableció que la guerra no es enemiga del progreso, antes le abre paso, ya por los esfuerzos que supone en preparación sabia como también los cambios sociales que son su consecuencia” Se ocupó después de la figura de Mosen Manuel Díez, del siglo XV, autor de varios trabajos sobre veterinaria. Aprovechó la ocasión para reivindicar la presencia de la historia de la medicina en todas las facultades de medicina españolas, como lo estaban el resto de especialidades, la única de manera de construir la Historia de la medicina española.

Terminó el acto el presidente, Sr. Martí Sanchis, que dedicó un recuerdo a los socios fallecidos Dr. Moliner y Dr. Villanueva.

8 de mayo de 1915, Junta directiva

Se informó de la adquisición de la Lámina de la Caja de Ahorros.

El Presidente dio cuenta de haber invitado al Dr. Gómez Ferrer a dar una conferencia sobre el hospital de niños. También informó de una invitación de la Real Academia de Medicina al Instituto para participar en un homenaje necrológico al Dr. Villanueva. Se nombró al Dr. Vicente Carsí para que representara al Instituto.

También se informó de haber recibido una invitación para participar en el Día de la Flor para recoger fondos con destino a los pobres tuberculosos. Se acordó llevar el tema a Junta general.

8 de mayo de 1915, Junta general ordinaria

Se admitieron en concepto de reingresados a los socios José M. Quilis Cortell y Alfredo Ibáñez Algarra. Se propuso como residentes a José Ejarque Villar, licenciado en Farmacia, Julio Rius, farmacéutico y Juan Tudela Pérez, médico, y a Julio Ferrer Peiró e Isaías Aspas, ambos farmacéuticos, como corresponsales.

Se informó de la invitación para participar en el Día de la Flor y se acordó abrir una suscripción.

Se leyó la lista de libros, folletos y demás impresos que se habían recibido en la Biblioteca desde el 6 de febrero de 1914. Se acordó dar las gracias a los donantes.

Se acordó la impresión del trabajo ‘Monografía médica de Biar’.

19 de mayo de 1915, Junta directiva

Se leyó un oficio de la Real Academia de Medicina en el que solicitaba el nombramiento de un nuevo representante ya que el Dr. Carsí representaría al Cuerpo de Sanidad Municipal. Atendida la petición, se nombró a José Rodrigo Pertegás.

Se acordó estudiar si se podría hacer una petición al Sindicato de la Fundación Röel para que autorizara invertir en mejoras del Instituto los intereses devengados, ya que existía falta de calidad en los trabajos que se presentaban a los premios.

El Presidente manifestó que la señora del Alcalde, presidenta de la Junta de damas para allegar recursos con destino a la Liga antituberculosa, para que el Instituto le prestase apoyo. Se le ofreció la relación de socios del Instituto encabezada con el donativo del Presidente, con objeto de que fueran invitados a su domicilio.

El Sr. Perales recordó que estaba pendiente la colocación de la placa donde estuvo el primer Jardín Botánico, tema que se acordó en Junta hacía ya mucho tiempo. Se comisionó al Dr. Barberá y Trigo a que dispusieran lo necesario para llevar a cabo la colocación de la placa.

5 de junio de 1915, Junta general ordinaria

Fueron admitidos los socios propuestos en Junta anterior.

Se nombró a Ricardo Albert Prósper para que elaborara el discurso apologético de 1916.

El Presidente informó de que se había nombrado al Dr. Rodrigo Pertegás para que representara al Instituto en la sesión necrológica en honor de Francisco Villanueva Esteve. Se invitó a los Sres. socios a que acudieran a dicho acto.

Se informó haber recogido 200 pesetas con destino a un sanatorio para tísicos pobres, cantidad nada despreciable teniendo en cuenta el número creciente de peticiones de este estilo.

Torrens, Trigo y Barberá informaron de haber remitido a la Sra. del Alcalde gran cantidad de flor que tenían en sus jardines, que agradeció por carta. Asimismo, el Alcalde visitó al Presidente para darle las gracias por la colaboración del Instituto en el día de la Flor.

27 de septiembre de 1915, Junta directiva

El Presidente dio cuenta del feliz resultado que alcanzó la suscripción abierta entre los socios del Instituto para allegar recursos en la cuestión organizada por la Junta de damas del Sanatorio antituberculoso de la Malvarrosa.

Se rogó al Dr. Barberá que informara de cómo se hallaban los trabajos referentes a la colocación de la lápida en la casa donde estuvo el primer Jardín Botánico de Valencia. Éste contestó que todavía no habían terminado su trabajo.

Se informó de que el Dr. Rodrigo Pertegás leyó un ‘precioso trabajo’ en el acto en homenaje al Dr. Villanueva, en representación del Instituto. Se acordó felicitar al Dr. Rodrigo Pertegás y darle las gracias.

El Presidente informó de que el oficial de Secretaría había atendido el Instituto en el periodo de vacaciones y había hecho un catálogo topográfico de las obras de la Biblioteca así como un índice de las mismas. El Bibliotecario Sr. Alcober felicitó al Sr. Viché y se congratuló de los trabajos realizados por éste, que se encargó personalmente de supervisar.

Se llamó al Sr. Viché para agradecerle directamente la labor realizada.

Se habló también de que el Conserje no había cumplido bien los servicios que se la habían encomendado para las vacaciones. De palabra, la Junta directiva le había hecho una serie de consideraciones para que las tuviera en cuenta.

Se acordó poner un buzón con llave para que fueran depositadas allí las revistas que llegaran por correo ya que se estaban extraviando muchos números. La llave la tendría el oficial de Secretaría. También se le encomendó que respondiera de la Biblioteca. El horario sería de 16,30 a 20 horas todos los días laborables.

Se acordó que no figuraran en el escalafón los socios residentes que debieran más de cinco recibos y a los corresponsales que adeudaran más de una anualidad. El Secretario quedó encargado de escribir a los socios que tenían mensualidades pendientes de pago.

Se acordó proponer clases de alemán y de francés, 1º y 2º de cada idioma desde el 1 de octubre al 15 de junio para el curso 1915-16.

Se acordó felicitar a José Ferraz Penelas por su nombramiento de alcalde de la ciudad.

2 de octubre de 1915, Junta general

Se propusieron como socios reingresados a José Llistar Chiva, de Alboraya; Luis Aldás Torres, de Villalonga; y como residente a Luis Torres Ibarra.

Se propuso como socios residentes a los farmacéuticos Agustín Trigo Miralles y Juan B. Reig, y para corresponsales a Juan Martínez de Pons, médico de Gandía.

Se propuso como residentes a los farmacéuticos Francisco Gay Lloveras y Tomás García Marín.

Se propuso para corresponsales a José Llistar Castany, médico de Alboraya; José M. Martí Lacueva, médico de Ayora; y Eduardo Miguel, farmacéutico de Torrente. Para residentes a los médicos Alejandro García Brustenga, Rafael Vilar Sancho y Olegario Chapa Giner.

Se habló después de aplicar el Reglamento a los Sres. socios que debían varios recibos.

Se acordó dos clases de cada idioma (alemán y francés) para el curso. Los profesores serían Francisco Villameyre, para francés y Guillermo Zeppenfeld para alemán.

Se acordó celebrar la apertura de curso el día 16 de octubre.

Se informó de la brillante representación que hizo el Dr. Rodrigo Pertegás del Instituto en el acto homenaje al Dr. Villanueva organizado por la Real Academia de Medicina.

Quedó enterada la Junta de que para el bienio 1916-17 el Instituto tendría representación en la Junta provincial del Censo electoral.

El Presidente animó a los presidentes de las Secciones a que no decayeran en la realización de actividades científicas.

18 de octubre de 1915, Junta directiva

El Presidente recomendó la colocación de la Lápida del Botánico a los comisionados.

Se informó de haber felicitado al nuevo alcalde, Sr. Ferraz.

El Presidente abrió el debate sobre los horarios de las clases de idiomas. La propuesta de Alcober de martes, jueves y sábado, primero la clase de 1º y después la de 2º, para francés, se aprobó. Para alemán, los lunes, miércoles y viernes, también la primera hora para 1º y la segunda para 2º. Se aprobó. Se propuso y acordó regalar a los socios que las quisieran, los sobrantes de las Memorias impresas.

Se informó de la amonestación al Conserje.

Se acordaron los detalles de la sesión inaugural: 1.- Lectura de la memoria por el Secretario. 2.- El Dr. Desfilis, discurso 3.- Lectura de las bases de los premios. 5.- Discurso de la Presidencia. Se acordó que se celebrara el próximo sábado a las 18,30 horas y que se asignara en concepto de honorarios al profesor de alemán, 60 pesetas mensuales, y al de francés, 50.

23 de octubre de 1915, Sesión inaugural

El Secretario general, Julio Perales, leyó la ‘Reseña histórica de la Corporación desde 1913 hasta la fecha’. Hizo constar las crisis que atravesó el Instituto en el año 1913, y el resurgimiento inmediato de la Corporación gracias a las energías de los más antiguos socios. Informó de la reforma del Reglamento y del Estatuto. Se refirió también a los trabajos científicos y de divulgación científica, así como los internos y económicos que se habían desarrollado. Manifestó el estado próspero en la que se encontraba el Instituto, con el aumento de las obras de la Biblioteca y de la Hemeroteca y las cantidades reservadas para los premios.

A continuación el Dr. Desfilis leyó su discurso sobre ‘Diagnóstico precoz de la tuberculosis pulmonar crónica’ [en las actas figura una reseña amplia de la conferencia].

El Presidente terminó el acto haciendo referencia a los trabajos desarrollados por los socios del Instituto y mencionó en este sentido al Dr. Perales. Enumeró después los trabajos preparados por las diferentes secciones y agradeció a los Dres. Desfilis y Perales que se distinguieron el curso pasado. También dio las gracias a los representantes de las corporaciones, a los estudiantes y a la prensa profesional y política por su presencia en el acto.

6 de noviembre de 1915, Junta general ordinaria

Se admitieron los socios propuestos en la anterior Junta.

El Presidente se congratuló de la solemnidad y brillo de la sesión inaugural.

Se acordó fijar los honorarios de los profesores de alemán y francés.

Se informó de la conferencia impartida por el Dr. Pérez Feliu el día 5 y que, en vista de la importancia de los sanatorios antituberculosos, se invitaba a los interesados a concurrir el día 9 a una visita al Sanatorio de la Malvarrosa.

Se leyó el telegrama que el Mayordomo Mayor de Palacio había remitido contestando al del Instituto en el que se pedía el indulto al reo de Alcira.

Se aprobó el pago de facturas.

Se acordó agradecer al alcalde el pago del tercer trimestre de la subvención.

Se informó de la dimisión del Dr. Moltó como presidente de la Sección de beneficencia por carecer de proyectos. Tras discusión, se aprobó aceptarla.

Se informó de la recepción de varias obras para la Biblioteca.

El Presidente dio cuenta de las gestiones que estaba realizando para que el Dr. Vitoria impartiera un curso sobre ‘Química moderna’ en el Instituto. Estaba a la espera de encontrar un local más amplio para las conferencias e informó de que los gastos suponían 1.250 pesetas, que incluían la publicación.

Como no se encontraba presente el Tesorero para conocer el estado de cuentas, se acordó aplazar la decisión para una próxima Junta.

Se informó de que el Dr. Mariano Barrero solicitaba al Instituto la cantidad de 52 pesetas para poder sacar sus muebles de las Estación de ferrocarril. Discutido el tema, se acordó hacer una cuestación para entregársela al interesado.

Se acordó nombrar presidente de la Sección de Beneficencia a José Rodrigo Pertegás; secretario de la misma, Mariano Ximénez del Rey y vicepresidente a Tomás Alcober Alafont.

13 de noviembre de 1915, Junta extraordinaria

Se informó de que las gestiones sobre el curso de química se habían suspendido por haber transcurrido mucho tiempo. El Sr. Vitoria había accedido a la invitación formulada por otra Corporación de la ciudad en los mismos términos.

20 de noviembre de 1915, Junta directiva

Presidencia del Dr. Torrens

El Secretario informó de las gestiones para que los Sres. Iranzo de Zaragoza; Ocaña y Maestre, de Madrid, vinieran a Valencia para dar conferencias en el Instituto. Estaban dispuestos a hacerlo sin retribución. El Dr. Mollá también se ofreció para dar una conferencia durante uno de sus viajes a Valencia.

Se discutió el tema y se acordó continuar en una próxima sesión, porque sería mejor que los conferenciantes vinieran en periodo lectivo para que pudieran asistir los estudiantes.

27 de noviembre de 1915, Junta directiva

El Presidente propuso, y se aprobó, nombrar socio de mérito al Dr. en Ciencias Eduardo Vitoria Miralles, por las notables conferencias sobre vulgarización química que habían tenido lugar en el Paraninfo de la Universidad.

4 de diciembre de 1915, Junta general ordinaria

Se propuso como socios residentes a Jesús Vidal Martínez (médico) y Andrés Goerlich Candela (médico), y como socio corresponsal a Manuel Ballester Ferrer, farmacéutico.

El Presidente agradeció al Sr. Alcober que diera su conferencia sobre ‘Previsión médica’.

El Presidente dio cuenta de haber entregado al Centro Escolar y Mercantil la cantidad de 50 pesetas en concepto de contribución a las conferencias del Dr. Vitoria. Se aprobó.

El Presidente informó de haber nombrado socio de mérito al Dr. Vitoria por haber regalado ejemplares de todas sus obras y comprometerse a enviar al Instituto las que en un futuro publicara, así como por haber dedicado una conferencia a la clase médica. La Junta rectificó el acuerdo de la Junta directiva en este sentido.

Se leyó una carta en la que el ‘Eco Médico Quirúrgico’ de Valladolid ofrecía enviar la publicación. Se leyó otra del Comandante de Marina solicitando se contribuya a la suscripción abierta en favor de las familias de los náufragos del último temporal.

Se leyó el proyecto de presupuesto de los gastos que podían ocasionar las conferencias previstas. Se acordó formar una comisión compuesta por los Sres. Trigo, Perales, Pérez Feliu, Calvo y Vila Belda para que estudiaran todo lo concerniente a dichas conferencias.

Se acordó que constara en acta el sentimiento de la Corporación por el fallecimiento de D. Manuel Rodríguez.

14 de diciembre de 1915, Junta extraordinaria

Se aceptaron los socios propuestos en la sesión anterior.

La Comisión formada para organizar las conferencias científicas emitió su opinión en el sentido de que éstas debían ser publicadas y que podían o no diferenciarse los asientos que ocupuran los socios. La Corporación aprobó lo sugerido por la comisión y acordó invitar a un solo conferenciante para ensayar lo que debía de hacerse en las sucesivas.

Se leyó un oficio del Centro Escolar y Mercantil agradeciendo la colaboración prestada por el Instituto.

El Presidente informó de que los veterinarios de la Junta de la Sección habían dimitido para nombrar otra compuesta por socios. Preguntó si se se prescindía de sus cuotas. Se acordó aceptar por las condiciones especiales en que se encontraban los Sres. que constituían la Junta de la Sección de Veterinaria.

El Sr. Reig Pastor comunicó que había descubierto un nuevo tratamiento de la viruela por medio de la urotropina. El Presidente dijo que, dada la importancia del asunto, se dejaba para una sesión científica.

21 de diciembre de 1915, Junta extraordinaria

Tras quedar el presupuesto para 1916 sobre la mesa durante ocho días y nadie haber realizado ninguna observación, quedo aprobado.

Reig Pastor se ocupó de las altas y bajas de algunos veterinarios y preguntó si tenían su Colegio en el local del Instituto. El Presidente contestó que no. El Sr. Reig Pastor mostró un diario en el que se convocaba a una reunión del Colegio de veterinarios en los salones del Instituto. Apoyándose en ello solicitó que abonaran las cuotas de alquiler. Se tomó en consideración lo solicitado por el Dr. Reig.

 

[Estas anotaciones se han podido realizar gracias al Proyecto de Investigación del Ministerio de Educación, HAR2008-04023].

El Instituto Médico Valenciano en 1898

El año 1898 fue para España el año del desastre. Peregrín Casanova, entonces presidente del Instituto Médico Valenciano, en el discurso del habitual Acto conmemorativo anual, señalo que ‘el Instituto comparte la serie de desgracias que afligen a nuestra Patria…’

Podemos afirmar a la luz de los datos que poseemos, que la actividad del Instituto durante ese año se mantuvo en mínimos. Se encontraba en la etapa en la que comenzaban a constituirse los colegios de médicos provinciales. En Valencia, quien ostentaba esa representación oficial todavía seguía siendo el Instituto. Recordemos que se fundó en 1841 con el objetivo de tomar acciones para la unión y fraternidad médicas, es decir, la defensa de los intereses profesionales. Con el fin de reforzarlo, sus fundadores tuvieron la idea de iniciar un proceso de rescate histórico de las figuras de la medicina valenciana y española. Según ellos, recuperarlos del olvido como una manera de recobrar la dignidad que se había perdido. Esto confirió a la institución una de sus características peculiares: su gran interés por la historia de la medicina. No cabe duda de que la larga tradición historicomédica valenciana debió influir en este hecho. El enfoque romántico del principio fue sustituido con el tiempo por otro más cercano a nuestra visión actual de la historia. Por último, otra característica del Instituto que despuntó muy pronto, fue su actividad científica caracterizada por las conferencias y discusiones, la emisión de informes técnicos, la difusión médica a través de publicaciones propias, la formación de una biblioteca e intercambio de monografías, folletos y revistas con otras instituciones nacionales y extranjeras.

Al final de siglo el Instituto acabó desmembrándose en dos: los que sólo se interesaban por cuestiones profesionales y los que deseaban que siguiera su funcionamiento habitual. Esta situación se inició hacia 1894, pero fue en 1898 cuando comenzaron a tomarse decisiones.

A continuación resumimos los principales contenidos de las reuniones que tuvieron lugar a lo largo de ese año.

5 de Enero de 1898, Junta directiva
Lo más destacable fue que Vicente Peset renunció a la propuesta de ser vicepresidente del Instituto.

29 de enero de 1898, Junta general ordinaria
No se trataron asuntos de interés

23 de febrero de 1898, Junta directiva
Destacó la elección de las
-comisiones que habían de escoger los temas para el próximo concurso de premios
-comisiones que debían juzgar las memorias presentadas

A título de curiosidad, ante la petición que hizo lo Rat Penat de pedir una cantidad para sufragar los gastos de la copia de la senyera que se deseaba enviar a los compatriotas de Buenos Aires, se decidió donar 25 pesetas que, en una reunión posterior, se incrementó a 35.

28 de febrero de 1898, Junta general ordinaria
En esta Junta Pedro Lechón propuso felicitar al presidente del Instituto por haber sido nombrado decano de la Facultad de Medicina y, al Sr. Nicolás Ferrer y Julve, por haber sido nombrado Rector de la Universidad de Valencia.

Se leyó una carta remitida por el Secretario general del Congreso de Higiene y Demografía, que se celebraría en Madrid en el mes de abril, solicitando al Instituto que nombrara representante. Se acordó que fuera D. Constantino Gómez Reig, catedrático de la Facultad y compañero del Instituto.

22 de Marzo de 1898, Junta directiva
Se trataron diversos asuntos económicos
Se acordó suscribirse a la revista ‘Recherches … médicales ‘ del Dr. Hayem.

22 de Marzo de 1898, Junta general ordinaria
Se dio lectura de los temas elegidos para el concurso de premios:
-Medicina: Valor del tratamiento seroterápico de la difteria fundado en observaciones propias
-Cirugía: Diagnóstico y tratamiento de los quistes hidatídicos del hígado
-Ciencias aplicadas y farmacia: Utilización de los despojos públicos y de las aguas de alcantarilla
-Asunto libre: Resolución de un punto importante de las ciencias médicas o sus auxiliares a juicio del autor
-Premios especiales: La colección de las obras de Peset Cervera, oferta de su autor, y título de socio honorario al que mejor describiera la siguiente proposición: ‘Industrias químico-farmacéuticas que convendría establecer en el reino de Valencia’.
-Una obra de medicina ofrecida por Peregrín Casanova y título de socio honorario al autor del mejor trabajo literario sobre el siguiente tema: ‘Métodos clínicos para diagnosticar las complicaciones laberínticas en el curso de las enfermedades de la caja timpánica’.
Se presentó después el informe de la comisión nombrada al efecto, para eliminar las memorias presentadas a concurso que no fuesen merecedoras de premio.

31 de Marzo de 1898, Acto conmemorativo
Se trata de una fecha tradicional en los actos del Instituto. Se celebró el Aniversario quincuagésimo octavo de su fundación. Acudieron las autoridades civiles, representantes de otras sociedades y asociaciones, miembros del Instituto y numeroso público.

El discurso científico corrió a cargo de D. Rafael Mollá, catedrático de anatomía de la Facultad de Medicina, que trató del ‘Juicio crítico sobre la terapéutica quirúrgica de la hipertrofia prostática’.

Se leyó después el programa de premios para el año próximo que ya hemos visto.

6 de Abril de 1898, Junta Directiva
Se trataron asuntos económicos

6 de Abril de 1898, Junta general ordinaria
Se trataron varios asuntos de trámite. Entre ellos, mandar cartas de agradecimiento a las autoridades por haber asistido al Acto de inauguración. Se acordó enviar como representantes al Congreso Hispano Portugués de Cirugía (Madrid, 17 al 23 de abril) a los Sres. Garín, Cantó y Lechón.

También se tomó acuerdo sobre los representantes que debían evaluar los daños sufridos por los damnificados de la zona 30 del distrito de Ruzafa.

Se nombraron representantes para el Congreso Internacional de Higiene y Demografía a los Sres. Constantino Gómez Reig, Pedro Lechón, Manuel Candela y Peregrín Bayarri.

Se acordó igualmente que la elaboración del discurso para el próximo año recayera en D. Vicente Guillén.

14 de mayo de 1898, Junta directiva
Se trataron asuntos económicos, especialmente gastos por suscripciones, compra de libros y pago de trabajos de edición.

14 de mayo de 1898, Junta general ordinaria
Se revisaron diversas publicaciones remitidas por instituciones y particulares.

Lechón, Chiarri y Martínez Seguí manifestaron la conveniencia de que el Instituto se reuniera en una sesión para tratar sobre la línea de conducta que éste debía seguir después de que quedara constituido definitivamente el Colegio de Médicos.

20 de Junio de 1898, Junta directiva
Se trataron varios asuntos de tipo económico como era habitual.

El Sr. Sánchez Tomás hizo patentes los graves defectos de que adolecía el Reglamento que debía regir los nuevos Colegios y la necesidad de convocar un Junta general ordinaria para tomar los acuerdos que se estimaran oportunos sobre el asunto.

25 de Junio de 1898, Junta general ordinaria
El presidente explicó que el motivo de la reunión era hablar sobre la colegiación obligatoria y sobre el Reglamento publicado que iba a regir el Colegio de médicos. Después de largas discusiones y dado que el Instituto todavía actuaba como Colegio oficial, se propuso protestar por el nuevo Reglamento. Asimismo, la Junta directiva debía llevar a la general un proyecto de propuesta.

30 de Julio de 1898, Junta directiva
Se aprobaron diversos gastos. Quedaron enterados de la constitución del Colegio de Médicos de Gerona

31 de agosto de 1898, Junta directiva
Quedaron enterados de la constitución del Colegio de Médicos de Málaga
y se aprobaron diversos gastos

24 de septiembre de 1898, Junta directiva
Quedaron enterados de la constitución de los Colegios de médicos de las provincias de Lérida, Palencia y Castellón.

15 de octubre de 1898, Sesión apologética
Como todos los años, se celebró la llamada Sesión apologética en la que se abordaba la vida y la obra de algún médico destacado del pasado. Rafael Martínez Seguí fue encargado del discurso biobibliográfico del catedrático de la Facultad de Medicina de Valencia del siglo XVI, Jaime Segarra.

28 de octubre de 1898, Junta directiva
Se acordaron diversos gastos y enviar cartas de agradecimiento a las autoridades por su asistencia a la Sesión apologética. Se acordó cambiar de Compañía de gas Campo a la de Gas Lebón.

28 de octubre de 1898, Junta general ordinaria
Se comunicaron los nuevos Colegios provinciales de médicos que se habían constituido y se eligió al Sr. Vicente Cubells Calvo para que elaborara el discurso de la sesión apologética del año siguiente.

30 de noviembre de 1898, Junta directiva
Se aprobaron diferentes gastos

30 de noviembre de 1898, Junta general ordinaria
Se dio cuenta de las publicaciones recibidas, así como de la constitución del Colegio de médicos de Álava

Se informó de la concesión al presidente del Instituto Médico Valenciano de la distinción de socio de mérito del Círculo Valenciano de Buenos Aires.

Se leyó el escrito de Cubells renunciando al encargo de llevar a cabo la sesión apologética del 1899 por problemas de trabajo.

13 de diciembre de 1898, Junta general extraordinaria
El motivo de la reunión fue la elección de los cargos que habían quedado vacantes: presidente, vicepresidente 2º, secretario de actas, tesorero, presidente de la sección de asuntos profesionales, presidencia de la sección de publicaciones, presidente de la sección de cirugía, presidente de la sección de ciencias fundamentales y auxiliares, vicesecretario general, vicecontador y vicearchivero bibliotecario.

Se nombró a los dos socios más recientes secretarios escrutadores. Se suspendió la reunión cinco minutos. Después se realizaron las votaciones y los resultados fueron los siguientes:

-Se eligió presidente por 23 votos a favor y uno en blanco a Peregrin Casanova.
-Vicepresidente 2º: Sr. Miguel Orellana Iranzo (23 votos y uno en blanco)
-Secretario de actas: Antonio Casanova Ciurana (igual número de votos)
-Presidente sección asuntos profesionales: Tomás Blanco Bandebrande
-Tesorero: José García Zahonero
-Presidente de la Sección de publicaciones: Rafael Martínez Seguí
-Presidente de la Sección de cirugía: Nicolás Sánchiz Tomás
-Presidente de la Sección de ciencias fundamentales: Vicente Guillen y Marco
-Vicesecretario general: Francisco Aguilar Martínez
-Vicecontador: Antonio Fabra y Lacasa
-Vicearchivero-Bibliotecario: Clemente Ramón Tomás

31 de diciembre de 1898, Junta directiva
El Sr. Martínez propuso analizar en qué situación quedaba el Instituto tras la constitución del Colegio de Médicos. Vicente Peset señaló que era necesario redactar un nuevo Reglamento por el que debía regirse el  Instituto. Propuso que se creara una comisión a tal efecto. Se encargó a Casanova, Lechón, Cantó, Peset, Chiarri, Machí y Olmos que prepararan un reglamento provisional. Se acordó que el conserje elaborara una lista de los socios que se proponían continuar en el Instituto. Este hecho muestra que no debían estar claras las posturas y que debió crear problemas a los distintos socios del Instituto.

31 de diciembre de 1898, Junta general ordinaria
Se dio cuenta de publicaciones recibidas y de los trabajos que optaban a los premios. Se acordó que Machí, Barberá y Gómez Ferrer juzgaran las memorias.

Los trabajos presentados fueron:

(1) Diagnóstico y tratamiento de los quistes hidatídicos del hígado. Lema: ‘Entre todas las partes del arte de curar, la más útil y la más difícil es la ciencia del diagnóstico’
(2) Empleo de la seroterapia en una epidemia de difteria, año 1896. Lema ‘El mejor medicamento es el que más oportunamente se aplica’
(3) Valor del tratamiento sueroterápico en la difteria basado en observaciones propias. Lema: ‘En la compenetración de la clínica y el laboratorio está el ideal de la medicina’

En esta reunión también se informó de que se había constituido una comisión para redactar un nuevo reglamento interino que se presentaría al Gobernador. La tasa simbólica que se proponía  para pertenecer al Instituto se fijó en 1 peseta.

Se designó a D. Julio Oltra de Leonardo para que preparara la sesión apologética del año siguiente.

Publicaciones que llegaron al Instituto Médico Valenciano en 1898, de las que tenemos noticia
-Valenzuela: 2 ejemplares de la ‘Guía higiénica del enfermo de los órganos respiratorios’
-1 ejemplar de ‘Del tanígeno y tannalfina’
-1 ejemplar de ‘Madre e hijo’ de Enrique Salcedo Ginestal
-2 ejemplares de ‘La úlcera péptica’ de D. Nicolás Rodríguez
-2 ejemplares de ¿Es o no es contagiosa la lepra?, del Dr. Zurriaga
-1 ejemplar de ‘Combate y capitulación de Santiago de Cuba’, por José Müller y Tegeiro
-1 ejemplar de ‘Higiene de la alimentación’, de Ignacio Cellier
-2 ejemplares de ‘La medicación tiroidea’ del Dr. Turró
-1 Memoria del Instituto provincial de Valencia de los trabajos realizados durante el curso 1895 a 96.
-Acta de la sesión inaugural de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Barcelona
-Una monografía titulada ‘Apuntes para un prólogo sobre extracciones dentarias’ por el Sr. Bruguera Martí.
-Boletín Clínico de la Casa de Salud Nuestra Señora del Pilar en Barcelona
-Una monografía sobre el Estudio comparativo, experimental y clínico de la viruela en el hombre y en los animales domésticos, de D. Francisco Carbonell y Soler, de Barcelona.

El Instituto Médico Valenciano en el diario ‘Las Provincias’
Seis fueron las reseñas que hemos localizado en Las Provincias relativas al Instituto Médico Valenciano a lo largo de 1898.

Una de ellas hace referencia al acto anual del Instituto en el que la conferencia corrió a cargo del Prof. Mollá. (1-4-1898). La siguiente, a la Sesión apologética en la que Rafael Martínez Seguí abordó la figura del médico valenciano Jaime Segarra (16-10-1898).

El 28 de octubre apareció la convocatoria de la Junta general ordinaria del Instituto. El 5 de noviembre, la noticia de una conferencia que dio J. Sanchis Bergón en el Instituto sobre el tema ‘El loco moral ante los tribunales de justicia’. El día 30 del mismo mes, la convocatoria de una nueva Junta general.

La última referencia apareció el 17 de diciembre; se hacía eco de la elección de la nueva Junta del Instituto.

[Estas anotaciones se han podido realizar gracias al Proyecto de Investigación del Ministerio de Educación, HAR2008-04023].

Valencia historicomédica: Calle Dr. Romagosa

La calle Dr. Romagosa está en pleno centro de Valencia, en el distrito segundo. Limitada por la calle Pintor Sorolla en un extremo y por Sagasta, en el otro. Bueno, ahora han acortado la que era Sagasta, y el trozo en concreto donde termina Dr. Romagosa, le han puesto el nombre de ‘Niños de San Vicente Ferrer’, con escultura incluida. Está atravesada por otra calle de mucho tránsito de personas: Don Juan de Austria. Igual que ésta, la calle Dr. Romagosa es peatonal y de mucho comercio. Está situada, además entre dos edificios de El Corte Inglés. El primero que hubo en Valencia y el que llegó a ser Galerías Preciados en un tiempo. Muy cerca, en el extremo que finaliza en Pintor Sorolla, está el edificio histórico de la Universitat de València, en la calle Universitat.

El Dr. Romagosa es José Romagosa y Gotzens. Nació en Olesa de Monserrat (Barcelona) en 1820 y murió en Valencia en 1868. Realizó los estudios secundarios en Barcelona y obtuvo el grado de bachiller en 1836. Después hizo dos años de teología. Más tarde se trasladó a Madrid para estudiar medicina en el Colegio de San Carlos. Obtuvo la licenciatura en 1842 y un mes más tarde el grado de doctor. Su discurso tenía el siguiente título: La Medicina ¿ocupa con razón desde tiempos antiguos un lugar distinguido entre las ciencias?

En Madrid Romagosa fue discípulo y ayudante del conocido médico Joaquín Hysern y Molleras (1804-1883). Durante cuatro años estuvo de interno. El Cabildo de Sigüenza lo nombró su médico-cirujano y fue cargo directivo del Hospital de San Mateo de dicha ciudad.

En 1844 el ministerio lo nombró catedrático de ‘Anatomía topográfica, patológica y clínica quirúrgica, y vendajes’ del Colegio de Prácticos del Arte de curar, de Zaragoza. Ese mismo año fue nombrado académico de la Academia de Medicina de Barcelona. Tras una breve estancia en esta ciudad, en 1845 se trasladó a Valencia, donde ocupó la cátedra de ‘Clínica quirúrgica’ hasta su fallecimiento.

Romagosa fue seguidor de la mentalidad anatomoclínica que aplicó tanto a su actividad docente como a la práctica de la cirugía. Como profesor utilizó mucho el método francés consistente en presentar casos clínicos, a menudo con su correspondiente autopsia. Remodeló la sala de disección de la Facultad y reunió una buena colección de piezas anatomopatológicas. Asimismo, mostró interés en la anatomía patológica microscópica que incorporó a sus trabajos sobre tumores y a la enseñanza.

Como cirujano fue muy habilidoso y ganó prestigio entre los colegas y la sociedad valenciana. Mejoró el procedimiento de la amputación ideado por Diego de Argumosa (1792-1865), que utilizaba un colgajo triangular único anterior, que caía sobre los bordes de la incisión circular, cubriendo la tibia. Romagosa, para evitar que este colgajo se necrosara, modificó la línea de incisión cutánea en forma de muesca, haciendo desaparecer el repliegue anterior, una de las causas frecuentes de necrosis.

Romagosa también introdujo muchas reformas en el Hospital General de Valencia en lo que a asistencia y administración se refiere. Escribió Cirugía clínica, de la que sólo se llegaron a publicar las dos primeras entregas.

También fue decano de la Facultad de Medicina de Valencia, vocal de la Junta Provincial de Sanidad, así como de la de Beneficencia, y presidente de la Junta de Beneficencia del Hospital General. Fue condecorado con la Cruz de epidemias y Comendador de número de Isabel la católica, entre otras. Dió el discurso de apertura de curso en la Universidad de Valencia en 1852 sobre La alianza y estrecho lazo que une las ciencias divinas y las humanas.

Su cuerpo fue enterrado en el Cementerio Municipal de Valencia el día 2 de mayo de 1868.