“Hektoen Internactional”, entre la medicina y la cultura

Hektoen International. A Journal of Medical Humanities apareció por vez primera en noviembre de 2008. Como su nombre indica se trata de una revista en red y gratuita de “humanidades” médicas –término para mí poco agraciado– que se sitúa en la intersección de la medicina y de las humanidades.  En realidad su lema sería “Uniting Medicine and Culture”.

El nombre de “Hektoen” viene del patólogo Ludvig Hektoen (1863-1951), profesor de la Universidad de Chicago, que escribió muchos trabajos que pueden situarse en esa “intersección” a la que nos hemos referido. Actualmente un grupo internacional de médicos y de especialistas en otros campos del conocimiento es el que edita la revista. Al principio se concibió como una publicación de periodicidad trimestral y circulación limitada pero ahora aprovecha las posibilidades de las nuevas tecnologías y llega a todo el mundo.

La página principal presenta un menú horizontal con acceso a la “página de inicio”; a los “números anteriores”; a la sección “Hektorama” u ordenación de los artículos por grandes temas; a una “Galería”; a una “página de enlaces”; a la parte donde se habla de la revista, editores, publicación de artículos, etc.; a la de los patrocinadores; y finalmente a “buscar”. Después ofrece el índice del número actual y debajo Hektorama que, como se ha dicho, es una especie de directorio por orden alfabético donde se pueden buscar trabajos de los números anteriores por temas (anatomía, antigüedad, ensayos de arte, flashes de arte, libros, cardiología, etc.

Pueden encontrarse artículos interesantes y muchas imágenes para la docencia en la “Galería”. No está de más hacer una visita e incluir el enlace en nuestra cartera de preferi.

hek

 

Ciencias sociales y humanas en la UNESCO

Las instituciones internacionales deberían ponerse de acuerdo. Por ejemplo, lo que dice la OMS, el Banco Mundial o la UNESCO. O mejor que lo que dicen, lo que hacen.

Respecto al Banco Mundial, por ejemplo, a pesar de que sus páginas web están repletas de imágenes de niños pobres, de personas del tercer mundo que reciben supuestas ayudas, etc., a estas alturas no engañan a nadie. Enemigos de lo público, si por ellos fuera, ya se habría privatizado todo, incluida la universidad y las escuelas de enseñanza primaria. Para ellos, el cultivo de las ciencias sociales y humanas en su verdadero sentido, resulta demasiado incómodo.

La UNESCO, que camina en otra dirección, acaba de publicar en SHSperspectivas, la revista del Sector de Ciencias Sociales y Humanas, un número especial dedicado  a las mismas. Teóricamente la UNESCO se encarga de “construir la paz mediante la educación, la cultura y la ciencia”. Al hablar de ‘ciencia’ se refieren tanto a las naturales como a las sociales y humanas. Su programa al respecto se encuentra entre los cinco grandes programas de la Organización, cuyo objetivo es “hacer avanzar el conocimiento, las normas y la cooperación intelectual con el fin de facilitar las transformaciones sociales que sean portadoras de los valores universales de justicia, libertad y dignidad humana”. En fin… Este número especial explica las estrategias de este programa para 2010 y 2011. Los títulos de los epígrafes son bastante descriptivos:

-El reto ético del cambio climático
-El desafío de la Juventud
-Fortalecer los vínculos entre la investigación y las políticas sociales.
-Fomentar los derechos humanos y el lugar de la mujer

También se hace un rápido recorrido por los logros obtenidos a lo largo de la última década, aparte de hacer referencias a los premios UNESCO, publicaciones, herramientas de comunicación, etc.

El informe es interesante, pero cuando uno lee estas cosas en la situación en la que estamos y contemplando impotente cómo otros organismo internacionales, los estados y los grandes lobbies caminan en otro sentido y nos convierten en sus marionetas…, no les encuenrta mucho sentido. ¡En fin!, no está de más echar una ojeada. El informe tiene 27 páginas y se puede conseguir en inglés, francés y español; próximamente estará disponible en ruso.

Acceso al informe: SHSperspectives. Número especial