Thomas Lauder Brunton (1844-1916) y la introducción de los nitratos contra el angor

Tal día como hoy, 14 de marzo, pero de 1844, nació en Hilton Hills, Roxburghshshire, Escocia, Thomas Lauder Brunton, una de las figuras más destacadas de la farmacología en Gran Bretaña del periodo de transición de la materia médica a la farmacología experimental.

Sus padres fueron James Brunton y Agnes Stenhouse. Estudió medicina en Edimburgo, donde obtuvo distintos grados. Entre 1866-67 sirvió como médico de la Edimburgh Royal Infirmary. Marchó después a completar su formación en el Continente; pasó por los laboratorios de Viena, Berlín, Amsterdam y también Leipzig. A su regreso fue contratado como profesor de materia médica y farmacología en la Escuela Médica del Middlesex Hospital. Al año siguiente, en 1872, pasó a formar parte de la plantilla del St. Bartholomew’s Hospital, lugar en el que ocupó varios puestos hasta su jubilación en 1905.

Brunton siempre se dedicó a la farmacología. Su tesis, sobre el efecto de la digital en la cantidad y calidad de la orina, puede inscribirse en este tema. Experimentó en sí mismo durante seis meses midiendo con precisión las dosis, las cantidades de comida y líquidos ingeridos y las excretas. En 1870 llegó a la conclusión de que el efecto de la digital sobre la presión sanguínea no sólo se debía a la acción de ésta sobre el corazón sino que también intervenía en la contracción de los capilares. En 1874 la Royal Society le eligió como “Fellow”.

La relación fisiología y farmacología era para Brunton esencial. Esto puede verse en sus estudios sobre la introducción de vasodilatadores en 1867. Frederick Guthrie era un químico inglés que trabajó con el nitrito de amilo, que en 1844 sintetizó Antoine Balard, descubridor del bromo. Guthrie estuvo estudiando en Alemania con Robert Bunsen y en una publicación afirmó que una de sus características era el efecto singular de su vapor que, inhalado, actuaba sobre el corazón. Lo propuso como sustancia “resucitadora” en casos de ahogamiento, desmayos prolongados y sofocaciones (1859). Ignoró, no obstante, su acción sobre la tensión arterial. Más tarde, el médico londinense Benjamin Richardson, comenzó a trabajar en las aplicaciones médicas de los nitratos presentando los resultados a la Sociedad Británica para el Progreso de las Ciencias. También lo probó en animales de laboratorio en los que observó un efecto dilatador de los capilares. Después Arthur Gamgee, que trabajaba en Edimburgo, donde se trasladó Guthrie, observó que bajada la tensión arterial en animales y seres humanos. Edimburgo era entonces un centro importante. En 1867 Brunton hizo una serie de observaciones sobre el angor pectoris en The Lancet:

“… few things are more distressing to a physician than to stand beside a suffering patient who is anxiously looking to him for that relief of pain which he feels utterly unable to afford . . . the regret he feels . . . serves as a constant and urgent stimulus in his search after the causes of the pain and the means by which it may be alleviated

(On the Use of Amyl Nitrate in Angina Pectoris, Lancet, vol. 2, 1867, pp. 97-98).

Como se observa, Brunton ponía de manifiesto el fuerte dolor y la incapacidad del médico para ponerle remedio. Dedujo que si se disminuía la tensión arterial, el dolor también podía desaparecer. Hasta entonces solía utilizarse brandy, cloroformo o éter, y en otras ocasiones digital, acónito y la Lobelia inflata. Estudió qué pasaba cuando se producía el angor y el dolor y vio que si era capaz de bajar la tensión arterial desaparecería el dolor. Para ello hizo que el paciente inhalara a través de un paño impregnado con una cantidad de nitrato de amilo equivalente a cinco-diez gotas. Después limpiaba la cara con un chorro de agua fría y vio que el dolor desaparecía en pocos segundos. También se percató del hecho de que si se usaba con regularidad había que ir aumentando la dosis. El medicamento fue incluido en la Farmacopea por su utilidad.

En unos viejos fregadreos en el St Bartholomew levantó el que se considera primer laboratorio de farmacología del Reino Unido. Allí estudió el efecto de numerosas sustancias. En 1885 publicó Experimental investigations of the action of Medicines, que recoge los resultados de muchos de estos experimentos.

Brunton también hizo importantes contribuciones al conocimiento de la fisiología digestiva. Estudió la acción de las enzimas, la asimilación, el metabolismo tisular y la organoterapia u opoterapia, es decir, el uso de extractos de órganos animales para el tratamiento de las enfermedades. Intentó que los diabéticos comieran músculo crudo con el fin de que sus enzimas glicolíticos disminuyeran el exceso de azúcar en sangre, pero fracasó.

En 1885 publicó su obra más conocida, un libro de texto de farmacología y materia médica, cuyas primeras quinientas páginas forman un tratado de farmacología experimental: A Text-Book of Pharmacology, Therapeutics, and Materia Medica. El libro es un intento de explicar las acciones fisiológicas de los medicamentos tratando de superar la mera descripción característica de la materia médica. Fue traducido al francés, alemán, italiano y español. En 1892 apareció An introduction to modern therapeutics.

Murió en Londres el 16 de septiembre de 1916 y fue enterrado en el Highgate Cemetery.

José L. Fresquet, Universitat de València, España

Bibliografía

—Brunton TL  A Textbook of Pharmacology, Therapeutics, and Materia Medica. London, Macmillan and Company, 1885.
—Brunton TL. On the Use of Amyl Nitrate in Angina Pectoris, Lancet,1867; 2: 97-98.
Brunton TL. Experimental investigations of the action of Medicines. London, McMillan, 1885.
Brunton TL.  A Text-Book of Pharmacology, Therapeutics, and Materia Medica. London, McMillan, 1887.
Brunton TL.  An introduction to modern therapeutics, being the Croonian Lectures on the relationship between chemical structure and physiological action. London, Mcmillan, 1892.
Brunton TL. Tratado de Farmacología y Terapéutica. Madrid, 1904.
—Brunton TL.  Therapeutics of the Circulation (2 ed.). New York, Paul E. Hoeber, 1915.
—Fye, W. BT. Lauder Brunton and Amyl Nitrite: A Victorian Vasodilator. Circulation, 1986; 74 (2): 222–229.
—Sneader W. Drug Discovery: A History. Chichester, John Wiley & Sons, 2005, p. 432.

Thomas L. Brunton (1844-1916). Imagen procedente de Wikipedia

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s