El Instituto Médico Valenciano en 1916 (I)

El año 1916 fue para el Instituto, bajo la presidencia de Martí Sanchis, un periodo de intensa actividad. Sin embargo, no salió reelegido en las votaciones que se celebraron como siempre en diciembre. El ejercicio anual comenzó con la visita del catedrático José Gómez Ocaña (1860-1919), uno de los representantes más genuinos de la fisiología experimental. El Dr. Llisterri impartió un curso sobre accidentes de trabajo. El Dr. Mestre otro sobre moral médica y ética profesional. Las conferencias que debía dar Juan Iranzo Simón, de Zaragoza, sobre neuroartritismo, tuvieron que aplazarse por los conflictos sociales que vivía Valencia. Tuvieron lugar a final de año. También se celebraron unas sesiones de ‘cinematografía científica’ con la proyección de unas películas y documentales de contenido médico seleccionados del catálogo de la casa Pathé. Asimismo, continuaron los cursos de idiomas.

Ese año el Colegio de Farmacéuticos obtuvo el reconocimiento de su antigüedad desde 1329. Parece que en el asunto  tuvieron que ver los informes elaborados por los Dres. Rodrigo Pertegás y Faustino Barberá, grandes conocedores de la Historia de la medicina valenciana.

Frente al tema del Dr. Alegre, médico de El Pobo, que fue trasladado a la cárcel de San Miguel de los Reyes, el Instituto colaboró pero sin significarse. El asunto, del que estamos preparando un trabajo, tuvo amplia repercusión en la España de la época, sobre todo porque fue muy aireado por la prensa diaria.

Por las Actas también hemos sabido que los médicos rurales sufrían constantes ataques, sin más especificaciones, y que los conflictos con curanderos o personas que ofrecían sus servicios como médicos sin serlo, eran relativamente frecuentes. Parece claro que la mayoría de los socios opinaba que este era un asunto del Colegio de Médicos; el Instituto debía ocuparse más de asuntos científicos. De los escasos conflictos que tuvo el Instituto en 1916 cabe señalar el de la impresión de la Topografía médica de Biar. Parece que su autor tomó demasiadas iniciativas sin consultar y que el alto precio de su edición provocó muchos problemas. De las 1.000 pesetas presupuestadas se pasó a las 4.500.

Finalmente, el Dr. Faustino Barberá Martí propuso un homenaje al Dr. González Castellano que había tenido mucho que ver con el Sanatorio de Fontilles.

8 de enero de 1916, Junta general

Se propuso para socios a César López Aparicio, Jorge Comín Vilar, José M. Vanaclocha Silverstre, Jenaro Millán Gil (todos ellos médicos); y Rafael Barral Pastor (farmacéutico).
Se dio lectura a la lista de libros, folletos, etc. recibidos en la Biblioteca.
Se hizo referencia al homenaje que se le tributaba al Prof. Gómez Ocaña e invitaba a los socios al banquete que se iba a celebrar en el restaurante Miramar.

18 de enero de 1916, Junta general extraordinaria

Se leyó el estado comparativo de los presupuestos de 1914 y 1915.

El Sr. Pastor Reig felicitó a la Junta directiva por haber fomentado la cultura de los socios creando cátedras de idiomas, enriqueciendo la Biblioteca e invitando a personas de reconocido prestigio para difundir sus conocimientos. El Presidente le contestó que sólo habían cumplido con su deber. También señaló que había procurado aumentar el capital de la Fundación con la adquisición de Bonos del Tesoro público para poder aumentar el número de premios.
El Secretario dio cuenta de los gastos que había ocasionado la visita del Dr. Gómez Ocaña. Se aprobó.
Se leyó un comunicado de Miguel Fabregat en el que anunciaba su toma de posesión como Inspector municipal de Sanidad y que se ponía al servicio de la Corporación. Se acordó felicitarle.
Se leyó a continuación las lista de socios dados de baja en 1915: Pedro Aliaga Millán, Enrique Castell Miralles, Fernando Gómez Miranda, Francisco González Beltrán, José López Ferrándiz, Rafael Pastor González, Enrique Pelluch Escrivá, Jorge Perrón Zurlinder, José Sanchis Banús, José Vilar Martínez, Francisco Villanueva Esteve, Lorenzo Cuello Pardenilla, Juan Ferrer Cerdá, Mariano Moreno García, Teófilo Pérez Octubia, Carlos Benítez Martínez, Vicente Esplugues Martí, Fernando Fabregat Ripollés, y Francisco de Fez.
Se leyó después una segunda relación de obras ingresadas en la Biblioteca.
El Dr. Pérez Feliu leyó un anuncio insertado en El Mercantil Valenciano en el que un tal J. Plana se ofrecía para curar ‘sin medicinas’ a todos los enfermos deshauciados por los médicos. Creía que el Instituto Médico debía hacer gestiones con el Gobernador para que averiguara si el anunciante era curandero e imponerle el consiguiente correctivo. También se refirió a las clínicas regentadas por gente profana en la medicina.
Este asunto provocó una amplia discusión en la que intervinieron Albert, Tudela, Perales, Reig Pastor y Trigo. Algunos opinaron que el Instituto debía ocuparse más por cuestiones que afectaran al progreso de las ciencias y que este asunto debía de tratarlo el Colegio de Médicos.
El Presidente resumió el debate y señaló que el Instituto también debía velar por la salud pública. Propuso una reunión de ambos presidentes a fin de llegar a un acuerdo que, tomado por todas las entidades médicas de Valencia, tuviera mejor acogida en las altas esferas y motivara resoluciones más justas y eficaces. Se dirigió al Sr. Reig Pastor como secretario del Colegio Médico para que su presidente fijara día y hora para reunirse.
El Dr. Pérez Feliu agradeció a la Presidencia que llevara al Dr. Gómez Ocaña a visitar el Sanatorio Marítimo que dirigía.
El Dr. Reig Pastor dio cuenta de algunos casos más de varicela tratados con urotropina que le habían comunicado sus colegas. En muchos de ellos se vio desaparecer la erupción sin llegar a la fase de supuración en veinticuatro horas. Rogó a los pediatras Dres. Bover y Comín que utilizaran dicha sustancia en los casos de viruela y varicela y le comunicaran el resultado de sus observaciones. Éstos accedieron a lo solicitado.
El Presidente preguntó sobre la dosis. Reig le contestó que 2 gr de urotropina en 150 de vehículo para tomar en veinticuatro horas.

1 de febrero de 1916, Junta general extraordinaria

Se dio cuenta de las memorias presentadas a los premios.

-’Juicio crítico de los tratamientos modernos de la Fiebre tifoidea’. Lema: Hipócrates y algún otro.

-’Leishmaniosis canina: estudio clínico, contagiosidad a la especie humana’. Lema: Trabajo y patria.

-Otra memoria sobre el mismo tema. Lema: Ad officium summum.

-Topografías médicas de Utiel, Villarreal, Villavieja, Nules y Onteniente.

Se dio cuenta de que una de estas memorias se había entregado fuera de plazo. Se explicó que había sido depositada el 31 de diciembre en casa de uno de los socios, quien no la pudo llevar al Instituto hasta después. Tras una votación se desestimó dicha memoria (Lema: Trabajo y patria), porque en el Reglamento se especificaba que debía estar en hora en ‘los locales de la Corporación’.
Se acordó que si resultaba premiada, no se considerara como tal.
Se nombraron las comisiones que debían juzgar las memorias:

-Para las topografías: Francisco Aguilar Martínez; Francisco Torrens Roig; José Fernández Martí

-Para la monografía sobre la fiebre tifoidea: José Montserrat Fernández; Adolfo Rincón de Arellano; Luis Torrens Ibarra

Para la monografía sobre Leishmaniosis: Constantino Gómez Reig; José Orensanz Moliné; Joaquín Aleura Romero

5 de febrero de 1916, Junta general ordinaria

Se admitieron todos los socios propuestos en la sesión anterior. También se votaron y fueron admitidos los farmacéuticos Sres. Rafael Barral y Eduardo Bellver.
Se propusieron para socios corresponsales a los Sres. farmacéuticos Manuel Ballester Ferrer, de Turis, y José Andreu Piqueras, de Torrente.
El Presidente dio cuenta de la reunión mantenida con el Presidente del Colegio de Médicos y éste le aseguró que se iba a ocupar del asunto del supuesto curandero, ya que era de su competencia.
El Dr. Barberá Prósper solicitó que se imprimieran las memorias premiadas en el concurso anterior, especialmente la referida a las secreciones internas. El Presidente le hizo saber que su autor prometió remitir más casos para adjuntar a la memoria, pero que hasta la fecha no lo había hecho.

24 de febrero de 1916, Junta general extraordinaria

El Presidente advirtió que, habiéndose dado de baja el vicepresidente Sr. Jaime Mur, procedía elegir a otra personas para el cargo. Se propuso a Fernando Rodríguez González Fornos y se elegió por aclamación.

11 de marzo de 1916, Junta general ordinaria

Se propuso como socio residente a Virgilio Torres. Se votó y admitió a Práxedes Llisterri Ferrer en concepto de reingreso.
Se leyó una carta del Sr. Iranzo, de Zaragoza, en la que se interesaba por los deseos de la Corporación de que viniera a Valencia a dar alguna conferencia. Se nombró a los Sres. Perales, Alcober y Algarra para que estudiaran el tema.
Se dio cuenta de que la familia del recientemente fallecido Jaime Mur había regalado al Instituto 107 obras de ciencias médicas; dos estetoscopios de madera, uno biauricular; un juego de trócares; tres sondas uretrales metálicas para mujer; un blefarostato; un separador de párpados; un portacáusticos; una cajita con moxas; un estuche con una ventosa; y una caja de instrumentos de oftalmología.
El Presidente agradeció la donación.
El Presidente informó de haber tomado posesión del cargo de vocal de la Junta provincial del Censo, según derecho que asistía al Instituto Médico Valenciano por ser la cuarta corporación que en orden cronológico existía en Valencia.
Informó también de que en representación del Instituto había participado en la Asamblea reunida para tratar el tema de la crisis de subsistencias y que había asistido a varios funerales, entre ellos al del Arzobispo de la Diócesis.
Se informó de que el Sr. Llisterri había comenzado a impartir un curso sobre ‘Accidentes de trabajo’. Se recomendó que los socios acudieran al mismo.
Se acordó conceder igual número de premios extraordinarios que el año anterior.
Se nombraron las comisiones para proponer los temas del concurso del año siguiente:

-Medicina: Germán Boned Ferrer, Fernando Rodríguez González Fornos y Diego Sarrió Tamarit

-Cirugía: Enrique López Sancho, Abelardo Lloret Ros y José Tomás López Trigo

-Farmacia: Francisco Torrens Roig, Agustín Trigo Mezquita y Alfredo Moscardó Valero

-Veterinaria: Constantino Gómez Reig, José Orensanz Molina y Joaquín Alcusa Romero

Se informó de que se habían dejado en Biblioteca las memorias presentadas a concurso para que pudieran ser consultadas antes de que las comisiones emitiesen dictamen.
El Sr. Alcober propuso que los profesores de la Facultad de Medicina dieran algunas conferencias en los locales del Instituto. El Presidente explicó que cuantas gestiones se habían hecho en este sentido, habían resultado infructuosas.
El Sr. Aguilar Martínez propuso que se hiciera una biblioteca circulante dentro de la ciudad. Se nombró a los Sres. Perales, Aguilar y Alcober que estudiaran la forma de llevar a cabo la propuesta.

18 de marzo de 1916, Junta general extraordinaria

El Presidente recordó el motivo de la Junta, que era el de juzgar las memorias presentadas a premios.
Se leyó el dictamen de la comisión que había revisado las memorias sobre Leishmaniasis canina. En él se proponía la concesión de accésit al trabajo que llevaba el lema ‘Ad officium summum’. Se aprobó.
Después se leyó el dictamen sobre el trabajo ‘Hipócrates y algún otro’. El Sr. Millán se quejó de que el trabajo no había quedado sobre la mesa para ser analizado por los socios y que había oído rumores de incumplimiento del Reglamento en lo que se refería a los premiados en el último concurso. Añadió que él entonces no podía conocer el Reglamento porque en esa época no era socio.
El Sr. Herráez se sintió aludido por lo expuesto y dijo que recibió el premio conjuntamente con el Sr. Millán, aunque el de él era anterior y le corresponderá dar las gracias al Instituto en el solemne momento de recibir los premios.
El Sr. Ferrer Peris señaló que se estaba hablando de cosas al margen del motivo de la Junta. El Presidente le dio la razón y dijo que la memoria ‘Hipócrates y alguno más’ quedaría ocho días expuesta.
Posteriormente se dio lectura al dictamen emitido por la comisión que debía juzgar las Topografías. Se recomendaba otorgar un accésit al trabajo sobre Utiel, que llevaba el lema de ‘Macte’, y el premio a la Topografía de Villavieja.
El Sr. Herráez preguntó queé se haría en el caso de que el trabajo estuviera firmado por más de una persona. Tras un largo debate en el que intervinieron Olmos, Cervera, Gay, Albert, Alcober, Ferrer, Algarra, Vila Belda y Barberá Ferrer, se acordó que se entregaría un Diploma a cada uno y a repartir la suma en metálico. También se acordó, para el próximo Concurso, que se desecharan los trabajos presentados al premio del Instituto que fueran de más de un autor. Respecto a los Röel, se aceptarían, pero sólo recibirían el premio en metálico y ningún Diploma.
Se abrieron las plicas. El que llevaba el lema ‘Ad officium…’ era de Miguel Trigo Mezquita, el de la Topografía de Utiel, de José Albás Monzó, y el de la Topografía de Villavieja, de Joaquín Mestre Medina. Se quemaron las plicas de los trabajos no premiados.
A continuación el Secretario leyó el Programa de premios para 1917 que quedaría aprobado en cuanto se fijara el tema de la sección de Cirugía, que estaba pendiente.
El Sr. Aguilar Martínez leyó el Proyecto de la nueva Biblioteca circulante.
El Sr. Barberá Martí señaló que le parecía corto el periodo de ocho días que podía retener un socio una obra. El Sr. Algarra contestó diciendo que disponía, además, de ocho días de prórroga. Albert preguntó si los periódicos también formaban parte de la Biblioteca circulante. Se acordó que no, hasta que no formaran volumen.
Se acordó el Proyecto y el Presidente agradeció a Aguilar Martínez la labor realizada.

25 de marzo de 1916, Junta directiva

El Presidente dio cuenta del estado de impresión de la Topografía médica de Biar e informó de que todo lo que estaba pendiente de imprimir ascendía a 4.000 pesetas.
La Junta no se atrevió a aprobarlo y determinó pasarlo a Junta general.

25 de marzo de 1916, Junta general extraordinaria

El Presidente recordó que habían pasado ocho días en los que había estado expuesta la memoria pendiente de juzgar. Se leyó el dictamen en el que se recomendaba otorgarle el premio al que aspiraba.
El Sr. Millán dijo que había leído el trabajo y estaba de acuerdo con el dictamen emitido. Se acordó, por tanto, dar el título de socio honorario a su autor, que resultó se Francisco Reig Pastor.
El Sr. Algarra rogó que se imprimieran ésta y las otras memorias premiadas.
El Presidente solicitó facultar a la Junta directiva para que hablara con el interesado con el fin de poder imprimir el trabajo.
Respecto al tema de cirugía para los premios del año siguiente, el Presidente dijo que la comisión no había propuesto ninguno. Preguntó si había algún inconveniente en que fuera el mismo que el año anterior. Así se aprobó.
El Presidente informó de que se había interrumpido la impresión de la Topografía de Biar porque, a pesar de haber reducido el número de fotografías, el coste era de 4.000 pesetas y el dinero disponible para ello era de 1.000.
El Sr. Herráez leyó un largo informe en el que relataba las vicisitudes por las que habían pasado los preparativos para imprimir la memoria, la selección de la imprenta, las dificultades para encontrar el papel adecuado, las subidas de precios, etc. Terminó haciendo dos preguntas a la Junta: (1) tal como estaban redactadas las bases del concurso ¿el autor tenía derecho a la impresión de su trabajo tal como lo había presentado?, (2) ¿Se limita el derecho del autor sólo a la impresión que llegue a las 1.000 pesetas?
El Presidente recordó que la Topografía de Meliana costó quinientas pesetas, más ciento cincuenta que pagó el autor. Barberá Martí dijo que se habían consignado 500 pesetas, pero como sólo se había premiado una, se acumulaban, con lo que la cantidad disponible era de 1.000. Dijo que hubiera habido suficiente si se hubiera reducido el texto, el número de fotografías, el tamaño de los clichés y la calidad del papel. Respecto a que si tenía derecho el autor a que se le publicase su memoria, señaló que todos sabían que los trabajos se reducían y modificaban con vistas a su impresión.
Se preguntó si había habido precedentes similares. Se habló de una memoria que necesitó cien pesetas adicionales, que pagó el autor.
Barberá Martí dijo que en las bases no se especificaban las condiciones de publicación de la memoria premiada. El Sr. Perales apuntó que no se establecía límite de tiempo para publicar los trabajos. Esto permitía suspenderla hasta que hubiera fondos suficientes.
La Junta aprobó que se suspendiera la publicación de la Topografía de Biar.
No habría problema con la imprenta ya que sus responsables habían solicitado que se les relevase de la tarea. El Sr. Pérez López señaló que sólo había responsabilidad por las 1.000 pesetas que se habían pactado de entrada.
Se acordó pagar sólo la cantidad que se adeudara a la imprenta.

31 de marzo de 1916, Solemne sesión apologética y LXXV Aniversario de la Fundación del Instituto

El Sr. Perales leyó los artículos del Reglamento referentes al Acto, el programa de premios y los dictámenes correspondientes:

-Sección de Medicina: Título de socio honorario al Dr. D. Francisco Reig Pastor, por su memoria Juicio crítico acerca de la eficacia de los tratamientos modernos de la Fiebre tifoidea.

-Sección de veterinaria: Accésit y título de socio honorario a Miguel Trigo Mezquita, por su monografía ‘Leishmaniosis canina’.

-Fundación Röel: 2.000 pesetas en metálico y título de socio honorario a José Abad Monzó, por su Topografía Médica de Villavieja de Nules’.

500 pesetas y título de socio honorario a Joaquín Mestre Medina por su ‘Topografía médica de Utiel’.

Los premiados recibieron sus premios y el Sr. Mestre Medina, en nombre propio y de los demás premiados, agradeció a la Corporación la concesión de los mismos.
A continuación el Sr. Ricardo Robert Prósper dio lectura al discurso en el que abordó la biografía del Dr. Francisco Franco, médico del siglo XVI.
Terminó el acto el Presidente y el Secretario leyó el Programa de premios para 1917.

1 de abril de 1916, Junta general ordinaria

El Presidente se congratuló del éxito de la Sesión apologética, felicitó al conferenciante Sr. Albert Prósper y a los premiados.
Se votó y admitió como socio residente a Virgilio Torres Pozuelo. Se propuso como socio corresponsal a Antonio Harráez García, de Biar.
Se facultó al Presidente para que hiciera las gestiones para nombrar a los socios encargados de los discursos del año siguiente y a los Dres. Barberá Martí y Perales para que estudiasen y propusiesen todo lo referente a la condición de Premios ordinarios.
Se acordó convocar por prensa y no por papeletas llevadas a cada domicilio, por su alto precio.
Se acordó suspender las conferencias que había de dar el Dr. Iranzo para el presente curso.
El Dr. Barberá Martí se lamentó de los ataques y atentados que sufrían algunos médicos rurales. Como ejemplo de lo contrario, puso a Crevillente, que acababa de dar el nombre de su médico Más Candela a una calle. Solicitó que el Instituto diera las gracias al alcalde de Crevillente. Así se acordó.
Se acordó que constara en acta el sentimiento de la corporación por el fallecimiento del oficial de secretaría Sr. Viché.

5 de abril de 1916, JUnta directiva

La sesión tuvo lugar fuera de la sede del Instituto sin necesidad de pedir permiso al Goberndor por no reunirse más de diecinueve personas. Lo hizo en la sede del Radium Instituto Hispano-suizo debido a que había muchas personas interesadas en la plaza del oficial de secretaría.
El Presidente recordó que el motivo de la reunión era elegir la persona que debía ocupar el puesto de oficial de secretaría. Se trataba de seleccionar la más adecuada.
El Secretario dio lectura a las instancias presentadas solicitando el puesto: José Serred Mestre, Arturo Núñez de Arenas, Pedro Ballester Marín, José Luján Giner, José Sansano Manant, Joaquín Frade, Antonio Ponce y Mariano Herráez Tío.
El Sr. Barberá Martí preguntó si había acuerdo del Instituto respecto a que la designación recayese en una persona de la clase médica.
El Presidente señaló que era misión del Instituto ayudar a los desvalidos, pero que no se podía sacrificar a una persona eficaz por otra de la clase que no reuniera las condiciones.
El Sr. Albiol manifestó su conformidad en que el Instituto favoreciera a los compañeros pero sin llegar al extremo de acceder a las imposiciones de ningún médico.
El Sr. Orensanz, refiriéndose a una memoria del Sr. Alcober, opinó que en igualdad de condiciones había que favorecer a un compañero.
Barberá dijo que si no había acuerdo, retiraba su proposición.
El Dr. Alcober señaló que no hubo acuerdo previo.
El Presidente puntualizó sus palabras anteriores diciendo que los casos de beneficencia estaban contemplados en los Estatutos y que ya se había destinado una partida de 250 pesetas para ello.
El Sr. Pertegás solicitó que se leyeran las obligaciones del oficial de secretaría.
El Sr. Sarrió dijo que se estudiaran todos los aspirantes y que en igualdad de condiciones la elección debía recaer en un médico con aptitud para los servicios de secretaría.
Se fueron suministrando los datos de cada solicitante.
Se realizó votación y los resultados fueron:

Serred, 4 votos
Luján, dos votos
Sansano, 4 votos, Ballester, dos votos
Herráez, 2 votos

Al no obtener nadie la mayoría absoluta, se volvió a votar para elegir a alguien entre los que habían obtenido más votos. Los resultados fueron:

Serred, 10 votos
Sansano, 4 votos

Quedó proclamado el Sr. Serred como oficial de Secretaría y Biblioteca.

El Presidente solicitó que hasta que tomara posesión, el haber se le diera al sustituto que ocupaba el puesto, Sr. Andrés Pelayo Palmer. Se aprobó.
Se autorizó cancelar las láminas de la Caja de Ahorros 368 y 369, de tres mil pesetas cada una, para los Premios Röel.

6 de mayo de 1916, Junta general ordinaria

Se presentó para socio residente a Lorenzo Rubio Huerta, médico; y a Luis Vidal Martínez, Tomás García Marín (reingreso) y Francisco Fuster, farmacéuticos.
Se votó como socio corresponsal a Antonio Herráez García, médico de Biar.
Se informó de que Tomás Blanco había aprobado las oposiciones a cátedra de oftalmología de Valencia y propuso que constara en acta la satisfacción del Instituto. Así se acordó.
El Presidente informó de que los farmacéuticos de Barcelona se habían alzado contra la autorización concedida a un súbdito extranjero para ejercer la profesión en España durante seis años sin estar provisto de la titulación universitaria correspondiente. Preguntó a los socios del Instituto si se adherían al recurso interpuesto por los colegas de Barcelona, el Colegio de Farmacéuticos y Gremio de los mismos de Valencia. Se acordó sumarse a las gestiones que realizara el Colegio de Farmacéuticos.
Se leyó una carta de Miguel Martí Pastor en la que dimitía de su cargo de presidente de la sección de cirugía por motivos de salud. Tras discusión, le fue admitida.
Se nombró a Marciano Lagarda para preparar el discurso apologético de 1917.
Se acordó agradecer la donación para la Biblioteca que había realizado el Reverendo Padre Vitoria.
Se nombró a D. Enrique Gay para que redactase el discurso doctrinal o de investigación para la apertura de curso de 1917.
Se acordó abrir una suscripción voluntaria para la familia del médico titular de El Pobo y que la encabezara el Instituto con 25 pesetas procedentes del fondo de beneficencia.
Se dio lectura a un oficio de la Junta de subsistencia en la que se daba cuenta de los trabajos realizados por la misma para solucionar la cuestión pan y la cuestión trabajo.
Se informó de la elección y nombramiento del Sr. José Serred Mestre como oficial de secretaría.
Se leyeron dos comunicados de la Junta Provincial de la Liga contra la Tuberculosis y del Gobernador civil solicitando al Instituto que contribuyera en la celebración del Día de la Flor.
Se acordó destinar 25 pesetas y que los socios contribuyeran voluntariamente.
Se informó de la cancelación de dos láminas de la Caja de Ahorros.
Se leyó una carta del Dr. Iranzo, de Zaragoza, en la que anunciaba que accedía a aplazar sus conferencias al mes de octubre, en vista del estado de malestar social que se notaba en la ciudad.
Se acordó felicitar al Dr. Pérez Feliu por la concesión de la Cruz de Beneficencia.

18 de mayo de 1916, Junta general extraordinaria

El Presidente, escuchando la voluntad de muchos, propuso que se nombrara presidente de la sección de cirugía a D. Práxedes Llisterri Ferrer. Se nombró por aclamación. Ocuparía el cargo hasta el 31 de diciembre, ya que estaba dentro de la mitad de cargos que debía renovarse.
El Presidente informó de que la Sociedad de Socorros Mutuos El Taller había solicitado asesoramiento para la provisión de dos plazas de médicos supernumerarios vacantes. Se nombró una comisión compuesta por los Dres. Aguilar Martínez, Alcober y Algarra. La Junta acordó hacer suyo el informe de la comisión en el que se recomendaba a los Sres. Albert Prósper y Pérez Machí para cubrir las mencionadas vacantes al ser los únicos que habían aportado expediente justificativo de méritos y servicios, además de ser los más antiguos en el ejercicio de la profesión.

29 de mayo de 1916, Junta directiva

El Presidente ordenó leer una carta del Sr. Marino Herráez, que había sido premiado por su Topografía médica de Biar. En ella insistía en que se habían vulnerado sus derechos al suspender la publicación de su memoria. Advertía de que iba a tomar medidas y que se daba de baja como socio ordinario y de mérito.
El Presidente puntualizó que no era socio de mérito sino ‘honorario’. Se expuso todo el tema remontándose hasta la convocatoria de premios. Especialmente se hizo referencia a la comisión que se nombró para publicar la memoria, de la que formaba parte en interesado. Que él se encargó de buscar imprenta, seleccionar el papel etc. sin comunicárselo a nadie y de que se tiraran 500 ejemplares. La suma a la que ascendía era de 4.500 pesetas, por lo que se tuvo que interrumpir su publicación. La decisión la tomó por unanimidad la Junta general y no la directiva.
Tras mucha discusión se acordó dar de baja al mencionado señor como socio sin recurrir a la expulsión, y seguir publicando la Memoria siempre que no superara las 1.000 pesetas presupuestadas.
Se nombró una comisión formada por Barberá, Rodrigo Pertegás y Alcober para formar los presupuestos para la impresión ya fuera continuando la que se había comenzado a hacer o iniciando una nueva tirada.

3 de junio de 1916, Junta general ordinaria

Se aprobó la lista de socios residentes propuestos en sesión anterior.
El Presidente ordenó la lectura de la carta del Sr. Herráez y después volvió a repasar todos los aspectos del que llamó ‘Asunto Herráez’.
Tras muchas discusiones y propuestas se acordó esperar a que el Sr. Herráez hiciera efectivos los ofrecimientos de citar a juicio al Instituto, en cuyo caso éste resolvería según las circunstancias y sostener el acuerdo de suspensión de la impresión de la obra.
Se acordó felicitar al Sr. Juan Bautista Peset Aleixandre y a su padre, la concesión de la Cruz de Beneficencia.

25 de septiembre de 1916, Junta directiva

El Sr. Algarra renunció por carta a redactar el discurso apologético por tener que ausentarse de Valencia.
El Presidente anunció que le sustituiría Francisco Reig Pastor.
Se leyó un oficio de agradecimiento de la Sociedad de Socorros Mutuos El Taller por las gestiones realizadas.
Se leyó un oficio del Dr. Pérez Feliu en el que daba las gracias al Instituto por su felicitación.
Se leyó una nueva carta del Sr. Herráez en la que se lamentaba de los disgustos ocasionados por sus peticiones y escritos.
Se acordó darse por enterados pero no modificar ningún acuerdo tomado hasta el momento.
Se acordó abrir la matrícula para los siguientes cursos de idiomas: Curso práctico de francés, Curso práctico de Inglés, Primer curso de alemán y segundo curso de alemán. Para que hubiera clases debía haber una matrícula superior a cinco estudiantes por curso.
El Presidente manifestó su satisfacción por las conferencias que estaba dispuesto a dar el Sr. Llisterri sobre Anatomía quirúrgica y Cirugía de urgencias.
Se leyó una información del Colegio de Farmacéuticos en la que se decía que por R.O. del Ministerio de Gobernación se había reconocido su antigüedad desde 1329, por ser continuación del antiguo ‘Colegio del reino’, y autorizaba a usar en las actas oficiales una medalla distintivo de la Corporación.
El Instituto acordó felicitar al Colegio y especialmente a D. Agustín Trigo, que fue el responsable de las gestiones llevadas a cabo para alcanzar tal reconocimiento.
El Sr. Trigo agradeció el gesto y dijo que el mérito era de los Sres. Rodrigo Pertegás y Faustino Barberá. También dijo que en el Proyecto de Reglamento de dicho Colegio se establecía una sesión solemne inaugural cada año en la que se iban a otorgar premios.
El Sr. Perales le recordó al Dr. Trigo que todavía estaba pendiente la colocación de la lápida conmemorativa del Jardín Botánico en lo que ahora era su casa. El Sr. Trigo ofreció complacer al Sr. Perales.

7 de octubre de 1916, JUnta general ordinaria

El Presidente abrió la sesión haciendo referencia a algunos de sus proyectos como proyecciones cinematográficas, cursos de idiomas, conferencias científicas, etc.
Se propuso para socios a los Sres.: Francisco J. Moll y Vives Sala, Ricardo Beneyto Godet, Alejandro Ubiden Darder, Antonio Rosell Brotons, siendo el primero doctor en ciencias, los siguientes médicos y farmacéutico el último. Se propuso como socio corresponsal a Juan Martínez Gallego, de Sagunto. Joaquín Mestre Medina solicitó ser admitido en la categoría de Residente. Se accedió.
A continuación se leyó la relación de obras que había regalado Joaquín Aleixandre, de Madrid, para la Biblioteca. Se acordó agradecérselo.
Se dio cuenta de del programa para la primera sesión cinematográfico-científico que iba a tener lugar la semana siguiente. La Subagencia Pathé ofreció las siguientes películas:

-Hervid vuestra agua
-La mosca
-Rayos invisibles Roentgen
-El mosquito. La pulga
-La vida del corazón
-El mimetismo
-La tuberculosis

Se recordó que iba a expirar el plazo para matricularse de idiomas.
Se acordó felicitar al Dr. Peset Aleixandre con motivo de la permuta de cátedra que había realizado con el Dr. D. Francisco Orts para venir a Valencia.
Al quedar vacante la vicesecretaría de actas por baja del Sr. Herráez se procedió a elegir mediante papeletas a un nuevo socio. Recayó sobre Joaquín Mestre Medina
Se leyeron cartas de gratitud de pérez Feliu y Vicente Peset por la felicitación que el Instituto les había remitido.
Se leyó un comunicado del Sr. Marzal Pavía en el que informaba de su nombramiento como Inspector municipal de Sanidad. Igualmente una carta del Sr. Herráez dando explicaciones de sus anteriores escritos.
Se dio lectura a una carta del Sr. Mariano Lagarda excusándose de no poder hacer el discurso apologético para 1917 y a otra del Sr. Reig Pastor en la que se ofrecía a prepararlo él.
Se leyó un agradecimiento del Alcalde de Crevillente por haber sido felicitado por el Instituto al poner el nombre del Dr. Más Candela a una de sus calles.
Se leyó el comunicado del Colegio de Farmacéuticos en el que daba cuenta de habérsele reconocido su antigüedad.
Se leyó una carta del Presidente del Colegio de Médicos de Madrid agradeciendo las 148 pesetas que se le habían enviado producto de la suscripción abierta para socorrer a la familia del licenciado D. Alfredo Alegre.
El Sr. García Brustenga solicitó se le facilitara a la prensa local un extracto de las Juntas generales que celebrara el Instituto. Así se acordó.
Se acordó aceptar como sustituto del profesor de francés al Sr. Georges Meyer, mientras cumplía su deber patriótico en Francia.
Se acordó agradecer al Sr. Ciriaco Irigoyen la donación de su libro ‘Mi aportación clínica’ y un ejemplar de los Estatutos de la Corporación a la que deseaba unirse como corresponsal.
Se informó del agradecimiento de la Sociedad Oftalmológica Hispano Americana al Instituto por las atenciones recibidas durante su última asamblea.
El Sr. Millán propuso que se imprimiera su memoria premiada para lo cual estaba dispuesto a pagar la mitas de los gastos. Se acordó formar una comisión para estudiar el asunto, con el Sr. Millán, Torrens y Alcober.
El Sr. Monmeneu solicitó al Instituto que tuviera la iniciativa formulando una protesta contra los proyectos del Ministro de Hacienda de aumentar el precio de las patentes. Se acordó cooperar con el Colegio de Médicos, que era el que llevaba esta cuestión.
El Sr. Monmeneu rogó al Presidente que aclarara las condiciones necesarias para que pudieran celebrarse cursos de idiomas. Le contestó que el número mínimo de alumnos debía ser de cinco personas.

24 de octubre de 1916, Junta directiva

El Presidente señaló que, después de leer la prensa, la llegada del médico procesado Sr. Alegre al penal de San Miguel de Los Reyes, se creía en el deber de preguntar a la Junta sobre si ir o no en representación del Instituto a visitarle o entregarle algún socorro.
El Sr. Barberá dijo que la actitud del Presidente le enaltecía y que, caso de realizar esa visita, debía desarrollarse sin demostraciones de ninguna índole.
El Sr. Torrens propuso dejar al criterio del Presidente lo que debía hacer.
El Presidente propuso quedar a la expectativa de lo que hicieran otras entidades y personalidades locales. Así se aprobó.
El Presidente propuso volver a invitar al Dr. Iranzo, de Zaragoza, para dar unas conferencias sobre neuro-artritismo. Añadió que su propósito era organizar una semana científica, pero que la situación del presupuesto no lo permitía.
Se aprobó ratificar el compromiso adquirido con el Dr. Iranzo.
El Sr. Barberá propuso preguntar al interesado sobre sus honorarios. El Dr. Perales contestó que se había ocupado del tema y que no debía constituir un problema para el Instituto. Pensaba que los costes estarían en torno a las 250 pesetas.
Se aprobó el presupuesto y escribir oficialmente al Dr. Iranzo para preguntarle los honorarios.
El Dr. Mestre propuso dar un ciclo de conferencias sobre ‘Moral médica y ética profesional’. Los títulos serían:

-Lo posible, lo difícil y lo imposible en nuestra clase’
-El honor profesional y las pasiones personales
-El médico en el pueblo y en la capital
-La lucha por la existencia y el derecho a la vida
-Formas posibles de unión y disciplina

Se aprobó la propuesta. La primera conferencia se daría el martes 31 y el resto los miércoles.
El Dr. Barberá informó de la visita realizada al Colegio Mayor de Burjassot, donde se encontraban catorce  estudiantes, seis de los cuales eran de medicina. Todos habían ganado las oposiciones para ingresar.
La Junta acordó con gusto ir un día a dicho Colegio con el fin de hacer patente su agradecimiento y su saludo a maestros y alumnos.

4 de noviembre de 1916, Junta general ordinaria

Se aprobó el ingreso de los socios propuestos en la sesión anterior.
Se leyó un oficio del Dr. Juan Peset agradeciendo la felicitación del Instituto y poniéndose a su disposición.
También se leyó una carta del Dr. Campos Fillol, presidente del Comité Pro-Alegre, en el que solicitaba los salones del Instituto para hacer una reunión, ya que el Instituto no tenía matiz político alguno.
El Presidente recordó el donativo del Instituto a la familia del Dr. Alegre y que no veía inconveniente. Así se aprobó.
El Presidente, que también lo era del Comité pro Moliner, invitó a los socios a la exposición de bocetos que tendría ligar en el Palacio municipal.
Se leyó una carta del Dr. Iranzo en la que mostraba su alegría por la invitación, que las conferencias podrían ser del 18 al 20 y que por él, la Corporación no debía hacer ningún sacrificio.
El Presidente agradeció la carta y señaló que sí debían atenderse los gastos de viaje y alojamiento así como los agasajos.
Quedaron sobre la mesa los presupuestos de 1917 presentados por el Contador.
El Presidente señaló que el estado del Instituto era floreciente.
Se nombró la comisión que debía estudiar los presupuestos: Alfredo Moscardó, Eduardo Algarra y Francisco Moll.
El Dr. Barberá propuso constara en acta el sentimiento de la corporación por el fallecimiento de la madre del Sr. Más y Magro. Así se acordó. El Presidente propuso los mismo respecto al fallecimiento del hermano del Dr. Sirera

17 de noviembre de 1916, Junta directiva

El Presidente comunicó que no había visto ninguna corporación médica inmiscuirse en el caso del Dr. Alegre. Sólo había un Comité particular. Por tanto, sugería no tomar partido.
Informó después de la llegada para el día de siguiente del Dr. Iranzo a las 13 horas en la Estación de Aragón y que se hospedaría en el Hotel Reina Victoria. Sugirió que las conferencias tuvieran lugar en el salón de actos de la Sociedad Económica de Amigos del País.
El Sr. Rodríguez Fornos puso su automóvil a disposición del conferenciante.
Se acordó ofrecer el último día un banquete en el Restaurante Miramar al Dr. Iranzo con precio de cubierto a 10 pesetas. Se acordó nombrar a los Sres. Gay y Morell que se ocuparan del tema.
También se acordó ofrecer facilidades al Dr. Iranzo para las visitas a museos, asilos, monumentos, etc.
El Dr. Perales dio lectura a los temas de las conferencias y se acordó que el secretario de actas y su vicesecretario, más dos estudiantes de medicina, tomarían nota de las conferencias.
Finalmente se facultó al Secretario general para realizar los gastos que pudiera ocasionar la vista del Sr. D. Juan Iranzo Simón.

2 de diciembre de 1916, Junta general ordinaria

Se dio lectura a un telegrama del Sr. Iranzo y a otro de su señora, agradeciendo la atención que habían recibido.
El Presidente propuso nombrar al Sr. Iranzo, socio de mérito y enviarle el diploma con un oficio. Así se acordó.
El Secretario general comunicó que los gastos ocasionados habían sido de 400 pesetas.
Se acordó agradecer a la Diputación y a la Sociedad Económica de Amigos del País las facilidades prestadas.
Se acordó agradecer al Instituto de Reformas Sociales por sus frecuentes y atentas remesas de sus ingresos.
El Secretario general dio cuenta de un oficio recibido del Ateneo Filarmónico Obrero, solicitando un premio. El Presidente señaló que no había fondos para atender dicha solicitud.
Se recibieron sendos agradecimientos del Hospital militar y del Ateneo mercantil por las invitaciones a las conferencias del Dr. Iranzo.
Se dio cuenta del fallecimiento de la Sra. madre de D. Enrique Casans y se acordó que figurara en acta el sentimiento de la corporación.
El Sr. Barberá propuso ofrecer un homenaje al médico de Jávea, Gonzalez Castellano e hizo un llamamiento al Instituto para que patrocinase la idea y firmase un documento.
El Presidente recordó que el Instituto estaba obligado a participar y premiar todo trabajo que redundara en el bien de la humanidad. Encargó al Dr. Barberá que redactara un documento para el homenaje del anciano titular y propuso que la Corporación hiciera suya la idea.
El Presidente se felicitó por el éxito de las conferencias que estaba impartiendo el Dr. Mestre sobre moral y ética profesional.

5 de diciembre de 1916, Junta directiva

Se leyó un telegrama en el que el Sr. Iranzo daba las gracias por las atenciones recibidas en Valencia y otro de los estudiantes de medicina de aquella ciudad en el mismo sentido.
Se acordó el orden del día para la próxima Junta general y se resolvieron las dudas presentadas sobre el artículo 11 de los Estatutos.

7 de diciembre de 1916, Junta general extraordinaria

El motivo de la Junta era la elección de la mitad de los cargos de la Junta.
Se dio lectura a los artículos 61, 62 y 63, 60 y 2ª transitoria.
Realizadas las elecciones, los resultados fueron los siguientes:

-Presidente: Fernando Rodríguez Fornos (17 votos)
-Secretario de Actas: Joaquín Mestre (16 votos)
-Tesorero: Luis Calvo Lucia (16 votos)
-Presidente de la sección de Medicina: Rafael Pastor Reig (16 votos)
-Presidente de la sección de Cirugía: Práxedes Llisterri Ferrer (16 votos)
-Vicesecretario general: Eduardo Algarra Moreno (16 votos)
-Vicecontador: Diego Sarrió Tamarit (16 votos)
-Vicearchivero-Bibliotecario: Alejandro García Brustenga (16 votos)

La sección de Farmacia, en virtud del espíritu y letra del artículo 64 del citado Reglamento, se reservaba derecho elegir Presidente de la misma sección el día 15 del corriente.
Al haber sido elegidos Fernando Rodríguez Fornos y Joaquín Mestre quedaban vacantes la primera vicepresidencia y la vicesecretaría. Se realizaron elecciones, siendo el resultado:

-Vicepresidente primero: Juan Bautista Peset Aleixandre (17 votos)
-Vicesecretario de actas: Olegario Chapa Giner (16 votos)

El Presidente preguntó si algún socio tenía alguna manifestación que hacer. Como no hubo ninguna, se declararon válidos los resultados.

30 de diciembre de 1916, Junta general extraordinaria

Se leyó el informe elaborado por la comisión que debía estudiar los presupuestos de 1917.
No se puso ninguna objeción
El Presidente se congratuló del estado floreciente del Instituto. Se aprobó el presupuesto.

 

[Estas anotaciones se han podido realizar gracias al Proyecto de Investigación del Ministerio de Educación, HAR2008-04023].

4 comentarios en “El Instituto Médico Valenciano en 1916 (I)

  1. Pingback: El Instituto Médico Valenciano en 1916 (II) « Medicina, Historia y Sociedad

  2. Pingback: Entradas en este Blog dedicadas al Instituto Médico Valenciano (1898-1936) | Medicina, Historia y Sociedad

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s