Oftalmoscopio simple de espejo plano como reflector

“M. Coccius tiene el mérito de haber sido el primero que se ha servido de un espejo plano, atravesado por un agujero en su centro. Este espejo (Véase figura) generalmente metálico y de forma circular, tiene un diámetro de cerca de 4 centímetros. El agujero central, de bordes cortantes, mide de 3 a 4 mm: el espejo está asegurado con un tornillo sobre un mango corto, y se articula con un cristal convexo b, cuya distancia se puede hacer variar entre el espejo y la llama, y que, según necesidad, se puede quitar.

Para hacer uso de este instrumento se aproxima al reborde orbitario del ojo observante, el borde superior del espejo, se coloca la lámpara al lado del ojo observado, y se comienza, sin servirse del cristal convexo, dirigiendo la imagen reflejada de la llama sobre el ojo observado, de tal manera que el agujero del espejo corresponda a la pupila. Esta última se ve entonces iluminada y roja, y si toda vez el ojo observador y el observado están adaptados y aproximados, con arreglo a las condiciones arriba enunciadas, se logra muy pronto distinguir los vasos retinianos. La retina se encuentra en el foco de los medios refringentes, si la imagen invertida de la llama tiene contornos precisos; cuando, por el contrario, la imagen no es distinta, se coloca un cristal cóncavo por detrás del espejo, y se renuevan las tentativas. Es preciso ensayar del mismo modo diferentes cristales cóncavos, hasta que se obtenga una imagen precisa de la llama (ojo miope). Si los cristales cóncavos no diesen el resultado que se busca, se deberá, fijando siempre los vasos retinianos, alejar el ojo del espejo hasta la distancia a la cual la imagen de la llama se muestre con contornos claros (ojo hipermétrope). Los detalles del fonfo del ojo aparecen con tanta mayor exactitud, cuando los contornos de la llama son menos difusos. Estas tentativas son un precioso medio de orientarse sobre la refringencia del ojo sometido a la observación.

Se hace uso de la lente convexa articulada para aumentar la extensión de la superficie iluminada, y dicha lente se dispone entre el espejo y la llama, de tal suerte que su eje venga a encontrarse con el uno y con la otra. El foco de esta lente mide, por lo general, 5 pulgadas”.

oftalmoscopio simple de espejo plano como reflector

[ Tratado teórico y práctico de las enfermedades de los ojos, de L. Wecker…  Traducido al español… por el Doctor D. Francisco Delgado Jugo, antiguo jefe de la clínica oftalmológica del Dr. Desmarres, de París... 2ª ed., 2 vols, Madrid, Carlos Bailly-Bailliere, 1870, vol. 2, pp. 514-515]

Technorati Tags: , , ,

2 comentarios en “Oftalmoscopio simple de espejo plano como reflector

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s