Información de las compañías farmacéuticas para los ciudadanos a través del WWW

Quiero comentar un artículo publicado en Atención primaria sobre las páginas webs de los laboratorios farmacéuticos dirigidas a los usuarios, ya que no abundan este tipo de estudios en nuestro país. La referencia completa es: López Hidalgo MJ, et al, ¿Cómo son las páginas webs de los laboratorios farmacéuticos dirigidas a los usuarios? Aten Primaria.2009, doi:10.1016/j.aprim.2009.07.016. El estudio de campo se realizó en 2008.

Los artículos de tipo médico que se centran en el uso de Internet por parte de los pacientes está creciendo de forma extraordinaria, especialmente en los Estados Unidos y el Reino Unido. Sabemos que entre las personas que utilizan con cierta frecuencia Internet, la World Wide Web se ha constituido en un medio de información fundamental. Nunca ha sido tan fácil buscar y obtener información sobre cualquier tema en cuestión de segundos. Los asuntos relacionados con la salud en sentido amplio merecen la atención de los ciudadanos, ya sea para informarse sobre enfermedades, especialmente las crónicas, para hacerlo sobre medicamentos, sobre instituciones sanitarias, etc. Apenas se han realizado estudios serios sobre si lo hacen como hábito igual que lo hacen con otros temas, para completar la información que le han proporcionado los médicos, como medio de contrastar lo que les han dicho, o simplemente para suplir lo que no les han dicho. Siguen abundando los profesionales que apenas se comunican con los pacientes y sus familiares. Cuando se trata de enfermedades graves el interés por conseguir información crece, como es lógico.

Antes de la aparición de Internet era mucho más difícil acceder a información relacionada con la salud. Ahora la situación ha cambiado en apenas unos años. El ciudadano sabe explotar las posibilidades que ofrece la red y parece que se ha adelantado a las previsiones de los profesionales. Muchos trabajos han demostrado que gran parte de la información que circula por Internet no es adecuada, es imprecisa, y en muchas ocasiones, errónea.

El trabajo al que hacemos referencia analiza la información que ofrecen las páginas web de los laboratorios farmacéuticos. Han analizado 60 páginas webs con información dirigida a los pacientes. Entre los resultados más destacados señalaremos que los temas predominantes son los relacionados con la neurología-salud mental, seguidos por los que hacen referencia a problemas digestivos. En términos generales se omiten los datos sobre los responsables de la calidad o de los autores de los textos o contenidos, así como las fechas de inserción o de actualización. Hay que señalar que esto no sólo afecta a las páginas objeto de estudio sino que es un problema común a muchas de tipo institucional, de empresas, académicas, etc. La base del problema reside en el desconocimiento que existe sobre qué es la World Wide Web e Internet  por parte de los que encargan las páginas, así como la falta de profesionales que las hacen realidad. La elaboración de páginas web requiere una buena planificación y la confluencia de varios especialistas en otros tantos campos. Este aspecto es crítico en las páginas que pretenden ofrecer una buena información de tipo médico o sanitario.

Seguimos con los resultados que se señalan en el artículo. Flojea la información sobre protección de datos y sobre la privacidad. Casi todas las páginas analizadas utilizan un lenguaje adaptado al destinatario y casi ninguna pasa las pruebas de accesibilidad, especialmente el nivel de mayor rigurosidad para discapacitados. Esto suele ser común a la mayor parte de las páginas dirigidas al público en general. Pocas tienen el código HON o sello de calidad, aunque en realidad los usuarios no saben su significado. En definitiva, según los autores del trabajo, se trata de páginas dirigidas a proporcionar una información superficial y poco fiable al desconocerse quién es el autor o cómo se ha controlado la rigurosidad de los contenidos.

Quizás se hubiera podido recoger información sobre el diseño de las páginas, el uso de estándares y de metadatos, la dificultad de uso, existencia de datos estadísticos acerca del número de visitas, etc.

Parece claro que el personal sanitario debe hablar de forma abierta sobre este tema con sus pacientes y ofrecerles, incluso, direcciones web donde informarse adecuadamente. Si no, advertir al menos de los peligros de mucha información que circula por la red. Las instituciones sanitarias deberán hacer asimismo un esfuerzo al respecto. Por otro lado, deberían realizarse más trabajos sobre el tema para tener una idea cabal de lo que está sucediendo en nuestra sociedad. No podemos aplicar lo que sucede en los Estados Unidos y el Reino Unido directamente a nuestro entorno.

Recomendar finalmente la lectura del trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s