Skip to content

‘Llega el 606 a España’. La visión de la prensa de entonces

10 mayo 2010

La labor de Paul Ehrlich de encontrar un medicamento inocuo para los enfermos y de máxima toxicidad para el germen responsable de la sífilis (Treponema pallidum) fue una de sus facetas que mereció el interés de la prensa cotidiana. Halló esta sustancia en 1910 tras ensayar otras 605; de ahí viene el nombre de 606, que también se llamó “Salvarsán”. Dos años más tarde mejoraría la fórmula con el 909 o Neosalvarsán.

Ese mismo año la prensa española daba noticia del hallazgo de Ehrlich mientras se comisionaba a unos científicos para que fueran a Alemania a estudiar los pormenores del 606. Mientras tanto, a través del médico de la Embajada de España en París, Alberto Bandelac, el salvarsán llegó a Madrid y se probó en el Hospital Militar de Carabanchel y en el Hospital de San Juan de Dios.

Sin embargo, éste no debió ser el único camino por el que penetró en España la nueva sustancia. Ya lo veremos.

Hoy reproduzco aquí la noticia que dio Nuevo Mundo, fundado por José del Perojo, en septiembre de 1910, dando noticia de las pruebas que se estaban realizando en los mencionados hospitales y de la visita que el ministro de la Gobernación, Sr. Merino, y otras autoridades habían realizado para comprobar tales experiencias.

El Dr. Alberto Bandelac

La fórmula 606 en España
Grandísimos son el interés y la espectación despertados en España por la fórmula del 606 del profesor Ehrlich, de Francfort, para la curación de la avariosis. Gracias a los cuidados que pone D. Alfonso  XIII para introducir en nuestro país todos los adelantos que para bien de la humanidad logra la ciencia, esa fórmula ha sido aplicada ya en los hospitales de Carabanchel y de San Juan de Dios por el ilustre médico don Alberto de Bandelac, agregado a la Embajada de España en París y al cual confirió nuestro soberano, a su paso por la capital francesa en su reciente viaje a Londres, el encargo de visitar al profesor Ehrlich y solicitar de él unas dosis de su medicamento para emplearlo aquí.
El Dr. Bandelac describe así la nueva fórmula: El medicamento, tal como lo entrega su inventor, es un polvo amarillento, de apariencia semejante al azufre y con el que por manipulaciones delicadísimas, pero no difíciles, se prepara una emulsión en el momento mismo en que la inyección ha de operarse. No se puede conservar esta emulsión más allá de 60 minutos después de haberla dispuesto. Sobrevienen alteraciones rápidas, que son causa de fracaso en la aplicación. En cuanto a las condiciones operatorias, la dosis de la inyección varía de dos centígramos a sesenta centígramos del polvo, equivalentes en la emulsión de dos centímetros cúbicos a diez centímetros cúbicos. Antes de que sea operado el enfermo, son necesarios reconocimientos de especialistas que garanticen que no hay contraindicaciones peligrosas. Sin estos reconocimientos no debe ser practicada la inyección. La ciencia ofrece garantías bastantes para que no se proceda a ciegas. La reacción de Wasserman asegura de si es procedente la inyección de Ehrlich. Y aún hay otra garantía suprema: la reacción de Stern, suprema y definitiva definición del logaritmo del paciente. Una vez obtenidas estas pruebas, la inyección Ehrlich triunfa.
Así parace que es en los casos tratados en Madrid: en los pacientes inyectados en el Hospital Militar de Carabanchel y en el de San Juan de Dios se notan rápidamente los efectos del nuevo medicamento, y hasta ahora todos los síntomas que presentan son satisfactorios.
En vista de los resultados obtenidos en todos los casos en que la fórmula ha sido aplicada, y correspondiendo a la curiosidad y excitación que despierta el medicamento, el Gobierno ha conferido a los médicos D. Juan Azúa y D. José Casares la misión de trasladarse a Alemania, con carácter oficial, para estudiar en la clínica de Ehrlich las propiedades, aplicaciones y valor terapéutico de este nuevo método curativo de la avariosis.

Nuevo Mundo (Madrid), 29 de septiembre de 1910.

Inyectando el 606 a un paciente del Hospital San Juan de Dios

Fotos de N.M. Por Cámara (1910)

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 565 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: