Breve noticia sobre Pere Pintor y Crisóstomo Martínez

Velasco fue el primero en publicar un artículo dedicado enteramente a Crisóstomo Martínez en su revista El Anfiteatro anatómico en 1877. Más bien se trata de una notica. La lectura del Boletín del Instituto Médico Valenciano, “periódico que tanto honra a la ciencia como a los ilustres y sabios profesores que tan acertadamente dirigen y sostienen tan luminosa publicación, me ha llenado de satisfacción al ver el empeño noble, digno y razonado con que se hace luz clara y natural, defendiendo la laboriosidad y la prioridad con que hijos ilustres valencianos médicos y anatómicos esclarecieron las ciencias médicas, las enaltecieron y se conquistaron una reputación europea en las letras”.

Sin embargo, echa de menos dos figuras, la de Pere Pintor y la de Crisóstomo Martínez. Velasco señala que en sus viajes por Europa, al llegar a Nápoles, fue a visitar a Manuel Redondo, médico del infante D. Sebastián. Le habló de dos celebridades de Valencia, Pedro Pintor, del siglo XVI, y de Crisóstomo Martínez, del siglo XVII.

Del primero dice que vio un ejemplar del libro de las bubas en la Biblioteca nacional de Nápoles. Cuenta su historia. De Roma lo trajeron a España huyendo de la Inquisición. En Madrid apareció en un baratillo de libros viejos donde lo compraron por un real. Quien lo compró lo llevó a Nápoles donde lo vendió por un buen precio. Debe referirse al Tractatus de morbo fedo et occulto his temporibus affligente secundum veram doctrinam doctorum antiquorum aluhumata nominato (Roma, 9 de agosto de 1500). En la Biblioteca Imperial de Viena Velázquez pudo ver otro ejemplar de este libro, pero señala que no era el mismo, que quizás lo habían copiado mal o bien era apócrifo.

Crisóstomo Martínez (1638-1694)

Redondo le habló de Crisóstomo Martínez y de su malogrado Atlas cuyas láminas se conservan en el Ayuntamiento de Valencia. Velázquez proporciona también escueta información sobre el encargo del Ayuntamiento y sobre su estancia en París.

Incorporación de nuevas fuentes materiales e iconográficas de historia de la medicina (marzo, 2022)

La sección de Fuentes iconográficas y materiales de historiadelamedicina.org se ha enriquecido con nuevos elementos. Entre estos, instrumentos como un Microtomo de Reichert, una Maleta obstétrica AGI-IMSA (Valencia) y el Irrigador Hydroclyse.

Medicamentos como las pastillas Eupnol, el famoso Ungüento Cañizares y las Pastillas pectorales del Dr. Moliner.

En esta ocasión abundan las fotografías y los grabados, como los relativos a la celebración del Congreso Nacional de Medicina que se celebró en Madrid en 1919 y que tuvo como invitada especial a Madame Curie.

También los relacionados con los últimos protagonistas de los vídeos de nuestro Canal YouTube Medicina, historia y sociedad, Carlos María Cortezo, Manuel Tolosa Latour y Mariano Benavente.

Asimismo, un grabado en color de la construcción del Hospital del Niño Jesús y dos procedentes de revistas alemanas sobre Robert Koch en su laboratorio.

Dos grabados sobre Jaume Ferran, uno de ellos por haber ganado el Premio Bréant.

También dos nuevas fotografías de estudiantes de medicina en la sala de disección y en la de autopsias, así como un pequeño álbum con motivo de la celebración de la II Reunión de la Sociedad Española de Cirujanos, celebrada en Sevilla en 1966 .

Todo ello se puede consultar en la sección de Fuentes iconográficas y materiales de historiadelamedicina.org.

Historia de la medicina. Noticias en español (marzo, 2022 #2)

Foto de Roman Kraft en Unsplash

La evolución de la medicina a través de sus instrumentos, en Zafra.
Fuente: Canal Extremadura

El Protomedicato (1). Por Herbert Stern.
Fuente: elcaribe

Bilardo antes de Bilardo: la historia del doctor Bernardo Alberto Houssay.
Fuente: El Editor Platense

Hoy en la historia. Nace Emil von Behring.
Fuente: Hoy

El Colegio de Médicos de Cáceres organiza ciclo de conferencias sobre salud y antropología.
Fuente: Región Digital

«La visita médica estaba perfectamente regulada en el antiguo Hospital Real». Por Manolo Fraga.
Fuente: El Correo Gallego

Así terminó la Gripe Española, ¿podría pasar lo mismo con la pandemia de Covid-19?
Fuente: latercera

El gran viaje de la vacuna. Por Javier Moro.
Fuente: El Periódico

‘Enfermas’, una historia sobre las mujeres, la medicina y sus mitos. Por Pilar M. Manzanares.
Fuente: Culturamas

¿Quién fue la primera mujer estudiante de medicina en El Salvador? Por Carlos Cañas Dinarte.
Fuente: elsalvador.com

Un viaje alrededor del fascinante mundo de la odontología. Por Beatriz R. Vilaboa.
Fuente: Alimente

El estreno de las alumnas en las aulas de la Facultad de Medicina. Por Laura Garcés.
Fuente: Las Provincias

Lourdes Rodríguez, pionera de la medicina bélica. Por Lourdes Velázquez
Fuente: Carta de México

La historia de la mujer en la Medicina: de no ser para «señoritas» a mayoría en las facultades. Por Agustina Uhrig
Fuente: ConSalud.es

10 mujeres fundamentales en la historia de la medicina. Por Rodrigo Rojas.
Fuente: Saludario

La medicina de las mujeres: madres terapeutas. Por Artes México
Fuente: sinembargo.mx

Daniel Droixhe: Nourriture, santé et maladie, de Galien à l’âge classique

Conférence au Collège Belgique du 13 février 2020 de Daniel Droixhe*
On esquissera la relation entre santé et alimentation dans le traité de Galien Sur les facultés des aliments. On rapportera celles-ci à la théorie hippocratique des quatre éléments, qui définit, au moins jusqu’à la Renaissance, l’art de cuisiner comme un exercice «de manipulation et d’adroite combinaison des qualités des produits » afin d’établir la balance des humeurs. On s’arrêtera à l’ouvrage mérovingien d’Anthime Sur l’observation des aliments. La diététique et la prophylaxie de la Renaissance s’ouvrira par un rapide parcours à travers les travaux d’A. Mizauld (de la salaison de la viande ; du chapon ; comment cuire le poulet ; si la viande de paon peut être servie rôtie ; comment conserver la viande de porc et de cerf), d’O. Augenio (sur la farine d’orge), de G. Colle (des vertus alimentaires des oiseaux et des poissons, du mauvais vin), etc. On considérera des questions particulières comme celle du caractère salutaire du fromage en fonction de ses variétés (J. Lange, 1554 ; voir Kindstedt 2012). On s’attachera aux plantes dont la consommation – y compris intégrée à la bière – est particulièrement recommandée contre le développement du cancer du sein ou dans le traitement de celui-ci : bourrache, fumeterre, etc. Mais on notera aussi les aliments jugés contraires à la maladie : viandes rouges salées ou épicées, oie, canard, « toutes sortes de poissons, spécialement ceux qui vivent dans des marais », ou encore la pastilia, espèce de pizza.

Bibliographie sélective

ANTHIME, La cuisine des temps barbares. Recettes et conseils diététiques, Louviers, Ysec Éditions, 2019.

CLAFLIN K., SCHOLLIERS, P. (ÉD.), Writing Food History, London: Berg, 2012.

DROIXHE D., Soigner le cancer au XVIIIe siècle, Paris : Hermann, 2015.

GALIEN, Sur les facultés des aliments, Paris : Les Belles Lettres, 2013.

GENTILCORE D., Food and Health in Early Modern Europe. Diet, Medicine and Society, 1450-1800, London-Oxford: Bloomsbury, 2016.

KINDSTEDT P.S., Cheese and Culture: A History of Cheese and its Place in Western Civilization, White River Junction: Chelseda Green, 2012.

JÜTTE, R., Krankheit und Gesundheit in der Frühen Neuzeit, Stuttgart: Kohlhammer, 2013.

MARGOLIN, J-C et SAUZET, R. (éd.), Pratiques et discours alimentaires à la Renaissance, Paris : Maisonneuve et Larose, 1982.

MIKKELI H., Hygiene in the Early Modern Medical Tradition, Helsinki: Gummerus, 1999.

MONTANARI M., Food is Culture. New York Univ. Press, 2006 ; Le manger comme culture, Éditions de l’ULB, 2010.

ROUËSSÉ J., Une histoire du cancer du sein en Occident. Enseignements et réflexions, Paris et al. : Springer, 2011.

SIRAISI N. G., The Clock and the Mirror. Girolamo Cardano and Renaissance Medicine, Princeton Univ. Press, 1997.

SKUSE A., Constructions of Cancer in Early Modern England, Houndmills: Palgrave Macmillan, 2015.

SOLOMON M., Fictions of Well-Being. Sickly Readers and Vernacular Medical Writing in Late Medieval and Early Modern Spain, Univ. of Pennsylvania Press, 2010.

STOLBERG M., A History of Palliative Care, 1500-1970, Springer International, 2017.

(*) Prof. Dr. Daniel Droixhe
Université Libre de Bruxelles / Université de Liège
Membre du Conseil d’administration de la Société française d’histoire de la  médecine
Membre
de l’Académie royale de langue et de littérature françaises de Belgique <https://www.arllfb.be/composition/membres/droixhe.html>
Dernière publication: Transmission et tribulations. Sur l’historiographie de la contagion cancéreuse à la Renaissance: Revue de Synthèse 143/ 1-2, 1-6: https://orbi.uliege.be/bitstream/2268/266024/1/RDS_143_01-0_Doixhe.pdf

Conferencia impartida en el Collège Belgique el 13 de febrero de 2020
Se esboza la relación entre salud y alimentación en el tratado de Galeno Sobre las facultades de los alimentos. Estos se relacionarán con la teoría hipocrática de los cuatro elementos, que definía, al menos hasta el Renacimiento, el arte de cocinar como un ejercicio «en la manipulación y combinación hábil de las cualidades de los productos» para establecer el equilibrio de los humores. Nos detendremos en la obra merovingia de Anthime Sur l’observation des aliments. La dietética y profilaxis del Renacimiento se abrirá con un rápido recorrido por la obra de A. Mizauld (sobre la salazón de la carne; capón; cómo cocinar el pollo; si la carne de pavo real se puede servir asada; cómo conservar la carne de cerdo y venado), de O. Augenio (sobre la harina de cebada), G. Colle (de las virtudes alimenticias de las aves y peces, del mal vino), etc. Consideraremos cuestiones específicas como el carácter saludable del queso en función de sus variedades (J. Lange, 1554; véase Kindstedt 2012). Nos centraremos en las plantas cuyo consumo -incluso integrado en la cerveza- está especialmente recomendado contra el desarrollo del cáncer de mama o en el tratamiento del mismo: borraja, fumaria, etc. Además, también nos ocuparemos de los alimentos considerados contrarios a la enfermedad: carnes rojas saladas o especiadas, ganso, pato, “toda clase de pescado, especialmente el que vive en las marismas”, o incluso la «pastilia», una especie de pizza.

Historia de la medicina. Noticias en español (marzo, 2022 #1)

Foto de 
Mr Cup / Fabien Barral en 
Unsplash

#ExclusivoMSP – Luc Montagnier y su polémica historia con el VIH – Medicina y Salud Pública.
Fuente: MSP Medicina y Salud Pública

¿Cuántas mujeres han recibido un premio Nobel a lo largo de la historia?. Por Bárbara García.
Fuente: Saludario

La ciencia, las mujeres y las vacunas. Por Celia Yzquierdo
Fuente: diariopresente.mx

La Vacunación, el gran invento de la Medicina. Por Juan José Sánchez Arreseigor.
Fuente: National Geographic. Historia

«Mujeres Medicina», oaxaqueñas preservan el conocimiento ancestral. Por Sofía Carbajal.
Fuente: La Silla rota

De la gripe de 1918 al tifus en la II Guerra Mundial: cómo las epidemias han moldeado las guerras.Por Marcos Domínguez.
Fuente: El Español

Curanderos de Felipe Carrillo Puerto desean reactivar la medicina tradicional.
Fuente: Palco Noticias

PLAZA PÚBLIC. Influencia de la Institución Libre de Enseñanza en la Escuela Cajal, causa de la represión.
Fuente: Onda Regional

75 Aniversario Hospital Monte Naranco.
Fuente: SER Occidente

7 médicos afroamericanos que hicieron historia ¿conoces lo que lograron? Por Bárbara García.
Fuente: Saludario

Ni acaban ni se vuelven endémicas: qué nos enseña la historia de las pandemias. Por José Pichel.
Fuente: El Confidencial

¿Quién fue Michiaki Takahashi y por qué Google lo homenajea?. Por Diana Vargas.
Fuente: Explícame

Para controlar la malaria hay que controlar la minería. Por Sandra Caula.
Fuente: cinco8

El efecto placebo: una ilusión increíble que no es un medicamento.
Fuente: Enséñame Ciencia

Cómo y dónde se fabrican los millones de dosis de vacunas de COVID.
Fuente: Levante

Inaugurada una exposición de murales de hospitales fundados en la Edad Media en Zafra.
Fuente: Directo Extremadura

Susana Ramírez: «La expedición Balmis fue la primera campaña de vacunación global».
Fuente: El Periódico

Pedro Laín Entralgo. Por Sergio Martínez Gil.
Fuente: El Periódico

Más allá de la viagra y la píldora anticonceptiva: estod son los 10 inventos que revolucionaron la medicina.
Fuente: El Español

El 14 de febrero de 1829 murió el médico argentino, Cosme Argerich, pionero de la medicina en Argentina.
Fuente: Radio Perfil

Monumento a Tolosa Latour

Como esta semana hemos subido un nuevo vídeo al Canal de Youtube Medicina, historia y sociedad, vamos a incluir en esta entrada el guión del anterior, que estuvo dedicado al médico Manuel Tolosa Latour (1857-1919).

«Este grupo escultórico se inauguró el 12 de noviembre de 1925. Su autor es José Ortells, de Villarreal, Castellón. Está situado en el Parque del Retiro, casi frente al conocido monumento a El Ángel caído y al lado de la Rosaleda. Realizado en piedra y bronce, el pedestal está formado por una base cruciforme inscrita en un cuadrado sobre la que se eleva un prisma cuadrangular en cuyo frente se lee la inscripción: Tolosa Latour; en el lateral izquierdo: Ley de Protección a la Infancia 12 de agosto de 1904. Sanatorio del Santa Clara (Chipiona) 12 de octubre 1892; y en el derecho: Al Excmo. D. Manuel de Tolosa Latour. Nació el 8 de agosto 1857. Murió el 12 de junio de 1919. Patricio insigne y médico abnegado, protector de la madre y el niño.

Sobre el pedestal se sitúa un sencillo busto en piedra que representa a Tolosa Latour y, frente a él, un grupo de bronce que representa a una joven madre, ataviada con una túnica y con un manto de corte clasicista, que sostiene y acerca hacia el médico a su pequeño hijo, simbolizando La Gratitud.

Al acto acudió numeroso público de Madrid y puede verse a su amigo Ángel Pulido leyendo unas cuartillas. Se ganó el sobrenombre de “apóstol del niño”.

A finales del siglo XIX la gran mortalidad infantil y la desprotección social del niño en España se convirtieron en el llamado «problema de la infancia». La situación social, económica y política hacían que esta situación se arrastrara durante décadas. Mientras en otros países se hablaba de reformismo social aquí se trataba de solucionar estos problemas con la caridad y la beneficencia.

La biografía
Tolosa Latour nació en Madrid en 1857. Era hijo de un médico sevillano y de una institutriz. Estudió bachillerato en el Instituto Cardenal Cisneros, de Madrid. Se matriculó después en la Facultad de Medicina donde estuvo muy influido por el gran cirujano Rafael Martínez Molina (fundador del Instituto Biológico). Se licenció en 1878.

Obtuvo el doctorado con la tesis Bases científicas a que debe ajustarse la educación física, moral y sentimental de los niños que después se convirtió en libro y que desvelaba la que sería su actividad posterior así como la de su esposa y entorno familiar y social.

Actividad como escritor y traductor
Fue traductor minucioso de obras médicas.

Ayudó a fundar y publicó en Archivos de Ginecología y Enfermedades de la InfanciaEl Hospital de Niños y La Madre y el Niño.

Redactó la cartilla Instrucciones populares para evitar la propagación y estragos de la difteria, que fue premiada por la Sociedad Española de Higiene en 1886. Llegó a ser tan popular que fue traducida a otros idiomas.

Escribió también en periódicos generales sobre temas diversos. Se casó con la conocida actriz Elisa Mendoza Tenorio y tuvo gran amistad con Benito Pérez Galdós.

Actividad institucional
Fue cofundador de sociedades científicas como la de Terapéutica, Higiene, Ginecología y Fisiología, y Pediatría. Presidió la Sociedad Frenopática Española en 1882. Quizás en la que desarrolló más actividad fue en la de Pediatría, que llegó a presidir.

Elegido miembro de número de la Real Academia Nacional de Medicina en 1899, pronunció su discurso de ingreso en 1900: Concepto y fines de la higiene popular.

También fue miembro de la Academia Médico-quirúrgica y socio del Ateneo (sección de Ciencias naturales).

Perteneció a la Sociedad de Biología de París y a las de Higiene y de Medicina Pública e Higiene Profesional francesas.

Representó a España en los congresos internacionales de Protección a la Infancia de París (1883), Amberes (1890) y Ginebra (1896).  Aquí mostró su preocupación por los niños que entonces llamaban “anormales” o “incorregibles” tratando de estudiar las razones médicas y biológicas que justificaran estos comportamientos y poder tratarlos. Llamó la atención asimismo de las causas sociales de los comportamientos antisociales de estos niños.

También participó en el Congreso Internacional Pedagógico (Madrid, 1892), Congreso internacional de Educación familiar (Bruselas, 1910) y el Congreso Internacional de Higiene Escolar (París, 1910).

Actividad asistencial
Ejerció como pediatra en el entonces recién creado Hospital del Niño Jesús. Por desavenencia con la duquesa que lo creó fue separado del servicio cinco años después. Dirigió el Asilo de Huérfanos del Sagrado Corazón de Jesús. Organizó una enfermería con 200 camas. Aquí fue uno de los primeros lugares de España donde se pusieron en marcha en España los estudios de antropometría pedagógica. Fue uno de los pioneros en la formación en España de la Pediatría.

Cofundador de la primera gota de leche de Madrid junto con Rafael Ulecia y Cardona siguiendo el modelo francés. Impulsó los sanatorios y hospicios marinos y de montaña para combatir el escrofulismo y el raquitismo en la infancia. El de Trillo (Guadalajara) fue uno de los que funcionó bajo el amparo de la Sociedad Protectora de Niños.

El más genuinamente suyo fue el de Santa Clara (Chipiona), creado en 1892, que costeó a sus expensas y las de sus amigos (por ejemplo Pérez Galdós contribuyó con los beneficios de la publicación de su obra El Abuelo) y que fue una de las primeras empresas de este tipo llevadas a cabo en España.

Tuvo consulta privada que finalmente dejó en manos de su hermano Rafael, que también fue pediatra y médico del Instituto Municipal de Puericultura de Madrid (1923).

Actividad higienista y social
Tolosa perteneció al grupo de reformistas sociales que se plantearon la misión dirigida a tutelar y proteger al niño desamparado, por un lado, y a educar y corregir al niño delincuente, por otro.

Quizás su contribución más importante fue la Ley de Protección a la Infancia, conocida también como Ley Tolosa Latour, promulgada en 1904. El Reglamento tardó tiempo en realizarse y la ley entró en vigor mucho después de promulgada. Vigente hasta 1941.

Creó el Consejo Superior de Protección a la Infancia y Represión de la Mendicidad, actuando varios años de secretario de la institución. Creó el boletín: Pro Infantia. Boletín del Consejo Superior de Protección a la Infancia y Represión de la Mendicidad, órgano de expresión de sus puntos de vista sobre este terreno y a la que dedicó sus esfuerzos hasta que falleció.

También fue director general del primer Servicio de inspección Médico Escolar, vocal del Consejo de Sanidad y del Patronato de Sordomudos y Ciegos,

Méritos
Aparte de los mencionados, le fue concedida la Gran Cruz de la Beneficencia (1912);  la Gran Cruz de Isabel la Católica desde 1915;  la Cruz de Carlos III; y la Encomienda de Cristo de Portugal. Oficial de la Legión de Honor francesa.

Murió el 12 de junio de 1919.

Bibliografía
–Ballester, R. (sf). Tolosa Latour, Manuel. Diccionario Biográfico Español. Disponible en: https://dbe.rah.es/biografias/8754/manuel-tolosa-latour, consultado el 10 de enero de 2022.
–Ballester Añón R.; Balaguer Perigüell, E. (1995). La infancia como valor y como problema en las luchas sanitarias de principios de siglo en España. Dynamis Acta Hisp Ad Med Sci Hist Illus, vol.15, pp. 177-192.
López Piñero, J.M.; Brines Solanes, J. (2009). Historia de la Pediatría. Valencia, Ed. Albatros.
–Manuel Tolosa Latour. Casino de Madrid. Socios del Casino: Esculturas y Homenajes. Disponible en:  Consultado el 10 de enero de 2022.
–Rodríguez-Ocaña, E. (2003). La salud infantil, asunto ejemplar en la historiografía contemporánea. Dynamis Acta Hisp Ad Med Sci Hist Illus, vol. 23, pp. 27-36.
–Rodríguez Pérez J.F. (2014). Manuel Tolosa Latour (1857-1919) y Elisa Mendoza Tenorio (1856-1929): precursores de la protección a la infancia en España. El futuro del pasado, vol. 5, pp. 355-378.
–Zafra Anta, M.A.; Gorrotxategi Gorrotxategi, P.; Girón Vallejo, O.; Medino Muñoz, J.; García Barba, S.; García Nieto, V.M. (2020). En el centenario del fallecimiento de Manuel Tolosa Latour, pionero de la pediatría higiénico-social y divulgativa. Contribuciones a la incorporación de la mujer en el espacio público español de principio del siglo XX. Acta Pediátrica, vol. 78, nº 1-2, pp. 20-27-
–Zafra Anta M.A.; García Nieto, V.M. (2015). Historia de la pediatría en España. Pediatr Integral, vol. , 19, nº4, pp. 243-250. Disponible en: http://www.pediatriaintegral.es/wp-content/uploads/2015/ xix04/01/n4-235-242_20anivers-PI.pdf

Historia de la medicina. Noticias en español (febrero, 2022 #1)

Foto de Bank Phrom en Unsplash

Metrodora, Elizabeth Blackwel, Dolors Aleu.. diez pioneras de la Medicina en el día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Por Mercedes Borja.
Fuente: 20 Minutos Salud

Luc Montagnier: muere el virólogo francés que ganó el premio Nobel de Medicina por descubrir el VIH.
Fuente: BBC News

Los ‘médicos españoles’ que revolucionaron la medicina en la Guerra Civil.
Fuente: El Español. El cultural

La rubéola, un ejemplo de la eficacia de las vacunas que ataca especialmente a los recién nacidos.
Fuente: 20 Minutos Salud

Historia mínima de la lucha contra el cáncer. Por José A. Moreno Nogueira.
Fuente: Diario de Cádiz

El Museo de la Historia de la Medicina de Zafra retoma el sábado sus visitas guiadas. Por Ana Magro.
Fuente: Hoy

Presentación del libro ‘Málaga y sus médicos. De Colegio Médico a Colegio Oficial de Médicos de Málaga’ de Gabriel Prados Carmona.
Fuente: Diputación de Málaga

Diego Gracia Guillén: “La educación es hoy una auténtica tragedia”. Por Juan Emilio Ballesteros.
Fuente: Cambio 16

Descubrimientos que cambiaron la historia de la medicina: la Teoría del germen. Por Raquel Lemos.
Fuente: 20 Minutos Salud

Conoce la historia de Matilde Montoya: la primera médica mexicana: Matilde Petra Montoya Lafragua. Por Mariana Riestra.
Fuente:  Chilango

Quién fue Miguel Servet, el médico pionero en el estudio de la anatomía que fue condenado por la Inquisición. Por Raquel Lemos.
Fuente: 20 Minutos Salud

Básicos del Cannabis: una Breve Historia de la Planta. Por Dra. María Fernanda Arboleda.
Fuente: El Planteo

El bacilo de Ebert, el enemigo inesperado de las tropas borbónicas en Cataluña. Por Pedro Gargantilla.
Fuente: ABC

Una entrevista ficticia al médico y filósofo Galeno permitirá conocer los secretos de uno de los personajes más influyentes de la historia de la medicina.
Fuente: Universidad de Granada

¿Cómo terminará la covid? ¿Se puede comparar con la gripe de 1918? Responde un historiador de pandemias. Antón Erkoreka.
Fuente: 20 Minutos

Conoce a Albucasis, el padre de la cirugía moderna. Por Lorena Montón
Fuente: rtve

11 imágenes inquietantes de la historia de la medicina.
Fuente: Yahoo!

Quimerismo. Por Anjel Ordóñez.
Fuente: Naiz

La desconocida historia de egos y rivalidad detrás del descubrimiento de la insulina hace 100 años. Por Kersten Hall.
Fuente: BBC News

Monumento al doctor Cortezo

Hemos subido al canal Youtube Medicina, historia y sociedad un nuevo vídeo: Monumento a Tolosa Latour, por lo que es el momento de dejar aquí el guión del anterior que, si recuerdan, estuvo dedicado al doctor Cortezo: Monumento al doctor Cortezo.

«Una vez más nos vamos a Madrid y en concreto al Parque del Retiro. Si entramos por la puerta de Herrero Palacios y seguimos por el Paseo de Fernández Núñez hasta la Escuela de Patinaje El Retiro, muy cerca veremos el conjunto escultórico dedicado al Dr. Cortezo. Fue inaugurado en abril de 1921 bajo el patrocinio del Colegio de Huérfanos de Médicos, asistiendo el propio Cortezo. El autor fue Miguel Blay y Fábrega.

Veamos quién fue este médico.

[INTRO]

Cortezo procedía de una familia de clase media culta. Nació en Madrid el 1 de abril de 1850. Su padre murió cuando era pequeño, lo que dejó a la familia en circunstancias económicas delicadas. Estudió en el Colegio San José y obtuvo el bachiller en letras en el Instituto San Isidro.

Comenzó a estudiar medicina en 1866. La mayor parte lo hizo en los tiempos del llamado  sexenio revolucionario. También se matriculó en la Facultad de Letras. No tenía claro qué camino seguir hasta que se matriculó en un curso libre de Terapéutica que impartía Ezequiel Martínez de Pedro en su clínica del Hospital general. Finalizó el año 1870 y unos meses más tarde obtuvo también el doctorado con la tesis  La influencia de las bebidas alcohólicas en la Patología y Terapéutica.

Desde el positivismo y el republicanismo participó activamente en la discusión científica, sobre todo desde la prensa profesional y general.

Ingresó en la Academia Médico-quirúrgica en 1871 y llegó a dirigir la sección de Medicina entre 1875 y 1876. También fue su vicepresidente en 1876 y vicepresidente de la Academia Histológica que había fundado Aureliano Maestre de San Juan en 1874, que se fusionó con la anterior en el curso de 1876-77.

Con este perfil no es raro que participara en la Sociedad Española de Historia Natural y en la Institución Libre de Enseñanza como manera de defenderse del pensamiento reaccionario. Como otros conocidos colegas también formó parte de la Escuela Libre de Medicina que fundó González de Velasco en el Museo Antropológico en 1875.

Pronto adquirió fama de descubrir a personas que podrían llegar a destacar y a conseguir recursos. Desde la tertulia del Café Fornos lanzó al joven Luis Simarro. Con éste llegó a promover una Sociedad para el adelanto de las Ciencias como las que existían en otros países. La iniciativa no tuvo repercusión, pero en 1908 y con la insistencia de Luis Simarro se creó la Asociación Española para el Progreso de las Ciencias. Presidida por Moret, formaban parte de la junta Simarro, Cortezo, Pulido, y Rodríguez Carracido, entre otros. Uno de los primeros congresos que celebraron tuvo lugar en Valencia con motivo de la Exposición Nacional de 1910.

Más tarde, ya en la madurez y como otros de sus amigos, se moderó. Con la restauración monárquica se afilió al Partido Conservador siendo seguidor cercano a Silvela y Romanones.

Cultivó libremente la medicina aunque también obtuvo una plaza de médico sustituto de la Beneficencia Municipal y, por oposición, un puesto en el Hospital de la Princesa. Él y otros colegas tuvieron como objetivo convertir su hospital en el centro de referencia científica de Madrid —lo que significaba una dimensión docente—. No dudaron en hospedar entre ellos, el Instituto de Terapéutica operatoria de Federico Rubio tras su frustrada embajada republicana en Londres. No obstante, hubo algunos que plantearon problemas porque allí ya había excelentes cirujanos. Como sabemos, más tarde, Federico Rubio fundó su propio Instituto en la zona de Moncloa, Madrid.

Una aportación de Cortezo fue la cura antiséptica de las heridas mediante la aplicación inmediata sobre las mismas de algodones empapados con cloruro de cal y ácido oxálico y protegidas del ambiente mediante un vendaje cerrado. Este procedimiento era parecido al que se utilizo durante la Primera Guerra Mundial. También regentó en el Hospital un laboratorio de análisis químico y de estudio anatomopatológico con intención docente y asistencial.

Quiso hacer carrera académica pero no obtuvo la cátedra de Patología médica de Barcelona. Sí ganó la de Fisiología de Granada, pero no era lo suyo. Sólo impartió una clase. Sabía que su puesto estaba en Madrid donde la politización de la Universidad no le permitió ganar nunca una cátedra.

Entre 1880 y 1881 abandonó su puesto en el Hospital para dedicarse sólo a su consulta privada. Llegó a tener una abundante y selecta clientela hasta que en 1914 sufrió una importante pérdida de la vista.

Ya nos hemos referido antes a su participación en la prensa. En 1872 creó la Revista Médico Quirúrgica y en 1874 entró a formar parte de la redacción de El Siglo Médico que dirigían Méndez Álvaro y Matías Nieto Serrano. En 1918 se hizo con su propiedad y fue integrando a lo más destacado de la medicina española: Lafora, Pittaluga, Hernando, Marañón, Urrutia, Cajal, Amalio Gimeno, Francos Rodríguez, etc.

Junto con Méndez Álvaro y otros creó la Sociedad Española de Higiene en 1882.

Entre 1885 y1886 mantuvo una conexión con la bacteriología práctica a través de un grupo informal en torno a Antonio Mendoza en el hospital de San Juan de Dios, que luego pasó, como “sociedad libre” a la calle Gorguera. Allí se produjo el encuentro de Santiago Ramón y Cajal con Luis Simarro

Ingresó en el Real Consejo de Sanidad. Fue académico de la Real Academia de Medicina desde 1891 (su discurso de ingreso fue contestado por Ángel Pulido). Se dio de baja en la Academia Médico-quirúrgica. Presidió la Real Academia de Medicina entre 1914 y 1928, año en el que dimitió. Fue nombrado presidente de honor, puesto del que también dimitió en 1932.

A partir de 1887 inició cargos de representación internacional. Fue delegado español en distintas conferencias y congresos de medicina e higiene. Uno de los más importantes fue la Conferencia sanitaria internacional de Venecia, en 1902, donde se fijaron las nuevas bases de la profilaxis sanitaria internacional habiendo asumido las novedades bacteriológicas que se habían producido recientemente. Fue presidente de la Asociación Internacional de la Prensa Médica entre 1903 y 1906. Perteneció también a la Real Academia Española (desde 1918).

Fue elegido diputado por una circunscripción leonesa en las elecciones de 1891, y por circunscripciones gallegas en 1898, 1899, 1901,y 1903. En 1905 fue senador por Orense, cargo que pasó a ser vitalicio a partir de 1906. Durante este periodo luchó por ayudas a las familias numerosas.

Ocupó el cargo de director general de Sanidad unos meses entre 1899 y 1900 y entre diciembre de 1902 y diciembre de 1903 con el gobierno Maura. Tuvo que lidiar con la extensión de la peste que se presentó en Portugal y más tarde con un brote de tifus que tuvo lugar en Madrid cuando se celebraba el Congreso Internacional de Medicina. Sentó las bases de la modernización de la Sanidad en España.

También fue ministro de Instrucción pública entre abril y junio de 1905. En este corto espacio de tiempo se tomó la decisión de instalar un monumento a Cervantes en el tercer centenario de la edición del Quijote, dotar un edificio para la Real Academia de Medicina y organizar la restauración del patrimonio nacional.

Desde 1909 fue consejero de Estado. Lo llegó a presidir de forma interina tras el golpe de Primo de Rivera y como titular entre 1925 y la llegada de la República. También presidió el Consejo de Protección a la Infancia.

En 1903 preparó la Instrucción general de Sanidad, que adecuaba los servicios sanitarios regulados por una disposición que se remontaba a 1855. Además de reglamentar la organización sanitaria y el ejercicio profesional, se disponía el régimen sanitario interior, con atención a los pormenores de la higiene municipal y escolar, y que incluía, además, la práctica de la desinfección en casos de enfermedades infecto-contagiosas.

Su último compromiso profesional fue la implantación de un Colegio para Huérfanos de Médicos, en cuya fundación por Real Decreto de 15 de mayo de 1917 influyó junto con José Pando y Valle, Manuel Tolosa Latour y Concepción Aleixandre cerca del ministro Julio Burel, y cuyo Patronato dirigió hasta 1932, cuando se produjo su absorción por Previsión sanitaria.

En 1915 le fue tributado un magno homenaje nacional con asistencia de las más destacadas figuras de la Ciencia, el Arte y la Política.

Condecorado varias veces, destacan la Gran Cruz y Collar de Carlos III y el Toisón de oro.

Murió en Madrid el 25 de agosto de 1933».

Bibliografía

–Cortezo y Prieto de Orche, Carlos Mª. Académico de número de la Real Academia Nacional de Medicina. (sf). Disponible en: https://www.ranm.es/academicos/academicos-de-numero-anteriores/902-1891-cortezo-y-prieto-de-orche-carlos-mo.html, Consultado el 15 de diciembre de 2021.

–Cortezo, C.M. (1923). Paseos de un solitario. Vol 1, Madrid, Ruíz hermanos editores.

–Cortezo, C.M. (1923). Paseos de un solitario Hombres y mujeres de mi tiempo. Vol 2, Madrid, Imprenta de Enrique Teodoro.

–Marset Campos, P.; Rodríguez Ocaña, E; Sáez, J.M. (1997). [Historia de] La Salud Pública en España. En F. Martínez Navarro et al., Salud Pública, Madrid, McGraw-Hill, pp. 25-47. 

–Rodríguez Ocaña, E. (1994). La Salud Pública en España en el contexto europeo, 1890-1925, Revista de Sanidad e Higiene Pública, vol. 68, pp. 11-28.

–Rodríguez Ocaña, E. (sf). Carlos María Cortezo y Prieto. Diccionario biográfico español, Real Academia de la Historia. Disponible en: https://dbe.rah.es/biografias/5153/carlos-maria-cortezo-y-prieto, Consultafo el 15 de diciembre de 2021.

–Sampelayo, Juan (1974). Carlos María Cortezo, señor de la medicina y de las letras. Madrid, Instituto de Estudios Madrileños, CSIC.

Schoendorff Ortega, J. (1988). El Dr. Carlos María Cortezo y su obra (1850-1933). Madrid, Tesis, Universidad Complutense, dirigida por Agustín Albarracín.

Historia de la medicina. Noticias en español (enero, 2022 #2)

Foto de Roman Kraft en 
Unsplash

La medicina extranjera en la República Dominicana (II). Por Herbert Stern
Fuente: El Caribe

Gráfica del día: Los países con más casos de VIH en el mundo. Por Rodrigo Rojas.
Fuente: Saludario

Descubrimientos que cambiaron la historia de la medicina: la anestesia. Por Raquel Lemos.
Fuente: 20 Minutos Salud

La adolescente que hizo historia en la medicina para salvar la vida de su madre. Por Ian Rose.
Fuente: BBC Business

Insulina, la llave que permitió luchar contra la diabetes. Por Anabel Herrera.
Fuente: La Vanguardia

Descubrimientos que cambiaron la historia de la medicina: la vacuna triple vírica. Por Raquel Lemos.
Fuente: 20 Minutos Salud

Un paciente en EE.UU. recibe el primer trasplante de corazón de un cerdo de la historia.
Fuente: BBC Mundo

«El coronavirua es la versión del siglo XXI de la gripe española». Ómicron tiene una transmisibilidad superior al sarampión.
Fuente: El Tribuno

Sobre la Primera pandemia de la historia, registrada por Tucídides durante la guerra del Peloponeso. Por Eduardo Malaspina.
Fuente: Aporrea

Karen Villeda revisa el sexismo médico de Hans Asperger. Por Reyna Paz.
Fuente: Crónica (México)

La medicina extranjera en República Dominicana (I). Por Herbert Stern
Fuente: C.el Caribe

Las palabras tienen la palabra. Por Juan Recaredo.
Fuente: El Siglo de Torreón

#HistoriaD: El paciente Thompson.
Fuente: Onda Cero Radio

9 mujeres que cambiaron la historia de la medicina para siempre. Por Bárbara García.
fuente: Saludiario

Ómicron es el virus con la propagación más rápida de la historia.
Fuente: La Brújula 24

¿Cómo se utilizan en medicina el oro, el incienso y la mirra?. Por Sonia Mathur.
Fuente: BBC News

¿Productos americanos en la ‘Materia médica’ de Dioscórides?

Hemos subido al canal Youtube Medicina, historia y sociedad un nuevo vídeo: Monumento al doctor Cortezo. Como siempre vamos a transcribir el guión del anterior: ¿Productos americanos en la ‘Materia médica’ de Dioscórides?

Dedicábamos el último vídeo a la Materia médica de Dioscórides y a su transmisión hasta la actualidad, con especial detenimiento en las traducciones renacentistas y la aparición de la imprenta.

Una de las características de la medicina del Renacimiento europeo fue la incorporación de los productos americanos al arsenal terapéutico. Sabemos que los textos colombinos y otros escritos relacionados con los descubrimientos contenían las primeras noticias de los productos curativos del Nuevo Mundo, pero ninguno redactado con una intención científica.

Después comenzaron a aparecer con esta intención. ¿Es posible que encontremos alguno en la traducción de la Materia médica de Dioscórides por Andrés Laguna en 1555?

Veamos.

[INTRO]

Está claro que Dioscórides no conoció ninguno de estos productos. Vimos que durante el Renacimiento se buscaron las fuentes originales y se volvieron a traducir. Con la ayuda de la imprenta estos conocimientos comenzaron a difundirse a gran escala. Pero también es característica de esta época, de esa forma de ser, de comentar aspectos no demasiado claros, de corregir errores y de añadir información. Todo ello convenientemente separado del texto original.

A mediados del siglo XVI sólo unos pocos productos americanos habían merecido la atención de los médicos y cirujanos. Unas veces no conocían su existencia, otras no sabían sus usos y casi siempre no sabían cómo encajarlos en las teorías galénicas entonces vigentes en Europa.

No sabemos muy bien por qué Laguna incluyó productos americanos en su traducción. Quizás el guayaco hubiera sido la única excepción porque era un producto que se estaba introduciendo contra el morbo gálico promocionado por los banqueros Függer, lo que les supuso cuantiosos ingresos.

Vamos a comentar cuales fueron estos productos.

PIMIENTA DE INDIAS (Cap. V Libro I)
En el capítulo dedicado al cardamomo del que dice que hay tres tipos, al final habla de que en su época unos confundieron esta planta con el siliquastro o Pimienta de Indias.

El cardamomo, de procedencia oriental, son plantas de los géneros amomum y elettaria.

Hubo durante mucho tiempo bastante confusión con las pimientas.

Laguna se refiere a los que hablaban de Siliquastro como el cardamomo, llamada por otros pimienta de Indias.

Parece que se refiere a la pimienta negra o Piper nigrum. En el siglo XIX Mérat señaló que el siliquastro y la pimienta oriental era lo mismo.

Sin embargo otros, como Schneider, hablan de ‘semen siliquastri’ como ‘semen piperis’, Capsici, etc.

La presencia de la especie Capsicum (pimiento) de la que Monardes decía que ya era conocida en toda España, introduce confusión.

Hoy el siliquastro es el Cercis siliquastrum o árbol del amor del que en España, por lo menos en Valencia, lo encontramos en algunas calles.

Laguna dedica el capítulo 148 del Libro II a la pimienta negra y dice que hay confusión porque su aspecto varía según el autor que hable de ella. No ofrece imagen.

En resumen, la pimienta negra que venía de Oriente y el Capsicum que lo hacía de Occidente. En el siglo XIX hallaron en el Capsicum o en los pimientos y chiles una sustancia activa: la capsaicina.

LOS  BÁLSAMOS (Libro I, cap. 18)
El bálsamo era para Dioscórides un árbol del que se obtenía un licor que tenía numerosas propiedades. Después dice que había sido falsificado con otros productos y que prácticamente ya no existía en el mercado.

Lo identificaron en el siglo XVIII con la especie Commiphora opobalsmum L. o Commiphora gileadensis o árbol del bálsamo de Arabia.

Aquí Laguna introduce un nuevo bálsamo que procedía de la Nueva España que se trataba, según él, del aceite de estoraque purísimo. (En realidad procede del Liquidambar styraciflua).

Por tanto Laguna no lo tiene claro, pero ya venían diferentes bálsamos de América: El bálsamo del Perú (Myroxylon Balsamum L. Harms var. Pereirae y el de Tolú (Myroxylon balsamum L. Harms variedad balsamum).

COCO ÍNDICO (Libro I cap. 141)
Laguna parece que se refiere al Cocus nucifera. Aunque se encontraron en abundacia en América no pueden considerarse en rigor como americanos.

Laguna lo recomienda comido aunque dice que se digiere con dificultad. Acrecienta el esperma y hace engordar. Su aceite es bueno para el dolor de las hemorroides. También se refiere al uso de las fibras que los envuelven (para hacer tapices) y al uso de la cáscara de las que se hacían vasos para beber.

Garcia de Orta y Cristóbal de Acosta que escriben libros sobre los productos que proceden de las Indias orientales, también lo mencionan y describen con detalle.

ESTORAQUE (Libro I, cap. 64)
Laguna parece que se referiere sin ninguna duda al obtenido del Styrax officinalis. Se usaba en fumigaciones para enfermedades del aparato respiratorio acompañadas de expectoración abundante. En polvo se utilizaba en las artralgias, neuralgias reumáticas y como antiparasitario.

Al final del capítulo menciona “un aceite de estoraque que traen de Nueva España” que produce un fuerte dolor de cabeza y que muchos no quieren utilizar. Se refiere al aceite Styracino que procede del Liquidambar styraciflua.

Por tanto habría dos tipos de liquidámbar: el orientalis, que crece en los países ribereños del Mar Rojo y el Liquidambar Styraciflua L. que procedía de América central y septentrional. Había una variedad mexicana que era el copalme. Éste último se confundía con el Styrax officinalis porque tenía un aspecto y virtudes parecidas.

Todos llevan ácido benzoico y cinámico. Son excitantes del sistema mucoso y se usan en afecciones catarrales de vías respiratorias, urinarias, intestinales, etc. Por su poder antiséptico se han empleado para llagas y heridas.

El comercio del estoraque oriental fue desplazado poco a poco por el americano.

GUAYACO
En el capítulo 109 dedicado al ébano se ocupa del Guayaco. Concedida la exclusiva de su importación a los Függer, clan familiar financiero alemán, contribuyó a su popularidad la obra de Ulrich von Hutten De guaiaci et morbo gallico liber unus (1519).

El hecho de que tanto la enfermedad como el remedio vinieran de América fue interpretado como que la divina providencia no abandonaba a los seres humanos en sus problemas graves. Claro, a los que tenían estas ideas hay que incluirlos en el grupo de los que pensaban que el morbo gálico procedía de América. Hubo otro grupo de científicos que pensaron lo contrario, que se originó en Europa. Se trata de una vieja polémica que todavía en algún lugar sigue arrastrándose.

Laguna distingue, incluso, varias especies de leño. Confiesa que no conoce el árbol y manifiesta dudas al describirlo.

En este mismo capítulo habla de la raíz de China y las zarzaparrillas que “desaparecieron” con el guayaco. La raíz de China o Smilax china L. procede de Asia oriental y la introdujeron los portugueses. La zarzaparrilla es la Smilax aspera o zarzaparrilla europea. No obstante, muchos prefirieron la zarzaparrilla procedente de Honduras porque consideraban que tenía mejor calidad.

Mientras ganaban dinero con el guayaco y sabiendo que otros autores usaban el mercurio contra el morbo galico, ordenaron comprar las minas de cinabrio españolas.

En el siglo XIX se llegó a la conclusión de que los sudoríficos, lo eran porque se administraban en infusiones muy calientes que hacían sudar, pero que no tenían ningún efecto sobre la sífilis.

MAÍZ (Libro II, capítulo 88)
La imagen es inequívoca y todos sabemos que el maíz procede de América. Lo incluye en el capítulo del mijo y al final del mismo dice que

“Hállase a cada paso una suerte de mijo llamado Turquesco, que produce unas cañas muy grandes, y en ellas ciertas mazorcas llenas de muchos granos amarillos o rojos, y tamaños como garbanzos: de los cuales molidos hacen pan la ínfima gente, y éste es el maíz de las Indias, por donde méritamente le llamo Milium Indicum Plinio”

Está claro que el maíz americano ya se había extendido tanto por Europa que la gente no sabía su procedencia.

PHASIOLOS O PHASIOLOS TURQUESCOS (Libro II, cap. 99)
Se trata de los Phaseolos vulgaris L. o frijoles americanos, pero Laguna los confunde con los Smilace hortense, frisoles o judihuelos de los que habla en el cap. 135

CALABAZA (Libro II, cap. 123)
Había más de media docena de especies de cucurbitáceas en la América precolombina que se utilizaban como hortalizas  o verduras.

Laguna describe tres tipos: luengas, redondas y llanas. Con la calabaza, especialmente la Cucurbita pepo L. pasó como con el maíz, que su cultivo se extendió por Europa con gran rapidez, confundiéndose con otras europeas más antiguas que pertenecen a la misma familia.

Su uso médico fue perdiéndose excepto las semillas como vermífugos.

COCHINILLAS (Libro IV, cap. 49)
En el capítulo dedicado a la Grana de tintoreros se refiere a una grana que traen el Perú que nace en unas plantas pequeñas a manera de uvillas salvajes que se llama cochinilla. Él la compara con el Cocco Gnidio de Dioscórides y que la denominación se corrompió en “cochinilla”. No obstante dice que esta cochinilla es de inferior calidad que el torvisco o cocco gnidio español que tiñe mucho mejor.

Para aclararnos un poco, en Europa se usaba la grana quermes procedente del Lecanium ilicis que vive sobre la coscoja o Quercus coccifera L. y la cochinilla de Polonia Porphyfora poloniaca L. que vive sobre raíces de diversas plantas de Polonia, Alemania y Rusia.

La cochinilla americana sería la Coccus cacti, originaria de México, que vive sobre las Opuntias. No comprendemos cómo Laguna relaciona la cochinilla con el torvisco o Daphne gnidium L. que da unos frutos rojos muy purgantes.

La cochinillas apenas se utilizaron. Laguna recomienda la que viene de la Quercus cocifera L. majada con vinagre aplicada a heridas recientes y lesiones de los nervios.

ESMERALDA DEL PERÚ (Libro V, cap. 114 dedicado al Saphir)
Dice que tienen menos virtud que las que vienen de Oriente y que no deben administrarse por boca.

Poco más. Se desconocía la composición de piedras, minerales, rocas, etc. Se utilizaban más por cuestiones mágicas que empíricas. En el siglo XIX se vio que los minerales de aluminio tenían la capacidad de coagular la albúmina y eran antipútridos. Se usaron como tópico en oftalmias ligeras y ulceraciones corneales, inflamación de encías, aftas bucales, leucorrea y prurito vulvar.

Se trata de un mineral ciclosilicato de berilio y aluminio

NOPAL (Libro I cap 145)
Se trata de una cactácea y se denomina Opuntia sp. En México el nombre se aplicaría al fruto y a la planta se le llama nopal. Se expandió pronto por determinadas zonas de España.

El líquido de las palas era vesicante y se usaba en el XIX contra la gota y dolores de muelas. Las palas, frescas y calentadas se usaban como emolientes.

Laguna la describe así:

En pocos años acá se halla en Italia una planta llamada higuera de la india, la cual en lugar de ramos, produce a manera de palas unas hojas muy anchas, y gruesas y encaramadas y enxeridas unas sobre otras, y por todo su redondez armada de sutiles espinas. El fruto de esta planta es a manera de breva, muy dulce, y muy desabrida. Son pegajosas sus hojas, y en el sabor se parecen a la mayor siempreviva: Por donde juzgo que son frías y húmidas.

Se trata de una cactácea que proviene de América aunque en España formaron parte del paisaje muy pronto.

Conclusión
A pesar de que se trata de una traducción de la Materia médica de Dioscórides, aparecen pocas plantas nuevas. Concede más poder a las orientales y europeas.

Hay confusión en su descripción porque o bien se habían extendido ya o bien no las conocían directamente

Durante tiempo se siguieron utilizando los antidotarios clásicos y conocidos que no incorporaban nuevos pruductos.

Bibliografía
–Fresquet Febrer, J.L. (1992). Terapéutica y materia médica americana de la obra de Andrés Laguna (1555). Asclepio, vol. 44, nº 2, pp.53-82. DOI: https://doi.org/10.3989/asclepio.1992.v44.2.504