Médicos, pacientes e Internet. Un trabajo hecho en Berna

Los trabajos que se realizan sobre el tema Internet y pacientes hacen referencia, por lo general, a los Estados Unidos. El que aparece en la revista Patients Education and Consulting, titulado “Internet information and medical consultations: Experience from patients’ and physicians’ perspectives” me ha llamado la atención porque se ha realizado en Suiza.

Los trabajos americanos suelen mostrar que la mitad de la población busca información relacionada sobre la salud en Internet. En Suiza un trabajo señala que el 30 por ciento de las personas que tienen acceso a Internet lo usaron para buscar este tipo de información.

Parece claro que esta actitud introduce cambios en la consulta médica. Los autores analizan las dos posturas o perspectivas posibles: la de los efermos y la de los médicos.

Omitimos los detalles del artículo y remitimos al lector al original [ver al final la referencia]. Simplemente diremos que el trabajo se realizó en la ciudad de Berna entre diciembre de 2005 y septiembre de 2007. Se hizo una selección de médicos de atención primaria y de especialistas. Los pacientes se seleccionaron de las consultas de los médicos que habían sido elegidos. Participaron un total de 32 médicos y 20 pacientes.

En algunos casos el recurso a Internet entre los pacientes ayudó a tomar la decisión de acudir a los profesionales en busca de ayuda y para comprobar si los síntomas se relacionaban con enfermedades clínicamente significativas. Las búsquedas posteriores a la consulta médica estaban encaminadas a comprender aspectos relacionados con el diagnóstico y con el tratamiento. A veces los pacientes tienen dificultades debido al hecho de tener que enfrentarse a una gran cantidad de información, a que ésta en ocasiones es contradictoria o a que simplemente resulta difícil de comprender o asimilar. Esto les decepciona. Una situación típica entre los que se informan a priori es que introducen un síntoma en un buscador y los resultados les muestran que éste puede formar parte del cuadro de muchas enfermedades, lo que confunde en vez de aclarar. Por este motivo muchos enfermos ven necesario acudir a un profesional.

La introducción del tema del recurso a Internet en la consulta médica es normalmente positivo porque ayuda a una relación mas satisfactoria en cuanto que se aclaran aspectos específicos o contradictorios, dudas, etc. Esto surge cuando el enfermo capta que hay diferencias entre lo que “dice Internet” y lo que dice el médico. En cambio, también hay pacientes que silencian los resultados de sus búsquedas para no interferir en la relación.

Respecto a los médicos, parece que aceptan que es bueno que los enfermos estén bien informados. Por ejemplo, evita partir de cero en lo que al diagnóstico y tratamiento se refiere y permite centrarse más en ambos. Para otros, también posibilita un diálogo en unos términos de mayor nivel de profundidad y exigencia. Por el contrario, también puede dar lugar a intensos debates y discusiones. Esto podría suceder cuando el enfermo se empeña en defender los puntos de vista de Internet o de dar mayor crédito a lo que él ha leído, frente a lo que su médico le dice. Hay que consumir mucho tiempo en desmontar las ideas previas que el paciente se ha hecho con la información obtenida en la red. Algunos médicos, además, interpretan esto como una falta de confianza en su preparación y competencia. Para algunos profesionales los que más se informan son los que menos confianza tienen hacia sus médicos. Lo que sí parece claro es que el acceso a información por parte de los pacientes está modificando la relación profesional-paciente, la práctica médica en definitiva. No sólo en un mal sentido, sino que esto puede significar mayor responsabilidad por parte de ambas partes.

Parece que la adquisición de información por parte de los pacientes no rebaja el papel ejercido por los profesionales porque aquellos pudieran manejarse independientemente, sino que parece que es necesario un consejo que ponga orden y confianza ante la abundancia de información. En general se razona más, se educa más, y “se negocia” un diagnóstico con más facilidad. La terquedad del enfermo en sus posiciones puede ser, sin embargo, problemática.

Los profesionales están aprendiendo esto sobre la marcha, con la experiencia del día a día. Quizás serían necesarios más trabajos e introducir estos aspectos en la formación de los futuros profesionales de la medicina. Sin duda, como señalan los autores del trabajo, habría que incluir otras variables como los diagnósticos y los motivos de la consulta.

0000000000000000000

Referencia:

Kathrin Sommerhaldera, Andrea Abrahama, Maria Caiata Zuffereyb, Jürgen Bartha, y Thomas Abela
Internet information and medical consultations: Experiences from patients’ and physicians’ perspectives
Patient Educ Couns. 2009 May 1.

doi:10.1016/j.pec.2009.03.028

oooooooooooooooooooooo

medico_paciente_internet

Technorati Tags: , ,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s