Nuevo estudio sobre la Ayahuasca

En Human Brain Mapping, en red, se acaba de publicar un trabajo sobre la ayahuasca (“Seeing with the eyes shut: Neural basis of enhanced imagery following ayahuasca ingestion”, de Draulio B. de Araujo et al, 16 de septiembre de 2011, DOI: 10.1002/hbm.21381). Esta sustancia aparece en los temas de nuestros programas de curso en los que hacemos referencia a las medicinas de los grupos indígenas de determinadas zonas de Latinoamérica, como los Jíbaros achuara. En ocasiones se emplea en ceremonias y ritos curativos.

Parece que desde los años ochenta del siglo pasado el uso de la ayahuasca se ha extendido a los centros urbanos del sur, así como a América del norte. En 1992 el gobierno del Brasil aprobó una resolución sobre la legalización del empleo de esta planta en un contexto religioso.

El uso habitual consiste en preparar una decoción de partes del arbusto Psychotria viridis o de la liana Banisteriopsis caapi. El primero contiene una sustancia psicodélica, la N-dimetiltriptamina (DMT), y la segunda, Beta-carbolinas como la harmina, harmalina y tetrahidroharmina, todas ellas potentes inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO). La interacción sinérgica de estos alcaloides  determina su acción psicotrópica. La DTM es un agonista serotoninérgico, pero no es activo por vía oral, ya que se inactiva por la MAO. Sin embargo, las beta-carbolinas inhiben la MAO, y entonces, la hacen activa cuando se ingieren. Las IMAO también contribuyen a los efectos neurofarmacológicos de la ayahuasca.

Los efectos están descritos y son conocidos, destacando las alucinaciones visuales: mirações. Éstas pueden ser formas muy simples o llegar a constituir situaciones muy complejas (desde un animal a una conversación con una persona). A pesar de su carácter visual, las visiones se generan internamente, sin necesidad de estímulos externos. Se sabe poco sobre los mecanismos neuronales que subyacen a estas visiones. Se han realizado estudios que utilizan la Imagen por Resonancia Magnética Funcional (IRMf o fMRI), entre otros, y se ha visto que se produce una superposición entre las regiones del cerebro implicadas con las imágenes y la percepción. En este trabajo se ha utilizado el efecto BOLD (Blood oxigenation level dependency), que permite visualizar e identificar áreas de incremento metabólico basándose en el consumo neuronal de oxígeno, en tres situaciones antes y después de la ingesta de ayahuasca.

Entre los resultados obtenidos destaca la participación y activación de varias áreas cerebrales como la de la visión, memoria e intencionalidad. Produce importantes cambios en el orden temporal de los acontecimientos a través de varias regiones del cerebro. La ayahuasca confiere un estatus de realidad a las experiencias internas (ver con los ojos cerrados), que explica el uso por chamanes dentro de culturas determinadas. La ingestión del té de ayahuasca pone en funcionamiento una extensa red de las áreas corticales occipital, temporal y frontal respectivamente, con lo que participa la visión, la memoria y la intención.

Vale la pena leer el trabajo, pero hay que recordar que el uso de estas sustacias y sus efectos deben realizarse siempre en el contexto de la cultura que las emplea. Sin duda, la experiencia de un chamán, diferirá de la experiencia de un occidental tras la ingesta de la sustancia.

Imagen procedente de http://en.wikipedia.org/wiki/File:Aya-preparation.jpg
This file is licensed under the Creative Commons Attribution ShareAlike 3.0

Anuncios

El Instituto Médico Valenciano en 1906

Las Actas de las Juntas del Instituto Médico Valenciano de 1906 nos revelan que no lograban cerrar algunos asuntos o que lo hacían muy lentamente. Siguió apareciendo el tema del fondo de la Caja de Ahorros; por lo visto, nadie quería dar el primer paso para utilizarlo parcial o totalmente. Las cantidades variables con las que contribuían las sociedades que utilizaban las instalaciones del Instituto, así como las cuotas de los socios, continuaron ocasionando problemas. Esto demuestra que el tema económico seguía siendo central. Tras varios años parecía que se despejaba todo lo relativo a la donación en testamento del Dr. García Röel. Sin embargo, finalizó el año sin que se supiera la cantidad que iba a recibir el Instituto ni cómo repercutiría en el programa anual de premios.
El cambio de domicilio de la sede social y la renovación del mobiliario constituían otro debate inacabable. Cuando parecía que por fin habían encontrado un nuevo local, apareció un comprador, lo que significó empezar de nuevo.

Respecto a los temas científicos, la tocoginecología ocupó un puesto relevante, debido, quizás, a la especialidad del entonces presidente Enrique López Sancho. Miguel Martí Pastor impartió lo que sería hoy un curso de asuntos importantes de tocoginecología y también hubo varias sesiones dedicadas al tema que presentó el Dr. Portaceli, ‘Tratamiento de la infección puerperal’.

2 de enero de 1906, Junta directiva
El Presidente dio cuenta de haber abordado el tema del testamento del Dr. García Röel, pero no tenía las direcciones de los familiares para ponerse e contacto con ellos. El Dr. Torrero señaló que el anterior Presidente debía tener todos los datos. Al no estar presente el Secretario, se acordó esperar a disponer de toda la información.
Se leyó una comunicación del Colegio de Veterinarios en la que decían que, debido a la escasez de sus fondos, prescindirían del uso de los locales del Instituto.
Se aprobaron gastos.

2 de enero de 1906, Junta general ordinaria
Se admitieron los socios presentados en la sesión anterior.
Se aprobó que el discurso inaugural pudiera ser de cualquier área científica. El Sr. Torrero propuso que en vez de ‘Apologético’ se llamara ‘Inaugural’. El Sr. Guillén votó en contra.
Se leyeron los presupuestos y el dictamen correspondiente. El tesorero advirtió que si se aumentaba la cuota en dos pesetas, sería motivo de baja de muchos socios. También dijo que era necesario cambiar el mobiliario.
El Sr. Presidente propuso discutir si se podían gastar los fondos o intereses de la cuenta de la Caja de Ahorros. Dado que la discusión fluyó en varios sentidos, se propuso realizar una junta especial para abordar el tema.
El Sr. Guillén protestó de que no se había reservado una partida para imprimir el discurso apologético. Además se le propuso a él el discurso del año próximo. Se aprobó que fuera el encargado de redactar el mencionado discurso.

26 de enero de 1906, Junta general
Se propusieron como socios residentes los Sres. Ramón Vila Barberá, Celedonio Calatayud Costa, Luis Gay Lloveras, doctor y licenciados en medicina respectivamente.
Se aprobó el reingreso de  Luis Cebrian Mezquita.
Se leyó el Acta de la Junta del 24 de enero de 1905, quedando demostrado de manera clara y terminante que la cantidad depositada en la Caja de Ahorros era propiedad del Instituto.
El Sr. Carsí propuso trasladar el Instituto a un edificio más céntrico.
El Sr. Chabás dijo que era conveniente discutir a fondo el tema del traslado. Creía que si el Instituto no iba a llevar una nueva vida, no valía la pena hacerlo.
El Sr. Carsí apuntó que el traslado era necesario porque ninguna de las instalaciones actuales reunía las condiciones adecuadas.
Puestos de acuerdo todos en la necesidad de trasladar el Instituto se nombró una Comisión para la gestión del asunto: El Presidente, Carsí y Torreros, con la adición del Sr. Guillén Marco.
El Presidente propuso hacer constar la satisfacción por el nombramiento como alcalde de Valencia al Sr. Sanchis Bergón.

22 de febrero de 1906, Junta directiva
Se acordó que el Secretario escribiera a los herederos del Dr. García Röel interesándose por el asunto del legado.

22 de febrero de 1906, Junta general
Se admitió a Ramón Vila Barberá, Celedonio Calatayud Costa y Luis Gay Lloveras como socios.
Se propusieron como socios residentes a los Sres. José Grifol Aliaga, Manuel Ibañez Algarra y José Llisterri Ferrer.
Se nombro la Comisión que debía redactar el programa de premios: Antonio Casanova, Carsí y Torreros.
El Presidente informó de haber felicitado al Dr. y consorcio Sanchis Bergón por su nombramiento como alcalde de Valencia.
El Dr. Portaceli desarrolló a continuación una proposición científica: Tratamiento de la infección puerperal. Intervino también el Dr. Vila.

1 de marzo de 1906, Junta directiva
El Sr. Olmos informó de haber escrito a los familiares del Dr. García Röel, sin recibir respuesta todavía.
No hubo más asuntos.

1 de marzo de 1906, Junta general
Fueron votados y admitidos como socios residentes José Grifol Aliaga, Manuel Ibáñez Algarra y José Llisterri Ferrer.
Continuó el debate sobre el Tratamiento de la infección puerperal. Hizo uso de la palabra el Dr. Martí Pastor, rectificando al Dr. Portaceli.

8 de marzo de 1906, Junta general
Se propusieron como socos residentes los Sres. Vicente Andrés Novella, Ricardo Beneyto Godet y José Baldoví Llopis, licenciados en medicina, y a Juan Campos Fillol, Enrique Salvá Giménez y Ricardo Genovés Suay, doctores en medicina.
Continuó la discusión sobre el tema Tratamiento de la fiebre puerperal. Intervino el Dr. LLeó y, a continuación, la Presidencia hizo un resumen.

17 de marzo de 1906, Junta general
Fueron propuestos como socios residentes Pedro Chiarri Torrent y José Casanovas Dalfó, doctores en medicina, y Bartolomé Ribera Rubira y Luis Estopiñá Cayetano, licenciados en la misma. También a Luis Batllés Gómez, licenciado en Farmacia.
Reingresaron como residentes Lorenzo Martínez Barraquet, José Ferrer Esteller y Mateo María Ginés.
Fueron votados y admitidos socios residentes Vicente Andrés Novella, Ricardo Beneyto Godet, Juan Campos Fillol, José Baldoví Llopis, Enrique Salvá Giménez y Ricardo Genovés Suay.
Se hizo constar en acta el sentimiento de la Corporación por el fallecimiento del socio Blas Novella.
Se aprobó el mismo programa de premios que el año anterior.

31 de marzo de 1906, Sesión inaugural aniversario sexagésimo sexto de la fundación del Instituto
Fue presidido por el alcalde de Valencia Sr. Sanchis Bergón, honor que cedió el Presidente del Instituto, Enrique López Sancho.
Tras la lectura del la Memoria por el Sr. Olmos, el Dr. D. Ciriaco Giner leyó el discurso sobre Retropulsión del eczema. Se hizo público el programa de premios. No hubo entrega ese año porque se declararon desiertos.
Finalizó el acto con unas palabras del Presidente del Instituto.

25 de abril, Junta directiva
No hubo asuntos que tratar

25 de abril de 1906, Junta general
Fueron votados y admitidos los socios Pedro Chiarri Torrent, José Casanova Dalfó, Bartolomé Ribera  Rubira, Luis Estopiñá Cayetano y Luis Batllés Gómez.
El Presidente animó a los socios a presentar comunicaciones. El Sr. Carsí anunció que daría una conferencia en breve.

13 de junio de 1906, Junta directiva
No hubo asuntos que tratar

13 de junio de 1906, Junta general ordinaria
Se leyó una comunicación de la Asociación Valenciana de Caridad invitando a que los socios participasen. Se acordó constestar que los socios contribuirían a título particular. No lo haría la Corporación por no disponer de fondos suficientes.
Se votó y admitió como socio al licenciado en medicina Antonio Villanova.
Se informó de que la Sociedad Lo Rat Penat ofrecía sus locales.
Se volvió a hablar del tema del cambio de local social, que iba a suponer un incremento de los gastos. Se acordó comunicar a las sociedades adheridas si contribuirían a ello.
También se acordó celebrar Junta general para discutir el tema y poder efectuar el traslado en verano si se decidiese así, con lo que se podría empezar el curso en el nuevo local.
Se informó de la invitación del Obispo a participar en la procesión del Corpus.
Se comunicó que la Presidencia del Instituto había sido nombrada Vocal de la Junta del primer Congreso de historia de la Corona de Aragón.

17 de julio de 1906, Junta directiva
No hubo asuntos que tratar

17 de julio de 1906, Junta general ordinaria
Se informó de que la Sociedad de Odontología accedía a aumentar su participación si el Instituto cambiaba de sede, que el Colegio de Medicos contrinuiría con 360 pesetas por lo mismo, y el de Farmacéuticos con 50 pesetas más, es decir, 200 en total.
El Presidente informó de que el local que habían ya seleccionado, había sido ‘reservado’ por un particular que había ofrecido 9.000 duros. Por tanto había que pensar en otra nueva sede.

4 de agosto de 1906, Junta directiva
No hubo asuntos que tratar

2 de septiembre de 1906, Junta directiva
No hubo asuntos que tratar

20 de octubre de 1906, Junta directiva
Se leyó un oficio de la Leprosería de Fontilles y se nombró al Sr. Carsí.
Se aprobó el pago de la impresión del discurso apologético escrito por el Dr. Oltra.
Se leyó una carta del Sr. Conder y se acordó nombrar una comisión con los señores de la Junta directiva para hablar con el Decano del Colegio notarial sobre el testamento del Dr. Röel.

20 de octubre de 1906, Sesión apologética
Leyó el discurso Don Vicente Guillén y Marco sobre la figura de Miguel Juan Pascual, del siglo XVI. Abordó su biografía y después el análisis de cada una de las obras del médico castellonense.
Terminó el acto el Sr. López Sancho elogiando el discurso del Dr. Guillén y manifestando sus deseos de que la vida del Instituto continuase viva.

26 de noviembre de 1906, Junta directiva
Se cambiaron impresiones sobre el testamento del Dr. García Röel
El Dr. Carsí propuso que se colgara un retrato de Röel y que se citara a la Junta general para acordar la manera de honrar la memoria del mismo, a la vez que se hacía público en la prensa.
El Sr. Torrero propuso una velada en la que se abordara la biografía de Röel. Torrens propuso aprovechar los premios para incluir un tema sobre la vida y obra de Röel. Carsí indicó que había poco tiempo.
El Presidente propuso un acto en el que se recordara la figura de Röel y que coincidiera con el descubrimiento de una lápida en su honor en el salón de sesiones.

26 de noviembre de 1906, Junta general ordinaria
Se propuso a Romualdo Aguilar Blanch, licenciado en medicina, como socio residente.
El Dr. López Sancho informó de que la Junta directiva se había hecho cargo de la testamentaría del Dr. Röel. También contó las distintas posibilidades de homenajear a Röel. Se acordó celebrar la sesión aniversario dedicada al mismo a la vez que se inauguraba una placa y un retrato suyo.
Para redactar el dicurso de la sesión apologética fue elegido Luis Cebrián Mezquita.
Se acordó escribir a los socios corresponsales para preguntarles si deseaban seguir pagando la cuota correspondiente.
Se acordó que para concurrir al premio Röel era necesario ser socio del Instituto.
Se encargó al Dr. Carsí que redactara un trabajo biográfico sobre el Dr. García Röel.

4 de diciembre de 1906, Junta directiva
El Sr. Carsí anunció que D. Jaime González Castellano daría una conferencia sobre ¿Es justo y conveniente tratar al leproso con vigor que a otros que padecen enfermedades infecciosas?

4 de diciembre de 1906, Junta general extraordinaria
Se celebraron elecciones para renovar la mitad de la Junta. Los resultados fueron:

-Presidente: Enrique López Sancho
-Se reeligió el resto de los cargos excepto el de Presidente de la Sección de Medicina, el de Vicecontador y el de Vicebibliotecario, para los que resultaron ser elegidos Fernando López Vicent, Joaquín Ivorra Martínez y Clemente Ramón Tomás, respectivamente.

El Sr. Chabás preguntó si había algún proyecto para dar vida a la Corporación.
El Presidente le contestó que había una comisión estudiando el cambio de domicilio, que el legado Röel estimularía la realización de trabajos, que estaba previsto mejorar la Biblioteca, crear un laboratorio y un servicio de café para los socios.
El Sr. Chabás insistió en saber si se iba a hacer algo en las actuales condiciones. Se le preguntó qué proponía. El Sr. Chabás manifestó que más que conferencias y actos, debían hacerse trabajos escritos. Por ejemplo, señaló a Carsí para que escribiera sobre Higiene para mejorar la situación sanitaria de Valencia.
El Dr. Carsí se lamentó de las pocas personas que acudían a las sesiones y que con las conferencias que dio sobre la Higiene de Valencia creía que había cumplido, pero que no tenía inconveniente en redactar informe de ello.
El Sr. Chabás propuso que se encargaran estudios a grupos de socios (sobre el alcantarillado de Valencia, el estado de la tuberculosis en la ciudad, estudios de deontología médica, etc.
El Sr. Carsí invitó a Chabas a presentar un plan. Éste señaló que podía servir el que presentó hacía cinco años. Se acordó reunir a la Comisión de Higiene para que se pusiera a estudiar la situación de la tuberculosis en Valencia.
Se admitió como socio residente a Romualdo Aguilar Blanch.
El contador presentó el presupuesto y se nombró a Pérez Fuster, Guillén y Chabás para que emitieran dictamen sobre el mismo.

6 de diciembre de 1906, Junta general ordinaria
Se dedicó la sesión a la comunicación de Jaime González Castellanos sobre la lepra.
En su intervención el Sr. González señaló que se proponía que el leproso no fuera tratado como hasta entonces. Debía hacerse con más rigor. Demostró que a lo largo de varios periodos históricos había sido considerada como muy contagioso; se confundía frecuentemente con otras infecciones cutáneas. Señaló que el tuberculoso y el sifilítico lo eran mucho más y, sin embargo, no se les trataba de forma tan cruel. Los santorios, señaló, no sólo son útiles para aislarles sino para curarles.
Castellano señaló que había que disuadir al público de la creencia de que la lepra era tan contagiosa que hubiera que tomar medidas extremas.
Las torturas de las penas corporales desaparecieron en la Revolución francesa.
El Sr. Guillén Comín alabó el discurso de Castellano, lo felicitó, se mostró de acuerdo con su contenido y agradeció el viaje que había hecho para estar en el Instituto. Se refirió a experimentos realizados en el Instituto Pasteur donde se demostró que la lepra era contagiosas, pero poco.
Hubo intervención del Sr. Chabás.
El Sr. Castellano agradeció las palabras de los colegas y se refirió a la labor llevada a cabo en Fontilles, en La Marina, pero que la lepra había existido siempre en toda Europa.
El Sr. Guilén señaló que en el mapa de España había tres manchas donde se daba la lepra: Galicia, Andalucía, y Alicante y Valencia. Habló también de una zona en Castellón y que se podrían hacer mejores estadísticas, porque las que entonces se realizaban ocultaban muchos datos.
El Sr. Carsí intervino y dijo que el Instituto había apoyado el Sanatorio de Fontilles.

31 de diciembre de 1906, Junta general extraordinaria
Se discutieron los presupuestos. Carsí y Casanova señalaron que las 150 pesteas de Colegio Médico no eran más que 100, porque el aumento estaba condicionado a un cambio de sede.
Se encargó al Dr. Casanova para que mirara precios y materiales para llevar a cabo las mejoras del local.
Se propuso como socios residentes a Vicente Pallarés Iranzo, y José Valls Furió, licenciados en medicina.

El Instituto Médico Valenciano en el Diario Las Provincias
El número de referencias al Instituto Médico Valenciano creció en 1906 respecto a años anteriores. Gracias a ellas tenemos noticia de conferencias que no constan en las Actas y del hecho de que algunas se prolongaban a lo largo de varias sesiones.

-Sociedades. Instituto Médico Valenciano [Junta general ordinaria. Discusión de presupuestos]
Las Provincias, 2 de enero de 1906, p. 2

-Sociedades. Instituto Médico Valenciano [Conferencia del doctor Slocker ‘Algunas consideraciones sobre cirugía craneal de urgencia’]
Las Provincias, 13 de enero de 1906, p. 2

-Sociedades. Instituto Médico Valenciano. [Miguel Martí Pastor comenzará esta tarde una serie de conferencias sobre ‘Varios puntos de ginecología’]
Las Provincias, 20 de enero de 1906, p. 2

-Sociedades. Instituto Médico Valenciano [Junta general ordinaria. Figura en el orden del día, la conveniencia de procurarse una  nueva casa social]
Las Provincias, 24 de enero de 1906, p. 2

-Sociedades. Instituto Médico Valenciano [Segunda conferencia del Dr. Martí Pástor]
Las Provincias, 30 de enero de 1906, p. 2

-Sociedades. Instituto Médico Valenciano. [Antonio Oliete dará una conferencia sobre ‘Una nueva aplicación para el tratamiento cruento de los pies zambos graves]
Las Provincias, 1 de febrero de 1906, p. 2

-Sociedades. Instituto Médico Valenciano [Martí Pastor dio la tercera conferencia sobre ‘Mecanismo del parto en la presentación de vértice’]
Las Provincias, 6 de febrero de 1906, p. 1

-Sociedades. Instituto Médico Valenciano [Ramón Vila comenzará un curso libre de ‘Neurofisiología’. Primera sesión, ‘Anatomía y fisiología general de los elementos nerviosos’]
Las Provincias, 10 de febrero de 1906

-Sociedades. Instituto Médico Valenciano [Conferencia del Sr. Portaceli sobre ‘Tratamiento de la infección puerperal’]
Las Provincias, 15 de febrero de 1906, p. 2

-Sociedades. Instituto Médico Valenciano [Martí Pastor seguirá con su curso. ‘Conducta que debe seguir el tocólogo en las presentaciones de cara y nalgas’]
Las Provincias, 17 de febrero de 1906, p. 2

-Sociedades. Instituto Médico Valenciano [Discursión sobre el tema presentado por el Sr. D. Manuel Portaceli ‘Tratamiento de la infección puerperal’]
Las Provincias, 23 de febrero de 1906, p. 2

-Sociedades. Instituto Médico Valenciano [Continúa la discusión sobre ‘Tratamiento de la infección puerperal’, que expuso el Sr. Portaceli’]
Las Provincias, 1 de marzo de 1906, p. 2

-Sociedades. Instituto Médico Valenciano [Sigue la discusión sobre ‘Tratamiento de la infección puerperal’. Intervienen Manuel Lleó y D. Enrique López]
Las Provincias, 10 de marzo de 1906, p. 2

-Sociedades. Instituto Médico Valenciano [Junta general extraordinaria para aprobar el programa de premios. Después, Manuel Martí Pastor continuará con su curso, ‘Asuntos de tocoginecología’]
Las Provincias, 17 de marzo de 1906, p. 2

-Instituto Médico Valenciano [Sesión LXVI Aniversario. Discurso de Ciriano Giner y Giner sobre ‘Retropulsión del eczema’]
Las Provincias, 2 de abril de 1906, p. 2

-Sociedades. Instituto Médico Valenciano [Junta general extraordinaria]
Las Provincias, 16 de junio de 1906, p. 2

-El Sanatorio de Fontilles. Dictamen decisivo del Instituto Médico Valenciano
Las Provincias, 1 de julio de 1906, p. 2

-Círculos y sociedades. [El Instituto Médico Valenciano celebró anteanoche la sesión de clausura de la Sociedad Odontológica Valenciana]
Las Provincias, 17 de julio de 1906, p. 2

-Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano [Sesión apologética. Vicente Guillén Marco habló de ‘Miguel Juan Pascual, médico del siglo XVI’]
Las Provincias, 21 de octubre de 1906, p. 2

 

[Estas anotaciones se han podido realizar gracias al Proyecto de Investigación del Ministerio de Educación, HAR2008-04023].

El Instituto Médico Valenciano en 1905

El año de 1905 fue de ‘normalidad institucional’ en el Instituto Médico Valenciano. Se le nombró Patrono de honor del Sanatorio de Leprosos de Fontilles y, en dos ocasiones, se discutieron temas relacionados con el mismo. En una de ellas se recomendó que tuviera alcance regional y no nacional. De esta forma, aunque se perdiera alguna subvención de carácter nacional, se hacía frente a los opositores; estos creían que su fundación iba a traer a la Marina trenes repletos de leprosos de toda España. Se nombró socio de mérito al botánico aragonés José Pardo Sastrón (1822-1909) por su contribución al estudio de la flora de Aragón y por haber sido nombrado Comendador de la Orden de Alfonso XII.

En las Junta se siguió hablando de temas económicos y por fin se clarificó el fondo que había sobrado de un Congreso y que había sido ingresado en la Caja de Ahorros. El Dr. Cantó demostró con extractos de las Actas de esos años que fue el Instituto el que organizó y se responsabilizó del mencionado Congreso.

También se notaron las dificultades para encontrar conferenciantes y temas para las sesiones apologéticas. Recordemos que en el Reglamento se indicaba que debían ser socios del Instituto. El asunto quedó pendiente de análisis. Las dos sesiones solemnes tuvieron lugar ese año con bastante retraso. Merece ser destacada la conferencia del Dr. Sanchis Bergón (1860-1926), que ese año era concejal del Ayuntamiento de Valencia por el Partido Liberal. Al año siguiente fue alcalde, puesto que ocupó hasta 1907. Aunque desde el punto de vista clínico se dedicó a la neurología y enfermedades nerviosas (amplió estudios con Charcot en París), también se dedicó a temas higiénicos, fundó la Asociación Valenciana de Caridad y fue uno de los impulsores de los Colegios médicos.

7 de enero de 1905, Junta directiva
Tomó posesión la nueva Junta.
Se aceptó como socio correspondiente a D. José Ferrera con residencia en Londres.
Se dio cuenta de una comunicación del Patronato del Sanatorio de Leprosos, en Fontilles, en el que se señalaba haber acordado nombrar Patrono de honor de la referida Colonia al Instituto Médico Valenciano. Se aceptó y acordó agradecer el mencionado nombramiento.
Se informó de una invitación de la Sociedad Económica de Amigos del País para el acto de distribución de premios.
El Sr. Carsí propuso que se comprobaran los fondos por si había la posibilidad de renovar el mobiliario. El Presidente informó de que el tesorero no podía asistir a las reuniones por ser en sábado y coincidir con sus ocupaciones.
Algunos socios agradecieron la buena gestión económica de la Junta anterior y propusieron que las reuniones se celebraran otro día. El Presidente señaló que convocaría una reunión extraordinaria para el jueves próximo con el fin de repasar la situación económica.
El Sr. Barberá propuso que se rindiera homenaje o se felicitara al botánico José Pardo Sastrón al que se le había concedido el nombramiento de Comendador de la orden de Alfonso XII. El Presidente propuso que la Sección de Farmacia decidiera la fórmula más adecuada. El Sr. Trigo propuso que se le nombrara socio honorario. El Sr. Torrero señaló que lo estudiara la Sección de Farmacia y que hiciera una propuesta formal a la Junta. Se acordó esta última propuesta.
El Sr. Torreros propuso como reingreso al Sr. García Zahonero. También lo fueron D. Luis Calvo, farmacéutico, y D. Antonio López Rodríguez, médico. Solicitó además, que en la próxima junta extraordinaria se abordase el tema de si los socios que pagaban una cantidad extra debían seguir haciéndolo.
Se acordó el reingreso de Agustín Lorenzo Gómez.

26 de enero de 1905, Junta general ordinaria
Fueron admitidos como socios Vicente Arau, Vicente López, Emilio López, Luis Calvo Lucía, farmacéutico, y Antonio López Rodríguez.
Se discutió a continuación la propuesta de nombrar al botánico Pardo socio de honor. Algunos defendieron su obra Flora de Aragón, que escribió en colaboración con el Sr. Loscos, que se consideraba como obra de referencia entre los botánicos de todo el mundo. Analizada la calidad de la obra de Pardo, se decidió por unanimidad nombrarle Socio de mérito del Instituto.
El Presidente puso a discusión el derecho que tenía el Instituto de tener los fondos que quedaron del Congreso que se celebró; para ello había invitado al Sr. Cantó.
A petición del Sr. Torrero se leyeron los extractos de las actas que hacían referencia a este asunto.
El Sr. Cantó señaló que “el proyecto del Congreso se llevó muchos años por el Instituto; que la Comision organizadora salió del seno de la Corporación; que esta Comisión fue la que formuló las bases; que debía celebrarse el año 90, pero que con motivo de la epidemia gripal y colérica no pudo realizarse y se dejó para el año siguiente; que hubo gran discusión en el Instituto por si podría quedarse ante la duda de si contaba con suficientes medios científicos y económicos; que se procuró que el Congreso coincidiera con la feria: que se pagaron las cuotas de socios protectores a veinticinco pesetas y las de los honorarios a cincuenta; que se recabaron auxilios y, entre otros, se contó con el apoyo de la Diputación y del Municipio; que había una base en la que decía que las comisiones se formarían preferentemente con los socios; que si hubiera habido déficit se había de pagar por los socios; que la base 13 decía que los fondos que se recaudaran se destinarían… [no consta]; que el Presidente de la Diputación D. Balbino Andreu fue el que entregó la subvención al Presidente del Instituto; en definitiva, que el Instituto era el que moral y materialmente hacía el Congreso y el que quedaba comprometido si hubiera déficit; que el Sr. Cantó pagó de dichos fondos al impresor de las Actas, Sr. Doménech; que entiende, por tanto, que lo sobrante pertenece por completo derecho al Instituto y que, creyéndolo así, es como se hizo la imposición de dicha cantidad en la Caja de Ahorros; que los libros que sobraron se pusieron a la venta al precio de coste para contribuir a la difusión de la obra entre los no asistentes”.
El Sr. Carsí señaló que, ante lo expuesto, no había duda de que el Instituto había sido la madre del Congreso. Por tanto no debía tratarse más el asunto en las Juntas. Algún socio señaló que no sabía que hubieran dudas sobre el tema y preguntó qué es lo que se decía sobre el asunto. Se les contestó que nada de especial, sólo que algunos consideraban el tema como algo delicado.
El Sr. Carsí dijo que ese fondo podía utilizarse sin problemas para las necesidades del Instituto. El Sr. Guillén dijo que no se había tocado ese fondo de reserva porque, de haberlo hecho, ya no existiría.
El Presidente agradeció que por fin se hubiera discutido y clarificado el tema, y que en los presupuestos ya podría figurar dicha cantidad.

14 de febrero de 1905, Junta directiva
Se aprobaron algunos pagos.

14 de febrero de 1905, Junta general ordinaria
Se leyó una comunicación del Colegio de Médicos en la que se decía que pagarían 150 pesetas. Que las cincuenta pesetas que se le pedían de más, las obtendría del 5 % de la recaudación de los sellos.
En contestación a la Junta del Patronato de la Leprosería de Fontilles se apoyó lo que dijo el Sr. Aguilar, que se ratificó en los argumentos que ya se habían hecho públicos, es decir, que debía seguirse la obra humanitaria y que mejor que tuviera la categoría de regional. Se acordó dejar sobre la mesa el informe para discutirlo en la próxima sesión.
Se propuso como socio residente a D. Antonio V. Claver.

27 de febrero de 1905, Junta general
Fue admitido como socio D. Antonio V. Claver.
Se informó de la recepción de una biografía del Dr. Chinchilla realizada por Enrique Salcedo Ginestal.
Se discutió después el informe de Joaquín Aguilar Jordán sobre Fontilles. El Sr. Carsí señaló que, haber hablado de darle una categoría nacional era por si se podía recoger alguna subvención de este ámbito, pero que quizás en el terreno práctico podría optarse por hacerla regional. Recordó que en España sólo había dos focos de lepra, el de la Marina y el de la Coruña y que, en este lugar, ya disponen de un Hospital para leprosos.
El Sr. Barberá apuntó que lo mejor era darle un carácter regional después de las muchas dificultades económicas y de las críticas que había recibido el Patronato. Sólo habría que devolver los donativos recibidos por los señores que no eran de la región. Se aprobó por unanimidad.
El Sr. Chabás ofreció el periódico La Salud pública en nombre de Dr. Dómine.

8 de marzo de 1905, Junta directiva
Se discutió el tema del mobiliario y de limpieza.

8 de marzo de 1905, Junta general ordinaria
Se nombró la Comisión que debía redactar los temas para el concurso del siguiente año. Fueron designados los Sres. Carsí, Antonio Casanova y Torreros.

27 de marzo de 1905, Junta general ordinaria
Se informó del retraso de la sesión aniversario por olvido involuntario del Sr. Sanchis Bergón. Se acordó que tuviera listo el discurso el 19 de abril para imprimirlo, y que la sesión tendría lugar el 29 de ese mismo mes.
Se leyó el dictamen sobre los premios, que se aprobó. Los ganadores fueron: Miguel Ruíz Matas y Martínez, de Alcalá la Real, provincia de Jaén, que obtuvo el tercer premio consistente en mención honorífica. Igual recompensa para José Ricardo González Granda, médico de Sanidad militar.
El segundo premio y título de socio de mérito fue para Emilio Casas, médico titular de Cenicero, Logroño.
Los premios especiales de los doctores Peset y Casanova se adjudicaron respectivamente a D. Tomás Blanco Bandebrande, médico de la Beneficencia provincial, y profesor interino de la Facultad de Medicina de Valencia, y a D. Enrique Olaso Jordán, médico del Gabinete de Físico-terapia de esta ciudad.
Se leyó después el programa de premios para el siguiente curso, que fue aprobado, en los siguientes términos:
-Tema 1º:  Etiología y patogenia del reumatismo crónico y agudo.
-Tema 2º: Juicio crítico acerca del estado actual de la cirugía intracraneana.
-Tema 3º: Estudio comparativo de las diversas aguas potables que se importan a Valencia para el consumo púplico.
-Asunto libre: Resolución de un punto importante de las ciencia médicas o sus auxiliares, a juicio del autor.
-Premio especial del Dr. F. Barberá: La parafina usada según el método de Ekstuin en el tratamiento del ozena y de las deformaciones de nariz.

17 de abril de 1905, Junta directiva
Se aprobaron diversos pagos.

17 de abril de 1905, Junta ordinaria
Se acordó convocar a Junta extraordinaria para el día 28 del corriente

28 de abril de 1905, Junta general extraordinaria
Se informó de que el Sr. Sanchis Bergón no había podido preparar el discurso debido a la enfermedad de su padre. Como el tema tenía que ver con el que estaba preparando el Sr. Rafael Pastor para la Academia, que no tenía mucho sentido repetir. El Sr. Carsí propuso que se fusionaran las dos sesiones, la del aniversario con la apologética. El Sr. Torrero opinó que para seguir la tradición no debía suprimirse la sesión aniversario.
El Sr. Brines señaló que, aun siendo el mismo tema, el Sr. Sanchis Bergón igual podía desarrollarlo, ya que se trataba de dos entidades distintas y podía darle un enfoque diferente.
El Sr. Carsí propuso que sólo hubiera una sesión obligatoria: la apologética. Por ejemplo, podría celebrarse sólo cuando hubiera algún trabajo de esas características digno de atención.
El Sr. Torrero dijo que se podía pensar en cambios para años sucesivos, pero no para ese, ya que el Certamen se anunció con mucha anticipación y los premiados estában pendientes de que se les convocara.
El Sr. Presidente se mostró a favor de mantener las dos sesiones, pero para el año actual se podría avisar a los premiados y anunciarles que la sesión se celebraría cuando el Sr. Sanchis Bergón tuviera el discurso preparado.
El Sr. Carsí propuso que la Comisión encargada de modificar el Reglamento tuviera el tema de las dos sesiones solemnes en cuenta.
Se acordó aplazar la sesión aniversario para el 27 de mayo.
Se propuso para socio correspondiente  a Manuel Monfort Raga, licenciado en Medicina y vecino de Catarroja.

26 de mayo de 1905, Junta directiva
Se aprobaron diversos gastos.
El Sr. Torrero manifestó que el Instituto se adhiriese a la labor realizada por el Sr. Valls, subdelegado de Medicina, por su campaña contra el intrusismo.
El Sr. Carsí señaló que el Colegio de Médicos también desarrollaba esa campaña, aunque era difícil que las pruebas que  recogían fueran válidas en los tribunales; propuso que el Instituto también debía adherirse a la labor del Colegio de Médicos. Se aprobó.

26 de mayo de 1905, Junta general ordinaria
Se admitió como socio a D. Manuel Monforte.
Se recordó que el 27 se celebraría la sesión inaugural

27 de mayo de 1905, Sesión inaugural, aniversario sexagésimo quinto
El Secretario general, Sr. Olmos leyó una minuciosa memoria de las actividades desarrolladas el curso anterior.
Después el Sr. Sanchis Bergón leyó el discurso reglamentario tratando del Valor terapéutico que debe concederse en clínica al síntoma llamado ‘disociación siringomiélica de las sensibilidades’.
Luego se entregaron los diplomas a los premiados y se hizo público el programa de premios del año siguiente.
Cerró el acto un breve discurso del Presidente.

28 de junio de 1905, Junta directiva
Se aprobaron diferentes pagos.
El Sr Carsí propuso que el Presidente se hiciera con una copia del testamento del Dr. García Röel para realizar las gestiones oportunas al cumplimiento de las finalidades que en él se expresaran. Se aprobó.
Se discutió una posible renovación del mobiliario.

28 de junio de 1905, Junta general ordinaria
Se dio cuenta de haber recibido un ejemplar de los discursos pronunciados en la Universidad en homenaje a Cervantes.
Se votó a D. Ciriaco Giner y Giner para que redactara el discurso de aniversario del año siguiente.

20 de julio de 1905, Junta directiva
Se informó de haber recibido invitaciones para la Feria de Julio.
Se informó de la recepción de una comunicación del Colegio de Médicos en la que se informaba de la constitución de la Junta directiva del mismo. Asimismo, de otra del Colegio de Farmacéuticos en la que se señalaba que estaban dispuestos a pagar las 150 pesetas de cuota.
Revisadas las cuentas, había un superávit de cincuenta y seis pesetas.
Se acordó rogar a los Sres. Blanco y Olaso, que no debían seguir pagando por haber obtenido premio, que lo hicieran para el buen funcionamiento del Instituto.

5 de agosto de 1905, Junta directiva
No hubo asuntos que tratar.

2 de septiembre de 1905, Junta directiva
Presidencia accidental del Sr. Villanueva.
No hubo asuntos que tratar.

7 de octubre de 1905, Junta directiva
No hubo asuntos que tratar

4 de noviembre de 1905, Junta directiva
El Presidente informó de que como no estaba preparado el discurso apologético, no convocó antes por no haber asuntos que tratar.

7 de diciembre de 1905, Junta directiva
Se informó de que la Sociedad Odontológica comunicaba que había abierto un consultorio gratuito para pobres.
Se leyó una nota del Sr. Molina, presidente de la Junta de gremios, solicitando un representante del Instituto para acudir a una reunión en la que se discutiría  la supresión del impuesto de consumos.
Se acordó imprimir el Discurso apologético, consignando los gastos en los presupuestos del año siguiente.
Se acordó que la sesión apologética se celebrara el día 11 de diciembre.
El Contador presentó el presupuesto del año siguiente.
Se acordó celebrar la Junta extraordinaria para la renovación de cargos el día 12 de diciembre.
Se trató de la supresión de las cuotas voluntarias. Se señaló que podría hacerse si aumentaba el número de socios. Se propuso que el Presidente escribiera a posibles interesados.
El Sr. Torrero recordó que si se suprimían las cuotas voluntarias volvería a producirse déficit.
El Sr. Carsí propuso que se continuara con las cuotas y que se sometiera el asunto a Junta general.
El Sr. Torrerros señaló que lo de la cuota voluntaria era provisional y que si se continuaba, algunos socios podían darse de baja, como había sucedido ya en algún caso.
El Sr. Bort advirtió que aparecería déficit de inmediato.

11 de diciembre de 195, Sesión apologética
Abierta la sesión y leídos los artículos del Reglamento, el farmacéutico Sr. Alfredo Moscardó, leyó un discurso sobre la figura de Aranu de Villanova.
Terminó la sesión con una breve intervención del Presidente.

17 de diciembre de 1905, Junta general extraordinaria
Se reeligió a los mismos miembros que desempeñaban las funciones hasta entonces. Por tanto, la Junta directiva no sufrió variación alguna.
Después se discutió el tema del discurso apologético. El Sr Carsí propuso que el discurso fuera de un tema científico, dadas las dificultades de hablar de figuras relevantes de la medicina valenciana. Si hubiera alguien dispuesto a abordar una figura histórica, que se hiciera para la sesión de aniversario.
Hubo otras propuestas, pero el Presidente señaló que no se podía faltar a los Reglamentos.
Se propuso al Presidente para que preparara el discurso de inauguración del curso próximo. Se aprobó.
Se nombró una comisión para estudiar el presupuesto: Dres. Pérez Fuster, Cubells Calvo y Luis Calvo.
Se aprobó que se hicieran nuevos presupuestos teniendo en cuenta la cantidad de reserva de la Caja de Ahorros para poder consignar cambio de la sede social o reforma de la actual.
Se propusieron como socios a Rafael Morant Giralt, Serafín Miguel Mencheta, Carlos López Moreno, José Aliño Forner  y Pedro Aranda Alcaraz, farmacéuticos.

El Instituto Médico Valenciano en el diario Las Provincias

En 1905 hubo un seguimiento de las actividades del Instituto por parte de Las Provincias, similar al de 1904. Hemos recogido doce referencias que completan la información que hemos recogido de las Actas de la Corporación.,

Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano [Junta general ordinaria]
Las Provincias, 7 de enero de 1905, p. 2

Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano [Junta general ordinaria]
Las Provincias, 26 de enero de 1905, p. 2

Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano [Junta general ordinaria. Se discutirá sobre un informe de la leprosería de Fontilles]
Las Provincias, 27 de febrero de 1905, p. 2

Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano [Vicente Carsí, de la Beneficencia, hablará de ‘Saneamiento de Valencia’]
Las Provincias, 2 de marzo de 1905, p. 2

Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano [Vicente Carsi, de la Beneficencia, ‘Saneamiento de Valencia’, Continuación]
Las Provincias, 8 de marzo de 1905, p. 2

Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano [Vicente Carsi, de la Beneficencia, ‘Saneamiento de Valencia’, Continuación]
Las Provincias, 14 de marzo de 1905, p. 2

Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano [Consultado sobre si dar carácter nacional o regional a la leprosería de Fontilles, por su director, se inclina por esta última]
Las Provincias, 22 de marzo de 1905, p. 2

Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano [Junta general ordinaria. Premios]
Las Provincias, 27 de marzo de 1905, p. 2

Instituto Médico Valenciano [Sesión conmemorativa. Sanchis Bergón será el autor del discurso: ‘Valor que debe concederse en clínica al síntoma llamado disociación siringomiélica de las sensibilidades’]
Las Provincias, 29 de mayo de 1905, p. 1

Sociedades. Instituto Médico Valenciano [Sesión apologética. A cargo del farmacéutico Alfredo Moscardó]
Las Provincias, 11 de diciembre de 1905, p. 2

Sociedades. Instituto Médico Valenciano [Sesión apologética. A cargo del farmacéutico Alfredo Moscardó, sobre Arnau de Vilanova. Reseña acto]
Las Provincias, 12 de diciembre de 1905, p. 2

Sociedades. Instituto Médico Valenciano [Junta directiva para el año]
Las Provincias, 13 de diciembre de 1905, p. 1.

 

[Estas anotaciones se han podido realizar gracias al Proyecto de Investigación del Ministerio de Educación, HAR2008-04023].

Los estudiantes contra Simarro (1851-1921)

A lo largo de la revisión de la prensa diaria que estamos realizado entre los años 1898 y 1930, hemos podido comprobar que los estudiantes universitarios protestaron, igual que sucede en la actualidad. Aunque este asunto no ha sido objeto directo de nuestro estudio, sí nos hemos detenido en los casos relativos a los estudiantes de Medicina en asuntos de la enseñanza. Unas veces se trata de protestas por reivindicaciones más que justificadas; otras, por cuestiones mucho menos importantes, como alargar los periodos de vacaciones.

En esta ocasión quiero traer un ejemplo muy llamativo. Se trata de las protestas de los estudiantes de doctorado de Medicina por la asignatura del doctor Simarro, ‘Psicología experimental’. Llegaron a ser tan intensas que trascendió a la prensa. Veamos cómo otro médico que más tarde adquirió gran relieve, José Verdés Montenegro, colaborador asíduo de El Imparcial, opinaba sobre el tema en portada en junio de 1907.

Simarro
Todos los años, llegada la época de los exámenes, un cierto número de alumnos de doctorado de Medicina reniega de Simarro, y pide la supresión de la asignatura que, para honor de la cultura española, explica el eminente profesor. Si pudiesen darse cuenta los que proceden de esa suerte de la aflicción que en la conciencia nacional produce la protesta, seguidamente se arrepentirían de formularla. Hay que advertírselo, por lo mismo, sin acritud, sin aspereza, como paternal amonestación, si se quiere; pero es preciso hacerles saber que para la intelectualidad española será siempre un motivo de tristeza el que la juventud se aparte de Simarro, que por su inteligencia, por su cultura, por sus maravillosas facultades docentes, es una gloria del profesorado del país.

Como en otras muchas cosas sucede, cuando ya no podemos soportar más tiempo la vergüenza de que no hubiese en España cátedra alguna de Psicología fisiológica, habiéndolas en el extranjero a centenares, se creó la enseñanza oficial de esa asignatura en nuestra patria. Los que piden su supresión ignoran indudablemente esta historia, y no han pensado en lo que nos afrentaría en la opinión mundial el que se accediese a lo que solicitan.

No he de ocuparme en rebatir la pueril suposición de que la Psicología fisiológica carece de vínculos que la unan con los demás estudios médicos. Voy más allá: cualquiera que fuese la asignatura, a condición de que la explicase Simarro, merecería que los alumnos se dedicasen a ella con fervor. El contacto con los espíritus superiores eleva las almas, abriéndolas horizontes inesperados, despierta emulaciones, tonifica y ennoblece; y sólamente con haber puesto a la juventud en comunicación con Simarro, ha hecho el Estado una obra de cultura. Más quizás que su ciencia, ha querido el Estado que la juventud se asimile al espíritu del maestro, de una serenidad y de una flexibilidad portentosas, que revelan su aristocratismo intelectual, y que se contagien de su amor al estudio y de su fe en el trabajo, para ser orgullo de su país.

No es posible que la juventud reniegue de Simarro sabiendo quién es; seguramente los que tal hacen desconocen su figura, ignoran la alta representación que tiene en el mundo intelectual. Díganles quién es Simarro sus hermanos en vigor espiritual, sus compañeros en la lucha por la cultura. Giner, Azcárate, Cajal, Echegaray, Galdós, todos aquellos por quienes el nombre de España es pronunciado en el mundo científico, eviten con su autoridad que se repita ese periódico espectáculo de la protesta contra Simarro, que apena profundamente a cuantos se interesan por el progreso de su país.

El Sr. Martínez Sierra, pidiendo que se haga algo en honor de Simarro, ha tenido una iniciativa laudable. Nada mejor que hacer sentir a esos jóvenes mal inspirados la «presión social» que cohibe toda clase de manifestaciones infundadas, corrige errores y vuelve a su cauce los ríos desbordados.

Yo me hubiera dirigido exclusivamente a los médicos; pero Simarro es una gloria de la cultura general española, no de la clase médica en particular. A nosotros nos apena doblemente el hecho lamentable, no porque sea médico Simarro, sino porque son alumnos de Medicina los que piden que les crucifiquen a Jesús… y les suelten a Barrabás.

José Verdés Montenegro

Hoy la tecnología permite conocer opiniones sinceras de los estudiantes de Medicina en las redes sociales, sobre todo en épocas de exámenes. No es que sean las disciplinas más cercanas a las ciencias sociales o humanas el objetivo de su desagrado, la fisiología del aparato renal o del corazón, el parto o temas de salud pública les resultan ‘insoportables’ y ‘muy aburridos’. Independientemente de cómo se haya explicado la materia o del planteamiento de una disciplina concreta, resulta curioso este tipo de opiniones. Se puede pensar que esto se relaciona con las formas tradicionales de evaluación; es verdad, pero no siempre.

Simarro al microscopio. Óleo de Joaquín Sorolla. Legado Simarro. Fundación General. Universidad Complutense.

El Instituto Médico Valenciano en 1904

Un análisis de la actividad del Instituto Médico Valenciano en 1904 muestra una tendencia hacia la normalización. Sin embargo, ese año los problemas de tipo económico fueron más acuciantes. El Colegio de Farmacéuticos comunicó que dejaba de contribuir a los gastos y el Colegio de Médicos redujo su aportación de 365 pesetas anuales a sólo 100. Esto obligó a que de forma voluntaria muchos socios tuvieran que incrementar sus cuotas. De esta forma, los presupuestos que se presentaron al final del ejercicio para 1905, reflejaban un superávit. También comenzó a clarificarse el tema de la herencia del Dr. García Röel, pero el Instituto todavía desconocía la cantidad legada. A partir de 1904 comenzó a hablarse del tema de la Leprosería de Fontilles. Se emitió el primer dictamen y en la prensa diaria se publicaron varios artículos tanto a favor como en contra de su establecimiento; el tema continuó en 1905.

Merece ser destacada asimismo la obra premiada por el Instituto en 1904, de Enrique Salcedo Ginestal, médico valenciano afincado en Madrid, con una interesante obra historicomédica. También sabemos por el contenido de las Actas que se produjo una discusión entre Goméz Ferrer y Moliner ante un asunto que propuso el Gobernador civil. Se trataba de que el Instituto confeccionara una lista de socios que pudieran ocupar el cargo de concejal interino. El primero defendió la postura de que no se podía hacer porque el ámbito de la Corporación era científico y no político, mientras que el Dr. Moliner era partidario de lo contrario. Claramente se impusieron los argumentos de Gómez Ferrer.

Una vez más hemos podido comprobar que en las Actas del Instituto no constan actividades que sí tuvieron lugar, como se observa a través del seguimiento realizado en la prensa diaria. Aparecen igualmente iniciativas de las que después no se sabe nada.

Estos son los asuntos que se trataron en las Juntas:

2 de enero de 1904, Junta directiva
Tomaron posesión los nuevos miembros de la Junta. El Sr. Casanova, en representación de éstos, dio las gracias al Presidente y “promete trabajar con ahinco para que el Instituto recobre los días de floreciente vida que todos recordamos. Terminó su discurso pidiendo a la Junta que otorgara un voto de gratitud a los compañeros que habían  cesado en sus cargos al terminar el año anterior”.
Se acordó pagar algunos gastos.

2 de enero de 1904. Junta general ordinaria
Fueron admitidos como socios correspondientes D. Eduardo Fernando Mompó, D. Narciso Durán y D. Joaquín Más Guindal, propuestos en juntas anteriores.
Las Comisiones quedaron compuestas de la siguiente forma, con los nuevos miembros:

-Comisión de Cirugía: Antonio Casanova, José Pérez Fuster, Mariano Guillén Comín, Francisco López Vicent, Manuel Portaceli
-Comisión de Higiene: Vicente Carsí, Vicente Cubells, Joaquín Aguilar, Francisco Reig Pastor y Cándido Antolín

16 de enero de 1904, Junta general ordinaria
El Sr. Presidente “doliéndose del quietismo en que en nuestra ciudad se encuentra la clase médica y deseando dar vida al Instituto propone a la Junta que nuestra Corporación emprenda una serie de estudios médicos referentes a la zona valenciana. Dice que existiendo cerca de nuestra ciudad zonas en que endémicamente se padece el paludismo, creía emprender estudios varios sobre este punto respecto al cual ha trabajado en estos últimos tiempos el Dr. P. Caluga”.
Propuso para ello una comisión formada por los señores que constituían la Permanente de Higiene y Medicina a la que se adherirían los socios que lo deseasen. Señaló que podían reunirse materiales y emprender trabajos clínicos y estadísticos aplazando los de laboratorio para cuando fuese el momento oportuno y se dispusiera de los medios necesarios.
Se aprobó la propuesta por unanimidad.

6 de febrero de 1904, Junta directiva
Se acordó pagar gastos

6 de febrero de 1904, Junta general ordinaria
Se aprobó el reingreso de D. Jaime Albiol Aguilella.
Se propuso la admisión como socio de D. Luis Rizo Mallach, de Valencia. Quedó la propuesta sobre la mesa.
Se acordó que la Comisión que decidiera el tema de los premios estaría compuesta por los señores Vicente Cubells, Enrique López Sancho y Agustín Trigo.

20 de febrero de 1904, Junta general
Se admitió como socio a D. Luis Rizo Mallach.
Se informó de que se habían recibido las siguientes obras: Medicina de urgencia y Clínica de urgencia, ambas de Ángel de Diego Fernández.
La Comisión que redactó el tema de los premios propuso lo siguiente:

-Tema 1: Valor terapéutico del cinamato de sosa en la tuberculosis pulmonar
-Tema 2: Tratamiento quirúrgico de la oclusión intestinal
-Tema 3: El citodiagnóstico en las enfermedades infecciosas
Tema 4: Valor de las corrientes alternativas de alta tensión para la esterilización de las aguas potables
-Asunto libre: Resolución de un punto importante de las ciencias médicas o sus auxiliares a juicio del autor.
-Premios especiales: los mismos del año anterior

Se aprobó la propuesta por unanimidad.
Después se leyó el dictamen de la Comisión que había juzgado las memorias presentadas a los premios anuales. Se premió con ‘mención honorífica’ El trabajo de la mujer y del niño. Abierta la plica resultó ser su autor D. Enrique Salcedo y Ginestal, médico valenciano residente en Madrid.
Se informó también de que el socio corresponsal Narciso Durán agradecía haber sido admitido y prometía enviar alguno de sus trabajos publicados.
El Presidente informó de la situación económica estaba mejorando. Se había gastado menos gas y se había podido abonar una de las mensualidades que se adeudaba al conserje.
También agradeció a los socios que habían participado en la visita realizada a los fósiles donados a Valencia por la familia Rodrigo Botet. Animó a que alguien presentara una comunicación sobre los restos humanos de la colección. El Sr. Carsí propuso que fuera el propio presidente. Lo aceptó y dijo que mientras la preparaba, los socios que no habían podido ir a la excursión, que lo hicieran.

5 de marzo de 1904, Junta directiva
Se aprobaron algunos pagos.
Se informó de un escrito del Colegio de Médicos en el que se señalaba que iba a reducir su contribución de 365 pesetas anuales a 100. El Sr. Torrero dijo que esto, y el hecho de que el Colegio de Farmacéuticos no iba a abonar sus 100 pesetas, pondría en grave situación económica al Instituto. El Dr. Barberá propuso que este tema se tratara en Junta general, ya que era ella la que aprobaba los presupuestos.

5 de marzo de 1904, Junta general
El Presidente informó de las dificultades para visitar la Colección Botet los domingos por las tardes.
Se informó de haber recibido: El tiroides y la parálisis agitante y La futura revolución en el ejercicio práctico de la Medicina, ambos de José Codina Castellví; Cultivo de la voluntad, discurso de D. Bernabé Guerrero en la Academia de Medicina y Cirugía de Murcia; Memoria del Ateneo mercantil de Valencia; Notas sobre el Megaterio existente en Valencia, Informe sobre el estado del esqueleto del Megaterio del Museo de Ciencias naturales de Madrid, y Hallazgo de un Teleosaurio en Buñol, todos ellos de Eduardo Boscá.
Se leyó a continuación la nota del Colegio de Médicos en la que se decía que iba a reducir su aportación económica al Instituto. El Sr. Carsí señaló que se trataba de una situación transitoria y que lo mejor sería aumentar las cuotas de los socios, para lo que se nombró una Comisión que modificara los Reglamentos. Intervinieron en la discusión los Sres. Carsí, Presidente, Domingo Jover, Trigo, Brines y Aguilar Jordán. Sólo había dos caminos para solucionar el tema: aumentar los ingresos o reducir gastos prescindiendo, incluso, del local social. Se acordó que el Sr. Barberá se entrevistara con los presidentes de los Colegios de Veterinarios y Odontología para exponerles la situación y hablar con los socios para que aumentaran voluntariamente sus cuotas.

6 de marzo de 1904, Junta general
Se informó de haber recibido del Dr. Salcedo Ginestal la Colección de Actas y Memorias del IX Congreso internacional de Higiene y Demografía, celebrado en Madrid el año 1898, constituida por catorce volúmenes. D. Narciso Durán mandó Caridad heróica. Colonia Sanatorio nacional San Francisco de Borja para los pobres leprosos.
A propuesta del Dr. Torrero se acordó agradecer al Dr. Salcedo las obras regaladas al Instituto.
Se acordó el reingreso de D. Rafael Mollá.
La Presidencia manifestó que, “en virtud de haber sido aprobado por la Administración local el proyecto del lavadero público de Alcácer sin atenerse a la higiene y haciendo caso omiso de recurso remitido por nuestro compañero Sr. Blasco, había escrito al Sr. Canalejas, Presidente de la Junta de Gobierno y patronato de médicos titulares, mereciendo la satisfactoria contestación de que pediría al Gobierno civil el expediente de referencia”. A propuesta de Domingo Jover se acordó denunciar la existencia de dicho lavadero al Inspector general de Sanidad provincial.

18 de abril de 1904, Junta directiva
No hubo asuntos que tratar.

18 de abril de 1904, Junta general ordinaria
Se acordó conceder al Dr. Salcedo permiso para que imprimiera a su costa el trabajo premiado por el Instituto.
El Sr. Presidente informó de que el Inspector provincial de Sanidad había realizado las visitas a los lavaderos de Alcácer y Picasent. Había que esperar los informes.
Se acordó realizar el acto de inauguración el día 23 de abril.
El Sr. Trigo informó de que ya estaba terminada la inscripción de la lápida conmemorativa del primer Jardín botánico que había de colocarse en su Laboratorio.
Se dio noticia de la agresión de que había sido objeto el médico municipal Manuel Montesinos. Se acordó mandarle un mensaje firmado por todos los socios.
El Sr. Barberá informó de que la nueva visita a la Colección Botet tendría lugar un dia laborable por la tarde.
Se repartió a los vocales un frasco con Purifina, solución desinfectante, para que lo probaran.

23 de abril de 1906, Sesión inaugural
El Secretario dio lectura al Reglamento y la Memoria de las actividades realizadas en 1903-1904. También recordó a los socios fallecidos Colvée, Orellano y Creus.
A continuación el Dr. D. José Pérez Fuster dio lectura al discurso De las asociaciones microbianas en Patología general., “declarando que en Patología se ha incurrido en un defecto grave, del que afortunadamente nos vamos enmendando. Buscando la especificidad morbosa para encontrar el específico en terapéutica, hemos falseado la naturaleza al tener que simplificar las cosas de sí complejas por exigirlo así la ciencia experimental. En la práctica, ante un tifoideo, sólo nos preocupa el bacilo de Eberth; en un blenorrágico, el gonococo de Neisser; en un leproso, el bacilo de Hansen; y en la tuberculosis, el bacilo de Koch, etc. Hay que pensar más en los microbios que se asocian para colaborar, transtornar o entorpecer las infecciones. Analizó el Dr. Pérez Fuster detenidamente los microbios de dichas enfermedades detenidamente, de forma especial en los productores de las fiebres tifoideas y de la difteria. El Sr. Pérez Fuster sustenta la idea de que hay gérmenes morbosos que, dominados por una vegetación exhuberante de saprófitos, son huéspedes habituales de nuestro organismo, hasta que por motivos aun desconocidos disminuyen los microbios vulgares y aumentan los patógenos, o sin disminuir los saprófitos, se asocian microbios patógenos; y algunas veces uno de ellos destruye, por ejemplo, los epitelios, otros pueden pasar a sangre y linfáticos para penetrar en las entrañas de nuestro organismo. En otros casos esta asociación da más virulencia a uno a a varios de los microbios que hasta entonces estaban inactivos, entrando en funciones patógenas juntos o aisladamente. Terminó su elocuente discurso diciendo que, en general, los microbios patógenos al asociarse, agravan la situación de los enfermos; que los saprófitos suelen ser poderosos auxiliares del hombre y de los animales, preservándonos de muchas enfermedades infecciosas, y hasta contribuyen a su completo exterminio en las epidemias exóticas, como el cólera morbo asiático’.
Finalizó el acto un discurso del Presidente, Dr. Barberá.

30 de abril de 1904, Junta general ordinaria
Se nombró a D. José Sanchis Bergón para que se encargara de elaborar el discurso inaugural de 1905.
Se concedió una mención honorífica al Dr. Brunenque por la asistencia asidua a las sesiones del Instituto.
Los Dres. Bort, Olmos y Barberá propusieron como socio correspondiente a D. Mariano Alonso Ferrer, licenciado en Medicina y Cirugía, residente en Albal, y a D. Rafael Muñoz Martínez, también licenciado en Medicina y Cirugía, residente en Alberique. Quedó sobre la mesa.
El Presidente propuso que la Comisión de Medicina estudiara con interés el suicidio debido a que era muy frecuente en Valencia entre algunos enfermos. Se aprobó. El Sr. Torrero propuso que lo hiciera la Comisión de Higiene.
Se hicieron algunas correcciones a la lista de socios.

3 de mayo de 1904, Junta directiva
El Presidente informó de una entrevista que había mantenido con el Gobernador Civil en la que éste le propuso que algunos miembros del Instituto aceptasen el cargo de concejal. El Dr. Barberá quedó en celebrar una Junta extraordinaria para abordar el tema.
El Sr. Carsí propuso que para la próxima Junta se presentara la lista de socios que habían aumentado voluntariamente su cuota.

7 de mayo de 1904, Junta directiva
Se acordaron realizar varios pagos.

7 de mayo de 1904, Junta general ordinaria

Pedro Navarro llevó varios panes de gluten para que se examinaran y recomendaran a los enfermos. Se le aclaró que el Instituto no podía recomendar dichos panes si no se analizaban, lo que devengaba derechos. Se solicitó al interesado que presentara el asunto de forma más explícita.
Quedó enterado el Instituto de que el Colegio de Farmacéuticos había acordado dar de baja el alquiler que satisfacía como Corporación adherida al Instituto.
Se dio cuenta de un oficio de la Inspección provincial de Sanidad en el que se señalaba que dejara de funcionar el Lavadero de Alcácer hasta que el Ayuntamiento realizara las reformas que se le exigían. Se acordó contestar que el Instituto veía con satisfacción las medidas adoptadas por la Junta.
Se leyó una comunicación de D. Francisco Coceder Moratilla transcribiendo el fallo del Juzgado de 1ª Instancia de Oviedo favorable a los intereses del Instituto en la testamentaría del Dr. Röel.

21 de mayo de 1904, Junta general
Fueron admitidos como socios correspondientes los Sres. mariano Alonso Pérez y Rafael Muños Martínez.
El Presidente preguntó al Sr. Brines, de la Comisión permanente de medicina, en qué situación se encontraba el estudio sobre el paludismo que se les había encargado. Éste señaló que, dado el trabajo que tenían los miembros de la Comisión, no veía factible que finalizaran dichos trabajos. Solicitó que se nombrara una comisión a tal efecto. Se nombró a los Dres. Brines, Peset, Guillén Marco y Aguilar Jordán, a los que se sumarían el Presidente y los socios que quisieran.
El Presidente hizo ver a la Junta la necesidad de constituir la Liga antituberculosa y, a ser posible, en el marco de Instituto. Se aprobó y autorizó al Dr. Barberá a que hiciese las gestiones oportunas.

3 de junio de 1904, Junta general extraordinaria
El Presidente explicó la petición que le había formulado el Gobernador civil: si el Instituto tendría inconveniente en formar una lista de socios que en caso necesario aceptaran el cargo de concejal interino. El Sr. Barberá le explicó al Gobernador los servicios que siempre había prestado el Instituto en asuntos médicos y de Higiene y las buenas relaciones que siempre había mantenido con las autoridades. No recordaba, en cambio, que hubiera intervenido en asuntos como el que estaba sobre la mesa. Le pidió, entonces, que esperara a que se celebrase una Junta extraordinaria del Instituto que tratara el tema.
El Dr. Gómez Ferrer comenzó el debate señalando que el Instituto no debía formar parte ya que como Institución y de acuerdo con su normativa, los aspectos políticos quedaban al margen. Al Instituto no le convenía salir de la esfera científica en la que se movía.
En contra se mostró el Dr. Moliner, argumentando que si el Instituto había estado al servicio de las autoridades, debía estarlo ahora también. Además, opinó que los ayuntamientos no son corporaciones políticas sino más bien administrativas. El Instituto, como entidad social tenía el deber moral de colaborar en la buena marcha administrativa de la capital.
El Sr. Pérez Fuster defendió la postura del Dr. Gómez Ferrer, añadiendo que el Instituto podría perder socios.
La postura del doctor Moliner fue apoyada por el Sr. Roig quien señaló que si era ‘política’ hacer la lista, también lo era no hacerla.
Intervinieron después los doctores Carsí y Aguilar Jordán, que también eran partidarios de las ideas expuestas por el Dr. Gómez Ferrer.
El Sr. Ortigosa señaló que el asunto debía considerarse lo suficientemente debatido y el Presidente mostró deseos de que se diera forma correcta a la proposición del Gobernador, suavizando en lo posible los términos. Así lo hizo el Dr. Gómez Ferrer, quien escribió:
“El Instituto Médico Valenciano, agradeciendo la deferencia del M.I.Sr Gobernador al invitarle a dar nombres de personas pertenecientes a la corporación que en su caso pudieran ser designados como concejales interinos, cree su deber abstenerse de tratar de dicha proposición por ser ajena en absoluto a los fines científicos y humanitarios que marcan los Estatutos de esta Corporación que creería realizar un acto político si accediese a la invitación del M.I. Sr. Gobernador”
El Dr. Moliner opinó que tal como se había redactado la proposición, debía considerarse como nueva y que se entendía que se había rechazado la primera en los términos que se hizo. Era menester discutir la segunda antes de votar.
El Sr. Aguilar Jordán manifestó que pensaba que el Dr. Gómez Ferrer sólo había suavizado los términos de su proposición y que eran una misma cosa. Gómez Ferrer siguió la argumentación de Aguilar.
Votaron a favor de la propuesta del Dr. Gómez Ferrer, los Sres. Casanova, Gómez Ferrer, Brines, Aguilar Jordán, Ortigosa, Brunenque, Andreu, Pérez Fuster, Torrero, Villanueva, Carsí, Bort Mollá, Oliete y Guillén Marco (total 14). En contra, Roig Ibáñez, Moliner y Martínez Seguí (total, 4). Se abstuvieron Lafaga, Guillén Comín, Rodrigo y el Sr. Presidente (total, 4).
Se propuso como socio residente  a D. Ramón Alapont Ibáñez. Quedó la propuesta sobre la mesa.

8 de junio de 1904, Junta general ordinaria
Se admitió como socio residente a D. Ramón Alapont Ibáñez.
Se propuso también como socio por los Dres. Barberá, Torreo y Brines, a D. Ramón Villafranca y Sánchez del Soto, licenciado en Medicina. Quedó sobre la mesa.
Se comunicó que el Sr. Ruano, que tenía que dar una conferencia sobre ‘La Lepra’, solicitaba aplazarla. Se accedió.
El Tesorero presentó la lista de socios que voluntariamente se habían subido la cuota. Esto suponía 48 pesetas más al mes, y todavía algunos socios deseaban inscribirse. De esta forma quedaba solucionado el déficit. Se acordó también pasar al cobro los recibos al Colegio de Veterinarios y de Odontólogos, y se facultó al presidente para que negociara con ellos las cantidades.

25 de junio de 1904, Junta general ordinaria
Se informó del estado de los servicios prestados por el Cuerpo municipal de Sanidad correspondiente al mes de mayo remitido por el inspector del mismo.
El Presidente manifestó haber visto una colonia instalada por el conde de Alendia cerca de Villena, cuyo propietario se había ofrecido al Instituto para que una comisión estudiara el paludismo. El Sr. Carsí señaló que no había inconveniente y que se fijara la época para llevar a cabo este estudio.

5 de julio de 1904, Junta directiva
Quedó enterada la Junta de los servicios prestados por el Cuerpo municipal de Sanidad

6 de agosto de 1904, Junta directiva
Se aprobaron diversos pagos

3 de septiembre de 1904, Junta directiva
Quedó enterada la Junta de los servicios prestados por el Cuerpo de Sanidad municipal.
Se dio cuenta de una instancia en la que D. Juan Alonso Guillot solicitaba un informe sobre una heladora de su invención.

13 de octubre de 1904, Junta directiva
Se acordó que la Sesión apologética se celebraría el día que lo indicase el Sr. Reig Pastor

22 de octubre de 1904, Sesión apologética
En esta ocasión el Sr. Francisco Reig Pastor se ocupó de D. Agustín Martí, catedrático de Medicina en el siglo XVII.
Terminó la sesión con un breve discurso del Presidente en el que se lamentó de la indiferencia que provocaban los estudios históricos, a la luz del escaso auditorio.

29 de octubre de 1904, Junta directiva
Se habló del asunto del testamento del Doctor García Röel, que se acordó trasladar a la Junta general. Asimismo el Tesorero presentó los nuevos presupuestos, que se acordó llevar también a la Junta general para que se nombrara una comisión que los estudiara.

29 de octubre de 1904, Junta general ordinaria
Se acordó escribir al Sr. Cauder, testamentario y sobrino del Dr. García Röel, sobre la ampliación de los temas de los premios, en estos términos: “Que el Instituto sí que creía conveniente ampliar los temas ateniéndose siempre al espíritu del testador, pero que, sin conocer la cuantía del legado, no podía concretar ni formular los temas del Concurso’.
Se acordó nombrar a los Sres. Villanueva, Guillén y Trigo para que informaran de las condiciones higiénicas de una heladora inventada por D. Juan Alonso Guillot.
Se presentó el presupuesto que contemplaba 467 pesetas de superávit. Se nombró a Pérez Fuster, Cubells y Guillén Comín para que informasen sobre el mismo.

19 de noviembre de 1904, Junta directiva
No hubo asuntos que tratar

19 de noviembre de 1904, Junta general ordinaria
El Sr. Presidente informó de la aparición de un folleto en el que el Sr. Ruano contestaba al informe del Instituto sobre la creación de un Sanatorio Leprosería en Fontilles. El Sr. Barberá solicita de la Junta la opinión de si debía contestarse o no. El Sr. Carsí señaló que el folleto no ofrecía ningún argumento nuevo de lo que se dijo en la discusión que tuvo lugar y que el autor del folleto actuaba de mala fé. Por ese motivo opinaba que no debía contestarse. También se solicitó expulsar al Sr. Ruano del Instituto y hacerlo público en la prensa. El Sr. Villanueva señaló que estaba de acuerdo con la primera parte de la propuesta del Sr. Carsí, no con la segunda, ya que Ruano lo podía utilizar en su favor. Por tanto, se podía dar de baja al Sr. Ruano, pero sin hacerlo público.
El Sr. Bort se manifestó a favor de las propuestas del Dr. Carsí.
El Dr. Carsí recordó que el Sr. Ruano acudió al Instituto como corporación docta en busca de un informe que le fuera favorable, pero cuando vio el resultado de la discusión, se desató en improperios contra el Instituto. Creía que si se contestaba podía perjudicar la obra de la Leprosería, pero que la expulsión de Ruano debía hacerse públuca.
El Sr. Guillén también apoyó al Dr. Carsí.
El presidente señaló que si se expulsaba al Sr. Ruano debía de justificarse adecuadamente y figurar la firma de la mayor parte de los socios.
El Sr. Guillén propuso que el Presidente y el Dr. Carsí redactaran el documento de expulsión. De esta manera quedó zanjada la discusión.
El Presidente comunicó que el farmacéutico Dr. Moscardó había aceptado redactar el discurso apologético del siguiente año.
Se acordó reclamar los pagos de los recibos a un socio que no satisfacía las cuotas.
El Presidente recordó, tal como lo solicitaba la Inspección municipal de Sanidad, que los médicos pusieran en conocimiento del Inspector los casos de enfermedad contagiosa que conocieran.

7 de diciembre de 1904, Junta directiva
Se acordaron diferentes pagos.

7 de diciembre de 1904, Junta general ordinaria
Se dio cuenta de las memorias presentadas al Concurso. Se acordó que la Comisión que los debía juzgar estuviera compuesta por los Sres. Peset, Casanova y Cubells. El dictamen se fijó para el 15 de Febrero.
Se aprobaron los presupuestos con 461 pesetas de superavit. Se discutió si el Colegio de Médicos debía pagar 100 o 150 pestetas como lo hacían el resto. Se acordó que fueran 150 pesetas. Se habló de renovar el mobiliario.
El Sr. Trigo dejó sobre la mesa una Comunicación.
Se propusieron socios residentes a D. Vicente Arán, D. Vicente López y D. Emilio López, así como el reingreso de D. Agustín Lorenzo Gómez, siendo presentados los tres primeros por Miguel López, Vicente Carsí y Enrique Brines.

7 de diciembre de 1904, Junta general extraordinaria
Se procedió a la renovación de los cargos de la Junta que quedaban vacantes. Los resultados fueron:

-Presidente: Enrique López Sancho
-Secretario de actas: Enrique Brines Roca
-Tesorero: Francisco Torreros Roig
-Presidente de la Sección de Medicina: Germán Boned Ferrer
-Presidente de la Sección de Farmacia: Agustín Trigo Mezquita
-Vicesecretario general: Mauro Guillén Comín
-Vicecontador: Ignacio Guillén Roig
-Vicebibliotecario: Clemente Ramón Tomás

Se acordó agradecer la labor desarrollada por los miembros salientes.

17 de diciembre de 1904, Junta directiva
Se informó de cómo había quedado la Junta directiva para 1905:

-Presidente: Enrique López Sancho
-Vicepresidente: Francisco Villnaueva Esteve
-Secretario general: Manuel Olmos Moreno
-Secretario de Actas: Enrique Brines Roca
-Contador: Agustín Bonet Mollá
-Tesorero: Francisco Torrero Roig
-Bibliotecario: Antonio Torrero Romero
-Presidente de la Sección de Medicina: Germán Boned Ferrer
-Presidente de la Sección de Cirugía: Antonio Casanova Ciurana
-Presidente de la Sección de Epidemiología: Vicente carsí Martínez
-Presidente de la Sección de Farmacia: Agustín Trigo Mezquita
-Vicesecretario general: mauro Guillén Comín
-Vicesecretario de actas: Ramiro Ruíz García
-Vicetesorero: Joaquín Aguilar Jordán
-Vicecontador: Ignacio Guillén Roig
-Vicebibliotecario: Clemente Ramón Tomás

Se informó asimismo de haber recibido una comunicación del Patronato del Sanatorio de leprosos en Fontilles. Se acordó designar una ponencia para que dictaminara. Se nombró para ello al Dr. Aguilar Jordán.
Se propuso como socio residente a José Ferrera.
Se agradeció a los doctores Trigo, Mollá y demás señores que habían impartido conferencias en el Instituto.

El Instituto Médico Valenciano en Las Provincias

Hubo un buen seguimiento de la actividad del Instituto Médico Valenciano por parte de Las Provincias. Una vez más, como hemos dicho, algunas actividades no quedaron reflejadas en las Actas de las Juntas. Éstas fueron las referencias:

-Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano [Junta general ordinaria]
Las Provincias, 2 de enero de 1904, p.2

-Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano [Sección de Higiene. Jaime González Castellanos hablará de ‘La lepra’]
Las Provincias, 17 de febrero de 1904, p. 2

-Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano [Junta general]
Las Provincias, 2 de abril de 1904, p. 2

-Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano [Junta general]
Las Provincias, 18 de abril de 1904, p. 2

-Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano [Sesión aniversario bajo la presidencia de Faustino Barberá. Discurso de José Pérez Fuster sobre ‘De las asociaciones microbianas en Patología general’]
Las Provincias, 24 de abril de 1904, p. 2

-Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano [Conferencia de Rafael Mollá sobre ‘Diagnóstico de las afecciones unilaterales de riñón’]
Las Provincias, 30 de abril de 1904, p. 2

-Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano [Conferencia de Sanchis Bergón, sobre ‘El suicidio’]
Las Provincias, 11 de mayo de 1904, p. 2

-El Sanatorio de Fontilles. Dictamen decisivo del Instituto Médico Valenciano
Las Provincias, 2 de julio de 1904, p. 2

-Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano [Sesión apologética. “Dr. Agustín Martí”, por Francisco Reig Pastor]
Las Provincias, 21 de octubre de 1904, p.2

-Instituto Médico Valenciano. Apertura de curso [Sesión apologética dedicada al doctor Agustín Martí, catedrático de Medicina en el siglo XVII]
Las Provincias, 24 de octubre de 1904, p. 2

-Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano [Junta general ordinaria]
Las Provincias, 20 de octubre de 1904, p. 2

-Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano [Junta general]
Las Provincias, 19 de noviembre de 1904, p. 2

-Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano [Junta general ordinaria]
Las Provincias, 7 de diciembre de 1904, p.2

-Círculos y sociedades. Instituto Médico Valenciano [Reglamento de la Leprosería nacional de San Francisco de Borja]
Las Provincias, 9 de diciembre de 1904, p. 2

-Círculo y sociedades. Instituto Médico Valenciano [Nueva Junta]
Las Provincias, 9 de diciembre de 1904, p. 2

 

[Estas anotaciones se han podido realizar gracias al Proyecto de Investigación del Ministerio de Educación, HAR2008-04023].

Recursos educativos del Centro STEM (Reino Unido)

El Centro Nacional STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), del Reino Unido,  tiene como uno de sus objetivos prioritarios seleccionar recursos didácticos de calidad de diferentes sitios como universidades, organizaciones e instituciones de todo el mundo. Son conscientes de que nuestra sociedad necesita cada vez más personas preparadas y competentes en éstas áreas de conocimiento. Está financiado por la Fundación Gatsby. En ‘Nuestro objetivos’, de su sitio web, puede verse un videoclip explicativo sobre el Centro, de algo más de dos minutos.

En el sitio web se encuentra un menú horizontal superior que da acceso a ‘Lo que ofrecemos’, ‘STEM’ (una descripción de lo que son, de sus objetivos), ‘Comunidad’ (grupos que participan), ‘eLibrary’ (con casi tres mil recursos), ‘Noticias’, ‘Acontecimientos’ (o actividades ordenadas por fechas y por lugar), ‘Blog’ y a ‘ESERO’, que no es más que el sitio web del European Space Education Resoruce Office. Cada página tiene a su vez un menú vertical en la parte izquierda que permite mayor concreción.

Debajo del menú anterior comentado, en la página de ‘eLibrary’, se encuentra otro menú que lleva a las áreas descritas: todas a la vez, o bien por separado: Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas. El menú vertical izquierdo permite al visitante concretar más: disciplinas (por ejemplo, en ‘Ciencias’ puede escogerse entre Biología, Química, Física, Ciencias de la Tierra, o Cómo trabaja la ciencia. También puede concretarse la selección de los materiales por el rango de edad, por años o periodos de publicación, y por editor o entidad que publica el recurso.

¿Qué tipo de recursos se recogen? De varios tipos: especialmente libros de texto, presentaciones, textos de conferencias, posters, etc. Todos los materiales están bien catalogados y se indica qué contienen, el grupo de edad al que van dirigidos, fecha de publicación, etc. Pueden añadirse comentarios, valorarlos y añadirlos a una lista de intereses, si uno se registra. Para los estudiantes y profesores de Ciencias médicas, por ejemplo, puede ser de utilidad la parte consagrada a la Física médica, donde se encontrará información práctica sobre radioactividad, electromagnetismo, ultrasonidos, etc. Uno de los recursos, por ejemplo, es un conjunto de posters en pdf con información muy sintética, estructurada y esquematizada. También resulta interesante para los futuros profesionales de la salud, el área de recursos de Biología.

Vale la pena detenerse en alguna presentación, poster u otro material para comprobar su gran calidad.