Fuentes iconográficas y materiales. Actualización

Hoy se han incorporado varios objetos e imágenes a la Colección de fuentes materiales e iconográficas de historiadelamedicina.org.

En primer lugar dos pulverizadores utilizados en otorrinolaringología, dermatología y cirugía que recuerdan al spray o pulverizador de Lister del periodo antiséptico de la cirugía. Estos son más pequeños, pero su funcionamiento es el mismo que el de Lister o el de Lucas Championnière. El primero procede de Francia, fabricado por los hermanos Rainal. El segundo no lleva ningún tipo de identificación.

Pulverizador de uso médico Rainal

Pulverizador de uso médico

En segundo lugar, el Pletismo-esfigmo-oscilómetro de E. Spengler, que se utilizaba para medir cambios en volumen de diferentes partes del cuerpo. Este examen se hacía para verificar si había coágulos sanguíneos en los brazos y las piernas. También para medir cuánto aire podían contener los pulmones.

Pletismo-esfigmo-oscilómetro de E. Spengler

En tercer lugar un Urómetro (instrumento graduado para medir la densidad de la orina) adquirido en el Reino Unido.

 

Urómetro

También se han incluido varias fotografías. La primera muestra un Grupo de enfermos, enfermeras y religiosa en Hospital durante la guerra civil. No se tienen más datos. La segunda, una enfermera de algún hospital valenciano en los años cincuenta. La tercera, al personal de enfermería del Servicio de Cirugía de Miguel Moraza Ortega, del Hospital Provincial de Salamanca (1925).

Las tres últimas muestran la visita que hizo una delegación de profesores y estudiantes de la Facultad de Medicina de Barcelona a los Laboratorios Merk en Dornstadt (Alemania) en 1932, y la que organizó Schering-Kahlbaum A.G. para otra delegación de la misma Facultad a Postdam, en febrero del mismo año.

Estudiantes y profesores de la Facultad de Medicina de Barcelona de visita a Postdam organizado por Schering-Kahlbaum, 1932

Anuncios

Fuentes materiales e iconográficas de la historia de la medicina (actualización agosto 2017)

Se ha actualizado nuevamente la sección de fuentes materiales e iconográficas de historiadelamedicina.org.

En esta ocasión se han incorporado tres variantes nuevas del salvarsán a las ya existentes Salvarsán y Neosalvarsán. Se trata del Solusalvarsán, el Salvarsán sódico y el Sulfoxil-Salvarsán. Tras la creación del Salvarsán por Paul Ehrlich en 1910, también llamado compuesto 606, se siguieron buscando derivados que fueran igual de eficaces o más y con el mínimo de efectos secundarios o tóxicos para el organismo. Por otro lado, también quisieron encontrar sustancias más estables, mejor toleradas y más fáciles de administrar.

Sulfoxil-Salvarsan_2

También han entrado a formar parte de la colección tres aparatos de electroterapia. Los tres están en muy buen estado. El descubrimiento de la electricidad, como pasó con muchas sutancias farmacológicas (el yodo, el eucalipto, etc.), se convirtió pronto en una panacea para curar muchas enfermedades. Se fabricaron centenares de modelos de estos aparatos que se hicieron muy populares a finales del siglo XIX y primer tercio del siglo XX. Con el tiempo se clarificaron los efectos de “la electricidad” y pasó a usarse sólo en determinadas ocasiones tanto para el diagnóstico como para la terapéutica o rehabilitación. Los más utilizados en esa época fueron los aparatos farádicos. Los había de dos tipos: los volta-farádicos y los magneto-farádicos. Los primeros constan de una pila, una bobina y una lámina o martillo interruptor. La bobina suele ser un cilindro hueco de madera que contiene una barra de hierro dulce y que está cubierto por un hilo de cobre forrado de seda y arrollado en espiral, que está en comunicación con la pila. El interruptor es una laminita de acero que se encuenta entre uno de los hilos que vienen a la pila y la extremidad de la barra de hierro que encierra la bobina. Según se explicaba entonces, la corriente de la pila pasa al hilo arrollado de la bobina, y por inducción imanta la barra de hierro dulce, que atrae entonces a la lámina interruptor, y de esta manera se interrumpe la corriente. Se desimanta la barra de hierro, se separa el interruptor y vuelve a establecerse la corriente. De esta forma se producen las corrientes interrumpidas.

Los aparatos magneto-farádicos, la aproximación o alejamiento de un imán con relación a una bobina, desarrolla en el alambre de ésta corrientes de inducción. El mecanismo electro-generador es fácil de comprender. Todo consiste en que cuando se hace girar una armadura de hierro alrededor de su eje, de manera que cada vuelta se aproxime y se aleje de los polos del imán, dicha armadura se imanta y se desimanta. Si esta armadura de hierro se cubre con un hilo metálico en espiral, a la manera de una bobina, se desarrollarán en éste hilo corrientes de inducción. Los reóforos o elementos con los que se aplica la corriente al cuerpo son los mismos en ambos tipos de aparatos.

faradi_2

Farad_2

Se incorpora igualmente un instrumento muy sencillo, el llamado fecundador de Pajot o tipo Pajot, ideado por el obstetra francés Charles Pajot (1816-1896).

Fecundador_de_Pajot1

Por último dos prótesis de cadera, la de Thompson Down (1950) y la de Moore (1952). La artroplastia total de la cadera es uno de los hitos más destacados de la historia de la cirugía ortopédica. Desde los primeros intentos de sustituir una cadera lesionada por un elemento artificial, han sido muchos los materiales utilizados con mayor o menor éxito.

Protesis_cadera_B

Prótesis de cadera Thompson (1950)

 

Fuentes materiales e iconográficas de la historia de la medicina (actualización)

Se ha actualizado la sección de fuentes materiales e iconográficas de historiadelamedicina.org.

Ha entrado a formar parte de la colección una serie de fotografías que retratan a un grupo de estudiantes de medicina en la facultad. Casi con toda seguridad se trata de la de Valencia, la que estaba situada en la calle Guillén de Castro. Por tanto deben datar de los años cuarenta o principios de los cincuenta.

Estudiantes_FM_UV4

Por otro lado, una fotografía en la que se señala que se trata del laboratorio de la Universidad de Valencia. Por tanto serían dos mujeres estudiantes. Podría datarse en los años veinte o treinta.

En tercer lugar, dos fotografías que hemos titulado “Cuidado del enfermo“. De origen desconocido, en una de ellas se ve a una mujer junto al que podría ser su esposo enfermo acostado. En la otra se aprecia, además, al médico y a una criada sirviendo el café o té. En cuando a la época, debe tratarse de los años veinte o treinta.

Cuidado_del_enfermo_2

Se ha incluido también una hoja de revista (no consta el título) en la que se ofrece un pequeño reportaje con fotografías del Instituto del Cáncer del doctor Zamora, en Valencia.

Respecto a los objetos han pasado a integrarse en la colección los siguientes: la Insignia del Congreso Internacional de Historia de la Medicina, que se celebró en Madrid en 1935 y la Insignia del  Congreso Internacional de Medicina que también tuvo lugar en Madrid en el año 1903. Una centrífuga manual de 1953 fabricada en la antigua URSS. Un estuche que contiene los materiales necesarios para realizar un análisis de orina por el procedimiento de M. Moya (primer tercio del siglo XX). Una jeringa para enemas (Seamless enema Syringe), un irrigador nasal Parke Davis & Co, una jeringa para el oído de Boots Surgical Department Nottingham (todos ellos del primer tercio del siglo XX), y finalmente, un aplicador con vacuna jenneriana para cuatro personas, fabricada en el Instituto Llorente.

Insignia_XIV_Congreso_Internacional_Medicina_1903

 

Se inaugura la exposición permanente ‘Colección histórico-científica de la Universitat de València. 2: Medicina y Sociedad’

El rector de la Universitat de València ha inaugurado hoy la Exposición permanente Colección histórico-científica: 2. Medicina y sociedad. Como su título indica es la parte correspondiente a la Medicina, a lo que antes se denominaba Colección histórico-médica. Ha asistido numeroso público de instituciones valencianas como la Sociedad de Amigos del País y de la Real Academia de Medicina y de Ciencias afines de la Comunidad Valenciana, vicerrectores, decanos y vicedecanos, profesores de la Universidad, personal de administración y servicios, medios de comunicación, exalumnos, estudiantes y miembros de las familias que han donado objetos y piezas. Han hablado el prof. Federico Pallardó, decano; los profs. José L. Fresquet y Carla Aguirre, comisarios de la exposición; la Dra. María Luz López Terrada, directora del Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia López Piñero (Universitat de València-CSIC); y el rector, prof. Esteban Morcillo.

Esta Colección nació a mediados de los años setenta gracias a la labor desarrollada por el profesor López Piñero. El modesto núcleo inicial estaba compuesto por objetos e instrumentos que pudieron reunirse de la propia Facultad y Hospital Clínico. Con el tiempo y la dedicación desinteresada de las generaciones de profesores y colaboradores que han pasado a lo largo de los últimos cuarenta años por la institución, se han organizado un buen número de exposiciones temporales a la vez que la Colección ha ido creciendo gracias a las donaciones desinteresadas de particulares,  así como de instituciones sanitarias.

Después de cinco años de obras, traslados y otros cambios, e inmersos en una profunda crisis social y económica, parecía que los iniciales proyectos habían entrado en un impasse. Gracias al interés del Vicerrectorado de cultura e igualdad y al Decanato de la Facultad de Medicina y Odontología, y a meses de trabajo, por fin se ha hecho realidad el proyecto. No recoge éste todo lo que se hubiera querido, pero se habla ya de posibles ampliaciones.

La intención de esta Colección es doble. Por un lado, como así ha sido desde sus inicios, su gran utilidad para la docencia y la investigación. Las fuentes iconográficas y materiales cobran cada vez más importancia para el historiador. Nuestra presencia en las carreras sanitarias en Valencia (grados y másteres) es amplia e intensa y el recurso a este tipo de fuentes resulta de gran interés para los estudiantes. Ahora queremos extender también este uso a otros niveles de la enseñanza elaborando materiales  ad hoc para los docentes y los alumnos de estudios secundarios y primarios. Por otro lado, se pretende difundir la cultura histórico-médica e histórico-científica al ciudadano y que éste pueda conocer de cerca qué se hace en la Universidad y cómo se utiliza el dinero de sus impuestos.

El discurso expositivo es muy neutro y recurre a grandes hitos de la historia de la medicina que dan contexto a las piezas que se exponen; hay que recordar que se trata de una exposición permanente. Los materiales que se presentan se han agrupado en una serie de módulos:

1) Se recogen las dos grandes tradiciones valencianas, la morfología y la terapéutica. Por eso la exposición comienza con la primera, que hace referencia a la importancia que tuvo el Movimiento vesaliano en Valencia, al significado que tuvo en su momento el Atlas anatómico de Crisóstomo Martínez, a la obra iniciada por Gómez Alamá y a la estancia de Santiago Ramón y Cajal en nuestra ciudad y sus consecuencias. El darwinismo y la terapéutica se exponen en el Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia López Piñero, en el Palacio Cerveró.

2) La segunda parte de la exposición trata de ilustrar cómo se asimilaron en Valencia las corrientes aparentemente opuestas de la medicina hospitalaria y la medicina de laboratorio. Como denominador común se ha utilizado la idea lainiana de las tres mentalidades de la patología y clínica: la anatomoclínica, la fisiopatológica y la etiológica. De esa forma el visitante puede contemplar los tres estratos sobre los que se ha edificado la medicina contemporánea. En este apartado se ha incluido también todo lo relativo a la epidemia de cólera que afectó a Valencia en 1885 y la vacunación Ferrán.

3) La cirugía también ha gozado en Valencia de una larga tradición que se remonta incluso al periodo anterior en el que se fundó la Universidad. A ella se dedican las siguientes secciones de la exposición. Se muestra cómo era antes y después de lo que se ha dado en llamar Revolución quirúrgica. Se describe cómo la anestesia, la hemostasia, la antisepsia y la asepsia fueron penetrando en nuestro entorno y cambiando el aspecto de los quirófanos y abriendo nuevos caminos a la cirugía. Se pasa después a la constitución de las especialidades médico-quirúrgicas. La invención de instrumentos y las mejoras técnicas fueron responsables de la aparición de la oftalmología, la obstetricia y ginecología, la otorrinolaringología y la urología. De todas ellas se muestran interesantes materiales procedentes, sobre todo, del periodo de entreguerras. Finalmente la exposición integra también la Odontoestomatología cuyo estudio hoy se integra en la Facultad.

4) Como elemento útil para la docencia se ha incorporado además una vitrina que trata de mostrar la evolución humana y de ilustrar lesiones características de la Paleopatología o estudio de las enfermedades en la Antigüedad a través de los restos óseos que han quedado.

5) Completan la exposición bustos, placas conmemorativas, la Colección de materia médica y grandes aparatos, como el primer microscopio electrónico que funcionó en el Hospital La Fe, de Valencia.

En los depósitos quedan muchísimas  piezas que podrán utilizarse en exposiciones temporales que profundicen en aspectos concretos de la medicina. Al menos este es nuestro deseo.

Quedan ustedes invitados a una visita. Segunda planta de la Facultad de Medicina y Odontología de la Universitat de València. La otra parte de la exposición “1: Ciencia y sociedad” se expone en el Palacio Cerveró.

Vista parcial de la Exposición

Fuentes materiales e iconográficas de Historia de la Medicina

En historiadelamedicina.org se ha abierto una nueva sección dedicada a las fuentes materiales e iconográficas de Historia de la Medicina. La Colección que se muestra es reciente; apenas tiene dos años de vida. Sin embargo, nació con la intención y la voluntad de crecer y de prolongarse en el tiempo. Veremos si es posible.

Uno de los motivos de su creación fue el de disponer de una serie de objetos que pudieran servir para la enseñanza y la investigación históricomedica, desempeñando el mismo papel que las fuentes impresas, de archivo, orales y multimedia.Todos proceden de adquisiciones en rastros, mercadillos, tiendas de antigüedades y, sobre todo, de subastas, tanto de España como del extranjero.

Una de las ventajas de disponer de una colección privada es que puede desarrollarse al margen de las presiones y arbitrariedades a las que están sometidas las de carácter público o institucional, bien sea por falta de recursos humanos o económicos, o por motivos políticos, o bien por causas que no merecen ser comentadas aquí.

Internet permite hacer público este conjunto de objetos, piezas e instrumentos, acercándolo a cualquier interesado más allá de las barreras espaciales y temporales, con una inversión razonable. En la actualidad se puede acceder a excelentes colecciones tras las cuales se esconden especialistas que no esperan recibir nada a cambio excepto el reconocimiento de su utilidad.

Esperamos, pues, que esta nueva sección de historiadelamedicina.org pueda ser útil a los profesionales de las ciencias de la salud, a los estudiantes de las mismas, y a cualquier persona que sienta interés en estos asuntos. Todavía quedan muchos objetos que incluir, pero nuestra intención es actualizarla y completarla con frecuencia.

Como se trata de fichas individuales, se puede añadir información. Por ejemplo, la referencia bibliográfica de los Catálogos de instrumentos que contienen la pieza, objeto o instrumento en cuestión. Asimismo, enlaces que lleven a un estudio en profundidad, como ya ocurre en alguno de los casos.

De momento, dado que el número de objetos no es excesivo, se han dispuesto las fichas en forma de directorio por orden alfabético del nombre de los mismos. Los materiales iconográficos se han agrupado bajo el rótulo “Iconografía”, e la “I”. Los medicamentos, para facilitar su localización, bajo el rótulo “Medicamentos”, en la “M”.

Instrumentos de anestesiología en Sheffield

Sheffield, en el Reino Unido, tiene una buena colección de anestesiología. Parte de la misma se puede contemplar en un sitio web que, mediante imágenes, ofrece una visión de cómo ha evolucionado la especialidad en el siglo XX.

En el sitio web se hace referencia a dos museos: uno en el departamento de anestesia del Northern General Hospital, y otro en el mismo Departamento pero del Royal Hallamshire Hospital. En el primero se encuentra The Jake Johnston Teaching Collection. El doctor James “Jake” Johnston fue un consultor de anestesia entre la década de los años cincuenta y la de los ochenta, pionero en la anestesia cardiotorácica, que fue recogiendo objetos dignos de ser preservados. Cuando se jubiló cedió la colección al doctor John “Jake” Alderson (consultor entre 1978 y 2006), quien la almacenó y la amplió. En 1992 se trasladó al sexto piso del Northern General Hospital donde se pudo exponer con fines docentes. Pronto surgió el interés de otros médicos que aportaron piezas propias tanto del mismo Hospital como de otros. Entre éstas algunas que diseñaron los anestesistas de la casa.

La colección del Royal Hallamshire Hospital comenzó a formarse gracias al primer profesor de anestesiología de Shefield, Andrew Thornton, que también ampliaron otros miembros del departamento. En la actualidad se exhibe en la planta C.

En la página principal se ofrece al visitante un menú desplegable, que también está disponibles en la parte inferior de la página, que conduce a cada una de las secciones: Máquinas de anestesia, Anestesia dental, Piezas o partes, Ventiladores, Vaporizadores y terapéutica por inhalación, Aparatos de medida y control o monitorización, Laringoscopios, Agujas y jeringas, Aerosoles, Farmacia, Anestesia Cardiotorácica, Obstetricia, Varios, Invenciones de A.M. Wilson, y las de Smith -Clarke.

Las fotografías son bastante buenas y debajo de ellas se ofrece, a veces, el esquema del aparato y una brevísima descripción.

Se nota que los que se ocupan de las colecciones y del sitio web son profesionales de la anestesia que, apenas sin recursos, se ocupan de las mismas. Lamentablemente, tanto que se habla de preservación del patrimonio, la situación en la realidad es muy diferente a lo que se pregona en teoría.

El sitio puede ser útil a la hora de identificar instrumentos.

Enlace: Sheffield Museum of Anaesthesia