Benito José Nebot y Pérez (1853-1914), primer bibliotecario de la Facultad de Medicina de Valencia

Se ha añadido en la sección de biografías y epónimos médicos de historiadelamedicina.org la de Benito José Nebot y Pérez (1853-1914).

No se trata en este caso de ningún médico, sino de un farmacéutico que fue el primer bibliotecario de la Biblioteca de la Facultad de Medicina de la Universitat de València y el autor de su Catálogo.

Nacido en Vila-real (Castellón) colaboró con trabajos literarios en la Revista de Castellón mientras atendía una farmacia que abrió en su ciudad natal. Se trasladó después a Valencia donde siguió escribiendo para la prensa diaria como El Correo de Valencia, que dirigía su amigo el médico Ramiro Ripollés. Hizo oposiciones al Cuerpo de Archiveros y Bibliotecarios y obtuvo una plaza para la Biblioteca de la Universidad de Valencia. Cuando se trasladó la Facultad al edificio de Guillén de Castro fue el encargado de segregar las obras médicas para instalar allí una nueva Biblioteca. Perteneció al Instituto Médico Valenciano.

José L. Fresquet, Universitat de València, España

Biografía de Benito José Nebot y Pérez (1853-1914) en web
Biografía de Benito José Nebot y Pérez (1853-1914) en pdf

 

Benito José Nebot y Pérez (1853-1914)
Benito José Nebot y Pérez (1853-1914)
Anuncios

Bibliotecarios en acción: ‘Libraries Will Survive’

Me ha hecho mucha gracia este vídeo de los bibliotecarios de la Central Rappahannock Regional Library reivindicando la supervivencia de las bibliotecas. Es un vídeo simpático que nos hace pensar en el futuro de las bibliotecas. Les ha afectado como a todos el extraordinario desarrollo de las nuevas tecnologías, pero a ellas quizás más que a otros. Y también a ellos les toca adaptarse a los nuevos tiempos. De todas formas, todavía les queda una larga vida. Dejo aquí el vídeo incrustado.

El papel de las bibliotecas y museos en el siglo XXI

Los gobiernos quieren comprobar cómo las cantidades de dinero que destinan a museos y bibliotecas se traducen en buenos resultados. Lo que más preocupa es su utilidad educativa y formativa. Durante los últimos años hemos visto cómo en los sitios web de museos aparecen apartados y secciones específicas con materiales docentes para niños y adultos de todas las edades. Hojeando algunos se percibe que detrás hay una gran inversión de tiempo, de recursos humanos y económicos.

El Institute of Museum and Library Services (IMLS) de Estados Unidos ha publicado Museums, Libraries, and 21st Century Skills. En este informe y proyecto a la vez, se señala que para tener éxito en la sociedad actual es necesario alfabetizar a la gente en la búsqueda y análisis de información; en promover la autosuficiencia; y enseñar a colaborar, comunicarse con eficacia y resolver problemas. La combinación de las fortalezas o los aspectos más sólidos de la educación tradicional, junto con buenas inversiones en infraestructuras modernas de comunicación, de bibliotecas y de museos bien equipados, puede ser una buena fórmula para dotar de las habilidades necesarias a los ciudadanos del siglo XXI.

En el folleto se recogen estudios de caso escogidos que invitan a reflexionar sobre los roles de los museos y de las bibliotecas en la educación de los nuevos ciudadanos. Hay que considerar a estas instituciones como centros de aprendizaje. También se incluye una herramienta de autoevaluación muy interesante.

Una de las recomendaciones es que para determinar las necesidades de los ciudadanos de este siglo y cómo satisfacerlas, deben intervenir los sectores educativo, económico, cívico y cultural. Se hace indispensable el trabajo cooperativo y la concurrencia de distintas perspectivas. Nunca ha habido un periodo tan crítico y decisivo en la relación entre las bibliotecas, museos y la comunidad. Éste viene marcado por muchos cambios en poco tiempo y, además, por una situación económica crítica. Museos y bibliotecas deben saber responder a los desafíos actuales.

Interesante esta reflexión que puede hacerse extensiva no sólo a los Estados Unidos sino a todo el mundo. Este folleto o informe se acompaña de podcasts, conferencias, reuniones y actividades variadas que se centran todas en el tema y que se encuentran disponibles en la página web correspondiente del Institute of Museum and Library Services.

Enlace al Informe en pdf

En peligro algunas bibliotecas historicomédicas de los Estados Unidos

El Presidente de la American Association for the History of Medicine, en el Newsletter de Febrero de 2009, muestra su preocupación por la situación actual y el futuro de las Bibliotecas de Historia de la Medicina. Ha decidido crear una comisión que estudie el tema.

Parece que algunas se están cerrando. Pone el ejemplo de la del Colegio de Médicos de Filadelfia que echó el cierre y al personal que la atendía. Después volvió a abrir pero con horarios reducidos y escasos recursos humanos. Sin embargo -señala- en la página web se sigue proclamando “La Biblioteca Historicomédica del Colegio es uno de los centros de investigación sobre historia de la medicina más grandes del mundo”. Se señalan como motivos la crisis económica y el cambio en las prioridades de las instituciones.

Se refiere después a las colecciones de libros raros y de Historia de la medicina que posee la Academia de Medicina de Nueva York. También se hace publicidad de la misma en el correspondiente sitio web como una de las mejores bibliotecas para los investigadores de Historia de la medicina y de la salud. En enero de este año sus horarios de atención al público cambiaron. Está accesible de martes a viernes de las 10 horas a 16,45, previa petición de cita. Aunque parezca tiempo suficiente, un investigador que se traslade desde otra ciudad tiene que alargar su estancia y encontrarse con un montón de horas muertas.

Aunque algunas colecciones han crecido en las últimas décadas, otras se han reducido o han desaparecido. Menciona la Biblioteca de la Sociedad Médica del Condado de King y la Academia de Brooklyn (unos 200.000 volúmenes), que se “disolvió” en los años setenta del siglo XX. Más recientemente, la Biblioteca de la Facultad de Medicina y Cirugía del Estado de Maryland fue dispersada. Aunque muchas de estas bibliotecas son adquiridas por otras o por coleccionistas, algunas se destruyen.

También se refiere a un programa pionero que llevó a cabo hace unos cincuenta años el Medical Library Center of New York, que se encargó de reunir materiales de varias bibliotecas del área metropolitana. Llegó a tener 450.000 volúmenes. En el 2003 se cerró y se dispersó, es decir, acabó siendo lo que en un principio quiso evitar. Quizás, en pocos años, la única colección historicomédica del país que quede sea la de la National Library of Medicine.

En el artículo también se habla de cosas sorprendentes. En tiempos de crisis este tipo de bibliotecas están afectadas igual que los centros de arte. La Brandeis University decidió cerrar y subastar las obras de su Rose Art Museum (más de 6000 piezas). Se provocó un gran escándalo, sobre todo por parte de los que habían donado obras. Parece que tuvieron que dar marcha atrás, aunque el mensaje ahí queda.

Se esperaban resultados de la comisión mencionada para septiembre. Quizás en los próximos Boletines tengamos noticias.

Los retos de las bibliotecas en el futuro

JISC (Joint Information Systems Committee) inspira a los “colleges” y universidades del Reino Unido en el uso innovador de las tecnologías digitales. Gestionan los fondos de más de 200 proyectos correspondientes a 15 programas. Mantiene 49 servicios que proporcionan experiencia, asesoramiento, orientación y recursos.

Las bibliotecas se encuentran en estos momentos en un punto de inflexión. A medida que la tecnología está transformando la manera en la que accedemos a la información y otros recursos que cada vez más se encuentran disponibles en red, el papel de la biblioteca como un espacio físico donde los libros se custodian y se consultan, está cada día más lejos de las necesidades de los estudiantes y de los investigadores, y también del ciudadano.
JISC ha abierto un debate al respecto. En su sitio web hay un espacio para ello con documentos en línea, blog y multimedia.

Insertamos un vídeo que lleva el título de Bibliotecas del futuro, en el que se exploran las cuestiones sobre el impacto de las TIC en las bibliotecas académicas que, a pesar de todo, siguen siendo el centro de la vida académica. Entrevista a directivos del JISC, de la Universidad de Oxford y a estudiantes.

Recomiendo al lector que se dé una vuelta por el sitio web y explore documentos, otros vídeos, opiniones, etc. Libraries of the future viene a ser una especie de recapitulación del periodo de discusión que se ha dedicado al tema.