James Bertram Collip (1892-1965) y la obtención de insulina pura

Tal día como hoy, pero de 1892, nació en Belleville, Ontario (Canadá), James Bertram Collip, que formó parte del grupo que aisló la insulina.

Ingresó en el Trinity College de la Universidad de Toronto a la edad de quince años. Tras graduarse, en 1915 fue lecturer de fisiología y bioquímica en la Facultad de medicina en la Universidad de Alberta. Obtuvo el doctorado en la Universidad de Toronto en 1916. Siguió después en la Universidad de Alberta y sus trabajos de investigación se centraron en la química de la sangre de los vertebrados e invertebrados.

A principios de abril de 1921 tomó un año sabático y marchó a Toronto con una beca de la Rockefeller y estuvo seis meses con J.R. MacLeod en el Departamento de fisiología. Trabajó sobre el efecto del pH sobre la concentración de azúcar en sangre, lo que le llevaría a las estaciones marinas de Woods Hole, Massachussetts y St. Andrews, New Brunswick, antes de regresar a Toronto. MacLeod supervisaba entonces los trabajos de Frederick Banting y Charles Best sobre el tratamiento de la diabetes, que comenzaron en 1921. Cuando tuvieron problemas para refinar el extracto pancreático, McLeod sugirió a Collip que se uniera al equipo.

Su contribución fue decisiva para obtener insulina pura. Collip siempre aseguró que su colaboración en el equipo fue pequeña, en proporción a la desarrollada por Banting, y que sólo había realizado lo que cualquier bioquímico bien entrenado hubiera hecho. Sin embargo, hoy sabemos que sin su trabajo no hubiera sido posible contar con insulina para uso clínico que pudiera inyectarse en humanos sin desarrollar efectos indeseables.

En agosto de 1921 administraron la insulina obtenida de los islotes de Langerhans a perros diabéticos comprobando que descendían los niveles de azúcar en sangre y orina y desaparecían los síntomas típicos de la enfermedad. Repitieron varias veces los experimentos con resultados distintos en función de la pureza de la insulina utilizada. La que preparó Collip era la más pura. La emplearon por vez primera, pocas semanas después, en un muchacho diabético de catorce años, que mejoró de forma extraordinaria de su enfermedad.

Banting, Best y Collip vendieron la patente de la insulina por un dolar a la Universidad de Toronto. No obstante, hubo problemas entre Banting y McLeod que se trasladaron a todo el equipo, pero, ambos recibieron el premio Nobel en 1923. Banting compartió el premio con Best y, más tarde, imitándolo, McLeod lo hizo con Collip.

Collip dejó al equipo en 1922 para regresar a la Universidad de Alberta como profesor y jefe del Departamento de Bioquímica. Más tarde fue contratado por la Universidad de MacGill como profesor de Bioquímica. Sus trabajos se centraron en la investigación de hormonas, especialmente la paratiroide, la ováricas y las adenocorticotróficas. Llegó a dirigir el recién creado Instituto de Endocrinología.

Murió a la edad de 72 años, el 19 de junio de 1965.

José L. Fresquet, Universitat de València, España

 

Bibliografía

Barr, M. L.; Rossiter, R. J. “James Bertram Collip 1892-1965”. Biographical Memoirs of Fellows of the Royal Society, 1973; 19: 234.

Noble, R. L. “Memories of James Bertram Collip”. Canadian Medical Association journal, 1965; 93 (26): 1356–1364.

Imagen procedente de Wikipedia:

Imagen procedente de Wikipedia
James Bertram Collip (1892-1965)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s