La inauguración de las obras de la Gran Vía de Madrid, en la prensa valenciana

Hace unos meses, mientras revisaba hoja a hoja el diario Las Provincias correspondiente a 1910, encontré este artículo en el que se daba noticia del inicio de las obras de la nueva Gran Vía de Madrid. Lo copié con la intención de reproducirlo en un post a lo largo de este año 2010. Creo que hoy es un excelente día, el que se celebra el centenario. Contiene datos interesantes, sobre todo cifras, así como información sobre las calles que se veían modificadas, edificios que desaparecían, duración prevista de las obras, costes, etc. Incluso hay una pequeña cuña irónica relativa a la Iglesia, tono habitual en aquella época en la prensa de diversas tendencias.

La Gran Vía de Madrid
Las obras del primer trozo.- Edificios que desaparecen.- Notas curiosas

Continuan los trabajos de derribo de la casa del cura-párroco de San José, y la de enfrente, esquina de las calles del Marqués de Valdeiglesias y Caballero de Gracia. A propósito de la casa del cura de San José, hace constar ‘El Universo’ que en el momento en que S.M. el Rey dio el primer golpe de piqueta, se echaron a vuelo las campanas de la Inglesia de San José. Este hecho, enteramente espontáneo; el de ser la primera casa que se derriba la habitación de un cura párroco, y las facilidades dadas por las autoridades eclesiásticas para acometer el derribo, son otras tantas señales que los sectarios pueden apuntar para hacer crecer a las gentes necias la enemiga y el horror que la Iglesia tiene al progreso y al mejoramiento material de los pueblos.

La primera sección de la Gran Vía, que comienza en el lugar indicado, termina en la Red de San Luis. Sus obras deberán quedar terminadas, según el contrato, en un plazo de tres años. Esta sección tendrá una longitud de 373 metros, por una anchura de 25. Su rasante será de 4 por 100.

Las casas expropiadas para este primer trozo son las de la calle del Marqués de Valdeiglesias, números 2, 3, 5 y 7; San Jorge (hoy Víctor Hugo), 5, 6 y 8; Reina, 4, 6, 8, 10, 12, 14, 14 duplicado, 16, 20, 22 y 24; San Miguel, 3 y 5 al 27 y 2 al 24; Clavel, 1, 3, 5 y 7, y 2, 4 y 6; Caballero de Gracia, 5 al 39, ninguno de los pares, y Hortaleza, 2, 4, 6, 8 y 12.

Entre los edificios más salientes que desaparecen, figuran la Iglesia de Nuestra Señora de la Presentación y Colegio de Niñas de Leganés, fundación de los Balbases, y del que era patrono el duque de Sexto; el palacio de la condesa de la Vega del Pozo, el de los condes de Santa Coloma y algún otro; la famosa casa de Astracena, de más fachada que vivienda; la casa núm. 8 de la calle de la Reina, donde estuvo la primera fonda relativamente lujosa de Madrid, en tiempos de Larra y Mesonero; la primera redacción del Heraldo; donde hay ahora un Colegio, un Círculo Republicano y el Salón Zorrilla; la casa núm 4 de la calle de Fuencarral, donde vivió Cánovas del Castillo; la núm 2, donde tiene su domicilio social el Centro Asturiano, y la del típico Parador de Barcelona.

El Oratorio del Caballero de Gracia sufre una transformación. Se le conserva, poniéndole la entrada por la Gran Vía y cerrando la puerta actual, que es muy inferior al bello templo, obra del maestro Villanueva.

El Hotel de Roma pierde una parte del edificio, por el lado de la Gran Vía.

Los trozos segundo y tercero.- El bulevar central.- Otras notas
El segundo trozo de la Gran Vía, desde la Red de San Luis a la plaza del Callao, apenas tendrá desnivel, y formará una calle de 35 metros de ancho, con árboles y acera en medio.

El tercer trozo, desde la plaza del Callao a la plaza Leganitos, formará una calle recta de 25 metros de ancho con dos rasantes, que se procurará convertir en una sola de 4 por 100.

La longitud total de la Gran Vía será de 1.316 metros. La superficie de terreno a que alcanzan las reformas es de 141.510, 48 metros cuadrados, de los cuales 101.409, 45 metros corresponden a 358 fincas (315 casas y 43 solares), y los 40.101,03 restantes, a 48 calles. De éstas desaparecen en absoluto 14, y se reforman 34.

Las calles que desaparecen por completo son las de los Leones, Desengaño, Travesía del Horno de la Mata, Hita, Moriana, Perro, Peralta, Flor, San Cipriano, Garduña y algunas más, y parte, en pedazos, las calles de la Abada, Mesonero Romanos, Jacometrezo, Tudescos, Clavel, San Jorge y otras.

Las expropiaciones hechas importan las sumas de 41.866.033,30 pesetas por las 315 casas, y 1.627.573,47 pesetas por los 42 solares totales y uno parcial. En junto, pesetas 42.156.466,12.

Lo más vistoso de la Gran Vía será, sin duda, el boulevard central, que ofrecerá una grandiosa perspectiva, sólo comparable a la que presentan otros análogos de París, Londres y Nueva York.

Se establecerán varias líneas de tranvías, pero no como las actuales . Quedará suprimido el cable aéreo, siempre peligroso, verificándose la tracción eléctrica por medio de acumuladores.

Aunque es prematura todavía fijar los términos en que han de hacerse las nuevas construcciones, puede anticiparse que las casas se edificarán por el estilo de las que se han levantado en el ensanche de Barcelona, que son muy hermosas y muy prácticas.

Tendrán cinco y seis pisos en el primero y tercer trozo, y hasta siete en el boulevard. En esta parte se construirán los grandes hoteles, y quizás algún teatro.

El alumbrado será eléctrico y de gas con mecheros incandescentes, colocándose 76 faroles de gas y 43 de luz eléctrica, de los cuales 20 serán para un solo foco, con destino al paseo central, y 23 con doble foco, para los trozos restantes.

Con arreglo al proyecto de los arquitectos municipales, el pavimiento del boulevard será de asfalto, y los de los trozos de adquín basáltico. Las aceras de toda la vía serán de adoquín de cemento. En el paseo central se plantarán 158 árboles.

Aunque la duración total de las obras se calcula en ocho años, este plazo puede aumentar o disminuir por circunstancias imprevistas.

El presupuesto total de contrata es de 50 millones de pesetas de los gastos, y de 37 millones los ingresos.

Como es sabido, son autores del proyecto de reforma de la Gran Vía, los eminentes arquitectos municipales D. José López Sallaberry y D. Francisco Andrés Octavio, a quienes debe tributarse un elogio.

Esquina de la Rectoral de San José, donde Alfonso XIII dio el primer golpe de piqueta. Detrás, casas de la calle de San Miguel que serán derribadas. Foto de Muñoz de Baena para La Ilustración Española y Americana.

Placa Homenaje a Nicolás de Peñalver y Zamora (1853-1916), Conde de Peñalver, que fue alcalde Madrid, y uno de los grandes impulsores de la Gran Vía.

Un comentario en “La inauguración de las obras de la Gran Vía de Madrid, en la prensa valenciana

  1. Pingback: Tweets that mention La inauguración de las obras de la Gran Vía de Madrid, en la prensa valenciana « Medicina, Historia y Sociedad -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s