‘Patient Opinion’ en el Reino Unido

Patient Opinion nació en el año 2005 como una iniciativa del médico de atención primaria Paul Hodgkin. Ahora es ejecutivo jefe. La idea le vino de EBay, en concreto de las opiniones que emitían los compradores y los vendedores, unos de los otros, estableciendo un sistema de valoración y de confianza. Algo parecido podría servir para aumentar la calidad de los servicios sanitarios. La plataforma se ha extendido a todo el Reino Unido. Es gratuita, y en ella el ciudadano puede opinar sobre los servicios sanitarios y compartir su experiencia. Tiene utilidad para otros pacientes y, desde luego, para los gestores de la salud pública o servicios públicos de asistencia sanitaria.

Claramente Patient Opinion ha hecho suyos los postulados de la llamada Web 2.0 o participativa. En los hospitales pueden hacerse encuestas de satisfacción, los enfermos y familiares pueden formular reclamaciones, etc., pero este sistema es mucho más satisfactorio y amplio. La perspectiva de los pacientes, sus familiares o cuidadores, puede poner de manifiesto aspectos que no son detectados por los profesionales de la asistencia o de la gestión de la asistencia.

Aparte de Paul Hodgkin, en estos momentos forman el equipo James Munro, director de informática y de investigación así como editor de la revista Healthmatters; Chris Suddes; Tim Hunt, Miriam Rivas-Aguilar; Kate Ebbutt; y Julie Thomas.

En la página de inicio se puede leer:
—”Este es nuestro National Health Service… Hágalo mejor”
—”Su historia puede cambiar el National Health Service: Dile a la gente lo que sucedió; vea lo que están diciendo; averigüe cómo los pacientes están cambiando el National Health Service”.

En la misma página se pueden hacer búsquedas genéricas y relacionadas con los servicios sanitarios más cercanos, para lo que hay que poner el distrito postal, y si se quiere, el tema o la especialidad (diabetes, ojos, etc.).

El link “Dile a la gente lo que sucedió” nos lleva a un formulario cuyos campos son los siguientes: el tipo de relación (paciente, familiar, amigo, miembro del personal, etc.); “quiero compartir mi:” sugerencia, mi historia, mi agradecimiento, etc.; el código postal; el título que se quiera poner a la historia; un amplio espacio para contar la historia o experiencia; y finalmente, cuándo sucedió.

En la sección “Vea lo que están diciendo” permite acceder a algunas de estas historias, agradecimientos, sugerencias, etc. Se pueden efectuar búsquedas genéricas o sobre servicios concretos.

En “Averigüe cómo los pacientes están cambiando el National Health Service” se resume la utilidad y los objetivos de Patient Opinion. Según ellos, están convencidos de que las experiencias de los pacientes, bien sean malas o buenas, son esenciales para mejorar el sistema sanitario. Cosas tan concretas como la mejora de la información sobre el cuidado maternal en Northampton, o del control de la infección en Portsmouth, o el fomento de la conciencia sobre la demencia en Northhampton, o el control sobre la sala de limpieza en Rotherham, etc. son ya una realidad gracias a este sistema.

Las historias se moderan, pero son aceptadas en el 97 por ciento de los casos. Entre las que se retiran figuran las que hacen referencia a instituciones sanitarias que no son del Reino Unido, a las opiniones difamatorias o que pueden implicar delito. No hay que pensar que todo son quejas; en torno a un 50 por ciento son opiniones favorables, un 25 por ciento son de tipo crítico y un 30 por ciento son de carácter mixto. Es de destacar que la mayor parte son opiniones o experiencias bien pensadas y narradas. Permanecen accesibles durante doce meses. En el año 2007 las cifras de páginas vistas por mes era de 350.000 y se recogían unos 1000 comentarios por hospital.

Patient Opinion se financia mediante el pago por suscripción que realizan los que prestan los servicios y otros entes que financian. No hay grandes “patrocinadores” que podrían poner en peligro el sistema si se retiraran por cualquier motivo. Se libran así de otros modelos de negocio basados, por ejemplo, en la publicidad. De esta forma mantienen su independencia del National Health Service y del Gobierno. No tiene fines de lucro.

Quizás tendríamos que saber más sobre qué pasa con los pacientes de bajo nivel de educación y económico o de enfermos mayores con dificultades para manejarse con este tipo de tecnologías, o de aquéllos que tienen una accesibilidad limitada.

Para completar la información, se puede ver una entrevista en vídeo a James Munro, director de Patient Opinion, en Nesta. Making Innovation Flourish. Se puede echar una ojeada también a las noticias, artículos, etc. que han aparecido en los medios sobre Patuient Opinion. Desde 2008 cuenta también con un blog adjunto.

Dejo aquí este vídeo, de Karen Machin, que muestra la perspectiva de una usuaria de Patient Opinion (“An example movie of one user’s views on the service provided by patient opinion” <http://www.vimeo.com/3387171&gt;):

Vodpod videos no longer available.

more about “Patient Opinion, by Karen Machin“, posted with vodpod
Anuncios

Un comentario en “‘Patient Opinion’ en el Reino Unido

  1. Pingback: Herramientas Web del National Health Service « Medicina, Historia y Sociedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s