Noticias de interés sobre Historia de la medicina (1-7 de junio, 2015)

—La tesis de José Félix Patiño. Por Pablo Correa. El Espectador, 30 de mayo de 2015. “A los 88 años de edad, el médico colombiano José Félix Patiño sigue cosechando méritos académicos…”

—Colegio de Médicos honra a la Oftalmología dedicando el 2015 al Doctor Barraquer. La Vanguardia, 3 de junio de 2015. “El Colegio de Médicos de Barcelona (COMB) rendirá un homenaje a la oftalmología catalana dedicando el año 2015 al doctor Ignasi Barraquer (1884-1965), al cumplirse 50 años de su fallecimiento. Con este motivo, el COMB celebrará mañana por la tarde un acto institucional para rendir un homenaje a la oftalmología catalana e inaugurar la exposición “Ver claro. Oftalmología histórica en Cataluña”…”

—Las calles de Salta y sus nombres: Joaquín López Figueroa. Por Ricardo Federico Mena. El Intransigente.com. “El Dr. Joaquín López Figueroa fue uno de los grandes médicos que dieron aportes invalorables para la medicina del país. Su figura, inexplicablemente es muy poco conocida en el ámbito de nuestra ciudad, motivo por el cual esta columna recuerda a uno de los más brillantes anatomistas argentinos…”

Jacques-Arsène d’Arsonval (1851-1940) y el uso de la electricidad en medicina

Tal día como hoy, 8 de junio, pero de 1851, nació en Château de la Boire, St. Germain – La Porcherie, Jacques-Arsène d’Arsonval. Perteneció a una familia de la nobleza. Estudió en el Lycée Imperial de Limoges y más tarde en el Collège St.Barbe. En 1869 obtuvo el grado de bachiller en la Universidad de Poitiers. Estudió medicina en Limoges.

Después de la Guerra franco-prusiana se trasladó a París y siguió los cursos de Claude Bernard (1813-1878), siendo “préparateur” en su laboratorio entre 1873 y 1878. Durante este periodo desarrolló trabajos sobre la función de la elasticidad pulmonar en la respiración (1876) así como sobre el calor animal. Para esto ideó sondas termoeléctricas de aguja con las que con Bernard midió a la vez la temperatura de los tejidos y la de los vasos que los irrigaban. El desarrollo de un calorímetro de cámara doble para medir el calor animal, le supuso en 1882 que la Académie des Sciences le otorgara el Premio Montyon. Cuando Bernard falleció fue colaborador de Charles-Édouard Brown-Séquard (1817-1894), con el que estudió los extractos animales. Séquard trabajaba en las glándulas desde hacía tiempo. En 1856 extirpó las suprarrenales en un ensayo animal, aunque Bernard consideraba poco serios estos trabajos. En 1889, con la ayuda de Arsonval realizó su conocido intento de rejuvenecimiento mediante extracto testicular. Se administró seis inyecciones subcutáneas de un extracto acuoso de testículos de perro o de cobaya. Creyó experimentar una mejoría de su fuerza muscular y una mejor micción. La noticia se difundió rápidamente y pronto hubo una legión de médicos probándolo en sus pacientes (”De l’injection des extraits liquides provenant des différent tissus de l’organisme” (Comptes rendus de la Sociéte de biologie, 9 series, 1891, 4: 248-250). Cuando Brown-Séquard murió en 1894, D’Arsonval lo reenplazó en el Collège de France.

En 1881 Paul Bert, fisiólogo, político y diplomático, fue nombrado ministro de educación del gobierno de Gambetta. Facilitó que el Collège creara en 1882 un Laboratoire de Physique Biologique en la rue Saint Jacques. D’Arsonval lo dirigió desde su fundación hasta 1910, cuando se trasladó al nuevo laboratorio en Nogent-sur-Marne que se erigió por suscripción pública. Estuvo en el mismo hasta su jubilación en 1931. En el Laboratorio de St. Jacques colaboró Jules Marey (1830-1904).

En 1890 ideó un incubador termostático con control eléctrico de la temperatura para la investigación en los campos de la embriología y de la bacteriología. Estudió después la insensibilidad muscular a las corrientes de alta frecuencia y su efecto térmico sobre el organismo, lo que le sitúa en el inicio de la fisioterapia: ”Recherches d’électrotherapie: la voltaisation sinusoïdale”, (Archives de physiologie normale et pathologique, Paris, 1892, 5. Sér., 4: 69-80). Se utiliza el término “arsonvalización” para referirse al uso de las corrientes de alta frecuencia en el tratamiento de enfermedades. Con anterioridad había utilizado la alta frecuencia para la electrocoagulación de los tejidos in vivo. Consecuencia de estos trabajos son la concepción de los electrodos no polarizables de cloruro de plata para la investigación biológica y para el desarrollo del primer sistema miográfico.

En el terreno de la física realizó notables contribuciones. Con Marcel Deprez (1843-1918) ideó un galvanómetro que lleva sus nombres. Está compuesto por una bobina de alambre montada de modo que pueda girar libremente sobre un pivote en un campo magnético que proporciona un imán permanente. La operación básica del galvanómetro aprovecha el hecho de que un momento de torsión actúa sobre una espira de corriente en presencia de un campo magnético. El momento de torsión experimentado por la bobina es proporcional a la corriente que circula por ella, lo que significa que cuanto más grande es la corriente, mayor es el momento de torsión, así como el giro de la bobina antes de que el resorte se tense lo suficiente para detener la rotación. Por tanto, la cantidad de inclinación o rotación de la bobina es proporcional a la corriente: ”Galvanomètre apériodique” [con Deprez], (Comptes rendus de l’Académie des sciences, 1882, 94: 1347-1350), y “Galvanomètres apériodiques de grande sensibilité”, (Paris, 1886).

En el campo de la física-química demostró de forma experimental que el éter de petróleo no se congelaba a -180º; gracias a este hallazgo Georges Claude (1870-1960) desarrolló un procedimiento para licuar aire. Ambos aprovecharon la luminiscencia de los gases nobles atravesados por una corriente eléctrica para la iluminación pública.

Tras el descubrimiento de la radioactividad artificial puso el laboratorio de Ivry a disposición del matrimonio Curie. D’Arsonval investigó también la utilidad de la corriente eléctrica como fuente luminosa y como fuerza motriz y también estudió sistemas para trasportarla. Se preocupó además por la prevención de accidentes debidos a descargas eléctricas y desarrollo técnicas de respiración artificial para atender a los electrocutados: ”Le mort par l’électricité dans l’industrie . . . Moyens préservateurs” (Comptes rendus de l’Académie des sciences, 1887, 104: 978-981).

D’Arsonval trabajó asimismo en el desarrollo de motores termodinámicos que aprovecharan la diferencia de temperatura entre el agua marina superficial y la profunda. Su idea fue probada por vez primera por Georges Claude (1870-1960) en Cuba en los años veinte del siglo pasado.

D’Arsonval ideó otros instrumentos: el teléfono magnetoeléctrico (1882): ”Recherches sur le téléphone”, (Comptes rendus de l’Académie des sciences, 1882, 95: 290-292.); junto con J. Dewar inventó el termo o la botella de pared doble (1888); el mechero múltiple de gas; y un bisturí eléctrico (1928) entre otros.

D’Arsonval fue miembro activo de las Sociedades de Electroterapia, Física, Ingeniería y otras muchas. Perteneció también a la Sociedad de Biología, la Academia de Medicina (desde 1888) y la Academia de Ciencias (desde 1894). Fue uno de los fundadores de la École supérieure d’électricité (París, 1894). Fue presidente de l’Institut d’actinologie en 1918.

Murió el 31 de diciembre de 1940 en Chateau de la Borie.

José L. Fresquet, Universitat de València, España

Bibliografía

—Biography of Jacques-Arsene d’Arsonval [Internet]. Consultado el 1/6/2015. Disponible en https://nitum.wordpress.com/2012/09/30/biography-of-jacques-arsene-darsonval/.

—Binet L. A. d’Arsonval Physiologiste et médecin. En: Cérémonie du Centenaire de la naissance d’Arsène D’Arsonval a la Sorbonne le mardi 23 octobre 1951. Institut de France. Académie des Sciences. Notices et discours, 1957; 3: 291-299.

—Jubilé du professeur d’Arsonval. Paris: Masson, 1933.

—Keithley JF. The story of electrical and magnetic measuraments from 500 BC to the 1940s. New York: Institute of Electrical and Electronics Engineers, Inc, 1999.

—Vayre P. Docteur Jacques Arsène d’Arsonval (1851-1940): De la biophysique à l’Académie de chirurgie. e-mémoires de l’Académie Nationale de Chirurgie, 2007, 6(2):62-71. [Internet] Consultado el 1/6/2015. Disponible en: http://www.academie-chirurgie.fr/ememoires/005_2007_6_2_062x071.pdf.

 

Jacques-Arséne d'Arsonval

Imagen procedente de Wikipedia

Allvar Gullstrand (1862-1930)

Tal día como hoy, 5 de junio, pero de 1862, nacía en Landskrona, Suecia, Allvar Gullstrand, galardonado con el premio Nobel de fisiología y medicina en el año 1911 por sus trabajos sobre la resolución de problemas de óptica fisiológica. Realizó estudios primarios en su ciudad natal y secundarios en la Jönköping. Hijo de médico siguió la carrera de su padre, aunque sentía más vocación por los estudios fisicomatemáticos. Sin embargo, con el cultivo de la oftalmología pudo combinar ambas áreas. Estudió en Upsala, después en Viena durante un año y finalmente en Estocolmo, donde se graduó en 1888. Dos años más tarde se doctoró con un trabajo sobre el astigmatismo (Bidrag till Astigmatisms Teon, o en alemán, Beiträge zur Theorie des Astigmatismus, 1890) en el que relacionó esta alteración con la disparidad entre el radio horizontal de la córnea y su curvatura vertical.

Gullstrand comenzó su carrera docente en 1891 como profesor de oftalmología del Instituto Karolinska. En 1894 fue nombrado profesor de la Universidad de Upsala. Ocupó más tarde las cátedras de Oftalmología y Óptica hasta que se jubiló en 1927. Gullstrand ideó nuevos instrumentos oftalmológicos y modificó otros tantos ya existentes. En 1912 ideó un oftalmoscopio exento de reflejos y una lámpara de iluminación oblicua de gran utilidad para la biomicroscopía ocular. Fue Libreich quien en 1855 inició esta técnica, que continuó con éxito Alfred Vogt.

Gullstrand también investigó los vicios de acomodación, refracción así como los estrabismos. Introdujo lentes correctivas después de extraer el cristalino con cápsula. Contó para sus logros con la colaboración de la prestigiosa compañía Zeiss. En 1892 propuso un método fotográfico para determinar las parálisis de los músculos oculares. También practicó la cirugía oftalmológica, ideando nuevas técnicas para tratar el simblefaron, entre otras alteraciones.

Entre las publicaciones de Gullstrand que merecen ser destacadas se encuentra Allgemeine Theorie der monochromatischen Aberrationen und ihre nächsten Ergebnisse für die Ophthalmologie (1900), donde explica sus teorías de las aberraciones monocromáticas, Die reelle opstische Abbildung (1906) y Die optische Abbildung in heterogenen Medien und die Dioptrik der menschlichen Kristallinse (1908). En el estudio Einfürung in die Methoden der Dioptrik des Auges des Menschen (1911) expuso el mecanismo de la acomodación y también lo hizo en un capítulo del clásico libro Handbuch der physiologischen Optik, de Helmholtz. Debe señalarse que durante un breve periodo de tiempo fue discípulo y colaborador indirecto de éste.

En 1915 Gullstrand publicó Das allgemeine optische Abbildungssystem y en 1919 Ueber asphärische Flächen in optischen instrumenten. Desde 1911 a 1929 fue miembro del Comité del premio Nobel de Física. Fue un duro crítico de las teorías de Einstein. Fue nombrado doctor honorario de filosofía de las Universidades de Upsala, Jena y Dublín, así como miembro de varias academias y asociaciones científicas de varios países. En 1927 fue galardonado con la Graefe Medal de la Sociedad Alemana de Oftalmología. Gullstrand murió en Estocolmo el 28 de julio de 1930.

José L. Fresquet, Universitat de València, España

Bibliografía

—Allvar Gullstrand – biográfica. Nobelprize.org. Nobel Media AB 2014. Web. Accedido el 3 de junio de 2015.  Disponible en: http://www.nobelprize.org/nobel_prizes/medicine/laureates/1911/gullstrand-bio.html.

—Herzberger H. Allvar Gullstrand”, Journal of Optics modernos, 1960; 7: 237-41.

—Martínez Mier G, Toledo-Pereyra LH. Allvar Gullstrand. Cirujano, Físico y premio Nobel. Cir Ciruj 2000; 68: 26-31.

—Schwartz GS. Around the Eye in 365 Days. Thorofare, NJ: Slack Incorporated, 2009, p. 162.

 

Allvar Gullstrand

Léon Clément Le Fort (1829-1893)

Se ha añadido a la sección de “Biografías y epónimos médicos” de historiadelamedicina.org, la del cirujano francés Léon Clément Le Fort (1829-1893).

Se trata de un conocido cirujano de la llamada Escuela del Hôtel-Dieu, correspondiente con la etapa anatomoclínica. Como era habitual pasó por distintos hospitales (Hospice des Enfants-Assistés, Midi, Cochin, Lariboisière, Beaujon, Hôtel-Dieu, Necker y Pitié) y fue profesor de la Facultad de medicina de París. Estuvo en el Reino Unido para aprender las técnicas quirúrgicas de las articulaciones y en diferentes países europeos para valorar la higiene hospitalaria y de las maternidades con el fin de introducir mejoras en Francia. Han quedado varios epónimos suyos como “Amputación de…”, “Fractura de…”, “Operación de…”, y “Sonda de…”. Sus publicaciones fueron mayoritariamente de tipo quirúrgico, aunque también escribió sobre temas anatomofisiológicos y de higiene.

 

Léon Clément Le Fort (1829-1893)

Léon Clément Le Fort (1829-1893) en formato web
Léon Clément Le Fort (1829-1893) en formato pdf

Noticias de interés sobre Historia de la medicina (25-31 de mayo, 2015)

El primer asesinato de la historia se produjo en Atapuerca hace 430.000 años. Enigma resuelto, tras muchos años de trabajo en la Sima de los Huesos de Atapuerca, los investigadores han dado fin a una de las investigaciones más importantes de los últimos tiempos… Cadena Ser. Por Miguel Ángel Garrosa. Bilbao 27-05-2015.

La tesis de José Féix Patiño. Por Pablo Correa, en El Espectador, 30 de mayo de 2015. “A los 88 años de edad, el médico colombiano José Félix Patiño sigue cosechando méritos académicos. Hace unos pocos días recibió un correo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, donde se graduó como médico en 1952, anunciando que la tesis que presentó en aquella época fue elegida como una de las más importantes en la historia de la facultad…”

La e-medicina se dirige hacia una historia clínica electrónica inteligente. Por Almudena Fernández. GacetaMedica.com, 29 de mayo de 2015.

La viruela en cuarentena. Por Ángeles López. Crítica de libros. La Razón 28 de mayo de 2015. “Para celebrar este libro hay que comenzar por aplaudir la elección de la historia, que, como no podía ser otra forma tratándose de Javier Moro, está basada en un hecho real: una verdadera «quijotada» sanitaria. En 1803, parte de La Coruña La Real Expedición Filantrópica de la Vacuna, financiada por Carlos IV…”