Frances Oldham Kelsey (1914-2015)

Imagen publicada en Dr. Frances Kathleen Oldham Kelsey . Colección Historia de la Medicina. Biblioteca Nacional de Medicina.

Para terminar el año, incluimos en la sección de «Epónimos y biografías médicas» de historiadelamedicina.org, la biografía de Frances Oldham Kelsey, una canadiense que vivió y trabajó en los EE.UU. En este caso no se premia el número de publicaciones, ni su importancia, ni ningún gran descubrimiento. Su nombre destaca por haber sido rigurosa y no dejarse convencer en la aprobación de un nuevo medicamento. La FDA le dio este expediente porque era uno de los primeros que tuvo que resolver y no presentaba problemas. Al fin y al cabo el fármaco llevaba varios años vendiéndose en Europa y otros países. Se trataba de la talidomida.

Nació el 24 de julio de 1914 en Cobble Hill, una pequeña comunidad en la isla de Vancouver, Columbia británica, Canadá. Obtuvo el grado de ciencias en la Universidad McGill y la maestría en farmacología en la misma ciudad. Después trabajó en el Departamento de Farmacología de la Universidad de Chicago. Participó en aclarar la muerte de 107 personas por el uso de sulfanilamida con el solvente dietilenglicol, que fue el responsable. En 1938 Kesley completó el doctorado en farmacología, con un trabajo sobre la farmacología de la glándula pituitaria del armadillo

Trabajó después en un gran proyecto para buscar nuevos antimaláricos. Conoció a Fremont Ellis Kelsey con quien contrajo matrimonio en 1943. Como los dos no podían trabajar juntos, ella cursó los estudios de Medicina.

Cuando terminó en 1950 fue editora asociada del Journal of American Medical Association. Después su marido recibió la oferta de dirigir el Departamento de Farmacología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Dakota del Sur en Vermillon. Mientras Kelsey hizo la residencia en el The Sacred Heart Hospital. Después siguió investigando y ejerciendo la profesión.

Finalmente en 1960 Kelsey fue contratada como médico por la FDA en Washington DC. Su marido también obtuvo otro puesto de trabajo en la misma ciudad. Fue una de los siete médicos a tiempo completo y de cuatro jóvenes a tiempo parcial que se dedicaban a revisar nuevos medicamentos. Uno de los primeros fármacos con los que se enfrentó por una solicitud de la Compañía Richardson-Merrell que presentó el 12 de septiembre de 1960, fue la talidomida. El fármaco debía reunir tres informes que estuvieran de acuerdo, uno químico, otro farmacológico y otro de tipo clínico. Kelsey realizó este último y fue la que coordinó el expediente. Fue exigente desde el primer momento y no cedió nunca a las presiones que ejerció la Compañía. Mientras tanto, se conoció el desastre que la talidomida estaba provocando en Europa, Canadá, Australia, etc.

Kelsey evitó que esto se repitiera en los EE.UU. e influyó en el cambio de la normativa para que un laboratorio farmacéutico pusiera a la venta un nuevo medicamento. Tuvo repercusiones internacionales. Kelsey siguió hasta los años noventa en la FDA defendiendo siempre el trabajo bien hecho, es decir, garantizar la seguridad de los nuevos medicamentos. Murió en Canadá a los 101 años.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s