Exposiciones sobre el registro sonoro

El pasado mes de enero tuve la ocasión de visitar la exposición 1, 2, 3… ¡Grabando! Una historia del registro musical. Se trataba de una extensa, completa y bien realizada muestra sobre la historia del registro musical y su reproducción a través de los tiempos, “un viaje fascinante que se inicia en los albores del registro sonoro con piezas como el fonógrafo de Scott de Martinville o el fonógrafo de Thomas A. Edison”.

Expo_telefon1
Exposición 1, 2, 3… ¡Grabando!… Fundación Telefónica (octubre 2016-enero 2017)

Las exposiciones de la Fundación Telefónica no suelen defraudar como las que a menudo organizan diletantes que consisten, casi siempre, en la aburrida lectura de paneles. Deberían comprender que eso pertenece al pasado, cuando la gente no tenía acceso a los libros, no existían los documentales ni tampoco la potente Web.

Expo_telefon2
Exposición 1, 2, 3… ¡Grabando!… Fundación Telefónica (octubre 2016-enero 2017)

En esta ocasión quiero traer aquí una exposición de la Europeana que aborda un tema parecido:  Recording and Playing Machines (Aparatos de reproducción y grabación). Al visitante se le proponen cinco recorridos: cilindros y discos de cera, medios magnéticos y digitales, discos de pasta y de vinilo, receptores y radio, y tocar la pianola.

Expo_telefon3
Exposición 1, 2, 3… ¡Grabando!… Fundación Telefónica (octubre 2016-enero 2017)

La exposición virtual recoge piezas de colecciones de nueve grandes instituciones reunidas en el proyecto Europeana Sound. Ofrece una selección de aparatos que ilustran una amplia gama de técnicas y de tecnologías. Desde los días del fonógrafo hasta los aparatos digitales actuales, pretende ofrecer una visión completa de la evolución de los instrumentos para registrar y reproducir sonidos.

Cada sección contiene una serie de imágenes y textos explicativos cortos. Pinchando sobre la “i” de aquéllas aparece una página con los datos de la misma, derechos de autor y códigos. Lástima que las imágenes no se puedan agrandar para poder ver detalles.

La exposición contiene información interesante y no es difícil moverse entre las distintas secciones. No obstante, uno espera algo más de la Europeana. Tampoco nadie se ha molestado en traducirla a otros idiomas que no sean el inglés.

Expo_sonido4
Captura de pantalla de la exposición Recording and Playing Machines (Europeana)

 

Tuberculosis, 100 años del Dispensario Ledo

En el Museo Vasco de Historia de la Medicina se inauguró la pasada semana la exposición Tuberculosis, 100 años del Dispensario Ledo, coincidiendo con el Día Internacional de los Museos.

El Dispensario Ledo se inauguró el 17 de mayo de 1915. Su fundador fue Francisco Ledo que nació en Santiago de Cuba en 1858 y falleció en Bilbao en 1926. Desde este centro y el Hospital de Santa Marina, se luchó contra una de las enfermedades más antiguas y que causó una alta mortalidad en España durante buena parte del siglo XX.

El comisario de la exposición es el profesor titular de Historia de la medicina de la Universidad del País Vasco Anton Erkoreka quien a su vez dirige el Museo. Han participado, además:

Francisco Etxeberria, forense y profesor de la UPV/EHU, y Lourdes Errasti, miembro de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, que se han encargado de la paleopatología y la identificación de los primeros casos en necrópolis alavesas, en la Edad Media.

José Ramón Gurpegui, profesor de la Facultad de Medicina y Odontología de la UPV/EHU, y Begoña Madarieta, administradora del Museo de Historia de la Medicina, que han elaborado una revisión histórica de la enfermedad desde las primeras descripciones en el Corpus Hipocraticum, hasta el descubrimiento del microorganismo responsable por Robert Koch en 1882.

Juan Gondra, médico del Ayuntamiento de Bilbao, que se ha ocupado de la tuberculosis en Bizkaia en los siglos XIX y XX y de las medidas que se tomaron, los médicos y las instituciones implicadas.

Ricardo Franco, médico y miembro de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País, y un  equipo de investigadores, que han estudiado la incidencia y evolución de la TBC en las últimas décadas del siglo XX y lo que se lleva de este siglo.

La exposición estará abierta hasta el próximo 1 de julio, de lunes a viernes de 8 a 14 horas, en el Museo Vasco de la Historia de la Medicina y de la Ciencia José Luis Goti, Facultad de Medicina. UPV Campus de Leioa, Leioa (Bizkaia).

 

Captura del pantalla

150 años de caricaturas médicas en la RANM

Caricaturas de más de doscientos médicos se exponen en la sede de la Real Academia Nacional de Medicina en la calle Arrieta de Madrid. La nueva muestra que presenta la institución, con el patrocinio de Asisa, lleva por título 150 años de caricaturas médicas en España.

La presentación corrió a cargo de sus comisarios y también autores de la obra que se ha publicado sobre el tema, Manuel Díaz-Rubio (presidente de honor de la RANM) y Javier Sanz Serrulla (académico correspondiente), a los que acompañó el dibujante de El País José María Pérez González (Peridis). El visitante podrá observar obras de Fresno, los Cortiguera, Cerra, López-Motos, Vitín, etc.

En el libro Díaz-Rubio y Sanz Serrulla, junto a cada una de las caricaturas que aparecen, incluyen una pequeña nota biográfica que sitúa al personaje y su fotografía.

La muestra podrá visitarse hasta el día 17 de julio.

Cartel de la muestra

Postales sobre la Enfermería y sus profesionales en la NLM

La tarjeta postal es una pieza de cartulina, cartón fino o papel consistente preparada para escribir y enviar por correo tradicional sin necesidad de sobre. Las primeras fueron impresas por las administraciones de correos y no contenían ilustraciones salvo el franqueo y algún adorno u orla.

En la última década del siglo XIX se hicieron populares las postales con ilustraciones que editaban empresas privadas. Desde comienzos del siglo XX se generalizaron porque, entre otras cosas, su franqueo era más barato que el de una carta normal. Los paisajes y las fotografías típicas de un lugar solían ser motivos impresos en estas tarjetas, por lo que fueron muy utilizadas como recuerdos turísticos. Poco a poco se estamparon postales con personajes populares, escenas de la vida cotidiana, profesiones, dibujos infantiles, publicidad y un largo etcétera.

A pesar de ser algo efímero, las postales han sido y siguen siendo objeto de colección. Sin embargo, su uso inicial ha ido desapareciendo en favor de otros medios casi inmediatos gracias a la aparición de Internet.

La National Library of Medicine organizó a finales de 2014 una exposición de postales sobre la profesión de enfermería: The Zwerdling Postcard Collection Pictures of Nursing, que enmarca dentro de la serie “Pacientes y profesionales”. El sitio web a ella dedicado sigue las pautas de otras exposiciones en este blog comentadas. Un menú superior conduce al visitante a la exposición propiamente dicha, a la sección educativa, a una galería de imágenes digitales, a los créditos y a datos sobre su itinerancia.

La exposición en red se estructura en una introducción, la sección “Representando la misión de una mujer: el servicio a la humanidad”, “La enfermería como profesión”, “El género de la enfermería”, “Enfermería y respetabilidad” y “El arte de la enfermería”.

Enfermeras y enfermería han sido temas frecuentes de las tarjetas postales. A través de la Colección Zwerdling se examina cómo estas imágenes de postal están influidas por los valores culturales; ideas acerca de las mujeres, los hombres y el trabajo; y por las actitudes hacia la clase, la raza y diferencias nacionales. Esta interesante colección ha sido adquirida recientemente por la National Library of Medicine y abarca más un siglo de imágenes sobre la profesión de enfermería (1893-2011).

El visitante puede recorrer cada sección y acceder a una selección de imágenes clasificadas según se ha dicho. Podrá encontrar, además, diferentes estilos y procedimientos de ilustración.

En la sección educativa se proporcionan materiales para la enseñanza de diversos grados para hacer en el aula y en red, así como una colección de recursos complementarios.

En la “Galería digital” se puede hacer un recorrido por las tarjetas agrupadas en dos temas: postales con imágenes de enfermeras y de la profesión de enfermería, y postales que relacionan la enfermería con aspectos significativos de la vida del siglo XX (en los anuncios publicitarios, en la situación del mundo, en la Cruz Roja, en los frentes de guerra, etc.).

Aparte de los créditos, finalmente el visitante puede consultar los datos sobre la itineraria de esta exposición. Estas exposiciones en red se basan en exposiciones reales que recorren diferentes instituciones del país.

Una oportunidad de pasar un buen rato y de aprender con esta exposición de la National Library of Medicine aunque sea a través de la red.

 

Captura de pantalla de una de las partes de la exposición

Homenaje a Andrés Vesalio en Bruselas

La historia de la medicina considera a Andrés Vesalio como el gran renovador de la anatomía humana. Quinientos años después de su nacimiento, Bruselas le dedica una exposición en el Antiguo Palacio Coudenberg, que estará abierta al público hasta el día 30 de agosto. Quizás se pueda ver en España posteriormente. La muestra forma parte del festival bruselense «Carolus V», que pretende poner de relieve el patrimonio histórico y cultural europeo en la época del Renacimiento con numerosas actividades. A través de imágenes, libros, instrumentos, etc. se presentan las contribuciones científicas del Renacimiento, las enfermedades de Carlos V y la figura de Andrés Vesalio. Participa la Fundación Academia Europea de Yuste, el Museo de Medicina de Bruselas en cooperación con el Palacio de Coudenberg, la Embajada de España en Bélgica, el Gobierno de Extremadura (España) y el Consorcio de Rutas Europeas del Emperador Carlos V. Puede visitarse en el Palacio de Coudenberg de Bruselas hasta el 30 de agosto de 2015.

Vesalio nació en Bruselas el 31 de diciembre de 1514. En esta ciudad y Lovaina realizó los primeros estudios. A los dieciocho años se trasladó a París para estudiar medicina. El estallido de la guerra entre Francisco I y Carlos V le condujo de nuevo a Lovaina, donde permaneció por espacio de dos años (1536-1537). Allí obtuvo el grado en medicina en 1537. Marchó después a Italia. Pasó primero por Venecia, donde conoció a su futuro colaborador y discípulo de Tiziano Jan Stefan Calcar, y fue después a Padua, que era la ciudad universitaria de la República Véneta, para inscribirse en su escuela médica. En esta ciudad realizó su prueba de doctorado el 5 de diciembre de 1537 y al día siguiente fue nombrado Explicator chirurgiae o profesor de cirugía con la responsabilidad de explicar cirugía y anatomía.

Vesalio rompió con el método didáctico medieval: abandonó la cátedra para bajar y situarse junto al cadáver, disecando y mostrando por sí mismo la parte a la que la explicación se refería. Utilizó también dibujos de lo que en el cadáver era difícil de observar. Esto supuso un cambio importante, tanto que tuvo un gran éxito entre sus colegas docentes y entre los estudiantes. Tuvo que editar sus propios dibujos junto con otros que encargó a Calcar. Este fue el origen de las Tabulae anatomicae Sex (Venecia, 1538). Las tres láminas osteológicas son de Calcar, las tres viscerales (hígado, porta y genitales; hígado y cava; corazón y aorta) son del propio Vesalio. Aunque sigue siendo galénico, el cambio que esto significó en la ilustración anatómica fue enorme. Hay que tener en cuenta que, aunque hoy resulte inaudito, los tratados de anatomía de entonces no solían contener ilustraciones.

En 1538 Vesalio publicó una revisión de las Instituciones Anatomicae de su maestro von Andernach, un manual de disección para sus estudiantes. En 1539 con el fin de aportar claridad a una polémica sobre la sangría en las afecciones neumónicas monolaterales, el médico de Carlos V Nicolás Florena, encargó a Vesalio un exploración disectiva del sistema venoso endotorácico. Descubrió así la vena azigos mayor y su desembocadura en la vena cava superior (si se sigue la idea galénica de la circulación de la sangre sería el origen y no el final). Publicó los resultados ese mismo año (Epistola docens venam axillarem dextri cubiti in dolre laterali secandam) y también aceptó el encargo de la Giunta, una afamada casa editorial veneciana, para revisar la edición latina de varios escritos anatómicos de Galeno. Concluyó el trabajo apenas un año después.

El estrecho contacto con Galeno a través de sus obras llevó a Vesalio a darse cuenta de que dejaba traslucir en sus escritos su experiencia disectiva con monos. Al comprobar personalmente en las disecciones tantos errores, Vesalio abandonó hasta entonces al indiscutible Galeno de la enseñanza de la anatomía. El hecho causó cierto revuelo en el claustro de Padua, pero Vesalio se comprometió a escribir un nuevo tratado de anatomía. En 1542 ya estaba redactado su conocido De humani corporis fabrica libri septem. Unos días después también terminó el Epitome, una especie de Fabrica compendiada para uso de los estudiantes. El texto, al que se unieron trescientas planchas grabadas en madera por Calcar, salieron en mula hacia Basilea al taller de Juan Oporino. Poco después vieron la luz los primeros ejemplares. La Fabrica estaba dedicada al emperador Carlos V y el Epitome al que después sería Felipe II. Vesalio tenía entonces 29 años. La obra originó una reacción airada de algunos galenistas. Uno de los que le atacó ferozmente fue su maestro parisino Jacobo Silvio quien le propinó calificativos como desvergonzado, impío, calumniador e ignorante.

Andrés Vesalio regresó a Padua, pero siguiendo la tradición familiar fue requerido por Carlos V para que formara parte de su servicio médico; por tanto, marchó a Bruselas. Allí se casó, ejerció la medicina y escribió. Publicó un opúsculo sobre el uso de la raíz de China o zarzaparrilla, donde aprovechó para defenderse de los que le atacaban por abandonar a Galeno. Mientras preparaba la segunda edición de la Fabrica (1555) también acompañaba al emperador en sus viajes; su función era la de médico “internista” y no la de cirujano.

Tras abdicar Carlos V en 1556 pasó al servicio de Felipe II traslandándose a Madrid en 1559. Su estancia no fue demasiado grata por un desgraciado acontecimiento con el infante, las relaciones con el resto de los médicos de la casa real y, quizás, por la ausencia de cadáveres para disección. Tuvo en España, sin embargo, ardientes defensores como Pedro Jimeno y Luis Collado, profesores en la Universidad de Valencia.

En Madrid recibió unas Observationes anatomicae (Venise, Marco Antonio Ulmo et Gratioso Perchachino, 1561) redactadas por Falopio en Padua en las que incluía rectificaciones a la Fabrica. Vesalio le contestó pero su escrito no llegó a manos de Gabrielle Falopio, que murió prematuramente en octubre de 1562. El escrito quedó en manos del embajador y no se imprimió hasta 1564 cuando Vesalio pasó por Venecia camino de Tierra Santa. No llegó a verlo impreso ya que a su regreso enfermó y murió en la isla griega de Zante, junto al Peloponeso.

José L. Fresquet, Universitat de València, España

 

exposvesalio

 

La Historia Natural en el Instituto Luis Vives: Exposición

Como indica el díptico de la exposición La Història Natural a l’Institut Lluís Vives, los institutos de segunda enseñanza tenían una actividad mucho más diversa que en la actualidad. Aparte de centros docentes, en ellos se realizaba también investigación y difusión de conocimientos. En muchas ocasiones tenían excelentes profesores que publicaban y eran conocidos por su participación en otras instituciones docentes, científicas y literarias.

El caso del Lluís Vives, de Valencia, es muy especial. Como tal siempre ha gozado de tradición y fama. Su nombre (era conocido como el Instiuto de Valencia) y el de muchos de sus profesores aparece siempre en las actas y memorias de la Universitat de València, Instituto Médico Valenciano, Ateneo científico, artístico y literario de Valencia, Sociedad Económica de Amigos del País, etc. Por supuesto, también en la prensa especializada y la diaria de la época.

El Lluís Vives destacó en el campo de la Historia Natural. Contó con un Museo con importantes colecciones, un laboratorio dedicado al estudio de la ecología de aguas dulces y una revista propia: los Anales del Instituto. En los mismos llegaron a publicarse numerosos artículos de gran valor científico que llegaron a ser apreciados y valorados internacionalmente.

Las cosas cambiaron significativamente durante la segunda mitad del siglo XX para estas instituciones, especialmente en lo que se refiere a museos, colecciones, publicaciones e investigación. En muchas ocasiones se han perdido, en otras se han estropeado sin posible recuperación, en el mejor de los casos se han mantenido bajo mínimos o por el voluntarismo de algunas personas.

Esta exposición pretende mostrar lo que fue el Lluís Vives a través de sus objetos, modelos docentes, especímenes, preparaciones, mapas, fotografías, publicaciones, etc. Cumple su objeto de reflejar perfectamente una etapa “más gloriosa” para Valencia.

Al visitante pudiera parecerle pequeña porque se diferencia de las demás. Han proliferado demasiado las exposiciones a base de paneles y fotografías que carecen de interés y que en la época de Internet son sustituibles perfectamente por páginas web que cualquier persona del mundo puede consultar sin moverse de su casa. Es necesario prescindir de exposiciones absurdas y concentrar esfuerzos y dinero en unas pocas que estén justificadas, que tengan calidad, que sorprendan al visitante, que muestren objetos, instrumentos, imágenes, fotografías, manuscritos, cartas, libros… originales.

La sala grande del Palacio Cerveró hubiera sido más adecuada y se hubieran podido exhibir más materiales. También sería una buena ocasión para explicar al público en general en qué condiciones se encuentran estas colecciones y qué hacen las instituciones para preservarlas, porque mucho hablar de “conservar el patrimonio”, pero la realidad es muy diferente.

La Exposición está instalada en el Palau Cerveró, sede del Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia, de la Universitat de València. Permanecerá abierta hasta el día 24 de abril de 2015.

Enhorabuena a los comisarios y organizadores.

José L. Fresquet, Universitat de València, España

 

Díptico de la Exposición "La Historia Natural en el Instituto Luis Vives"

Aprende sobre tu cuerpo: Body Worlds

Según se lee en el sitio web de Body Worlds, su objetivo primordial es la educación para la salud. Por un lado el visitante puede comparar órganos y partes del cuerpo sanos con otros enfermos. Por ejemplo, un pulmón de un fumador con el de una persona sana. Por otro, la técnica de plastinación permite mostrar dónde y cómo están situados en el cuerpo. Body Worlds fue presentado por vez primera en 1995 en Tokio.

Las exposiciones se dirigen a un público no especializado con el fin de que tenga la oportunidad de comprender mejor la morfología y funciones del cuerpo humano.  Cada cuerpo es diferente de los demás, y esto no sólo sucede en el apariencia o aspecto externo sino también en su interior.  Posición, tamaño, forma y estructura del esqueleto, músculos, nervios y órganos determinan nuestra “cara interna.” Sería imposible transmitir esta individualidad anatómica con los modelos al uso. Todos ellos se parecen y son, esencialmente, versiones simplificadas de la realidad. La autenticidad de las muestras de las exposiciones, sin embargo, resulta fascinante para el observador y le permite que experimente la maravilla del cuerpo humano real.

Se puede entrar al sitio web de Body Worlds a través de cualquiera de estos enlaces: “Preludio”, “Exposiciones”, “Donación de cuerpos”, “Plastinación”, “Gunther von Hagens”, “Instituto de Plastinación”, “Media” y “Tienda”. Una vez se accede a cada una de estas secciones, el visitante puede elegir entre las distintas subsecciones mediante un menú vertical situado a la izquierda.

La plastinación es un procedimiento técnico de preservación de material biológico, creado por el artista y médico científico Gunther von Hagens en 1977.  Consiste en extraer los fluidos corporales como el agua y los lípidos por medio de solventes como la acetona y sustituirlos por resinas plásticas como la silicona u otras más consistentes o rígidas.

Body Worlds cuenta con exposiciones permanentes y temporales. Aunque están destinadas a ser vistas de forma presencial, los que no puedan hacerlo pueden visitar el sitio web y descargarse materiales en pdf. Estos mismos materiales sirven para planificar mejor una visita física. Están destinados a educadores, padres y estudiantes.

Body Worlds, Student Guide está destinada a que se aprenda más sobre el cuerpo humano. Body Worlds student worksheets, presenta una serie de preguntas y cuestiones que deben contestarse mientras se recorre la exposición. Body Worlds Family Guide está diseñada especialmente para padres y niños.

José L. Fresquet, Universitat de València, España

 

Captura de pantalla del sitio web