Exposiciones sobre el registro sonoro

El pasado mes de enero tuve la ocasión de visitar la exposición 1, 2, 3… ¡Grabando! Una historia del registro musical. Se trataba de una extensa, completa y bien realizada muestra sobre la historia del registro musical y su reproducción a través de los tiempos, “un viaje fascinante que se inicia en los albores del registro sonoro con piezas como el fonógrafo de Scott de Martinville o el fonógrafo de Thomas A. Edison”.

Expo_telefon1
Exposición 1, 2, 3… ¡Grabando!… Fundación Telefónica (octubre 2016-enero 2017)

Las exposiciones de la Fundación Telefónica no suelen defraudar como las que a menudo organizan diletantes que consisten, casi siempre, en la aburrida lectura de paneles. Deberían comprender que eso pertenece al pasado, cuando la gente no tenía acceso a los libros, no existían los documentales ni tampoco la potente Web.

Expo_telefon2
Exposición 1, 2, 3… ¡Grabando!… Fundación Telefónica (octubre 2016-enero 2017)

En esta ocasión quiero traer aquí una exposición de la Europeana que aborda un tema parecido:  Recording and Playing Machines (Aparatos de reproducción y grabación). Al visitante se le proponen cinco recorridos: cilindros y discos de cera, medios magnéticos y digitales, discos de pasta y de vinilo, receptores y radio, y tocar la pianola.

Expo_telefon3
Exposición 1, 2, 3… ¡Grabando!… Fundación Telefónica (octubre 2016-enero 2017)

La exposición virtual recoge piezas de colecciones de nueve grandes instituciones reunidas en el proyecto Europeana Sound. Ofrece una selección de aparatos que ilustran una amplia gama de técnicas y de tecnologías. Desde los días del fonógrafo hasta los aparatos digitales actuales, pretende ofrecer una visión completa de la evolución de los instrumentos para registrar y reproducir sonidos.

Cada sección contiene una serie de imágenes y textos explicativos cortos. Pinchando sobre la “i” de aquéllas aparece una página con los datos de la misma, derechos de autor y códigos. Lástima que las imágenes no se puedan agrandar para poder ver detalles.

La exposición contiene información interesante y no es difícil moverse entre las distintas secciones. No obstante, uno espera algo más de la Europeana. Tampoco nadie se ha molestado en traducirla a otros idiomas que no sean el inglés.

Expo_sonido4
Captura de pantalla de la exposición Recording and Playing Machines (Europeana)

 

Curso sobre extremófilos

La diversidad de nuestro planeta es evidente a la vista, pero cuando utilizamos un microscopio se accede a un mundo todavía más diverso, el de los microorganismos. Están estos en todas partes. Si bien son conocidos los que producen enfermedades, otros desempeñan un papel importante en el mantenimiento de nuestro entorno. 

El curso que ofrece la Universidad de Kyoto explora los microorganismos que prosperan en los ambientes más extremos, los que se conocen como “extremófilos”. Se desarrollan en condiciones en las que se pensaba que la vida era incompatible, como concentraciones salinas muy altas, oscuridad absoluta, aguas congeladas, altas temperaturas, etc.

El curso descubre cómo la vida en nuestro planeta es más diversa de lo que pensamos. Se enseña a clasificar estos organismos, se revisan ejemplos de ambientes extremos y se profundiza en los microorganismos que prosperan en estas duras condiciones. Se incide, sobre todo, en los termófilos, extremófilos que crecen en altas temperaturas y cómo sus proteínas son capaces de mantener su estructura y función.

El curso se estructura en cuatro unidades: evolución y diversidad de la vida; la vida en agua hirviendo; la diversidad de los extremófilos; y secuencia del genoma.

El objetivo es que el estudiante aprenda los principios básicos de la evolución, a econocer la diversidad de la vida, los métodos para clasificar organismos, conocimientos básicos de los extremófilos, y los principios que rigen la estabilidad de las proteínas.

Está impartido por Haruyuki Atomi, de la Universidad de Kyoto. Está diseñado para realizarse en cuatro semanas, pero el estudiante puede ir a su ritmo. Es gratuito, pero se puede obtener un certificado si se abonan 49 $.

 

Extremofilos