Educación para la salud: “Los medicamentos y yo”

El Centro Médico de la Universidad de Rochester (URMC) es uno de los principales centros médicos de tipo académico de los Estados Unidos. Es la pieza central de la investigación en salud, enseñanza y asistencia al paciente de la Universidad de Rochester. Incluye el Strong Memorial Hospital, el Eastman Institute for Oral Health, la Escuela de Medicina y Odontología de la Universidad de Rochester, y la Escuela de Enfermería también de la Universidad de Rochester.

En su sitio web, que contiene enlaces a las secciones “Pacientes y familias”, “Educación”, “Investigación”, “Comunidad”, “Sobre la URMC” y “Directorio de médicos”, se encuentra el “Centro de aprendizaje en Ciencias de la vida“, cuya misión es educar en ciencias a la población. Dentro del mismo se encuentra una amplia variedad de lecciones listas para que los maestros las usen. Muchas se crearon con fondos de los Institutos Nacionales de Salud. Todas se han probado con profesores y estudiantes de los Estados Unidos. Los temas giran al alrededor de la Neurociencia, la Biología del Cáncer, El Abuso y Adicción a las Drogas, Estudio de Caso de la Vacuna contra el SIDA, Salud Ambiental, el Cólera, Nanopartículas, Células Madre, etc.!

Sin embargo, nos interesa llamar la atención sobre “Los medicamentos y yo“. Las lecciones de este curso han sido diseñadas para educar sobre la seguridad en el uso de medicamentos sin receta. Los recursos para cada lección de “Los medicamentos y yo” incluyen una guía para el docente con una clave para las respuestas e información sobre cómo prepararse para la lección, folletos para los estudiantes, y materiales para ampliar conocimientos.

Las lecciones están diseñadas para jóvenes y pueden incorporarse en las clases de ciencias, salud o ciencias de la familia y el consumidor. También pueden ser de interés para los instructores de educación básica para adultos. Entre otras cosas se enseña a leer y entender las etiquetas de los medicamentos, elegir los medicamentos de forma segura y saber qué hacer en caso de sobredosis accidental. Cada lección, que se puede descargar de forma gratuita, incluye un plan de lección detallado junto con enlaces a recursos adicionales.

La educación para la salud es cada día más importante y es necesario contar con este tipo de materiales diseñado por especialistas para empezar cuanto antes, desde niños.

 

Rochester

 

 

Anuncios

Acceso a los medicamentos para las enfermedades no transmisibles en los países en vías de desarrollo

Las enfermedades no transmisibles representan actualmente la mayor carga de morbilidad y mortalidad en el mundo. En los países en vías de desarrollo, la adopción de hábitos occidentales no saludables ha conducido a una mayor prevalencia de los factores de riesgo. Por otra parte, en muchos de ellos no se han resuelto muchos de los problemas producidos por las enfermedades infecciosas. Por tanto, faltan recursos para hacer frente con medicamentos a estas dos situaciones.

En septiembre pasado en el contexto de las Naciones Unidas se celebró una reunión de alto nivel sobre enfermedades no transmisibles con el fin de establecer una nueva agenda global.

El documento de trabajo utilizado (Improving Access to Medicines for Non-Communicable Diseases in the Developing World) viene a ser una propuesta de investigación para mejorar el acceso a los medicamentos sin dejar de lado la promoción de la salud y el desarrollo de medidas preventivas de las enfermedades no transmisibles. La industria farmacéutica juega un papel fundamental.

El marco de referencia se ha elaborado a partir de una recogida de datos intensiva procedentes de bibliografía y de internet sobre las organizaciones y sus actividades, así como de entrevistas realizadas a expertos, investigadores del mundo académico y no académico, a políticos, etc. Los obstáculos no son pocos. Las enfermedades no transmisibles son el resultado de múltiples causas a lo largo de la vida y requieren un enfoque horizontal integrado en la atención al paciente, la familia y toda la comunidad como participantes activos. Factores como el desarrollo de nuevos fármacos y el precio de los mismos son también decisivos, así como que la industria farmacéutica pueda recuperar las inversiones realizadas. Ese marco conceptual se describe de forma sintética con una serie de preguntas: ¿Existen medicamentos eficaces?, ¿Están disponibles en un país determinado?, ¿Llegan a las farmacias y a las clínicas?, ¿Tienen acceso los pacientes a la atención?, ¿Es adecuado el uso?

El documento de trabajo tiene 66 páginas. Aparte de un resumen y de la bibliografía, está dividido en 6 secciones: (1) Una introducción, (2) La creciente carga de enfermedades no transmisibles en el mundo en desarrollo, (3) Obstáculos para acceder a los medicamentos contra las enfermedades no transmisibles, (4) Ideas prometedoras para mejorar el acceso a los medicamentos contra las enfermedades no transmisibles, (5) Implicaciones, (6) Próximo paso: una invitación a que colaboren los interesados.

Entre los redactores del documento figuran Soeren Mattke, Marla C. Haims, Nono Ayivi-Guedehoussou, Emily M. Gillen Lauren Hunter, Lisa Klautzer y Tewodaj Mengistu. La esponsorización procede de la International Federation of Pharmacuetical Manufacturers and Associations.

El tema de la dificultad de acceso a determinados medicamentos por parte de algunos países pobres y en vías de desarrollo está en los medios de comunicación desde hace tiempo. El entendimiento entre los diferentes gobiernos y la industria farmacéutica es, con frecuencia, difícil. Personalmente creo que las reuniones de alto nivel y la acción de los organismos internacionales nunca se caracteriza por grandes éxitos. No obstante, este documento contiene ideas, datos y propuestas que pueden tener interés. Juzguen ustedes.

Enlace a la página web de RAND Corporation (Objective analysis, effective solutions)

Fosfo-Glico-Kola Doménech

Durante muchos años, en España uno de los medicamentos más populares fue la Fosfo-Glico-Kola Doménech. A principios del siglo XIX aparecía publicidad de este producto en la prensa diaria, como este que mostramos, que se publicaba con cierta frecuencia en Las Provincias (1907).

Este producto contenía, según el prospecto:

1) Fosfoglicerolato de cal. Allío se dice que “es un excitante poderoso de la nutrición general gracias al estímulo que ejerce sobre el sistema nervioso, usándose en la neurastenia, hipocondría y ciertas formas de histeria; en la clorosis, albuminuria, fosfaturia, ataxia locomotriz, hiperestesia gástrica, ciática aguda, convalecencia, etc.

Los glicerofosfatos fueron propuestos por A. Robin en 1894, según Peset Cervera, como más asimilables que los fosfatos. Los había de varios tipos y estaban ensayándose todavía a principios del siglo XX. El ácido glicerofosfórico fue estudiado por K. Bülow, G. Pascuali y A. Robin. El más utilizado era el glicerofosfato de cal, llamado también glycero-phosphas calci, fosfoglicerato cálcico y neurina de Prunier. Es un polvo blanco, ligero, soluble en agua, que se enturbia al hervir, y de reacción neutra. Se adulteraba mucho en los comercios. Igual que otros glicerofosfatos, se recomendaba para la tuberculosis, escrófula, neurastenia y diabetes fosfatúrica. Una fórmula estándar era: glicerofosfato de cal (5 gras.) y el Polvo de Kola (10 grs.).

En este periodo comenzaron a utilizarse también las lecitinas derivadas del ácido glicofosfórico por su papel desempeñado en la nutrición. Fueron encontradas en la yema por Gobley, y Hoppe-Seyle y otros las describieron también en productos animales (cerebro, sangre, leche, linfa, etc.) así como en vegetales. La investigación de la acción fisiológica de la lecitina fue desarrollada inicialmente por Danilewski en 1890.

Algunos productos actuales  siguen conteniendo glicerofosfato de cal, por ejemplo, algunos multivitamínicos.

2) Nuez de Kola, que “constituye un verdadero alimento de ahorro, es un tónico cardíaco preconizado en las fatigas musculares y admirable estimulante del sistema nervioso”.

“Asociadas como es debido” -se dice- ambas sustancias, al unir sus propiedades, constituyen una “excelente medicación tónica” y lo más indicado para las convalescencias.

Al hablar de las “Kolas africanas” en la época, ya se ponen entre paréntesis los principios activos: la cafeína y teobromina, así como el Rojo de Kola y el tanino). La fórmula era: Extracto de nuez de kola, glicerofosfato de cal, rojo de kola, alcoholaturo naranja, cacao y sacaruro vainilla.

Hay varias especies en África tropical cuyas “nueces” o semillas proporcionan la kola: la Cola nitida, la C. acuminata y la C. vertcillata. En África occidental se usan como estimulante al masticarse frescas. Contienen bases púricas, especialmente la cafeína con trazos de teobromina. Se siguen utilizando en farmacia para preparar estimulantes y, sobre todo, para la elaboración de bebidas sin alcohol.

La Fosfo-glico-kola Doménech se presentaba de tres formas: granulado o en comprimidos, en elixir e inyectable.

La publicidad de entonces ya incluía testimonios como la de ahora. Si alguien de prestigio usa un producto o lo recomienda…, ofrece seguridad o produce el deseo de imitación por parte de los posibles compradores.  Así, los médicos Tolosa Latour, Candela y Pla, Esquerdo y otros, conocidos en su época, aportan sus opiniones positivas. Por ejemplo, Candela y Pla señala: “Los excelentes resultados del Fosfo-Glico-Kola Doménech son debidos a la asociación de fármacos idóneos, que lejos de neutralizarse se coadyuvan a la obra de regeneración orgánica, dando fuerza a la sangre, energía a los tejidos y tono a la economía…”. Tolosa Latour dice: “He empleado el Fosfo-Glico-Kola y tengo la satisfacción de manifestarle que los resultados son excelentes”.

El material publicitario era diverso y los motivos impresos variaban. Sin embargo, la imagen que más se repitió fue la de un hombre mayor con rostro y sonrisa extraños, que sostiene el producto en primer plano, y por detrás de su hombro asoma una dama bastante joven. Aquí un posavasos publicitario:

Y aquí publicidad con cola adhesiva por la parte posterior:

Aquí una tarjeta postal algo más antigua.

También se realizó publicidad con niños dirigida a este sector de la población.

Tubo de tabletas de Fosfo-Glico-Kola.

Los medicamentos estrella del último siglo

NGP (Next Generation Pharmaceutical) publica un gráfico donde se recogen, en opinión de algunos, una lista de los medicamentos fabricados más importantes. Han intervenido varios “expertos” en su selección. Figura la aspirina, el salvarsán, la morfina, la vacuna antivariólica, la penicilina, la píldora anticonceptiva, la insulina, el éter (anestesia) y la clorpromacina. Hay que tener en cuenta que se trata de sustancias fabricadas por laboratorios, una buena parte de síntesis, principios activos naturales, etc. del último tercio del siglo XIX y del XX. Habría que añadir, además, que una buena parte ha tenido importancia en el mundo occidental.

El cuadro se acompaña de las drogas más vendidas y el tipo de alteración al que van destinada (Forbes, 2006). De mucho gana el “Lipitor” (atorvastina), para el aumento del colesterol o las dislipemias; el “Plavix” (clopidogrel), un antiagregante plaquetario; “Nexium” (esomeprazol), un inhibidor de la bomba de protones, entre otras cosas para el reflujo gastroesofágico, esofagitis por reflujo, prevención de las úlceras, etc.; “zocor” (Simvastatina), para tipos de hipercolesterolemia; “Norvasc” (besilato de amlodipina), para el control de la presión arterial; “Zyprexa” (olanzapina), un antipsicótico atípico para el tratamiento de la esquizofrenia, entre otros transtornos; “Risperdal” (risperidona), también para las esquizofrenias; “Prevacid” (lanzoprazole), para reducir la cantidad de ácido producido en el estómago; “Effexor” (venlafaxina), una fenetilamina que se utiliza contra la depresión.

También se mencionan drogas con más futuro (según Standard and Poor) contra la osteoporosis, la trombosis arterial, diabetes, transplante de órganos, arteriosclerosis, uso oncológico, etc.

¿Qué pasa con el resto del mundo?, ¿y del siglo XX hacia atrás?, ¿están todos?, ¿falta alguno?

Captura de pantalla

Fuente: NGP (Next Generation Pharmaceutical)

Publicidad farmacéutica de principios del siglo XX

Estoy revisando página a página algunos periódicos de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Desde el principio me he encontrado con publicidad de medicamentos. Ésta supera prácticamente a la de otros productos. Suele ser, además, constante; es decir, se repite en casi todos los números. Aunque no es el objeto de mi trabajo, he recogido algunos ejemplos. Se trata del año 1901. Ahí va la primera entrega:

Cigarrillos indios de Grimault (1901)

Pastillas del Dr. Andreu (1901)

Píldoras y Ungüento de Holloway (1901)

Jarabe de Henry Mure (1901)

Technorati Tags: , , ,