Museo en red del Departamento de Anestesia de Nuffield

La Nuffield Division of Anaesthetics, del Nuffield Department of Clinical Neurosciences, tiene una sección dedicada a su Museo: The NDA Online Anaesthesia Museum.

Según leemos en el sitio Web, los objetos e instrumentos fueron recogidos por Richard “Dicky” Salt a lo largo de los años. Hacia 1997 se catologó la colección y posteriormente se fotografió.

El sitio web, de diseño muy sencillo, tiene cuatro secciones. La primera contiene información sobre el Museo; no es nada extensa. La segunda permite ver la colección según la categoría que el visitante seleccione: Airways, Anaesthetic machines, Bronchoscopes, Cylindres, Flowmeters, Laboratory equipment, Laryngoscopes, Masks & Facepieces, Mouthgags, Tracheotomy, Tracheal Tubes, Valves, Vaporizers, Ventilators, y Miscellaneous. Elegida una, aparecen los objetos de la misma con una fotografía en miniatura y algunos datos de su catalogación (si se elige que se muestren los resultados “en columna”. Si, por el contrario, se elige “en mosaico”, los datos descriptivos desaparecen; sólo se muestran las miniaturas. Reaparecen cuando elegimos sólo un objeto.

La tercera permite hacer búsquedas por palabras clave. En cuanto al resto de detalles, son los mismos que en el caso anterior. Finalmente, en “Contacts Page”, se proporcionan los datos para comunicarse con los responsables y el formulario correspondiente.

El sitio es interesante para los que estén interesados en la Historia de la anestesiología y para los que tienen que catalogar objetos e instrumentos de esta especialidad. A veces es muy difícil identificarlos y es importante disponer tanto de los textos impresos adecuados, como catálogos, como sitios web como el que reseñamos.

Anuncios

El Museo Nacional de Salud y Medicina, en Washington

El Museo Nacional de Salud y Medicina (National Museum of Health and Medicine), en Washington, forma parte del Instituto de Anatomía Patológica de las Fuerzas Armadas (Armed Forces Institute of Pathology). Se fundó como Museo Médico del Ejército en 1862 para estudiar y mejorar las condiciones médicas durante la Guerra Civil Americana. Alberga una colección de más de 24 millones de piezas que incluyen materiales de archivo, preparaciones anatómicas y patológicas, instrumentos médicos y artefactos, multitud de casos documentados, etc.

El tema principal de las colecciones es la historia y la práctica médica de los Estados Unidos de América, la medicina militar, así como cuestiones actuales de investigación médica. El Museo cuenta con una planta de exposiciones sobre la medicina de la Guerra Civil que incluye piezas que documentan la muerte de Abraham Lincoln; la evolución del microscopio y de los instrumentos médicos; un holograma del cuerpo humano y un interactivo que permite a los visitantes explorar el cuerpo humano desde una perspectiva en 3-D.

El sitio web del Museo se estructura en las secciones siguientes: ‘Planifique la visita’, ‘Exposiciones’, ‘Colecciones’ ‘Noticias’, ‘Acerca de’, ‘Acontecimientos’, ‘Preguntas más frecuentes’ y ‘Contacto’.

Desde la página de inicio también se accede a una selección de exposiciones: ‘Abraham Lincoln: The final casualty of the War’; ‘Trauma Bay II, Balad, Iraq’, ‘Resolved advances in forensic identification of US War dead’, ‘Battlefield surgery 101: From the Civil War to Vietnam’; y ‘To bind up the Nation’s wounds: Medicine during the Civil War’.

Desde la misma página se puede ir directamente a:

Colecciones anatómicas: que reúne huesos y partes del cuerpo. Más de 5.000 esqueletos  y 10.000 casos médicos documenttados de heridas y enfermedades. En él investigan anatomopatólogos, antropólogos físicos, antropólogos forenses y paleopatólogos.

Colecciones históricas: que documentan los cambios de la tecnología médica desde principios del siglo XIX. Incluye equipamiento de rayos X, microscopios, instrumentos quirúrgicos, modelos anatómicos, etc.

Colecciones neuroanatómicas: contiene nueve colecciones sobre neuroanatomía y neuropatología humana y no humana.

—Centro de anatomía del desarrollo humano, con multitud de recursos para el estudio de la embriología. Muy conocido por sus reconstrucciones en tres dimensiones.

Archivo Histórico de George A. Otis: reúne fotografías, ilustraciones, documentos, etc. relacionados con la salud y la medicina que permite reconstruir la práctica de la medicina desde la guerra civil a la actualidad.

Completan la página incial una sección de últimas noticias y las próximas actividades del centro.

Respecto al apartado de ‘Exposiciones’ el visitante dispone de un largo listado que contiene las permanentes (‘Para vendar las heridas de la nación: La Medicina durante la Guerra civil’, ‘La evolución del microscopio’, ‘Battlefield Surgery 101: Desde la Guerra Civil a Vietnam’); las que circulan de forma indefinida (por ejemplo ‘Abraham Lincoln: El final de la guerra’ y ‘Cuestiones de investigación: Efectos ambientales y toxicológicos del arsénico’); exposiciones temporales (como ‘Herido en acción: una exposición de arte sobre los avances de la Ortopedia’); exposiciones pasadas (incluye una larga lista); y exposiciones virtuales (por ejemplo, ‘Los soldados de Walt Whitman’, ‘Colección oftalmológica de William Holland Wilmer’, entre otras).

Quizás el sitio web requiera una puesta al día, pero pone de manifiesto la enorme riqueza de materiales que contiene el National Museum of Health and Medicine, nombre que lleva desde 1989. Siempre ha sido un centro pionero en diferentes lineas de investigación, así como en la catalogación, que constituyó la base de la National Library of Medicine.

Nuevas tecnologías al servicio de los museos: ‘StreetMuseum’ del Museo de Londres

Gracias a las nuevas tecnologías las piezas de los museos salen de sus contenedores. La forma de hacerlo puede variar. Sentado cómodamente en un sillón o frente al ordenador de tu casa puedes ver exposiciones permanentes o temporales con toda tranquilidad y con el nivel de profundidad que desees. Incluso puedes visitar museos inexistentes en su forma física. Existen, además, otras posibilidades, como es la aplicación de la realidad aumentada.

Un ejemplo es la App que ha lanzado el Museo de Londres para el Iphone, que lleva sus colecciones a la calle. Su nombre es StreetMuseum, desarrollada por la Agencia de creativos Brothers and Sisters. Aprovecha el valor de la ubicación geográfica, la geolocalización, y los mapas de Google Maps para guiar por la ciudad a sus visitantes. Según el lugar dónde nos encontremos y lo que en él veamos, podemos acceder a imágenes históricas del mismo sitio.

El Iphone, así como otros móviles, permite conocer a Google nuestra localización. Si estamos en Londres —este es el caso—se abre una pantalla con el mapa de la zona en la que nos encontramos y una serie de puntos marcados de los que se pueden ver imágenes históricas. Si se selecciona uno de estos puntos, se abre una ventana y aparecen lan imágenes. Tocamos sobre las mismas y se muestra la información del autor, la fecha y otros datos; para que desaparezca, se toca otra vez la pantalla. Se conservan las funcionalidades del Iphone, es decir, la imagen se puede hacer más grande, se puede mover, etc. Si nos encontramos en uno de esos puntos, puede utilizarse también la cámara y, pulsando ‘Vista 3D’, la aplicación superpone la imagen histórica a la actual.

Durante las cuatro primeras semanas la aplicación se descargó 65.000 veces. Se lanzó esta App para apoyar la apertura de nuevas galerías como una forma de atraer al público al renovado Museo y como marketing. Según sus responsables, todo ello se ha conseguido superando incluso las expectativas. Sin lugar a dudas este ejemplo nos da una idea del enorme potencial que tienen las nuevas tecnologías para todos los campos en general y para el de los museos en particular.

En YouTube hay un vídeo que muestra el funcionamiento de todo lo dicho. Vale la pena. No puedo insertarlo aquí por estas cosas de las restricciones geográficas o lo que sea.

En este enlace puede consultarse el estudio de caso.

Captura de un ejemplo

El papel de las bibliotecas y museos en el siglo XXI

Los gobiernos quieren comprobar cómo las cantidades de dinero que destinan a museos y bibliotecas se traducen en buenos resultados. Lo que más preocupa es su utilidad educativa y formativa. Durante los últimos años hemos visto cómo en los sitios web de museos aparecen apartados y secciones específicas con materiales docentes para niños y adultos de todas las edades. Hojeando algunos se percibe que detrás hay una gran inversión de tiempo, de recursos humanos y económicos.

El Institute of Museum and Library Services (IMLS) de Estados Unidos ha publicado Museums, Libraries, and 21st Century Skills. En este informe y proyecto a la vez, se señala que para tener éxito en la sociedad actual es necesario alfabetizar a la gente en la búsqueda y análisis de información; en promover la autosuficiencia; y enseñar a colaborar, comunicarse con eficacia y resolver problemas. La combinación de las fortalezas o los aspectos más sólidos de la educación tradicional, junto con buenas inversiones en infraestructuras modernas de comunicación, de bibliotecas y de museos bien equipados, puede ser una buena fórmula para dotar de las habilidades necesarias a los ciudadanos del siglo XXI.

En el folleto se recogen estudios de caso escogidos que invitan a reflexionar sobre los roles de los museos y de las bibliotecas en la educación de los nuevos ciudadanos. Hay que considerar a estas instituciones como centros de aprendizaje. También se incluye una herramienta de autoevaluación muy interesante.

Una de las recomendaciones es que para determinar las necesidades de los ciudadanos de este siglo y cómo satisfacerlas, deben intervenir los sectores educativo, económico, cívico y cultural. Se hace indispensable el trabajo cooperativo y la concurrencia de distintas perspectivas. Nunca ha habido un periodo tan crítico y decisivo en la relación entre las bibliotecas, museos y la comunidad. Éste viene marcado por muchos cambios en poco tiempo y, además, por una situación económica crítica. Museos y bibliotecas deben saber responder a los desafíos actuales.

Interesante esta reflexión que puede hacerse extensiva no sólo a los Estados Unidos sino a todo el mundo. Este folleto o informe se acompaña de podcasts, conferencias, reuniones y actividades variadas que se centran todas en el tema y que se encuentran disponibles en la página web correspondiente del Institute of Museum and Library Services.

Enlace al Informe en pdf

Webwise 2010: Imaginar el Futuro digital

El pasado mes de marzo tuvo lugar en Denver el encuentro Webwise 2010 de Bibliotecas y Museos, cuyo tema era Imaginar el futuro digital (Imagining the Digital Future). Se celebró en el Centro de Convenciones de Colorado los días 3, 4 y 5 de marzo pasado. Las distintas conferencias abordaron tanto los logros e innovaciones que se han producido en los últimos años, como las oportunidades y retos del futuro; todo ello centrado en las bibliotecas y los museos.

Con motivo del acontecimiento se ha puesto en marcha un proyecto de historia oral que lleva el título de Pioneros digitales (Digital Pioneers), que recoge entrevistas con figuras destacadas que han desempeñado un papel importante en la digitalización del patrimonio cultural.

Ahora, en su sitio web, el de Webwise, se han puesto a disposición de los que no pudieron asistir, una serie de vídeos que recogen las intervenciones, las conferencias de inauguración y de clausura. Entre éstas encontramos temas muy interesantes. Han tenido el acierto de subtitularlas en inglés, lo que facilita su comprensión para los que tenemos el oído algo duro.

Este tipo de iniciativas —muy de elogiar— es muy interesante porque se convierten en conocimiento que puede ser consultado por cualquiera que tenga interés de cualquier parte del mundo.

Reflexión sobre los museos de ciencias

Hace unos días, el pasado 13 de marzo, The New York Times, en su Arts Special, traía un artículo largo de Edward Rothstein sobre los Museos de ciencias, de lo más interesante: The Thrill of Science, Tamed by Agendas. Estas cosas dichas aquí, en un país con un alto grado de papanatismo, son tiltadas de rancias y antiguas. Esperemos que ahora que lo dice un norteamericano llame algo la atención y merezca algo de respeto.

El artículo habla de los actuales Museos de Ciencias que se han convertido en no se sabe muy bien qué. Las diferencias de enfoques son muy grandes igual que lo son sus planteamientos y la filosofía en la que se sustentan. Está claro que los museos actuales poco tienen que ver con aquéllos de hace más de un siglo, que eran colecciones de objetos.

Según el autor, durante las dos últimas generaciones, la historia, la política y la sociología se han adueñado de los museos y han desplazado a las disciplinas científicas. No le falta razón. Muchos museos exhiben colecciones utilizando criterios que poco tienen que ver con los objetos que muestran. La anécdota toma protagonismo frente a lo esencial. El autor explica varios ejemplos y pone de relieve, por ejemplo, que lo políticamente correcto se impone hoy a la realidad. Muchos museos creen que su misión es sorprender, influir en la acción política o crear nuevas vocaciones.

No se suele enseñar cómo se hace la ciencia, en qué circunstancias y en qué contextos. No se muestra cómo funcionan los objetos ni en qué principios se fundamentan. El autor espera, como en la Biblia, que alguien entre en el templo y arremeta con tanta extravagancia y tanta parafernalia, para restaurar la importancia de la ciencia, sus objetos y los principios.

Bien, quizás no tengamos que ser tan radicales, y entre el mero coleccionismo de objetos y la costosa parafernalia actual, se encuentren modelos más atenidos a la realidad, más asequibles para el visitante, mejor enmarcados en su contexto social y cultural, que se centren en la ciencia, en sus saberes y sus prácticas y “emocionen” sin adulteraciones.

El artículo merece la lectura y la reflexión.

‘Anfiteatro anatómico’, exposición y blog

Gracias a Boing Boing he descubierto el blog Morbid Anatomy. Según se dice en el sitio, se trata de explorar los “intersticios” o los espacios entre el arte y la medicina, la muerte y la cultura. Su autora es Joanna Ebenstein y está desarrollando el sitio de forma conjunta con una exposición fotográfica titulada Anatomical Theatre. Profesionalmente se dedica al diseño gráfico y a la fotografía.

La exposición Anatomical Theatre aborda las representaciones del cuerpo, la enfermedad y la merte en los museos médicos del mundo occidental. Los que se contemplan son el Alabama Museum of the Health Sciences, Birmingham, Alabama; el Museo Delle Cere Anatomiche Luigi Cattaneo, Bolonia, Italia; el Pathologisch-anatomisches Bundesmuseum, Viena Austria, el Gordon Museum, London, England; el Hunterian Museum, Glasgow, Scotland; el Hunterian Museum, London, England; el Josephinum, Viena, Austria; el Mütter Museum, Philadelphia, Pennsylvania; el National Museum of Health and Medicine, Washington DC; el Semmelweis Museum, Library and Archives of the History of Medicine, Budapest, Hungría; La Specola (Museo di Storia Naturale), Florence, Italia; y The Wrolik, Amsterdam, Holanda.

Del sitio Anatomical Theatre se ofrece además información sobre las noticias que han aparecido en los medios así como imágenes (52 fotografías) de la instalación en la Universidad de Alabama, que tuvo lugar entre 2006 y 2007. Como es habitual, están depositadas en flickr. También se ofrece la colección de las imágenes que se expusieron que se corresponden a objetos que en su momento se utilizaron para la enseñanza de la anatomía, anatomía patológica y cirugía, entre otras disciplinas. Los teatros o anfiteatros anatómicos tienen su propia historia. No hay más que ver las portadas de numerosos libros de la materia de varios siglos. La disección se hizo regular desde el siglo XVI. Las plantillas de personal encargado de estos lugares no sólo contemplaba profesionales de la medicina sino que a menudo había también artistas, escultores, preparadores, etc. Los museos europeos de medicina han recogido ricas colecciones que en su día se utilizaron para la enseñanza y a través de los cuales se puede recorrer la historia de la medicina en los últimos siglos.

Ahora, todas estas preparaciones y objetos, cobran un sentido diferente. Sin lugar a dudas, los profesionales de la medicina seguirán viendo lesiones, estructuras anatómicas y malformaciones, pero el público en general contempla cosas distintas. En eta ocasión se muestra la mirada curiosa y artística.

El sitio, como hemos dicho, se completa con un blog que tiene entidad propia, ya que la autora ha seguido interesada en el tema. Post a post se ocupa de las colecciones privadas, de ilustraciones sobre la exploración médica, de imágenes de alteraciones catalogadas como psiquiátricas, de la visión del cuerpo en la enseñanza de las bellas artes, de ilustraciones forenses, etc.

Se trata de un campo extenso que puede dar mucho de sí.

Captura de pantalla de la entrada a la exposición

Technorati Tags: , , , ,